NOTAS SOBRE LA TRAGEDIA

12:::diciembre:::2007

sombra-1.jpgantigona-3.jpgtrag1.jpg La tragedia griega nunca es, sobre todo en SÓFOCLES, el relato de una peripecia individual. El héroe trágico expresa la naturaleza humana y su propia alma. Si comprendí alguna vez esa cima del pensamiento que es la tragedia, tal cosa ocurrió al caer en la cuenta de dos líneas tectónicas que la cruzan.

De un lado, la acción se desencadena a partir de algún acto del héroe o de algún hecho que se abate sobre él (o ella) sin su voluntad o consentimiento; y a partir de ahí hay un despliegue de consecuencias que se expanden en círculos concéntricos, afectando a próximos y lejanos, haciéndolo de modo trágico. De otro lado, hay una segunda línea de fuerza en la tragedia. No existe en ella el malvado puro, el actor por maldad intrínseca. No hay comportamiento perverso que brote de la naturaleza humana. Ello es consonante con el juicio de NIETZSCHE de que los griegos proyectaban sobre los dioses la responsabilidad y culpa de las acciones humanas; así, la atrocidad parricida de Medea los llevaba a decir, entre compasivos y sagaces, un dios debe de haberla trastornado; y es asimismo consonante con el intelectualismo moral: sabemos que SÓCRATES consideraba que quien obraba mal no lo hacía desde un espíritu corrompido; el infractor moral lo era por ignorancia del bien. Todos los sistemas jurídicos occidentales y sus fundamentos morales hallan su suelo patrio en este optimismo de la voluntad.

Ni en Antígona, ni en Edipo, ni en Electra, ni en Filoctetes, ni siquiera en Medea hay perversidad anclada a la osamenta humana; Nietzsche diría que los humanos somos ocasión para el divertimento de los dioses. Y estos son, a su vez, la proyección de las potencias e impotencias de la condición humana.

La tragedia griega expresa el desvalimiento humano ante el azar; expresa el dolor acechante; expresa nuestra pequeñez ante el flujo del Cosmos…, pero también hace un canto a la gigantesca estatura que cobra el héroe trágico cuando se comprende a sí mismo en su sufrimiento, y acepta que en la existencia de los hombres no hay fuerzas empeñadas en su caída. Desde esa aceptación, la vida está abierta para ser vivida gozosamente, asumiendo que en su aventura todo es posible, tanto el zarpazo del azar como el de la necesidad. Vivir, sabiendo esto -y ese saber lo procura la tragedia-, exige la construcción individual de un alma fresca y serena, de un espíritu alegre incluso frente al sufrimiento. Hacen falta lucidez y coraje. Y una gran elegancia.

Es necesario, dirá Nietzsche, tener un gran talento para el sufrimiento. Nosotros los elegidos del sufrimiento, dirá el filósofo turinés. Yo recuerdo al capitán Acab: Mi mayor grandeza reside en mi mayor sufrimiento. No se trata de complacencias o de estoicismo, ya se ha visto, sino de asumir la parte de realidad doliente que hay en la existencia; y desde ahí erigir un alma grande, un sentimiento de poder, una apuesta por la vida. Es ALBERT CAMUS quien mejor lo ha expresado; en El mito de Sísifo. Cuando yo era joven, no comprendí que dijera al final: Hay que imaginarse a Sísifo dichoso… Hoy sí. Añadiré que celebrar la vida es una obligación (heroica).

PM476

10 Responses to “NOTAS SOBRE LA TRAGEDIA”

  1. Serafina Pécala Says:

    Lucidez para entender, coraje para aceptar, elegancia para vivir,…y humildad para crecer.

    Me gusta

  2. CrisCrac Says:

    La humildad, querida Nuk, es virtud sospechosa.

    Me gusta

  3. Jorge Says:

    La verdadera tragedia es encontrar siempre las mismas “notas sobre la tragedia” cada vez que abro tu blog. A ver si no te haces de rogar y podemos ver -al menos- el segundo acto de la tragedia.
    (Es broma, claro, pero pensé que un poco de humor no te vendría mal)

    Me gusta

  4. CrisCrac Says:

    Pues ya ves, Jorge, que me has aguijoneado la moral y me he marcao de madrugada una “antitragedia” que no tenía preparada, y ello a cuenta de unos cuantos pavos que cito en el artículo.

    Tenía y tengo unas cuantas cosas preparadas para publicar, pero ¿pa qué? ¿Qué sentido tiene colgar cosas en el blog cuando la sección de comentarios -que es la que le da sentido y singularidad- es un desierto?

    Me parece que no voy a tardar en hacer mutis por el foro y que le den al blog, a la mayoría silenciosa y al entero puto Universo por el agujero más negro que tenga.

    Me gusta

  5. CrisCrac Says:

    Es verdad, un poco de humor siempre viene bien. Bueno, rey, ¿ta gustao?; me voy al pulguero a ver si Morfeo está sobando y me hace un hueco.

    Me gusta

  6. Teresa Says:

    En cierta ocasión, cuando un periodista le preguntó a Billy Wilder si creía honradamente que el hombre era básicamente corrupto, Billy contestó, con un horror fingido: “En absoluto. ¿De dónde ha sacado usted esa idea? ¿No ha visto usted Sonrisas y lágrimas?”

    Me gusta

  7. MJ Says:

    Ciertamente en Sófocles vemos un concepto muy triste de la vida humana, no existe la esperanza del premio, ni la rebeldía contra un destino inexorable….pero, ¿quién no ha llegado a esta conclusión alguna vez?
    De pequeñitos no educaron conforme esta perspectiva: “si eres bueno, el señor te premiará, pero si te portas mal te castigará”, “la divina exite y cuidado! todos somos observados por el ojo de Dios” Pero, ¿en verdad se cumple siempre esta máxima?, digamos más bien que casi nunca, pues, quien actúa de buena fe, suele ser el más “pringao”, quien se lleva todos los palos… ¿entonces?
    Nunca lo he tenido claro, pero debe haber algo, llamémoslo divinidad, destino, azar…, justo o no justo,….ójala querer siempre fuera sinónimo de poder, pero hay cosas que se nos escapan,… como suele decirse, siempre hay quien nace con una flor en el culo y otros quienes no tienen tanta suerte, … o la suerte se busca?

    Me gusta

  8. MJ Says:

    perodón por la erratas, siempre me como alguna letra…”nos” en lugar de “no”, la “divinidad” no la “divina” jejeje, lapsus linguae, mejor dicho lapsus teclae:)

    Me gusta

  9. MJ Says:

    perdón por las erratas, siempre me como alguna letra…”nos” en lugar de “no”, la “divinidad” no la “divina” jejeje, lapsus linguae, mejor dicho lapsus teclae:)

    Me gusta


  10. Pienso en una amiga que siempre me decía: “Sin la tragedia la felicidad no tendría valor”.

    Y pienso en otro amigo que una vez me dijo: “¿Para qué enfadarse? ¿Para qué llorar? Supone un doble esfuerzo: arrugar el ceño o fabricar lágrimas para luego volver a reír”.

    Nietzche… siempre llamó mi atención, siempre me sedujo.

    Te leo… “Celebrar la vida es una obligación”.

    Fluyen demasiadas ideas por mi cabeza, en buena parte por tu texto. Gracias por escribir.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s