APORÉTICA DEL DESERTOR

1:::abril:::2009

falso-espejo1

“No me importa reivindicarme o ser comprendido (…)
(No creo ser más vanidoso que la escuadra con que hago mi casa.)
Existo como soy, eso basta (…)
Soy el poeta del Cuerpo y soy el poeta del Alma,
Los placeres del cielo están conmigo y también los tormentos del infierno”…

Walt Whitman

A la luz del discurso (espiritualista) del estimulante blog de S&J, “Buscando la Verdad”, digamos que les concedo, a modo de provisorio postulado, la coexistencia en el ser humano del cuerpo y de otra entidad que, para abreviar, denominaremos alma y que creemos anima al cuerpo perdurando tras su corrupción.

La pregunta que me asalta es: si el cuerpo (humano) necesita esa alma para su devenir, ¿no lo necesitaría de igual modo todo otro organismo?

Si es que sí, entonces todo ser vivo tendría alma. Y no sólo habría que aceptar y explicar este hecho de descomunales consecuencias, además habría que explicar la conexión entre ambas entidades: ¿sería material o inmaterial? Dado que hay que conectar dos elementos que son inconmensurables, materia y alma, tal engarce almatérico debería ser material o inmaterial, lo cual nada aclara, pues… ¿cómo podría un nexo matérico anclar en el alma inmaterial?, ¿cómo podría un nexo inmaterial uncirse al cuerpo material? Bizantinismos inconsistentes.

Si es que no, esto es, que la biogeneralidad no necesita del alma para su desenvolvimiento natural, entonces cabría suponerle dos posibilidades: 1) que esa exclusiva alma humana es generada a posteriori por nuestra soberbia complejidad nerviosa, en cuyo caso, aparte del problema conectivo ya formulado, o bien deducimos que el alma generada es materia (contradictorio) u otra hipótesis, que de la materia surge la no materia (fantasmagoría patafísica)… 2) que esa alma está desencarnada y es anterior a la constitución del cuerpo; con lo que habría que resolver los problemas ya citados más el de la previa naturaleza particular de ambas entidades y el del modo en que viene a caer aquélla en éste.

A esto han respondido múltiples religiones y tradiciones, cuando no filosofías notables, que se trata de Dios, diseñador habilitado, conciencia cósmica o entidad panespermática… Pero, claro, si aceptamos el Evolucionismo cabría otra pregunta: ¿en qué momento del decurso evolutivo inyectó Dios (o afines) el alma en la primera camada humana? Y aun aceptando esto, seguimos teniendo los problemas anteriormente formulados, y aporéticos (sin salida), más un nuevo problema acerca de la naturaleza matérica, almatérica o anmatérica de aquí el baranda supremo, Dios, y… sapirujo-oseo1

“Y en la casa hay un hombre que juega
con las serpientes que escribe”. Paul Celan

… dedicado a S&J
© PM476

18 Responses to “APORÉTICA DEL DESERTOR”

  1. coletas Says:

    Me alegra que hayas vuelto a escribir, sabes que soy una, no una, la primera admiradora incondicional tuya!!! (en cuerpo y alma, jejejeje). Muasets.

    Me gusta

  2. CrisCrac Says:

    En cuerpo y alma, colemuasets y trumpetizenquius.

    Me gusta

  3. Signos Says:

    El alma, sí, ¡ufff!
    ¿Quién se anima a ver el Bayern-Barça?

    Me gusta

  4. Signos Says:

    Voy pasando de la intensidad emocional que me provoca la lectura de “Serendepity” a la complejidad filosófica de “Aporética del desertor”. Me evado contemplando las fotos: las gotas de lluvia resbalando por el cristal del coche, la imperfecta simetría de esa mujer perfecta…

    Me gusta

  5. MJ. Says:

    ufff… en primer lugar, agradecer tu vuelta y animarte a seguir escribiendo por más que no te lo recomiende tu médico de cabecera, pero menuda dicotomía planteas… original sin duda. Creyentes o no creyentes siempre queda la esperanza de que una mínima parte de nuestra esencia no muera con nosotros o con la muerte de nuestra materia tangible y pensar en que ójala exista una segunda, tercera o infinitas oportunidades para ser o hacer mejor las cosas. Aún así y a pesar de, recordemos la premisa de los antiguos romanos: mens sana in corpore sano…
    Un abrazooo

    Me gusta

  6. CrisCrac Says:

    Bayern-Barça…, hummm…, prefiero eso de la lluvia y de la imperfecta simetría. Ya te digo.

    Me gusta

  7. CrisCrac Says:

    Gracias por agradecer, y creyentes o no creyentes lo que importa es que cacemos ratones…, eso sí, aquí y ahora, porque ni segunda ni tercera ni nona.

    Carpe diem. Esto sí.

    Me gusta

  8. Claudio Says:

    Droga dura para iniciar la nueva etapa de criscractal, el alma (casi ná). Esta idea, concepto, sujeto o lo que sea me sugiere iglesias, curas, cofradías con lazo blanco, Papas estúpidos-ignorantes-cortos. No creo en el alma aunque me gustaría hacerlo, a veces tengo las crisis de fe de San Manuel Bueno Mártir pero a la inversa.
    La mejor manera de reflexionar sobre el ser humano, sus capacidades, limitaciones (físicas o intelectuales) es introducirse en la lectura de textos científicos. Recomiendo un texto de E. Punset: “cara a cara con la vida, la mente y el universo”. Y propongo otro debate, ¿tiene la tierra alma? para ampliar sobre el tema recomiendo a J. Lovelock y su teoría de Gaia, en el libro de Punset tenemos una primera aproximación.

    Me gusta

  9. Jose V. Says:

    Amigo mío, a tu pregunta ¿no necesitaría “alma” todo otro organismo?, la respuesta podría ser: ¡efectivamente!, “almas (conciencias) grupales”, similar al ser humano, cuya estructura física material por encima del nivel molecular, es decir, el nivel celular, la componen “billones de células”, estructuradas en un todo anímico-consciente.
    Los seres que aparentemente no muestran una “conciencia” en el individuo (como los animales), funcionan como “programados” (lo que llamamos instintos), son como células para su “alma (conciencia) grupal”, esto se puede observar con mas claridad en unas especies que en otras, por ejemplo, en los insectos, las colmenas, los enjambres, (abejas, hormigas, langostas, etc…) se puede observar como los individuos funcionan como células para un todo (la colmena o el enjambre).
    Respecto a la conexión, entre lo “inmaterial” y lo “material” no es sencilla su explicación en términos mundanos. Sin embargo, solamente tienes que observar, que la comunicación entre células en un organismo, se da a muchos niveles, supongamos un pensamiento que implica un acto volitivo (voy a coger un lápiz). Comienza con un pensamiento (algo no material) “voy a coger un lápiz”, esto hace que en nuestro cerebro (sistema nervioso central) se generen unos impulsos “eléctricos” (nivel energético), que hace que las neuronas por medio de la sinapsis (comunicación) y los neurotransmisores (medio molecular) llevan la información hasta el nervio motor correspondiente, activando todas las células (y movimientos) necesarios para llevar a cabo la operación, coger físicamente el lápiz.
    Una explicación física del paso de la información de un medio no-material (vibraciones por encima de la velocidad de la luz) a un medio material (vibraciones por debajo de la velocidad de la luz) podría darse simplemente por medio de resonancia de frecuencias (eso que a nivel de telecomunicaciones puede dar tanto por el saco a los ingenieros)
    Otra posibilidad a reflexionar, “la materia convencional”, el “alma”, los diferentes niveles de “conciencia”, es decir, estructuras humanas, animales, vegetales, celulares, moleculares, atómicas, “campos de energía”,… básicamente es lo mismo, solo se diferencia en la frecuencia de vibración y el nivel de estructura que se estudia. Por lo tanto no es necesario nada del tipo “almatérica” o “anmatérica”, esto sería necesario con un pensamiento dual.
    Ruego disculpéis la extensión del comentario.

    Me gusta

  10. CrisCrac Says:

    ¡Yiiiiiiiiiiihaaaaaaaaaaaaaaaaa! ¡Droga dura, Claudio, y leña al mono hasta que rompa la caena! Le sumo a tu juicio sobre los pontífices su mendacidad, soberbia y crueldad (Velázquez les sacó el alma afuera cuando retrató a la bestia: Inocencio X; y Bacon puso la guinda cuando homenajeó al sevillano). Y le añado a tu recomendación de bibliografía científica un poco de sentido común, lucidez y coraje. Lo de Gaia lo tengo poco tratado, pero como metáfora tiene su aquél.

    Me gusta

  11. CrisCrac Says:

    La dinámica vital de los insectos sociales se sostiene en su sofisticada forma de comunicación con base química. No tiene nada de enigmático y sí de prodigio biológico adaptativo. Es lo que les hace funcionar como un solo sujeto, aunque bien pensado, también los hombres funcionamos así en determinados momentos (en los claustros de instituto, por ejemplo). Es el inconfesado sueño totalitario.

    Un acto volitivo o un pensamiento son intangibles pero sostenidos en la materia que sea el caso. También se da a la inversa. Por ejemplo, estamos tomándonos unas birritas a la fresa, pasa una chati cañón y le espetamos una burricie verbal que avergonzaría al más avezado vociferador de los albañiles. Ahí pasamos de la materia (los encantos de la perica) a la forma (el requiebro feroz).

    Vibraciones. Algo material vibra en un medio material. Y si no, there is nouzing to rascar.

    Nada que disculpar.

    Me gusta

  12. Jose V. Says:

    ¡Dándole leña al mono hasta que rompa la cadena!, je, je…
    ¿Conoces el sistema OSI de comunicación por capas de las redes informáticas?, estructura los diferentes niveles para llevar a cabo una comunicación entre ordenadores (Físico, Enlace, Red, Transporte, Sesión, Presentación y Aplicación). Estos niveles o formas para estructurar la información que se apoya en elementos físicos-materiales, funcionan añadiendo códigos específicos de cada nivel que encapsulan la “información original”, cada nivel decodifica su información específica (apoyándose en el nivel físico-material adecuado, “cables (o wireless), routers, gateways, etc..”), de forma que todo es “transparente”(invisible) para el usuario final, que solo percibe el información encapsulada. Salvando las distancias por supuesto ¿no sería equivalente a los fenómenos fisiológicos de comunicación en los sistemas biológicos (sean insectos, o células de seres superiores)? Para la comunicación entre ordenadores (o los mendas que lo controlan) lo importante no es el “medio” (fisiología) sino el “mensaje” (o paquete de información que se ha pasado), teniendo en cuenta, que si utilizamos ordenadores, sin el protocolo de los distintos niveles y el hardware implicado (“medio”) es imposible la comunicación, lo mismo ocurriría en sistemas biológicos, sin los mecanismos fisiológicos sería imposible la comunicación entre los mismos tipos de sistemas.
    Con respecto a lo comentado sobre “Gaia” ¿Por qué no puede ser una estructura consciente a un nivel superior?, ¿Por qué no podríamos ser toda la biosfera a eso llamado “Gaia” como las células, bacterias, y todo tipo de estructuras a un ser superior?
    El Universo según evoluciona aparentemente parece un “crescendo” cada mas complejo en su estructuración “físico-material”. ¿Es la conciencia (alma, espíritu,…) la que modifica la que crea y modifica la materia o es la materia la que crea la conciencia?. Yo apuesto por lo primero.
    Respecto a “vibraciones. Algo material vibra en un medio material” para el sonido está muy bien, pero ¿Qué materia vibra en una onda electromagnética?.
    Bueno como sabes estoy castigado en casa, me has dado la mano y me he tomado el brazo en la extensión del comentario 😉

    Me gusta

  13. CrisCrac Says:

    Lo de leña al mono va por los presbíteros, nada más.

    Como dices, el sistema osi ése se apoya en cosa material para que el usuario final perciba información…, que recibe a través de sus sentidos y procesa con su cerebro, donde se dan todo tipo de sinergias, reacciones y cositas químicas. Los insectos se comunican por contacto (bio)químico, como la sinapsis, y también situándose con el cuerpo en relación al sol y otros movimientos acústicos y visuales. Puede haber similitud, claro, y de eso se encargan la zoología, la cibernética y las neurociencias. Con lo de medio y mensaje pues…, “el medio es el mensaje”, nos invitó a considerar McLuhan. Acuerdo contigo, sin embargo, en que lo importante es el mensaje, pero éste transcurre por medios físicos y sin ellos “sería –según anotas- imposible la comunicación”. Así que no acabo de ver aquí fricción alguna entre nuestras argumentaciones, aunque los paradigmas de referencia son opuestos.

    De Gaia no tengo demasiadas nociones cosmológicas, pero si llego a entender algo entonces me parece que como “ficción operativa”, o metáfora, puede valer. Esto es, si pensar, como Newton, que el entero Universo es el “sensorio divino”, o sea, el body complet del baranda supremo o, secularizada la hipótesis, que el Universo es un ser vivo, pues me vale, porque puede tener consecuencias sociales beneficiosas del tipo de que el Universo es nuestra morada y nosotros sus criaturas y hay que cuidarlo y respetarlo como a una madre. Pero si por Gaia se quiere dar a entender, literalmente, que en efecto es un “ser superior”, pues mirusté, no.

    La conciencia es una expresión prodigiosa de la materia, y sí…, sí, aquélla modifica a ésta. Por ejemplo, me miro al espejo y me veo unos indecentes michelines, acto seguido me apunto a un gymnasio y me machaco en la prensa y el espinin ése, además de ponerme hasta el culo de yogures de esteroides, con lo que consigo que mi materia michelín deje de ser indecente para pasar a ser disimulable.

    El electromagnetismo es una fuerza elemental del Universo, junto a la gravedad y las interacciones débil y fuerte, todas ellas insitas en el corazón del continuum (ése) materia/energía.

    Pero todo esto no va más allá de un mecreodequé.

    De todas formas, yo preferiría que tú tuvieras razón y yo no, porque seguro que el cuerpo sutil y el astral no tienen que endiñarse cincuenta tramos de piscina para arrancarle a una jamba con minifalda y escote de casas colgadas de cuenca una sonrisa coquetuela. Ya te digo, ande va a parar.

    Me gusta

  14. Claudio Says:

    La teoría de Gaia no es metáfora y ni habla de ser superior. Es la propia vida la que genera las condiciones para que este planeta sea habitable. No es la distancia al sol unicamente la que condiciona o hace posible la vida en la tierra. Es la propia vida desde su aparición hace millones de años la que nos ha hecho fácil nuestra existencia. Gracias a la labor de microorganismos y bacterias es posible que tengamos determinadas condiciones en la atmósfera y estas a su vez permiten la vida tal y como la entendemos.

    Me gusta

  15. CrisCrac Says:

    O sea, que Gaia sería la totalidad de circunstancias intrínsecas, aleatorias y posibilidades que hacen factible la Vida. Según esto…, ¡Gaia sería la Vida misma!

    No sé casi nada al respecto, pero parece que lo debemos todo a una simbiosis celular (me sopla mi niña Yruky que se trata de la mitocondria) que se las ve de frente con un medio en el que el oxígeno es creciente y, flap, quema. Ya salgo del jardín (de Epicuro)… La Vida vela por sí misma, esto parece. Gaia es la Vida. Y todo empezó con una simbiosis.

    No es mala lección, sobre todo para quien, como yo, descree profesional y visceralmente de la cosa humanidad. Touché.

    Me gusta

  16. Romi Says:

    Sigo con interés este debate porque me parece que ofrece buenas ideas y argumentos. Me gustaría aportar algo inteligente o concluyente, pero no soy capaz. Como la mayoría de seres humanos, me debato entre buscar un sentido a mi existencia o aceptar que ésta no tiene ninguna función, que en el devenir histórico es tan ínfima mi presencia, que atribuirle sentido propio es solo un espejismo.
    Así que, admirando profundamente a las personas que con el estudio de la filosofía, la teología y la ciencia, os dedicáis a indagar entre tanto misterio, a mí me surge centrarme en la Vida, en las múltiples realidades que contempla y procurar que mi paso por ella solo deje un ligero rastro de respeto.

    Espero no haber llegado tarde.

    Me gusta

  17. CrisCrac Says:

    No es verdad eso de “no soy capaz”, el comentario y tantas otras cosas lo prueban. Y no creo que el paso de nadie por la Vida deje un rastro ligero.

    Me obsesiona ese proverbio judío, ya lo sabes, que dice: “quien salva una vida, salva el mundo entero”. Quien da una vida, no debería morir.

    La filosofía y la ciencia, hago chitón sobre la cosa-teología, se justifican por la Vida. “Amamos el conocimiento -dice Aristóteles-, pero sobre todo amamos la Vida”.

    No llegas tarde, quedan unas papas arrugás en la alacena.

    Me gusta

  18. Romi Says:

    Con “mojo picón”, espero.

    Besos picajosos desde una floreada Ginebra.

    P.D. Por favor ¿el libro de reclamaciones para solicitar que me cambien ese bicho tan feo?

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s