NATURALEZA HUMANA

29:::abril:::2008


Repasaba ayer unos pasajes de El malestar de la Cultura en los que Freud escribe que “el hombre no es una criatura tierna y necesitada de amor”, no, antes bien es un ser cuyos instintos alientan su agresividad y, por ello, “el prójimo” no es sino “un motivo de tentación para satisfacer en él su agresividad, para explotar su capacidad de trabajo sin retribuirla, para aprovecharlo sexualmente sin su consentimiento, para apoderarse de sus bienes, para humillarlo, para ocasionarle sufrimientos, martirizarlo y matarlo”… Y continúa, demoledor: Homo hominis lupus: ¿quién se atrevería a refutar este refrán, después de todas las experiencias de la vida y la Historia?”.

Estoy, sin complacerme en ello, de acuerdo con él; o, por mejor decir, con Nietzsche, al que no cita este pendejo fumador de puros, pero de quien toma éstas y otras ideas. Pero no sólo la Historia, también la Psicología y la Antropología no papanatas dan sobrada razón de los hondos anclajes de la crueldad humana. Me falta en Freud, que no en Nietzsche, que a la base de esa porcina bestialidad humana, se halla la estupidez. Nada hay más peligroso que un tonto, nada más letal que un simple. Un gilipollas es un arma de destrucción masiva.

Por la tarde leí en El País el caso de una niña judía polaca de catorce años que dejó unas palabras escritas al modo de Ana Frank. Entre otras cosas había anotado que un soldado nazi, cogiendo a un bebé por las piernas, golpeaba su cabeza contra un poste. Recordé el caso de aquel otro soldado de las SS que, en su diario, se quejaba de que los llantos de los niños de las presas judías no le dejaban dormitar. Y somos tan ingenuos, tan bobunos, tan cristianazos en el fondo, que creemos que eso es cosa de un pasado ajeno y aciago que no volverá a repetirse, joder qué risa, con supercabronazos como esos dos nazis me cruzo yo todos los días en las calles y en el vertedero en el que imparto, inútilmente, lecciones limpias y sencillas sobre racionalidad, belleza y libertad. Seguro que algún soplapollas desnucao dirá que el problema es que mis clases magistrales están metodológicamente desfasadas…, su puta madre y la de sus compañeros de mesa, anormales, que sois unos anormales… Si ya decía yo que un tonto…

VIL KOREA

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::jb-y.jpg
jb-4.jpg
jb-3.jpg
jb-5.jpg
jb-6.jpgjb-2.jpg
jb-a.jpgjb-w.jpgjb-q.jpgjb-e.jpg
jb-z.jpgJane Birkin
PM476

HUMAN RIGHTS FOR EVERYBODY.

23:::abril:::2008

bart-1.gifpercusion.gif
feas-human-rights.jpg
********************************************patan.gif

UNA MUJER Y EL TIEMPO.

18:::abril:::2008

Andaba el otro día por uno de mis espacios naturales, Consum; tengo otros: Mercadona, Carrefús y la cocina de mi casa. El IES Vertedero no cuenta, allí sólo me gano la cosa salario y no tiene nada que ver con la Vida y sí con la falta de lucidez, coraje y sentido de la dignidad consustanciales a la especie humana; y también con la podredumbre política de los tontucios de Segunda Internacional, con las deletéreas alimañas de la derechona apostólica y con los rebanaos varios de la progresía de esquerres y otras hierbas.

Había comprado fruta y noséquémás, estaba en una de las cajas y vi entrar a una señora: rubia tintada aunque de pelo natural claro, bien peinada de reciente pelu, melena, pelo liso, jeans ajustados de mercaíllo que revelaban una figura correcta, talla 40, 90 más arriba copa escasa, aproximadamente 53 kilos, maquillada suavemente, un metro sesenta y dos de estatura, ojos negros preciosos rasgados, estudios primarios o quizás algún secretariado o así, casada, su marido es un buen tipo, quizás dos hijos, uno de ellos hija adolescente porque su modo de estar sugería la frescura de intercambios de ropa y opiniones con una jovencita, 51 años ó 52 diría yo, algún problema de circulación en la piernas, no tiene amigas pero sí alguna hermana que es su confidente, creo que vive conforme con su vida aunque está convencida de que hubiera podido más, labios carnosos en boca amplia sensual…, la misma que tenía a sus catorce o quince años. Así la recuerdo.

No sé cómo se llama y no pretendo averiguarlo ni nada por el estilo. Esa mujer fue el sujeto de mi primer sueño erótico. Yo andaba por los trece. Recuerdo el sueño, nada especial ni escabroso, se resolvía en un beso largo, delicado y profundo. Lo recuerdo como si lo soñase ahora, la recuerdo como si la viera ahora.

Nada excepto que pasaba por mi calle sabía de ella entonces, absolutamente nada sé ahora. Recuerdo unos versos de mi amigo Marcel (“Pasó el día/ como un tren/ sin vuelta”). Recuerdo mi plagio/homenaje a esos versos: “Pasan los días como trenes sin retorno”.

Amar es un destino, lo demás es acompañarse.
PM476

ELEGÍA Y ABRIL.

10:::abril:::2008

************************






PM476






Charlize Theron
PM476