CrisCrac

31:::diciembre:::2008

“Qué cansancio, éste de mirarse adentro”.
Luif. Del poema “Defensa de la deserción obscura” (1990).
Del libro Una lluvia interior.

urculo-1

CRISCRACTAL BLOG AK’47 PARA DESERTORES.

“Y al fin reina el silencio”.
Gabriel Celaya. Del poema “Epílogo”.
Del libro Buenos días, buenas noches (1976).

LA ESCRITURA Y LA VIDA

30:::diciembre:::2008

mosk-2Vivir no es imprescindible, navegar sí.
Ésta es frase que quiere hacer valer la aventura del mar…, y lo expresa con esa hipérbole poética que pone a la Vida por detrás de la navegación en el orden de
los valores.

De la Escritura podría decirse igual.
En todo tiempo los letraheridos se han preguntado el porqué de su porfía. Algunos han dicho: escribo para que me quieran. No está mal…, si no fuera porque ese genérico querer es, sin más, una ficción.

Ando liado desde este verano con borradores de un post que dijera por qué escribo y por qué lo hago en este blog. Y yo qué sé. Es una quimera digna de Sísifo poner en palabras el porqué de las palabras.

En la Escritura la Vida sabe de sí. Esto creo.

A mí ya me importa lo justo que me quieran, así que no escribía este
blog por eso. Escribía para que me escribieras .

© CrisCrac

NAVIDAD EN LHASA

25:::diciembre:::2008

zazen

El monje acomodó su figura en la esterilla.

Afuera el vendaval desplegaba sus crines y las peinaba sobre los altos muros de Potala. El sándalo regalaba la estancia con su blando aroma.

Estaba solo, y así debía ser.

La pasada primavera trajo en su regazo un resto de luna, y lo había descolgado sobre su nuca. Fue como un beso. La memoria se hizo difícil, los recuerdos no tanto.

La imagen de su madre lavando la ropa se acopló a su pecho, para después derramarse en un caleidoscopio infantil de juegos de patio y té caliente.

Sintió, sin propósito, que el momento llegaba y ya era tiempo.
Estaba en paz.

Volcó sus ojos sobre sí.
Ningún deseo, ninguna esperanza, ningún reproche.

Lejos de allí, seres de otro mundo compartían la mesa y celebraban un antiguo nacimiento. Lo llamaban Navidad. En el vientre de los arsenales el hierro difería su calor a la tregua del acebo. Lo sabía, y se diluyó en una cierta calma.

Brindó por aquel niño, apuró la copa.

Un hombre, se dijo serenamente, debe compostura a la vida incluso en su hora postrera.

Y entonces el silencio. Y la nieve.

© Six Roy

CIRQUE DU SOLEIL

20:::diciembre:::2008

circosol11
…no es imposible pero sí improbable que la Belleza pueda encarnarse más delicadamente en un escenario

© six roy

BLOGGERS Y MARÍAS

15:::diciembre:::2008

MARÍASEl artículo de Javier Marías (EPS, 14/12/08, Núm. 1681) me ha hecho pensar. Reconozco ese mérito (suyo). Creo que tiene razón en muchas cosas. Hablo de blogs, de foros no sé nada.

Me ha llevado a pensar en la funcionalidad del insulto. Hay tres clases de insultos: el gordo (hijoputa, cabronazo, guarra); el mediano (capullo, gili, tontolculo); y el nenaza (mentecato, petimetre, sonso). Yo practico el de los Chichos, pero con una variante: el análisis, mejor o peor, y la argumentación. El filósofo Pérez Ramos escribió que sin indignación moral no hay vida que merezca ese nombre. Creo que el insulto es, al menos algunas veces, la única forma de manifestar que los capullos, gilis y tontos nalgares lo son con avaricia.

Me ha hecho pensar, también, en que estos insultos se amparan en el anonimato –dice él- de los nicks. Es verdad. Pero el anonimato es un modo eficaz de decir lo que realmente se piensa. Todos conocemos a esos profesionales de asamblea que se empeñan en que el voto sea a mano alzada: para amedrentar, para clavar la mirada inquisidora, para criminalizar. No es casual que el sufragio universal sea secreto, que es una forma de anonimato, pues así se garantiza la veracidad. Por eso, estos pijolétricos son siempre minoritarios en cuanto la gente vota desde ese amparo. No está tan mal, pues, que sea así en los blogs.

Y me ha hecho pensar en que buena parte de mis posts son, como él dice, “rabiosos y cabreados”. Y lo peor es que… sí, tiene razón, a veces están llenos de resentimiento y supuran mis heridas. Es verdad. Y por eso, qué casualidades tiene la vida, Jung, hace algunas semanas decidí dar un golpe de timón. Estoy en ello. Y por eso, además, me he autocensurado algún post que no colgaré. Y buena parte de los últimos están depurados de improperios y de más cosas. Diré, no obstante, que esa necesaria indignación moral que referí antes, aboca, ay, demasiadas veces, a la amargura, que es cosa mu malita de llevar.

Creo que Marías es un buen articulista, lúcido y sin complejos; y concierto con sus desarrollos muchas veces. No creo que sea un gran novelista, pero me equivocaré en esto último, no lo he leído suficientemente. Y creo que es el peor titulador de libros en la historia de todas las escrituras del mundo: es ampuloso, agrandao y adolescentón en sus alambicados y cursilones títulos. Pero quizás me equivoque, puede que haya alguno peor en las Caimán, Barbados, Redonda o así.

***** Dedicated to my blogger brother, King George I of the Isle of Estilema.

© Vil Korea

musicos1
cherrytoasterpink

… ella diseñaba electroingenios en la casa bosch, y conoció a un panadero de la bimbo en un concierto de iron maden. Y pasó lo inevitable.

© VilBill

BERLIN ALEXANDERPLATZ 1987

9:::diciembre:::2008

“deutschland, mein land (…)
meine zwei länder und ich, wir sind geschiedene leute”

Hans Magnus Enzensberger

berlin_87

“alemania, mi país (…)
mis dos países y yo, somos gente separada”

Del poema Landessprache. Del libro Poesía para los que no leen poesías. (1955)

Agosto de 1987 en Berlín Oriental, la entonces capital de la RDA.

Ocurrió nada más cruzar el detestable murazo de la frontera, donde unos tipos de la Stasi nos revisaron los pasaportes con perceptible hostilidad policial.

Allí en la Alexanderplatz hice esta foto.

Una orquestilla interpretaba musica popular. Cuando vi a los niños, juro que lo vi claro: ese abrazo significaba para mí la reconciliación de las dos Alemanias. Por eso hice la foto. Por supuesto, ni por asomo ni profética ni políticamente pensé un solo instante en que aquello podría ser tarde o pronto una realidad. Ni yo ni nadie en el Planeta Mundi. Fue un instante de justicia poética.

Pocos días antes, en la parte occidental aún pude ver cruces frescas, cruces de asesinados al saltar el muro, creo que en Febrero de aquel mismo año. Pero cuando miré a aquellos niños, he jurado y juro que lo vi claro: eran las dos Alemanias abrazadas. Esos niños eran Alemania.

Dos años después, esa fotografía no sería una profecía sino simple realismo, y no precisamente socialista sino guiri, sólo y ni más ni menos que una maravillosa y simple foto guiri.

Dos años después, por una noche yo también fui alemán.

© Six Roy