BLOGGERS Y MARÍAS

15:::diciembre:::2008

MARÍASEl artículo de Javier Marías (EPS, 14/12/08, Núm. 1681) me ha hecho pensar. Reconozco ese mérito (suyo). Creo que tiene razón en muchas cosas. Hablo de blogs, de foros no sé nada.

Me ha llevado a pensar en la funcionalidad del insulto. Hay tres clases de insultos: el gordo (hijoputa, cabronazo, guarra); el mediano (capullo, gili, tontolculo); y el nenaza (mentecato, petimetre, sonso). Yo practico el de los Chichos, pero con una variante: el análisis, mejor o peor, y la argumentación. El filósofo Pérez Ramos escribió que sin indignación moral no hay vida que merezca ese nombre. Creo que el insulto es, al menos algunas veces, la única forma de manifestar que los capullos, gilis y tontos nalgares lo son con avaricia.

Me ha hecho pensar, también, en que estos insultos se amparan en el anonimato –dice él- de los nicks. Es verdad. Pero el anonimato es un modo eficaz de decir lo que realmente se piensa. Todos conocemos a esos profesionales de asamblea que se empeñan en que el voto sea a mano alzada: para amedrentar, para clavar la mirada inquisidora, para criminalizar. No es casual que el sufragio universal sea secreto, que es una forma de anonimato, pues así se garantiza la veracidad. Por eso, estos pijolétricos son siempre minoritarios en cuanto la gente vota desde ese amparo. No está tan mal, pues, que sea así en los blogs.

Y me ha hecho pensar en que buena parte de mis posts son, como él dice, “rabiosos y cabreados”. Y lo peor es que… sí, tiene razón, a veces están llenos de resentimiento y supuran mis heridas. Es verdad. Y por eso, qué casualidades tiene la vida, Jung, hace algunas semanas decidí dar un golpe de timón. Estoy en ello. Y por eso, además, me he autocensurado algún post que no colgaré. Y buena parte de los últimos están depurados de improperios y de más cosas. Diré, no obstante, que esa necesaria indignación moral que referí antes, aboca, ay, demasiadas veces, a la amargura, que es cosa mu malita de llevar.

Creo que Marías es un buen articulista, lúcido y sin complejos; y concierto con sus desarrollos muchas veces. No creo que sea un gran novelista, pero me equivocaré en esto último, no lo he leído suficientemente. Y creo que es el peor titulador de libros en la historia de todas las escrituras del mundo: es ampuloso, agrandao y adolescentón en sus alambicados y cursilones títulos. Pero quizás me equivoque, puede que haya alguno peor en las Caimán, Barbados, Redonda o así.

***** Dedicated to my blogger brother, King George I of the Isle of Estilema.

© Vil Korea

12 Responses to “BLOGGERS Y MARÍAS”

  1. Signos Says:

    También sentí una “punzada” cuando leí el artículo de Marías y me hizo reflexionar sobre la naturaleza del insulto.
    Y pasando al otro tema, estoy de acuerdo contigo en que el ínclito Marías es un buen articulista; también es cierto que es un mal “titulador” (excepto en “Todas las almas”, sugerencia de Álvaro Pombo), pero de ninguna de las maneras puedo aceptar que se le tilde de “novelista muy justito, nada brillante” (excepto en su última novela, un verdadero tostón). Creo que en ti pesa demasiado el hecho de que el “joven Marías” fuese amigo de Juan Benet, ese escritor tan ameno.
    Y, por último, me ha gustado mucho eso de King George I of the Isle of Estilema. Espero ser coronado en cualquier garito con mucho humo y masiva presencia femenina, y ser tratado, a partir de ese momento como corresponde a mi alto linaje o ralea.

    Me gusta

  2. CrisCrac Says:

    Ja, ja, ja…, será eso, que tengo al ínclito Benet, a Saúl y Samuel metíos en los entresijos del paleocerebro y la pago con el Marías (que es un poco capullo).

    ¡Está hecho! ¡Hay que convocar a la Corte para la ceremonia de coronación! Sea en lugar donde se interprete jazz, haya mucho humo, güisquises y ginebras de importación y mucha mujer de buen ver y mejor catar.

    Majestad…

    Me gusta

  3. Sobre estructuras sintetizantes Says:

    Generalmente, me gustan los artículos de Javier Marías. He leído tres de sus novelas y también me gustaron. Con el resto, sólo lo intenté, sospeché que me quitarían el buen sabor de mente. No me agrada de él una actitud que, en mi ignorancia, se acerca a lo misógino. Me encanta su manejo de las subordinadas (a cada uno le da por lo que le da), parece un gimnasta haciendo sencillo lo que parece imposible. Sé, además, que es un buen orador. Los ordenadores, internet y demás artilugios quizás llegaron muy tarde a nuestra formación, pero hay que darles el lugar que les corresponde. ¿Diez años para visitar la web que montó una lectora? Leo allí una carta que no me parece suya, comenta su colaboración a través de materiales facilitados, ¿por qué no echarle un vistazo?, la curiosidad quizás sea el mejor de nuestros defectos y la curiosidad por los otros es el mejor de los regalos, pues antes de esa curiosidad sólo somos “cualquiera”. No entiendo, sigo leyendo su artículo, destila mala leche y un sabor como el que deja el microrrelato de Merino sobre el regreso, es como si él nunca hubiera regresado pero porque no tenía a donde regresar, aunque muestre su cabreo a la española. Pero eso sí, él firma, y le pagan. Soy Mara.

    Me gusta

  4. CrisCrac Says:

    Como al Reverte, a Marías se le pueden aplicar aquellos versos de la canción de Daniel Viglietti (no sé si es poema de Benedetti o de quién), éstos: “menos mal que existen los que no miden qué palabra echar”. Ese descaro me gusta porque implica lucidez y coraje, dos de los valores que, junto a la elegancia (una categoría mestiza entro lo ético y lo estético), más aprecio.

    Lo de su fobia fémina no lo comparto por esa razón, tampoco descarto que meta la gamba machista de vez en cuando, algo que es muy probable en casi cualquier persona, varón o mujer. Yo diría que esta aparente misoginia es más bien misantropía. Y en ésta yo milito hasta las trancas.

    ¿Mara, dices? Como John Ford, que decía ser Ford y hacer flims.

    Me gusta

  5. Teresa Says:

    No me gustan las novelas de JM, no consiguen interesarme. A veces las he calificado de “pajas mentales”, pero, después de leer su artículo, cualquiera dice nada.
    Me gustan sus artículos,me hace gracia su (normalmente) elegante modo de, desde su superioridad olímpica (de Olimpo, no de Olimpiadas), no dejar títere con cabeza. Porque, quizás con más clase y acierto, me parece que él hace lo mismo de lo que acusa a los blogueros.
    Sería interesante como amigo,un horror como enemigo y no quiero ni pensar lo que sería tenerlo como pareja.

    Me gusta

  6. Teresa Says:

    Y, respecto a ti, efectivamente a veces resultas agresivo, rabioso y cabreado, y quizás tus escritos, análisis y razonamientos ganen si no parecen salidos de tus insultantes tripas (tipo Reverte).
    Se puede ser crítico sin ser grosero ni amargo (tipo JM), si encima te quitas su egocentrismo y superioridad moral…¡serás la repera (que decía mi madre)!
    Pero, por favor,manten tu “chispa”.
    Impacientes esperamos tus fans al nuevo CrisCrac.

    Me gusta

  7. CrisCrac Says:

    Supuro dolor y amargura, esto lo sé, pero no creo ser insultante ni grosero.

    Sé que no soy “egocéntrico”, y no me siento “moralmente superior”.

    No sé a qué viene este comentario ni algún otro reciente, pero sí que nada tiene que ver conmigo ni con lo escrito en este blog.

    La próxima vez haré sangre.

    Me gusta

  8. coletas Says:

    CrisCrac…, veo que hay gente que no te conoce bien!!!
    Uf!!! Una verdadera lastimita…

    Me gusta

  9. Sobre estructuras sintetizantes Says:

    ¿Sabeis lo malo de estos comentarios? Muchas veces no nos comprendemos o comprendemos cosas diferentes. Leo a Teresa y, lo que entiendo, suscribo. Leo a Cris que ha entendido otra cosa distinta a la que yo entendí. Y leo a Coletas, que aun debe haber entendido algo diferente. El tamaño importa, la puñetería del lenguaje corre en proporción contraria a su extensión. Pero esto se arregla en cualquier tertulia. Si no os conozco, al menos os quiero, a todos. Feliz Navidad.

    Me gusta

  10. CrisCrac Says:

    Coletas tiene razón en una cosa: hay quienes no me conocen bien (y no tienen por qué). E ingenuamente se equivoca en otra, dice que es una lastimita. No lo es.

    No entiendo un pijo (sorry) los demonios que han dictado a Teresa su comentario, ni entiendo un pijo (sorry, again) los que dictan a Mara que subscriba sus palabras. Y no lo quiero entender, cero es lo quiero entender. Cero. Vacío. Silencio. Blanco. Nada. Lo que sí entiendo es que son demonios ajenos a mí y a cualesquiera de las cosas que he escrito, nunca personalizadas. Lo repito por cortesía de Natillas Danone: nunca personalizadas. Algo que no se puede decir de vuestros mesurados comentarios. Lo que sí entiendo es que me bastan mis heridas y no quiero más. Ni más ni nada más. Creo que hablo claro: nada más.

    Y mejor lo dejo aquí, asombrado de mi contención, porque hay feroces pulsiones tanáticas que están al asalto de la dirección de mis palabras. Y los bastiones que les opongo son, por el momento, poderosísimos. Aún dirijo mi vida.

    Basta.

    Me gusta

  11. Teresa Says:

    Lamento que mis palabras hayan sido malinterpretadas y más que te hayan dolido y también que puedas haber llegado a pensar que iban contra ti, con lo que te admiro y aprecio (que es una montonada).Quizás poniendo unas oportunas comillas no habrían resultado equívocas. Lo de “rabioso y cabreado” iba al hilo de lo que decíais JM y tú mismo; lo de “insultantes tripas” era una forma, que pretendía ser una gracieta, de recoger ese tono, a veces visceral, de tu prosa. Con lo de “grosero y amargo” me refería a Reverte y a otros articulistas (siguiendo a JM, al que no incluyo en esa categoría y que usa esa expresión en su artículo), no a ti, y con lo de “egocentrismo y superioridad moral”,a JM, no a ti; creía que quedaba claro con lo que había comentado antes respecto a él. Tan sólo quería establecer los defectos que veía en los escritos de uno y otro, como posible orientación en esa búsqueda de nueva expresión que parecías pretender: la elegancia del uno, la incorrección del otro, sin perder tu “chispa” personal. No te calificaba a ti, no creo que seas grosero,ni que destiles superioridad moral, ni nada de lo que has pensado que he pensado. Sí me parece que eres visceral y, a veces, eso te hace ser algo agresivo, pero también siempre ofreces una sólida base de análisis y argumentación. Me agrada leer lo que escribes, esté más o menos de acuerdo siempre me resulta interesante.
    Pido disculpas públicas por haberme expresado de forma que haya podido ser malinterpretada, y en privado ya hablaremos, pues por mi parte no deseo que haya equívocos entre nosotros, y deseo, si es posible, restañar las heridas, y hablo en plural porque a mí también me ha dolido que, conociéndome un poco, hayas podido pensar todo eso de mí y hayas reaccionado así, condenando en vez de pidiendo una explicación.

    Me gusta

  12. CrisCrac Says:

    No haya más comentarios.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s