MUERTO DE SUEÑO

6:::diciembre:::2007

pis.gif “Media España sojuzgaba a la otra media como sólo puede hacerlo un intratable pueblo de cabreros”…, esto venía a decir, verso arriba coma abajo, el poeta GIL DE BIEDMA al contemplar la cuarentona posguerra. Y buena parte de este pueblo tocino y de sus próceres sigue siendo fiel a su caprilegionaria condición.

El derecho al sueño tranquilo no figura en la Declaración Universal, pero debería, porque sin él no hay modo de ejercer los demás.

A las tres de la madrugada, mientras intento dormir, las avenidas están llenas de prehomínidos lobotomizados con motillos pedorreras entre las patazas; pero antes, sobre las dos, ya han pasado esas máquinas extraterrestres que recogen basura y afines con un ruido que debe de ser el del infierno (dantesco, of course); y antes aún, los adolescentes del barrio han estado porsaqueando a calzón quitado al personal durmiente, pero eso sí, al día siguiente sus indocumentados papuchis irán a partir la cara al maestro por haber suspendido por decimonovena vez a sus estúpidas alimañas, o al galeno por no darles la baja laboral. Neandertales… Luego, a las seis de la mañana, cuando me queda una miaja de sueño por pillar, vienen esos engendros de feria a limpiar bordillos y jardines…, y su reino no sé, pero su inhumano estruendo sí que es de este mundo.

No sé dónde dormirán los ediles figurones, pero me cisco en el primero de sus antepasados que salió de la cloaca.

Y mientras cada noche se pisotea el más elemental de los derechos, la madera se dedica a pilinguerías; los politiquetes de turno se cubren de gloria corriendo la banda en busca de foto; y los partidos, sindicatos todos, medios de comunicación y otras fuerzas sociales…, papando moscas en inaplazables debates sobre el sexo de los ángeles, del que ya sabemos desde Bizancio que es fofo, machucho y pendulón.

Y por la mañana yo al volante de mi buga, un peligro oiga, con unas ojeras como el anticiclón de las Azores, muerto de sueño, a punto de atropellar a una maruja futinera y dejar sobre el asfalto un inestético amasijo de rulos, chicha magra y boatiné.

VIL KOREA

One Response to “MUERTO DE SUEÑO”


  1. Jajaja… ¡Cómprate unos tapones! Jajaja… Yo pasé por algo similar… Vivía sobre tres discotecas sin aislamiento acústico… Imagina… Y mis vecinos de abajo tirando cubos de agua a la gente para que se fuera y dejara de gritar… Y la gente tirando botellas vacías a su balcón… Y él sacando la escopeta… Un día incluso llegó a dar un tiro al aire… Me mudé…:-)

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s