J.V.

22:::octubre:::2008

Hoy cumple 50 años.

Cuando no contábamos más de siete u ocho, éramos inseparables. Incluso llegó a pegársele el acento gato que yo traía del foro; ese sitio cuyo cielo, dicen, es único.

Es uno de los protagonistas del post anterior.

El mar quiso robárselo para sí hace algún tiempo y le asestó un zarpazo cruel que, sin embargo, no le ha restado frescura a la voz. Acabo de felicitarle.

Hace 20 ó 25 años, quizás más, que no nos vemos. Eso se va a acabar.

No sé si lo podré abrazar, pero besaré su frente y le miraré a los ojos. Hablaremos de entonces…, de cuando éramos como dioses.

LUCKY STRIKE

18:::octubre:::2008

La infancia es un lugar propicio para los mitos. Cuando yo era chico había en nuestro imaginario, tan fértil como delirante, algunas marcas de tabaco que eran verdadera mitología. Eran los tiempos de los celtas, ducados y otros tabacos plebeyos y morochos.

Como los niños que éramos, asistíamos boquiabiertos a las peroratas de los amigos mayores que hablaban con arrobo, misterio y hasta glamour de algunos tabacos. Barruntábamos en aquellos nombres, casi siempre ingleses, el enigmático mundo de los adultos y aventurábamos en él secretos y placeres que inconscientemente pretendíamos capturar si fumábamos uno de aquellos cigarrillos.

Camel, Marlboro, Winston, el Lucky Strike del que después tantas y tantas cajetillas abrí y fumé, o el Pall Mall que en este instante acabo de encender. Esos nombres tenían el valor de los emblemas. Pero había dos marcas de las que los mayores hablaban con voz susurrante y pupilas dilatadas, y su eufonía sólo podía provenir de algún Olimpo que alguna vez habría de ser nuestro. Eran Craven A y Muratti Ambassador. Esas dos locuciones eran como nombres de dioses. Pero había uno del que se decía que era el mejor tabaco del mundo: Philip Morris.

A veces la infancia es el Paraíso y la siento latir cálidamente en mi pecho. Y por si faltaba algo, ahora llueve larga y densamente; y recupero mi niñez con un segundo cigarrillo mientras la lluvia resbala de mi pelo a mis ojos, de mis ojos a mis labios y a la llama viva que habita mi boca.

Six Roy

LA MANO INVISIBLE

14:::octubre:::2008

“La cara oculta del Estado es el cuartel más próximo”.
Carlos Montenegro

“¿Ha acabado el Capitalismo?”, me escribe mi joven amigo Claudio, que analiza con desparpajo (también advierto cierta melancolía de fondo, ¿no?) lo que llama “esta monumental cagada financiera”. Y, claro, concluye que “no ha muerto”. Asín es. El capirulo no muere ni muerto matao.

Hay un dicho por esos ahíses que dice que no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. Qué va, qué va… Se puede. Esta horda que Claudio llama “ladrones de guante blanco” siempre ha logrado poner la política a su servicio, eso sí, haciéndola pasar por intereses generales. Es algo que Marx (Karl) nos enseñó bien, y es válido no sólo para estos tiburones martillo sino para entender todo sistema político y, of cors, también la naturaleza humana.

Hace una pila de años escribí en un poema la cita que encabeza este post. Quería dar a entender que en última instancia toda “legitimidad”, también la de estos cafres, se sustenta en la violencia. Estos puercos acuden hoy al Estado para que pague sus despilfarros de hijo pródigo; pero si tuvieran que echar mano de su monopolio de la violencia, lo harían sin pestañear. Ya lo hicieron a través de los fascismos y de otras estrategias más sutiles: guerra fría, absorción de cerebros nazis, legitimación de Franco, plan Marshall, escuela de Chicago (Friedman: huevón), intervención golpista en las Américas Central y Sur (la doctrina Monroe…, aquello de Somoza es un hijodeputa pero es nuestro hijodeputa, dicen que dijo nada más y nada menos que el demócrata Roosevelt , al que ahora todos le echan de menos su niu deal).

El Capitalismo anda revuelto y en crisis, se arguye, pero no es verdad; lo que anda revuelta es una faz del Capitalismo: la neoliberal y su Mano Invisible que todo lo caga (perdón: arregla), y su laissez faire como ley máxima. Como no ganan el pastón que acostumbran, entonces dejan de lado sus principios neoliberales y acuden con mala conciencia a Papuchi Estado para que les resuelva la papeleta. Los neoliberales no tienen principios, o sí, como Marx (Groucho): “Señora, estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros”. Sí tienen principios, el de Woody Allen: toma el dinero y corre.

El tío Lenin va y soltó “Libertad, ¿para qué?”. Y se la lían. En realidad, quería decir que los ricos no entienden otra clase de libertad que la de enriquecerse. Aunque tampoco el chinorro éste y sus momias bolcheviques pueden dar lecciones de libertad a nadie.

Lo que yo me temo, con Josep Pla, es que más allá de la cosa economía todo esto está en consonancia con la naturaleza humana, esa cosa bestia y primitiva a la que estamos todos anclados vía sistemas endocrino, límbico y paleocerebro que nos sueldan al burdo primate que aún somos.

Lo divertido del asunto es que la alternativa al Capitalismo es el Capitalismo. Ahora los peritos, opinadores, tertulianos, brokers y barandas de la cosa bancaria andan recordando la pertinencia del modelo de Keynes. Pa’ de cagalse, brother. Y los ovejunos socialdemócratas andan sacando pechos, porque hay quienes se acuerdan ahora del güelfare estate…, eso sí, hasta que a los buitres financieros se les ponga en las bolas otra vez lo de ganar más pasta y sus corifeos empiecen de nuevo con la matraca de menos estado, laissez faire, mano invisible… etc. Algunos alucínicos hablan del modelo chino. Lo chino, digo lo dicho, más Capitalismos. ¡Que viva el capitalismo! Po zí (que no es chino).

A mí me la bufa todo esto… Qué strong que soy, chaveas. Creo que la cosa mercado es consonante con la cosa primate. Y no hay más. Eso sí, que no me toquen el corralito o mi descomunal nómina mensual docente, porque agarro una tranca de fresno pelao y les monto un pollo al FMI, a Fort Knox, al Yen, al Nasdak, a la Caja Rural y al Bundesbank ése deque se van a cagar leg down (en la muralla china hay puesto pa tots). Ya te digo.

Vil Korea

En las páginas 44 y 45 de El País de 5 de Octubre de 2008 hay una extensa profusión de datos sobre el estado de la educación en España (los nacionalistas serbios y/o habilitados de estiuescoleta y emboscados de ikastola lean Estado Español Franquista malo, malito, metafísicamente malismo).

El Informe Pisa, de la OCDE, “entre los 57 países más desarrollados, sitúa a España por debajo de la media internacional”; y más: “la OCDE volvía a dar un varapalo a la educación española en el informe Education at a Glance 2008. También se dice que el “fracaso escolar es espectacularmente más alto en España que en la media de los países de la Unión Europea”, y se señala que “Italia, por ejemplo, ha pasado de un 30% de fracaso escolar en 1997 al 19’3% actual; y Grecia, del 19’9% al 14’7% en el mismo periodo”. En España “el gobierno reconoce un 31%”.

Hay otros datos relativos al “desprestigio social” y demás. No he observado que se diga que los sucesivos gobiernos, de sociatas y derechona, desprecian bestiamente a los docentes, hecho manifiesto en su atadura de pies y manos para proponer e imponer un mínimo de dignidad y autoridad en su trabajo. Lo peor es que buena parte de ellos, los muy jilipollas, les maman a boca abierta el rabo a los politicazos de uno y otro signo (lo siento, o no, pero no me incluyo).

En las páginas que cito, la redactora dice también que a pesar de todo esto “el mayor ruido en las aulas no lo hacen estos problemas sino la implantación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, y que “la utilización política de la educación es lo que copa más portadas (aunque) los verdaderos problemas están en otra parte”.

Y ahí tienes a los maestritos, desempolvando sus pancartitas, sus consignitas, su raída cosa moraíta y, un suposucionar, Las tesis de Abril, oh, tan contentitos y de esquerres (izquierdas), tan pagaditos de sí, tan cubanitos, tan saciados y contentitos, tan muera la inteligencia, tan maniqueítos con sus manifiestitos y asambleítas, oh, qué bonitos, huy que sí, ¡olé, mis chicos! Allons anfans de la patriiieeé… Qué ricos estos corderitos, escribía my brother, el dinamitero. Qué falaces y letales, escribo yo.

No pude evitar, cuando leía este artículo, recordar ese proverbio oriental (digo yo que será oriental, caraj…, de dónde va a ser) que dice que cuando les señalas la luna, los tontos miran la punta del dedo. Lo dicho, qué ricos, míralos mirar, míralos. Pero cuidado, hermano, cuidado hermano mío, que te vas a volver tonto tú también, tonto de tanto mirar, de tanto mirarlos a ellos: ¿qué miras, pues, qué miras?…, ellos son la punta del dedo, el Mal en estado puro. Huye a tu soledad, me dijo el loco de Turín, huye del mercado, lleno de moscas venenosas, grandes y pequeñas, lleno de comediantes para los que el pueblo tiene abiertos todos sus sentidos, poros y esfínteres (oh, qué lindo vocablo: esfínteres). Huye. Y huyo.

Felicidades al Poder, felicidades rendidamente: lo hace de puta madre.

Oh, Power. You my lord, You son of a bitch: You welcome to my soul. Güilian Shéspir *

* Inglis normalisat per la Cultural Action of the Valentinian Cauntry.

VIL MEISTER

DALAI LAMA

5:::octubre:::2008


No creo en ningún tipo de trascendencia ni divinidad, ni creo en las personas o en destino alguno de la Humanidad, esa falaz entelequia que prostituyen tantos maniqueos de un lado como emputecen tantas hienas del otro; y muy difícilmente asiento a la bondad de un hombre o mujer particulares…, por mí la entera Tierra podía petar mañana con todos dentro y salpicar la Galaxia con sus heces.

Pero la sonrisa de este hombre invariablemente rinde mis bastiones, mis defensas, mis convicciones si las tengo, mi dolor y la coraza de mis ojos. Como un niño me allegaría a sus brazos como a los de un padre; y desearía entonces no ser yo, de quien, como diría Cortázar, estoy tan cansado. Cuando el decurso de las horas me hace olvidar su rostro dulce vuelvo a alambrar mis dientes, presto a la dolorosa defensa de mi hartura.

Six Roy

SIN COMENTARIOS.

1:::octubre:::2008

Sin comentarios un blog es como el culo de un mandril.