… Y LA LLUVIA

31:::mayo:::2008

Hay días en los que la Belleza nos pertenece enteramente,
a nosotros, días en los que desnuda sus pechos sólo para nuestra sed,
porque la sabe infinita aunque no alcance a comprenderla,
porque estamos solos entre los que bailan solos
y deambulan con la mirada en una nube y sin lucidez en ella,
y giran como lo que siempre fueron,
muertos de paso…,

son días en los que la Vida ama cualquier cosa nuestra,
porque nos hizo hijos suyos, y nos deja ir, maternal y compasiva,
pues es ella quien ha puesto en nosotros este insaciable deseo
de carne, épica, canto y destrucción.

Hay días de color azul que huelen a pan y a trenes de otro tiempo,
días casi tan hermosos como la sonrisa de aquella niña Down,
bonita como un cielo…, días de lluvia que nos acercan al corazón
la poesía de Celan y Seifert, o de Holan, esos poetas rumano y checos,
o esa mirada…, ésa de Nicole Kidman que nos suplica, sí…, a nosotros,
una larga y lenta tarde de amor al pie de un abedul…,
por decir un árbol con clase, y la dejamos hacer lo que ella quiera,
a Nicole, por esta elegancia nuestra y este saber estar que tenemos,

nosotros los insurrectos, los desertores…, y porque amamos la Vida,
porque la amamos tanto que nos jugamos la nuestra para ganar
un poco de desierto apenas, porque somos escorpiones de desierto,
amables y metálicos, nosotros, insumisos monstruos de abismo
que devoran alas calientes de ángel y chucherías de a céntimo,
fieras lobo en las simas de una luna de la que somos
hueso, sangre, soplo y fulgor…

y nos sabemos así, tan de otro lugar, tan altos, limpios e inocentes
como nadie podría alcanzar a serlo ni a soñarlo,
tan ajenos a la furia y al veneno, al mercado, a la fealdad,
al resentimiento viejo, al calor de la tribu, a la simpleza,
al emputecimiento del propio cuerpo en manos de la Especie,
a los presbíteros mendaces, a las gallinas y su cloqueo,
a las religiones que hacen enfermar…,

nos sabemos tan inmortales, puros, héroes y bellos
que nos da la risa (floja, claro, cómo iba a ser de otro modo),
risa de ser tan soberbios, tan niños, fatuos y tontos…, tan de trapo.
Y para seguir siéndolo volvemos a Nietzsche y a las canciones,
a Sade y a Bukowski, a los poetas, o nos pegamos fuego
con un buen single malt scotch y unos marlboro,
tirados en una cama sin mujer…

Porque una mierda es lo que nos importa casi todo y todos.

Queremos a nuestros amigos y amamos a nuestras amigas, oh sí,
y para los enemigos que no se atreven a ser rivales nuestros
queremos cadalso o vil garrote al amanecer y fiesta alegre,
qué brutos somos, sí, pero añoramos con lágrimas inconsolables
a los camaradas que cayeron en combate por ser los más valientes,
a los sátiros rijosos que salvaguardan el sueño de los creadores,
de las desconocidas que nos requiebran, de los poetas deshauciados
entre los que somos el más descoyuntado, necio y exangüe de todos,
amamos a nuestros hijos e hijas…, ¿pero a qué…, este precio?
¿A qué esta soledad sicaria? ¿A qué tanto dolor?

Hay días en los que el mejor poema es una eyaculación.

Y días en los que una sonrisa, una sola, cauteriza nuestras heridas
como sólo una mujer enamorada sabe hacerlo. Y los hay que nos traen
el beso de Klimt con sabor a flan, y la tentación de llevar al rojo
la bocacha negra de un fusil de asalto, días en los que Modigliani
ha dibujado en una fase rem sus modelos desnudas para nosotros
y nos hacen con la mano así…, ellas, y sueños en los que besamos
la boca más bella jamás urdida, Jane Birkin,
mientras llevamos nuestras manos temblorosas y lascivas
a sus pechos casi inexistentes, nada casi y tan dulces,
donde de ser habitarían los dioses…

Y días en que un no poema, como éste, arde y se derrama.

E infaustas noches hay en que las horas supuran un insomnio amarillo
y anhelamos el alba con el infante desamparo
que da el sabernos hermanos de Roy Batty, y morimos con él,
porque nosotros hemos muerto siempre en primera línea,
siempre en los lindes, siempre andrajosos, golpeados, entregados,
traicionados…, siempre lobos, y apeteciendo en nuestra lenta agonía
una buena ensalada con limón y hierbabuena
mientras suena el preludio al acto primero de Lohengrin…,
o algo turbio de Deep Purple…

hay días…, los hay, en los que sólo tu piel existe,
tu sonrisa sólo, tus manos y tu boca, tu sexo, tus pechos,
tus muslos rotundos y tus caderas necesarias que abarcan
el Universo entero porque son el Universo,
tus lamentos, tu llanto, los gemidos que yo me sé,
tu desnudez carnal y descarnada, tu sueño virgen, tu deseo,
tus ocultaciones, otra vez las frutas rojas de tu boca
y esta perdida locura humana en que consisto…

Hay días en los que sólo la Belleza existe. Y la lluvia.

Y noches, ésta, en las que son la Vida y el Silencio
quienes dictan este no poema inacabado que decimos nuestro,
nos drenan el Alma con infusión de besos, enardecen nuestra sed,
dictan los arcanos de nuestro nombre, nos dicen adiós, adiós…,
dibujan una lágrima tras otra en nuestros ojos efímeros,

y apagan la luz… de ellos.

(…)

24:::mayo:::2008

(…)

17:::mayo:::2008


El desertor…

11:::mayo:::2008

CRISCRACTAL abre un periodo de reflexión sobre su blog y suspende sus artículos sine die.

CUANDO YO NACÍ.

6:::mayo:::2008

Cuando yo nací,
piececillo.jpgniet17.jpg
Trilce, Nietzsche y Dios habían muerto
(de su mismo natural); pero el Dinosaurio…, aaaah el Dino del carayu,
¿ése?, ese pendejote güevón todavía estaba allí.
************************************* dinogif-1.gif
si-no-la-quieres-pa-mi.jpg Y mi mamá.
Después… llegó mi papáfumeque.jpg
aleti.jpgbirrita-rica.jpg luisito.jpg
Y yo, día a día, aprendí la vida.
bebes.gifpunteria.gifcuriosidad-filosofica-i.gifcuriosidad-filosofica-ii.jpg
Me hice mayor, ENGORDÉ un poco. Y era un broncas.sumo-2.jpg
Me eché una novia.sumo.jpg
Tuvimos tres criaturas preciosas.
mira-que-tres.jpg
Una me salió mayormente putilla…,
blancanieves.jpg
el del medio (de los chichos será), es gilipollas cum laude…,
gilipollas-1.jpg
y al más friky de los tres le dio por estudiar filosofía…
pitufil.jpg
Y me eché otra novia: esto de abajo…
jesus-es-mi-amigo.jpg, pero me dejó por otro…

Y asín ya no quiero vivir…suicida-1.jpg
pedorro.gifAdiós.






PM476