PITUFILOSOFÍA

13:::junio:::2009

“Como abajo, es arriba; como es arriba, es abajo.”
Hermes Trimegisto

pitufo-lateralCada hombre, escribe Montaigne, encierra la forma entera de la condición humana. Después Jean J. Rousseau, prefigurando algún vector del Romanticismo, vino a decir en sus meditaciones paseantes algo así: si un hombre mira a su corazón y habla de él, lo hará no sólo de sí mismo sino también de la naturaleza humana. Y aun después, Emerson abundará en la misma idea. Esto es algo que desde mis universitarias y ya oxidadas lecturas del ginebrino. Y supongo que esta intuición, que no saber, informaba hasta no hace tanto todo lo que escribía. Algunos de mis posts son puras naderías, sin duda alguna, deliberadas unas e inevitablemente torpes otras, pero respondían enteramente a esa noción. Si mis insistencias, amarguras, alegrías e ideas brotan de ese magma común en el que se cuece la condición humana, entonces lo que escribo y describo es mi alma y la de todo hombre. Así decía yo. Hoy no lo tengo tan claro y la noción misma de naturaleza humana se me está tornando problemática en un modo que aún no soy capaz de formular, que quizás nunca formule y cuyas proposiciones consecuentes me asustan.

Esto en que creía es lo que han logrado pensadores y poetas de genio. Éstas son las verdades, dice Nietzsche, que dan que pensar, las que nos llevan a las simas más obscuras y a las más heladas cumbres. A la soledad sin retórica, digo yo. Son las verdades, continúa el loco turinés, por las que seremos escarnecidos, las “verdades terribles, tormentosas, imperdonables” por las cuales, “desde luego, no faltará contra nosotros el odio más puro”. Decirlas no es una elección, no constituyen un privilegio o regocijo, no nos hacen más felices, más pitufilosofo-0001bien al contrario. Lo supo de igual modo Bertrand Russell: esto de la filosofía separa, agrava, obscurece, no hace más feliz. Decirlas es una tarea heroica y Nietzsche quiere que alegre…, no sé, qué difícil. Sea como fuere, esa épica no es voluntaria y, desde luego, no supone mérito alguno. Nos eligen, esas durezas del alma. Es un destino. Algunos dirán que una maldición. Hubiera preferido citar menos, pero hubiera mentido. Sea como fuere, mis hondas limitaciones intelectuales y mi diminuto talento, y esto no es falsa modestia, yo lo sé bien, reducen mi escritura al eco diminuto de este diminuto blog, un blog pitufo, un pitufiblog, un pitufitiblog, un piturrifitiblog…

http://www.youtube.com/watch?v=d-e0AtUNJE0

© PM476

6 Responses to “PITUFILOSOFÍA”

  1. Mariel Says:

    El eco es un fenómeno relacionado con la reflexión del sonido. La señal acústica original se ha extinguido, pero aún devuelve sonido en forma de onda reflejada. A veces denota realidades, la soledad, ¿no es así?, pero otras muchas ofrece el consuelo de creer que al menos recibimos respuesta de algún sitio, aunque sea de nosotros mismos en un intervalo relativamente pequeño de tiempo. Hay ecos que reafirman verdades absolutas, aun tratándose de una copia irreal, y el hecho, sea cual fuere, que le permite describir su alma y, por tanto la condición humana (menos la mía, que ya sabes que soy un poco rarilla y me hallo a la mitad de la cadena evolutiva, ¡si Darwin levantara la cabeza!) es tan loable que no merece el desprestigio de sentir que es diminuto, pues posee la grandeza como cualidad innata.
    No pensemos qué es en sí y observemos cuán hondo alcanzan sus reverberaciones, ya que lo hacen.
    Todo en esta vida puede llegar a hacernos sentir pequeños, insignificantes, pero ésa es la ventaja adquirida que le da la seguridad suficiente para vacilarnos, a la muy cabrita.
    Si analizar y exponer verdades condujera a la felicidad ansiaría mis arrugas por estar formadas de sonrisas.
    Puede que todas sus citas sintieran el aplomo de la pequeñez del talento del que usted se vale ahora.
    Que como bien rezaba la letra de los dibujos acompañada por esa musiquilla que te hace sorprenderte moviendo la cabecilla de un lado a otro con más años que Matusalén: “…y, si se portan bien, es probable que puedan ver de pronto a los pitufos.”
    Merece la pena portarse bien a cambio de leer su alma, y, por tanto, la nuestra.
    A ser legales…

    Me gusta

  2. CrisCrac Says:

    Un tantico me pierdo -algo espeso soy en profundidades- en los ecos de su ecosofía, pero si algo la entiendo a usted, tú, mirusté, es en eso de que a algún lugar llega, antes o después, lo que arrancamos al alma, le ponemos verbo, y lo lanzamos al aire. Y a veces no son verdades baladís (¿o se dirá baladíes?) sino cosa de fuste, no sé si tanto como absolutas. Alguna vez, quizás, describen la propia alma; y alguna vez, quizás, la de todos, incluyendo la tuya, no presumas de neandertal, que ahí te gano: ho, ho, ho (supuestas onomatopeyas prehomínidas)…

    Habito en mi escritura, así que algo de mi alma hay ahí. A ser legales, sí, y nos ganaremos el cielo, o el infierno (fijo que tienen mazogorilas de ésos que hoy están haciendo exámenes para segurata de garito y no nos dejarán pasar con calcos veraniegos, alares cortos sin cincha y parpusa ladeá…, les den). Gracias por el talento (el suyo, primica).

    Me gusta

  3. JoseV Says:

    Eso es un gran paso, el no tener tan clara “La naturaleza humana”. Cuando una cosa se tiene clara (suele ser una ilusión) y es el fin, porque nos hace pensar que estamos de vuelta de todo (grave error). Por ello, las eternas preguntas no tendrán respuesta definitiva, tienen respuestas en cada momento y solo para esa “alma” que se pregunta (y además será fruto de conflicto cuando se expresa). Es un continuo movimiento como “la vida” misma. Mil veces vale más un “piturrifitiblog” con continuos planteamientos “vivos”, que una “cátedra establecida e inamovible”. ¡Ala a pitufear!

    Me gusta

  4. CrisCrac Says:

    Algunas claridades sí tengo, pero obscurecen mis ojos. Quizás la ilusión de una ilusión sea una certeza.

    ¡Por una Épica Pitufa! ¡Abajo la cátedras, arriba los Piturrifitiblogs! ¡Or Pitufo or Nothing! ¡Pitufo, ergo Sum! “Yoooo soy pitufo porque el mundo me ha hecho asín”… Tarí tarí tará, tará tarí tará…

    Me gusta

  5. JoseV Says:

    No creas, la ilusión de una ilusión no es una certeza, debe ser una ilusión al cuadrado. En esas claridades que por supuesto tienes, son el soporte para que otras claridades futuras se apoyen en ellas en principio y las desplacen posteriormente.

    Otra cosa, esas claridades quizás oscurezcan tus ojos, pero iluminan tu alma.

    Tarí,Tarí, tará ¡vamos a pitufear!

    Me gusta

  6. CrisCrac Says:

    Ilusiones, luces, obscuridades…, y los de iberdrola tocándose los circuitos. País.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s