NAVIDAD EN LHASA

25:::diciembre:::2008

zazen

El monje acomodó su figura en la esterilla.

Afuera el vendaval desplegaba sus crines y las peinaba sobre los altos muros de Potala. El sándalo regalaba la estancia con su blando aroma.

Estaba solo, y así debía ser.

La pasada primavera trajo en su regazo un resto de luna, y lo había descolgado sobre su nuca. Fue como un beso. La memoria se hizo difícil, los recuerdos no tanto.

La imagen de su madre lavando la ropa se acopló a su pecho, para después derramarse en un caleidoscopio infantil de juegos de patio y té caliente.

Sintió, sin propósito, que el momento llegaba y ya era tiempo.
Estaba en paz.

Volcó sus ojos sobre sí.
Ningún deseo, ninguna esperanza, ningún reproche.

Lejos de allí, seres de otro mundo compartían la mesa y celebraban un antiguo nacimiento. Lo llamaban Navidad. En el vientre de los arsenales el hierro difería su calor a la tregua del acebo. Lo sabía, y se diluyó en una cierta calma.

Brindó por aquel niño, apuró la copa.

Un hombre, se dijo serenamente, debe compostura a la vida incluso en su hora postrera.

Y entonces el silencio. Y la nieve.

© Six Roy

6 Responses to “NAVIDAD EN LHASA”

  1. joaonet Says:

    EL PREMIO Czeslaw Milosz Traducción O.P

    Qué dia feliz.
    La niebla se disipó temprano.
    Me puse a trabajar en el jardín.
    Colibríes quietos sobre la madreselva.
    Nada sobre la tierra que yo quisiese tener,
    nada sobre la tierra que yo pudiese envidiar.
    Había olvidado todo lo que sufrí,
    no tenía ya verguenza del hombre que fuí.
    No me dolía el cuerpo.
    Al enderezarme,vi el mar azul y las velas.

    Al leer el poema de Navidad en Lhasa me he acordado de este,espero q te guste.Felicidades por tu blog y tus poemas

    Me gusta

  2. S&J Says:

    Una bella forma de expresar el abandono del cuerpo físico en PAZ. Te recomiendo la pelicula “Primavera, verano, otoño, invierno…primavera” de Kim Ki-duk

    Me gusta

  3. joaonet Says:

    me gustó mucho esa peli. Cada vez q el poema me parece mejor.

    Me gusta


  4. Lleno de matices y simbolismo… La magia del té… Incluso en arquitectura… Mágico… Inmortal…

    Me gusta

  5. Carmenchina Says:

    Es realmente bello, CCT.

    “Volcó sus ojos sobre sí.
    Ningún deseo, ninguna esperanza, ningún reproche.
    (…) Un hombre, se dijo serenamente, debe compostura a la vida incluso en su hora postrera.
    Y entonces el silencio. Y la nieve”.

    Me gusta

  6. CrisC Says:

    A mí también me lo parece, tanto que sólo me siento coautor del texto. Gracias, Carmenchina, bienvenida.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s