TETERÍA LATÉ

9:::abril:::2009

narguile

El día era pintón y se las prometía felices. Quedamos en la feria de vinos del Turia a fin de maliciarnos un tratamiento de choque enológico y embutidos contra el colesterol, el hematocrito felón y otros bichos de interior. Fue imposible. Miles y miles de jíbaros indocumentados hacían interminables colas para proveerse. Y nos largamos.

Quedamos al final los cuatro jinetes del apocalipsis (sin nombres, que se ganen la viruta los servicios secretos y amorticen los satélites).

Tetería Laté. Allí cenamos. Deliciosos los entrantes. Suave el mollate con ocho apellidos que nos recomendó el dueño del local. Y los segundos, muy bien. El solomillo de ternera al punto…, un puntazo. Tierno, jugoso, especiado con sutileza. Y los postres…, creo que me distraje un poco y no pillé mucho, pero la peña tenía las morreras de choco y churretes.
Y un brillo depredatorio en los faros.

El lugar está lleno de narguiles de las que el personal hace lúdico uso. narguile-azteca3
Y se hacen fotos (no sé por qué, pero los flashes no paran). Hay famoseo, periodistas, universitarios, urgentes pavas de diseño, rastas, antiglobulinos y gente joven, o sea, nosotros, que no somos los de entonces pero estamos hechos unos guayabos.

Abre también por las mañanas, y las atiende un palentino bien parecido, de planta románica de cruz cubierta, sereno, magnífica testa de Jasón y sus argonautas, perito homologado en infusiones, copas y, sobre todo, alta literatura. Da conversación sin i.v.a., a las ninfas sin suturas especialmente.

Y la camarera estuvo atenta, amable y elegante.
Nadie la mire a los acáis…, hay en su trazo un algo lunar y queman.

De la noche y sus triunfos…, mejor no hablar, o dejarlo en boca
de Breton & Soupault en ‘Los campos magnéticos’: “Aquella noche, más hermosa que cualquier otra, pudimos, efectivamente, llorar. Pasaban mujeres que nos tendían la mano, ofreciéndonos el ramillete de sus sonrisas”.

… dedicado a Juanjo Vellisca
© VilBill

7 Responses to “TETERÍA LATÉ”

  1. coletas Says:

    Un día interesante, yo fui el año pasado a la feria de vinitos y embutidos y prometí no volver, pero sí me apunto pa’ la próxima a esa cenita…, pero sin camareras, mejor chicos Calvin Klein, de esos que nos gustan a nosotras… Probaré esa deliciosa Tetería.

    Me gusta

  2. CrisCrac Says:

    Los cuatro golfarras de la otra noche no seremos chicos Calvin Klein, más bien de gayumbos abanderado y chanclas de dedo, pero está documentado que, si la ocasión lo merece, nos venimos arriba y en el karaoke bordamos a la perfección a Las Grecas (remasterizadas), los greatest hits de Rudy Ventura y, si se tercia, viriles marchas militares a cappella y pizzicato de ukelele. Podría en un día como hoy jurarlo, Coleticas, pero me da palo (santo).

    Me gusta

  3. JoseV Says:

    Eso está bien, lo de deleitarse con los placeres que este mundo nos ofrece, pero hay que ser prudente y no dejarse “esclavizar” por ellos, porque de lo contrario perderemos parte de nuestra “libertad”.

    Me gusta

  4. CrisCrac Says:

    Aunque para los griegos era virtud cardinal, en estos fruitivos menesteres no me va. Y tiendo a pensar que hay más altura en el libertario goce de los sentidos que vasallaje, pero dadas las recoletas fechas y el aprecio que tengo a tu consejo, querido camarada de quintas y amigo, prometo casta moratoria en mi secular adhesión a estos
    versos de William Blake:

    “La senda del exceso conduce al palacio de la sabiduría”.

    Me gusta

  5. Jose V. Says:

    Esta bien eso de la “casta moratoria…”, aunque lo del poema me ha dado pie para “darle otra patadita a la pajarera” que se puede interpretar como “aviso a navegantes”.

    No será este poema una “justificación” para el “desenfreno sensorial”…teniendo en cuenta que todos los seres superiores (incluido el hombre), con los “excesos” quedan (o quedamos) con mucha facilidad “enganchados” (adicciones) en los “placeres mundanos”, explíquense estas por químicos (drogas, tabaco, sexo, azúcar, etc.…) o por “enganches” mentales (como la ludopatía, cleptomanía, etc…).

    Por lo tanto, no estoy totalmente de acuerdo con ese verso que mencionas “the road of excess leads to the palace of wisdom” yo diría “the road o excess leads to the palace of knowledge” (palacio del conocimiento). Porque aunque no hay nada como la experiencia para aumentar el conocimiento, y en eso estoy completamente de acuerdo, algunas veces éste, se consigue de forma traumática. Por lo tanto, cuando ya se tiene ese “conocimiento” no es de muy “sabios” el repetir la experiencia, porque si no, se puede caer en ese conocido tópico de “no, si lo hago porque quiero” ó “lo puedo dejar cuando quiera, pero no quiero” y realmente estamos “enganchaos”.

    Igual no tengo razón, pero bueno, era por escribir algo, desde mi faceta de Pepito Grillo.

    Me gusta

  6. CrisCrac Says:

    Lo es, socio, lo es. Estos versos de Blake son una defensa del desenfreno, más aún, una apología voraz de la fiesta de los sentidos, del placer, que constituye una de las dos cimas de la condición humana: la otra es el altruismo.

    “Sólo somos hombres cuando nos medimos con aquello que nos sobrepasa” …, escribe Paul Virilio, y, desde luego, para alcanzar esa luminosa cota que define el alma humana, hay que sobrepasarse, en la calidez de los placeres capitales, por un lado, y en la hondura de la entrega filantrópica, por otro.

    No sé, querido amigo, cuánto te sobrepasas en la primera cima (espero, je, je, je…, que mucho), pero en la segunda, en el cuidado de los semejantes, tú estás a la altura de los hombres grandes. Bien lo sabe nuestro común amigo JV.

    Pero mira, me has metido el miedo en el cuerpo con eso de quedar “enganchaos” a la carnesita rica y no se me ocurre más, para superar el suto, que endiñarme una jartá de torrijas que me ha hecho mi mamámemima…

    “Al ataqueeeeel”
    Chiquito of te Road.

    Me gusta


  7. Lavapiés… Mmmm…Pedí… Sonreí… Trajeron… Miraban con disimulo… Y antes de terminar… Me invitaron al postre… Llenaron la mesa de deliciosos dulces… Mmmm…¡Qué buenos!

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s