DOS MUJERES Y UN DESTINO

28:::abril:::2009

dibujo-coche
dos_mujeres_en_la_ventana1
“Ella está profundamente preocupada/ de que sus muslos sean demasiado grandes/ y sus nalgas gordas y feas (…) y quiero que quede bien claro/ que por lo que a mí respecta/ no hay absolutamente ningún problema.”

Leonard Cohen
Del poema “Retrato de una chica”. En el libro “La energía de los esclavos” (1972)

Hace un frío que pela. Y cae una persistente llovizna. Voy al volante de mi buga, un Diésel del 99 que ha sido un buen amigo en estos años. Someone like you, Van Morrison, esto es lo que suena; una deliciosa balada que no oculta el tributo al Blues de El León de Belfast. Pasa una chica haciendo footing. Sus muslos son rotundos, rollizos, rozantes…, demasiado, sus caderas son excesivas, ella lo sabe, y su vientre tiene alguna prominencia que odia con todas sus fuerzas. Corre pesadamente. Por la salud, claro, y porque le gustaría gustar a los chicos. No se da cuenta de que, o le sabe a poco, tiene una piel blanca maravillosa, un cabello largo moreno rizado luminoso que es increíble, una boca sensual de labios obscuros, carnosos, devorables de una sentada, ñam, y tiene los ojos negros más lindos que he visto en el último lustro a este lado del Yangtsé. Es guapa. Es muy guapa. Y gorda. Ella lo sabe bien, odia esto de sí, y a su madre y a sus tías, y al puto genoma ése, al ciego azar, a Dios y al Universo Mundo. Por eso corre, porque odia pero querría amar. Ella nunca sabrá que es la mujer de mi vida.

… por la otra acera pasa una rubia de cuerpo, esbelta como un junco, ligera, sutil, preciosa, lleva una chaquetilla corta, roja, cuatro botones, a la moda, abierta, que deja ver la línea de su vientre justo cuando la pierna izquierda cede el testigo a la derecha, porque sus jeans son bajísimos y le dibujan unos muslos perfectos, un delineado culo de anuncio, una osatura pélvica para jugarse la vida porque la muerte es preferible a su desdén, y sus pechos, embutidos en un sweter de cuello alto ma non troppo, azul, ceñido, liviano, parecen querer explotar de dentro afuera, boom, boom, y dan samaritanos deseos de echarla una mano, las dos, y anda con la exquisita gracia de quien casi no parece tocar el suelo, su belleza duele, huye por mi retrovisor hacia otros mundos, quizás la pude amar en otro Tiempo, quizás lo haga mañana…

Ya no veo a mi guapa chica deportista. Me quedo pensativo, vacío, levantando acta de mis dos miradas. Me basta. A otros les apetecerá dictar su laudo: que si el genio de la especie, que si la belleza física es una optimización eugenésica, que si los sueños de la soledad producen monstruos, que si la simpleza neurológica del varón ibérico, que si la belleza reside en el interior, que si tal que si pascual…

© PM476

LA MÚSICA

22:::abril:::2009

pianista-1
…se lee en los capítulos 18 y 19 del libro del génesis que dios concede a abraham no destruir sodoma y gomorra si en ellas y por el amor de ellos hallara, al menos, diez hombres justos…, pero qué exageración, ¡diez!, claro, envía a un par de angelitos con uranio inteligente y se las pule back door…, boom, primero una city, y boom, después la otra, y de paso pone a régimen de sal a lot…, pero aquí el baranda supremo no se hubiera atrevido a tal y perpetrado la cacicada de haber sabido que en el mundo habría…

south-elvis2la séptima de beethoven; murder on the dance floor, de sophie ellis bextor, en cuyas notas alienta el gozo de lo inocente (12); la cristalina interpretación vocal de pedro aznar en dream of the return, un tema lánguido y bellísimo de metheny & mays (11); nessum dorma, puccini, cantada por pavarotti; after dark, de tito & tarántula y esa salma hayek que encarna y refuta la idea platónica de voluptuosidad (13); someone like you, de van morrison, la más bella balada que pueda imaginarse (9); prashanti, que interpretan ravi shankar y philip glass…; non succedera piu, el lujo de lo intrascendente, por celentano (un crack) y claudia mori (14); el preludio a la siesta de un fauno, claude debussy (1);
el gigantesco abraxas de carlos santana, parte de mi (in)educación sentimental; el candorosamente elemental y bello i want you, tema central del mediocre film french kiss; sexual healing, marvin gaye, tórridamente recatada como pocas (2); los acerados muros de sonido alzados por el rock duro de los setenta;

musico-2el preludio al acto primero de lohengrin, de wagner, o su cabalgata de las walkirias pilotando helicópteros que lo arrasan todo llenándolo de espeluznante belleza con sus cantos y el napalm oliendo a victoria; roberta flack cantando feel like makin’; algunas de las b.s.o. de ennio morricone o hans zimmer (19) y (8); mad world, de rem (16); september fifteenth, de metheny & mays, el tema más bello que se ha escrito jamás (10); miss sarajevo, interpretada por pavarotti y U2, deliciosa y gentil canción (6); so in love, preciosísimo tema de col porter, interpretación celestial de lara fabian & mario frangoulis (4);
la melancólica sinfonía nº 3 de górecki; sabbath prayer, de la b.s.o. de el violinista en el tejado, conmovedora; purple rain, de prince, sublime (20); cloudbusting, de kate bush, una obra maestra (5); el thriller de michael jackson o, casi mejor, su liberian girl ; lili marleen, que acabó siendo cantada por todos los soldados del mundo;

MÚSICO 1deep purple con smoke on the water, un himno generacional: enormes el bajo de glover, la guitarra de blackmore y los teclados de lord…, ambrosía para desertores; el concierto de aranjuez, del maestro rodrigo; judas’ song, interpretación soberbia de carl anderson (3); el pájaro de fuego, de igor stravinsky; senza fine, de gino paoli, imposible algo más dulce (17); le temps de cerises, hermosa en cualquiera de sus interpretaciones; la delicadísima, sutil, nemorosa b.s.o. de joe hisaishi para el film de kitano, hana-bi, una joya luminosa (15); it’s not unusual, del tigre de gales tom jones, la canción MUSICOSmás amada de la vida, la pura alegría de existir (7); algo de satie (18), y de sinatra, o el inconmensurable bajo de marcelo torres en ese amigo del alma (1988)…, y todo lo que este gañán musical que firma el post no sabe, que es mucho, inescrutable e infinito…, pero que no olvida a gigantes como serrat, barbra streisand, georges moustaki, aretha franklin, beatles, elvis, simon & garfunkel, víctor jara, freddie mercury o el adagio de barber…

… pero igual el supremo estaba teniente, o lolailo.

(1) http://www.youtube.com/watch?v=cvFyq5CCxVE
(2) http://www.youtube.com/watch?v=AZlMJheTaOI
(3) http://www.youtube.com/watch?v=ytNoiQ8LkS8
(4) http://www.youtube.com/watch?v=Cb9Qx2NomZk
(5) http://www.youtube.com/watch?v=IRHA9W-zExQ

(6) http://www.youtube.com/watch?v=bZCSrGqt86Q
(7) http://www.youtube.com/watch?v=kKSxlJPmz40
(8) http://www.youtube.com/watch?v=4zTBCbYQweg
(9) http://www.youtube.com/watch?v=FsGTG1c64lA
(10) http://www.youtube.com/watch?v=6Lfb2qyFOgg

(11) http://www.youtube.com/watch?v=sW65oduoe-U
(12) http://www.youtube.com/watch?v=2_Nsi05HkXw
(13) http://www.youtube.com/watch?v=DlhiZAH_QYo
(14) http://www.youtube.com/watch?v=AUeyZqNLOrg
(15) http://www.youtube.com/watch?v=h7X-kDN7yxM

(16) http://www.youtube.com/watch?v=8eAprKvKttI
(17) http://www.youtube.com/watch?v=RwCf8pivoTg
(18) http://www.youtube.com/watch?v=RBiPQKK1upk
(19) http://www.youtube.com/watch?v=RnwZoIHrfAY
(20) http://www.pp2g.tv/vYHl5anA_.aspx#

… dedicado a Sergi y Coletas, con envidia por su maravilloso saber.
© VilBill

CASABLANCA

15:::abril:::2009

casab-11
Rick sugiere al joven y al croupier el número debido.

Casablanca está llena de secuencias memorables y de frases que han quedado para la Historia del Cine y para la Historia.

Hay para mí dos alturas que son el alma del film.

casab-victor2Una es, por supuesto, el instante en que Víctor Laszlo canta y hace cantar a los presentes en el Café ese himno siempre universal, y más aún tras la escena, que es La Marsellesa. Es una soberbia cumbre del Cine y sobra todo lo que yo pueda añadir.

La otra cima es la microhistoria (el film está lleno de ellas) de la pareja de jóvenes búlgaros. Sabemos que Rick es un duro de corazón, pero se conmueve ante el sacrificio personal que la muchacha está dispuesta a hacer (concesión a la sentimentalidad de la época) y que es preludio del que él mismo hará al final de la película, transformando su romanticismo trivial y su renuncia en una épica estética. Rick pasa a la sala de juegos y hace ganar al muchacho una suma que impedirá la entrega de la chica al rijoso prefecto de policía, garantizando así su viaje a América y su libertad.

Hay hombres imprescindibles, dijo Bertolt Brecht. Rick es uno de ellos.

La secuencia la contempla el viejo camarero alemán, Karl, resistente antinazi, cuyo semblante nos dice que conoce bien, bajo la piedra de su rostro, el corazón de Rick. El contrapunto de humor lo da el enjuto camarero eslavo que, enterado de la acción de Rick por Karl, sale de la barra, lo abraza y lo besa. Rick se lo quita de encima, cariñosamente en el fondo, llamándolo “ruso loco” (a mí me encanta esa microescena).

Pero hay en la médula de Casablanca una simpleza que no es cosa menor. El compromiso moral de Rick queda sin efecto por causa de un desencanto amoroso. Esto es demasiado elemental. Sin embargo, induce una reflexión que no es baladí. Se trata del impulso que lleva a cualquier ser humano al compromiso político. El altruismo no deviene en origen de un sistema de proposiciones ideológicas por las que un individuo adopta una cosmovisión filantrópica, sino que procede de un sentimiento moral que apuesta por la vida y por los otros. Eso es Amor. Y es por ello que aunque Rick se descabalga a sí mismo de su activismo político, le es imposible hacerlo de los dictados de su corazón.

Quizás, tras esto, alguien podría pensar que yo soy o querría ser como el oculto romántico que es Rick. Pero qué va, porretas del criscractal swing. Si hay un personaje que me fascina desde siempre es el del capitán Renault, ese cínico amoral y oportunista… Es prodigiosa la secuencia a partir de la muerte del Mayor Strasser (el actor alemán Conrad Veidt, muerto en ese año de 1943, de ideas casab-renault1antifascistas y casado con una mujer de origen judío) a manos de Rick. El capitán Renault toma una botella de agua y se fija, tras llenar el vaso, en que su marca es Vichy; displicentemente la tira a la papelera, a la que da una patada, zas… Pura justificación del darwinismo. Un crack, este Renault. My hero.

© Six Roy

TETERÍA LATÉ

9:::abril:::2009

narguile

El día era pintón y se las prometía felices. Quedamos en la feria de vinos del Turia a fin de maliciarnos un tratamiento de choque enológico y embutidos contra el colesterol, el hematocrito felón y otros bichos de interior. Fue imposible. Miles y miles de jíbaros indocumentados hacían interminables colas para proveerse. Y nos largamos.

Quedamos al final los cuatro jinetes del apocalipsis (sin nombres, que se ganen la viruta los servicios secretos y amorticen los satélites).

Tetería Laté. Allí cenamos. Deliciosos los entrantes. Suave el mollate con ocho apellidos que nos recomendó el dueño del local. Y los segundos, muy bien. El solomillo de ternera al punto…, un puntazo. Tierno, jugoso, especiado con sutileza. Y los postres…, creo que me distraje un poco y no pillé mucho, pero la peña tenía las morreras de choco y churretes.
Y un brillo depredatorio en los faros.

El lugar está lleno de narguiles de las que el personal hace lúdico uso. narguile-azteca3
Y se hacen fotos (no sé por qué, pero los flashes no paran). Hay famoseo, periodistas, universitarios, urgentes pavas de diseño, rastas, antiglobulinos y gente joven, o sea, nosotros, que no somos los de entonces pero estamos hechos unos guayabos.

Abre también por las mañanas, y las atiende un palentino bien parecido, de planta románica de cruz cubierta, sereno, magnífica testa de Jasón y sus argonautas, perito homologado en infusiones, copas y, sobre todo, alta literatura. Da conversación sin i.v.a., a las ninfas sin suturas especialmente.

Y la camarera estuvo atenta, amable y elegante.
Nadie la mire a los acáis…, hay en su trazo un algo lunar y queman.

De la noche y sus triunfos…, mejor no hablar, o dejarlo en boca
de Breton & Soupault en ‘Los campos magnéticos’: “Aquella noche, más hermosa que cualquier otra, pudimos, efectivamente, llorar. Pasaban mujeres que nos tendían la mano, ofreciéndonos el ramillete de sus sonrisas”.

… dedicado a Juanjo Vellisca
© VilBill

APORÉTICA DEL DESERTOR

1:::abril:::2009

falso-espejo1

“No me importa reivindicarme o ser comprendido (…)
(No creo ser más vanidoso que la escuadra con que hago mi casa.)
Existo como soy, eso basta (…)
Soy el poeta del Cuerpo y soy el poeta del Alma,
Los placeres del cielo están conmigo y también los tormentos del infierno”…

Walt Whitman

A la luz del discurso (espiritualista) del estimulante blog de S&J, “Buscando la Verdad”, digamos que les concedo, a modo de provisorio postulado, la coexistencia en el ser humano del cuerpo y de otra entidad que, para abreviar, denominaremos alma y que creemos anima al cuerpo perdurando tras su corrupción.

La pregunta que me asalta es: si el cuerpo (humano) necesita esa alma para su devenir, ¿no lo necesitaría de igual modo todo otro organismo?

Si es que sí, entonces todo ser vivo tendría alma. Y no sólo habría que aceptar y explicar este hecho de descomunales consecuencias, además habría que explicar la conexión entre ambas entidades: ¿sería material o inmaterial? Dado que hay que conectar dos elementos que son inconmensurables, materia y alma, tal engarce almatérico debería ser material o inmaterial, lo cual nada aclara, pues… ¿cómo podría un nexo matérico anclar en el alma inmaterial?, ¿cómo podría un nexo inmaterial uncirse al cuerpo material? Bizantinismos inconsistentes.

Si es que no, esto es, que la biogeneralidad no necesita del alma para su desenvolvimiento natural, entonces cabría suponerle dos posibilidades: 1) que esa exclusiva alma humana es generada a posteriori por nuestra soberbia complejidad nerviosa, en cuyo caso, aparte del problema conectivo ya formulado, o bien deducimos que el alma generada es materia (contradictorio) u otra hipótesis, que de la materia surge la no materia (fantasmagoría patafísica)… 2) que esa alma está desencarnada y es anterior a la constitución del cuerpo; con lo que habría que resolver los problemas ya citados más el de la previa naturaleza particular de ambas entidades y el del modo en que viene a caer aquélla en éste.

A esto han respondido múltiples religiones y tradiciones, cuando no filosofías notables, que se trata de Dios, diseñador habilitado, conciencia cósmica o entidad panespermática… Pero, claro, si aceptamos el Evolucionismo cabría otra pregunta: ¿en qué momento del decurso evolutivo inyectó Dios (o afines) el alma en la primera camada humana? Y aun aceptando esto, seguimos teniendo los problemas anteriormente formulados, y aporéticos (sin salida), más un nuevo problema acerca de la naturaleza matérica, almatérica o anmatérica de aquí el baranda supremo, Dios, y… sapirujo-oseo1

“Y en la casa hay un hombre que juega
con las serpientes que escribe”. Paul Celan

… dedicado a S&J
© PM476