GLADIATOR

30:::octubre:::2009

gladiator 1

No ignoro que la guerra es jinete apocalítico y uno de los horrores de la condición humana. Pero ese horror muestra valores que también están presentes en algunos conspicuos integrantes de esa condición. No hago, pues, un análisis crítico del film ni del imperialismo romano.

Encuentro ya en sus primeras secuencias una elevación humana: lealtad, coraje y lucidez, tanto en el estoicismo de Marco Aurelio como en la honestidad de Máximo. El contrapunto de esas virtudes lo dan el taimado y criminal Cómodo, la felonía de Quinto y la estupidez de la plebe. “¿Os habéis divertido?”, grita Máximo a la masa embrutecida. Gesto inútil. Todo lo que obtiene de ese hediondo amasijo es que lo jalean y celebran.

La relación fraternal y de compromiso entre Máximo y sus tropas es uno de los valores que me conmueven, quizás porque nada de esto hallo en nuestros días y sí miríadas de corazones obtusos y émulos cotidianos de Quinto y Cómodo. Esa comunión de Máximo y sus legiones tiene continuidad en la que establece con sus compañeros gladiadores.
Y se advierten rasgos del Spartacus de Kubrick.

En el parricidio que comete Cómodo hay un obvio paralelismo con otro parricidio: el del Nexus 6 Roy Batty, en Blade Runner. Son, no obstante, muy distintos en sus motivaciones, aunque ambos se producen a partir de una decepción ante la figura paterna. El diseño de la ciudad norteafricana donde contemplamos la recluta y primeros combates entre gladiadores está sacado de Blade Runner. Hay otra identidad más entre ambos films: los desgraciados replicantes Nexus 6 y los gladiadores son un ser para la muerte, y su existencia es una cuenta atrás (“Tarde o temprano, todos moriremos”). Ridley Scott firma ambos films.

Pan y circo…, hay una secuencia genial. La batalla contra los bárbaros…, un prodigio, con muchos débitos al cine de romanos de siempre, quizás al de Kurosawa y último cine chino. Cuando muere Máximo, Lucilla se dirige a los presentes: “Ha muerto un soldado de Roma… Honor him!”

La B.S.O. de Hans Zimmer y Lisa Gerrard, soberbia; eficaz y ajustada, emotiva, bellísima (Now we are free).

Excelentes las interpretaciones de Richard Harris, Oliver Reed, Djimon Hounsou y Russell Crowe. Joaquim Phoenix, magistral.

Lucilla es un personaje de difícil ejecución, muy femenino en cuanto al papel que en esos momentos de la historia, y en tantos otros, le es dado a las mujeres. Hay un momento feminista en el film. Marco Aurelio percibe la altura política y de carácter en su hija, y lamenta que no naciera varón. Ese lamento, es evidente, no lo es por su sexo sino por las circunstancias sociales de su tiempo. Connie Nielsen es bella a rabiar…, ñam.

A medida que pasó el tiempo en mi vida, lo sé, me he vuelto menos analítico si alguna vez lo fui, menos crítico y un ateazo radical: no sólo anticlerical, eso es lo debido y está tirao, también antiprogres que no anti-ilustrado. Hay una enorme diferencia: todo clero es un nido de víboras; y los blandiprogres, un hatajo de insolventes tropismos. Y, desde luego, cada vez soy más tosco, primario y elemental. Resolver este galimatías existencial está siendo muy doloroso para mí, mucho, y no es fácil, pero estoy en ello sin falta de coraje. Con la lucidez hago lo que puedo, no soy un lumbreras. Pero, quizás, con A little help from my friends…

Lo que vierto en este post quizás me acerca a una concepción poética y arcaica de los valores, y me aleja de lo political left right tanto como me hace intempestivo (more nietzsche); y si no me espabilo, acabaré con adarga en astillero como un friki: así tildarían hoy el vulgo y la quincalla mediática a Alonso Quijano.

En esto he devenido. Qué le voy a hacer. Quizás signifique algo; y de ser así, sospecho que tiene alcance.

Fuerza y honor. Pues claro.

http://www.youtube.com/watch?v=nn8zSTwQNoQ

… dedicado a mi tía Victoria, invicta ya sobre los Campos Elíseos
© Six Roy & PM476

16 Responses to “GLADIATOR”

  1. Mariel Says:

    Hago voz, estoy segura, por todos los que en tu verbo (contigo) habitan y se recrean, si te digo que tus tropas estamos esperando que tu coraje nos guíe allá donde vuesa merced disponga y sea menester.
    “Ad astra per aspera”. Quizá ya llegaste y es esa lucidez de la que hablas la que revierte tosquedad y rasgos rudimentarios.
    El film, de mi colección privada, no hace falta decir más.
    Don’t worry. “Palmam qui meruit ferat”.

    Me gusta

  2. nexussiete Says:

    Uf, qué decir. Cuando uno contempla por vez primera “Gladiator” sabe que ha incorporado un clásico a su memoria. Comenzando por esa primera escena de la batalla contra los bárbaros, épica como pocas, de un realismo tan sucio como sólo puede serlo la realidad y no las idealizaciones usuales.
    Efectivamente, Máximo es el personaje más lúcido, aquél que se aferra a la vida y conoce con dolor la realidad del poder y la imbecilidad domesticada de la masa. Esto podría decirse de muchos otros, seguro que algún semiólogo encriptado hace esa lectura. Puede ser, vale lo mismo de “Espartaco”, de tantas.
    No había reparado en las similitudes con “Blade Runner”, pero las tiene, y muchas, aunque el asesinato del padre tiene en “BR” unas connotaciones no sólo freudianas, sino teológicas: es matar al creador, al dueño no sólo de tu vida, sino de tu muerte. Nexus 6 es Nietzsche, es un existencialista que necesita y teme la muerte de Dios, que sabe del vacío que llegará. Tyrrell, además, es representado con unas enormes gafas, al modo de la iconografía habitual que muestra a Dios como un gran ojo vigilante.
    La música es bella a rabiar, y tiene todos las pasiones de que es capaz el ser humano: desde el frenesí hasta la dulcísima melancolía del final, pasando por el desconsuelo o el heroísmo. Si yo fuera psiquiatra, reduciría la dosis de Prozac para sustituirla por un par de audiciones de esta banda sonora.
    Detalle curioso: en esta provincia mesetaria donde vivo se rodó alguna escena de “Espartaco”; una de ellas en el Pico del Águila, que casi puedo ver desde mi casa.
    Segundo detalle curioso: una amiga vio “Gladiator” en París. Me contó que, cuando vitorean a Máximo en el circo, no le gritan “¡Hispano, Hispano!”, sino “¡L’espagnol, L’espagnol!”. Y aquí, mientras tanto, discutiendo identidades…

    Me gusta

  3. CrisCrac Says:

    Bienvenida otra vez a territorio criscraccomanche.

    Esta merced halla menester en guiar a sus tropas a cualquier café cercano y ahí oír y hacerse oír cosas sobre el tiempo, los resultados de la liga y hablar de algunas últimas lecturas y sones. Ésa mi tosquedad es, a veces, las menos, lúcida; y las más, sentida.

    Por cierto, diría que has pillado una arteria del post. Tened por vuestra mi gratitud.

    Carayu, qué latinajos.

    Me gusta

  4. CrisCrac Says:

    La secuencia de la muerte de Tyrell es prodigiosa. Es absolutamente la muerte del Padre y la consiguiente adquisición de la definitiva condición humana de Roy, esto es, en el momento en que acepta su mortalidad inmediata.

    A diferencia del parricidio que comete Cómodo, el de Roy Batty es una fusión de odio y amor hacia ese Dios-Padre: al tiempo que le aplasta la cabeza, lo besa (en la muerte de Marco Aurelio, Scott se cita a sí mismo). Y profiere esa enigmática frase: “no haré nada por lo que el dios de la biomecánica me impida la entrada en su cielo”.

    Excelente detalle el de las enormes gafas de Tyrell como dios-ojo. No lo advertí. Scott subraya eso que dices con otro paralelismo: los ojos del búho. Por cierto, advierto ahora que en todo el film los ojos son una constante: los de Rachel y Pris maquillados de negro, el chino a quien se los arranca Batty, el ojo avizor que se usa en el test Voight-Kampff detector de “pellejudos”…

    Otro detalle curioso: el actor que da vida a Tyrell (Joe Turkel) es el mismo que representa al extraño barman de El resplandor, de Kubrick. En ambos films hay alusiones a mi querido loco turinés.

    Me ha gustado mucho eso de “L’espagnol”.

    Me gusta

  5. JoseV Says:

    Resolver el galimatías existencial es doloroso, para todo ser consciente de ello (del galimatías existencial digo). Todos necesitamos “A little help from ours friends”, somos compañeros de viaje y nos necesitamos mientras dura… Tú, según tus propias palabras, ya tienes claro que “eres” un ateazo radical, anticlerical y antiprogre… por lo tanto el galimatías existencial para ti lo tienes prácticamente en vías de solución. Otros estamos inmersos más profundamente en dudas existenciales y cuanto más “parece” que entiendes algo, multitud de dudas nuevas aparecen y aumenta la complejidad el galimatías existencial. Y “Gladiator”… una película entretenida.

    Me gusta

  6. CrisCrac Says:

    No infiero de mi radicalidad vías de solución existenciales. Saberse un ser para la muerte no es precisamente un consuelo, pero tiene el virtuoso efecto secundario de hacerte amar la vida sin esa dulce tentación que consiste en imaginar trasmundos de esperanza. No es algo que yo elija, es algo que me imponen mi libertad y mis tripas. Pero acuerdo con Nietzsche en que vale toda ficción que ayude a vivir.

    Es cierto que mi cosmovisión resulta de una vida vivida, sentida y reflexionada hasta donde me dan la lucidez y el coraje, hermanos gemelos con los que trato cada noche de insomnio. Bienvenido este último canalla si, tras una noche de farra enloquecida, se le pone en los huevos darme palique y llevarme hasta el amanecer, en el que, finalmente, me siento acariciado por un poco de sueño y sueños.

    Es por esto que reclamo para mí no menos profundidad. Y esa little help que te incluye, of course.

    Me gusta

  7. JoseV Says:

    Todo ser vivo consciente de sí mismo, con un poquito que piense, sabe que muere. Podrá ser o no, un consuelo (depende de las circunstancias vitales de cada uno), pero la muerte, es una de las pocas certezas que tenemos.
    Pienso, que “amar” la vida (de uno mismo y por supuesto la de los demás) es independiente de tener la certeza de la muerte, o de que “imagines” como dices trasmundos de esperanza. Es algo que tú, desde tu libertad decides.
    ¡Ah! también estoy en parte de acuerdo con Nietzsche.

    Lo que comentas de la cosmovisión yo lo amplio a “tod@s” y por supuesto, acorde a los momentos de lucidez de cada un@ (lo del coraje, no lo sé).

    Por supuesto que esa “little help” que reclamas de los amigos, siempre que esté en mi mano, la tendrás como compañero del “viaje vital” y amigo que eres. Y aunque siempre digo: que uno debe darse sin esperar nada a cambio, esta vez tambien digo: I need your little help too.

    Uau… Lo que da de sí la peli del Gladiador ese ¿eh?

    Me gusta

  8. Nooru Says:

    Se deriva del post una anacrónica (y lo digo en el sentido más noble) concepción de los valores: lealtad, camaradería, honestidad, coraje, sentido épico de la existencia. Todo ello es, ciertamente, cosa de otro tiempo, aunque te invito a considerar si esos valores no se dan hoy, por ejemplo, entre algunos hombres y mujeres que dan lo mejor de sí en las ong. Todos moriremos pero habremos vivido, eso es lo que importa. Los cleros de la impotente izquierda no son los peores, pero sí son los más intolerables. Esto parece en ti una herida abierta y todavía más la de la masa bruta. Fuerza y Honor.

    Me gusta

  9. CrisCrac Says:

    Memento mori. Amamos la vida. Estamos con Nietzsche. Y con los Beatles (sobre todo con Ringo y Paul, que están vivos todavía).

    Me gusta

  10. CrisCrac Says:

    No es tanto la izquierda política la que sajó mi alma hasta los tendones sino su ovejuna antropología, su franciscana concepción de la naturaleza humana y, mucho más, su cobardía intelectual, conservadurismo ideológico y falta de pensamiento. Y, sobre todo, los que de tal se dicen.

    De la invitación a considerar la axiología (valores) de las ong digo, a pesar de mis reservas respecto de las o algunas ong…, sí, digo sí, creo que muchos de los hombres y mujeres que andan en ellas representan lo mejor de la condición humana. Una tal Romi, por poner un conspicuo ejemplo.

    Estoy todavía, lo estaré siempre, en los alcances de este cruce contradictorio de fuerzas.

    Me gusta

  11. Romi Says:

    Gracias CrisC por esta mención, que no creo merecer.

    El protagonismo no está en las ONGD de los países desarrollados. Más bien les corresponde a las personas y organizaciones del Sur, que son las que luchan a diario por conseguir que se respeten sus derechos tantos políticos, como sociales y ecológicos. Son ellos quienes en las condiciones más adversas mantienen principios y valores que hoy extrañamos en el Norte. Nosotros no debemos ser más que facilitadores de procesos de desarrollo endógeno y “voceros” en este mundo atocinado de la otra cara de nuestra realidad. Difícil tarea.

    Felicidades por tu blog, se ha consolidado con un alto nivel de calidad. Romi

    Me gusta

  12. signos Says:

    Bueno, CrisCrac, después de leer atentamente tu post (no he visto, lamentablemente, “Gladiator”: no me gustan las películas de romanos), creo que no te estás volviendo tosco ni primario ni nada de eso que dices. Simplemente estás dejando de ser “de letras” para dar paso a tu nueva faceta de “hombre de ciencias”. Según J.W. los objetos descritos por la ciencia son simples, pero de tal simplicidad se deduce buena parte de su prestigio: rigor, universalidad e incluso belleza. Así que ya lo sabes.
    Por otra parte, fantástico el comentario de Romi. Un simple análisis lingüístico del texto hubiera hecho innecesaria su firma: ONGD, organizaciones del Sur, derechos sociales y ecológicos, valores que hoy extrañamos en el Norte, desarrollo endógeno, mundo atocinado… Sólo le ha faltado nombrar al innombrable (para meterse con él, por supuesto).

    Me gusta

  13. CrisCrac Says:

    Sí que la mereces. El protagonismo será de los implicados, pero por ello mismo tienen menos mérito: luchan por sus derechos. Quienes lo hacen desde este mundo desarrollado, lo hacen por puro sentido del deber (seguro que Atticus me llama lo que no soy, y no lo soy: kantiano), no por necesidad. Gracias por las felicitaciones pero no creo que el blog esté consolidado; y si lo está un poco, le es debido a muy pocos. Eso sí: calidad AENOR, ya te digo.

    Me gusta

  14. CrisCrac Says:

    También salen romanas, Gran Muftí del Califato de Patraix. Has de verla, favor. Hazlo.

    Me gusta

  15. Atticus Says:

    Pues estaba punto. Es que miras a Kant con malos ojos desde que se te atravesó cierta profesora. Pero haberlo, haylo. Está en las ONGs, y en “Gladiator”, y en “Espartaco”, y en tantas pelis y personas. Y en la novela detectivesca que tanto me gusta. Y qué: el deber tiene algo de heroico, y Nietzsche también se equivocaba con Kant, como con tantos, que amar al “loco turinés” no es seguirle con la sumisión del rebaño: esa es su principal enseñanza.
    Perdón, me estoy yendo de la azotea: decía que el sentido del deber está en estás películas, en mucha gente que está en ONGs, en gente corriente. Qué hay de malo, de cristianoide. No es esto.
    Y lo del sello de calidad ISO 9001, no te lo darían por incorrecto, librepensador y toca… narices. Y lo mismo de antes: y qué. Me apunto al placer del blog, de este blog.
    Signos: no es de romanos, sólo parece que es de romanos.

    Me gusta

  16. CrisCrac Says:

    La cosa-ética, la cosa-moral, la cosa-deber siempre me han dado repelús, porque las tengo asociadas inconscientemente a lo cristiano-matutano.

    Sé que es un prejuicio mauricio, pero no lo puedo evitar. Tales conceptos me remiten siempre al peste nauseabundo de los cirios.

    Al chino de Königsberg sólo puedo mirarlo desde mis ojos miopes y presbíteros.

    Buaaaaaa, buaaaa…, yo quiero un ISO 9001 de ésos.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s