MI INFANCIA SON RECUERDOS…

24:::abril:::2010

Cuando yo era niño en casa no teníamos televisor.

Así que las comidas y cenas de mi infancia están llenas de las historias que mis padres me contaban. Recuerdo las de la mili de mi padre, como aquélla en la que ganó una carrera atlética en la que participaron varios cientos de soldados de su cuartel y de otros. Le dieron como premio un bocadillo y un paquete de tabaco. Mi tío Luis, mellizo de mi padre y padrino mío, quedó también de los primeros.

Me contaban historias de los compañeros de trabajo y de aquellas casas en las que vivieron y viví con derecho a cocina, baño y en las que cada familia ocupaba una habitación.

Me contaban cómo me rompí una clavícula, la cara de susto que ponía cuando explotaba un globo en el paseo de los domingos y del afecto paternal que me tenían Luis y Juan, dos funcionarios de prisiones que consentían en colocar en mi cintura la cartuchera de su pistola (recuerdo cruzar la calle así investido).

Yo debía de tener poco más de tres años. A Luis lo recuerdo joven, delgado y peinado a raya. Juan era un hombre mayor, de piel y ojos claros, casado y sin hijos; y que, según mis padres, me consentía todo. Me acaba de contar mi madre que aquel hombre sentía un incondicional cariño por aquel pequeñajo que fui.

La cárcel estaba frente a mi casa y pasaba allí muchas horas con Luis
y Juan; charlaba y jugaba a las cartas con un preso que era futbolista y había embarazado a una jovencita. Me contaban mis padres que aquel chico les hablaba de mí a Juan y a Luis con lágrimas en los ojos.

En una de aquellas casas había un corral. Un día, tendría yo dos años, un gallo se me lanzó a la cara y me hizo una cicatriz desde casi la oreja hasta la boca. Ya no la veo, pero ahí está. Al volver del trabajo, mi padre entró al corral y estranguló al gallo. Para gallo, mi papá.

De aquellos relatos de realismo limpio me queda en la memoria una legión de nombres, rostros e imágenes.

Pasado el tiempo y aún niño me sorprendía el hecho de que aquellos seres mágicos hubieran desaparecido de nuestra vida: fandiño, bocanegra, la quinti, zapatones, bolinga, isabelín, mayo, vinagre, inés, piedad, miguel el loco, gavela, chinvito, matías (que murió aplastado por una máquina y casi en los brazos de mi padre), el gitano, mandrino, la tía fernanda o pereiro…

No me cuadraba, y no me cuadra, esa desaparición.

Ya lo he referido en otros posts, debe de ser una pulsión tribal que recorta nuestra percepción sentimental a sólo un par de cientos de personas, más allá de las cuales todo se difumina y resulta extraño.

A nadie sorprenderá que haya escrito este post tras el cristal de mis lágrimas. Como ya escribí hace tiempo, “aquella noche (ésta) pude al fin llorar como llora una mujer, que es el modo en que lloramos los hombres”.

Si me aguarda ese túnel de luz que dicen, los quiero a todos ahí. A todos.

… dedicado a todos ellos, a mis padres y a la Vida
© Six Roy

34 Responses to “MI INFANCIA SON RECUERDOS…”

  1. Aliénor Says:

    ¡Qué bonito!

    ¡Qué importantes son nuestros recuerdos! ¿Cómo se vivirá la Vida sin ellos? Sin reconocerte en el espejo, creyéndote 40 años más joven, ignorando acontecimientos decisivos de tu pasado…

    Para terminar con una sonrisa, y porque todavía podemos contarlo, un chiste:

    Dos viejitos en un banco. Uno le dice a otro ¿Te acuerdas de cuando decíamos “te acuerdas” y nos acordábamos?

    Un abrazo CrisC. Me ha encantado, me ha emocionado.

    Me gusta

  2. paraqueloleas Says:

    Me gusta cuando haces memoria, porque mientras lo leo (y de forma paralela) me vienen imágenes de “mi memoria”.
    Happy birthday ¿to you? Si es así, ¡Felicidades!

    Me gusta

  3. CrisCrac Says:

    En los recuerdos está la identidad, o lo está en buena parte. Lo malo de ellos es cuando, uff, te miras al espejo. O quizás no.

    Gracias por tu emoción, Aliénor (y por el chistecillo). Venga ese abrazo.

    Me gusta

  4. CrisCrac Says:

    Me gusta que te guste, y ojalá que la memoria suscitada sea buena.

    No es mi cumple ni el de nadie, lo que ha ocurrido es que wordpress no me admite últimamente las imágenes en movimiento y en mi pantalla sólo aparecían los globos estáticos, sin happy birthday alguno.

    De haberlo sabido, no la hubiera puesto. Ya la cambié, pero acepto y me apropio de la felicitación, gracias (hay que hacer acopio de afectos y buenos deseos a la menor ocasión).

    Me gusta

  5. Atticus Says:

    En los recuerdos está la identidad… No quisiera ser la mosca cojonera, pero el pasado no existe, el futuro aún no existe y el presente es de difícil definición. No obstante, es cierto lo que dijo el maestro Borges cuando alguien le preguntó -al propagarse el rumor de que la persona Borges no existía, que era un “nick” de un grupo de escritores argentino-: probablemente Borges no existe; yo sólo soy las ciudades que he visitado, los libros que he leído, las mujeres que he amado.

    De modo, que tendréis razón todos. El post es hermoso, evocador y justo. Sí, justo con toda esas personas que han pasado por nuestra vida y nos han dado algo. Sobre todo a las que dan algo positivo. Porque a las otras hay que borrarlas (la activa capacidad de olvido que dijo otro maestro: Nietzsche).

    Temo que no exista tal túnel. Pero si lo hay, pues que estén. Y que tengan una mesa, unos vinos, que se pueda hablar y escribir en el blog.

    Yo también me uno a esa felicitación anacrónica. Y si te vale mi afecto, me pongo a la cola. Que estamos necesitados siempre de cariño. De todos los tipos y colores.

    Me gusta

  6. paraqueloleas Says:

    Hay pasados que sí existen y está bien felicitarse por ellos:

    http://www.youtube.com/watch?v=8TjGWLdAsr4
    http://www.youtube.com/watch?v=yEUQfJrv7a4

    Me gusta

  7. CrisCrac Says:

    Lo dijo mucho y yo lo plagio, a Borges: aquello de ser probablemente.

    Indefectiblemente somos lo que fuimos, así que desde un punto de vista cosmológico el pasado no existe, tampoco el futuro. Y el presente, plop, como que viene siendo lo que no es y va a ser pero no acaba (cantinflas); pero desde la óptica de la vida, de la propia sobre todo, el pasado es un absoluto presente.

    En esto acuerdo con paraq, y con que hay que felicitarse.

    La primera vez que fui a Lisboa entré en la ciudad oyéndola: “Grândola, vila morena”. Tengo una fotografía en la Praça do Rocio con unos claveles en mi mano.

    Un beso, paraq, tú sabes por qué (y si quieres le das medio al
    tipo ése al que queremos y que está tan ocupado con no sé qué lío de palabras).

    Me vale en mucho tu afecto, Atticus, no en vano fuiste el primer protagonista de una de las secciones del blog, Isla de Kampa, que quiere ser una celebración de la Vida en una celebración de la amistad.

    Pero otra vez no te pongas a la cola, hijo, haz uso de servientrada.

    Se abre turno para pertenecer a ese club que inauguró Leguineche con su libro “El club de los faltos de cariño”. No es exactamente que estemos descariñados, es que necesitamos mucho, en grandes dosis, a tenazón. Qué ansia.

    Ahí va una cita de su libro que no necesita glosa:

    “Tienes la edad de la piel que acaricias”.

    Me gusta

  8. Atticus Says:

    Somos lo que fuimos… De verdad, de verdad, que no tengo voluntad de mosca cojonera y sí voluntad de voluntad, es decir, que aún que no exista (aún) el futuro, existe más que lo que ya no existe, porque el porvenir nos pertenece en mayor medida que lo que fue.

    Por supuesto, no voy a negar esa identidad más o menos confusa que nos conduce a través de la vida y que está hecha de memoria, frustración, gozo y dolor, creencias y asociaciones que se forman casi siempre sin quererlo. No soy tan radical.

    Me emociona la revolución de los claveles, y eso que no he tenido edad para vivirlo en directo, pero está en el corazón de los ingenuos, de los románticos y de los que creen que el futuro “puede” ser mejor que el pasado (no todo está escrito; sí puede haber progreso moral). Temo que los que tienen por debajo de los 40 no sólo no saben nada de esta canción, es que ni siquiera han oído hablar de la Revoluçao dos cravos.

    Sabes, CrisC, que el afecto es mutuo, y que te agradezo ese post y otras muchas cosas.

    ¿Das tú los carnets o me voy a ver a Leguineche que vive cerquita de aquí?

    Me gusta

  9. Atticus Says:

    Sé perfectamente que se escribe “aunque” y no “aún que” en el contexto en que lo usaba en la segunda línea de mi comentario. Estaba más pendiente de lo que quería decir que del cómo. Mis disculpas.

    Me gusta

  10. paraqueloleas Says:

    AttiC, tendremos que quedar para ver por enésima vez Blade Runner. Allí a los replicantes les implantaban recuerdos ajenos, porque si no no podían vivir el presente.

    Me gusta


  11. Estos días estuve ausente… Caminaba por un barranco… El abismo cortó mis pasos… Stop, stop, stop… Soy hija del viento… Me enredo en las ramas de los árboles y arrastro las bolsas que tratan de atraparme… ¿Qué es un Stop? El viento desconoce su significado… Silencio… Un punto… Un silencio largo, contenido, que muerde y corta la longitud de un pensamiento… Un stop, un stop…

    La calle lleva al río que arrastra los reflejos de mil rostros y vidas paralelas, las variables de un “insaciable deseo de carne, épica, canto y destrucción”…

    Soy presente difuso bajo el agua
    que embarra los caminos del futuro…
    No hay señales, no hay pasos que seguir…
    … perdida en… ¿el abismo?

    Me gustan las acuarelas… Universo… Universo…

    Algún día seré tierra, o una estrella en la distancia, o la fuerza de una hormiga… Soy y seré Universo…

    Me encanta CrisC.

    Sweet Jane…

    Me gusta

  12. Teresa Says:

    “Se canta lo que se pierde”, decía (creo) Juan de Mairena. Bella canción la tuya, CrisC. Y, efectivamente, leyendo el post, se “conviven” tus recuerdos y se evocan los propios.
    Me parece magnífica la frase de Borges que cita Atticus.
    Sin embargo, creo que es una ilusión, que a menudo os hacéis los hombres, no una realidad, la de “Tienes la edad de la piel que acaricias” (salvo que se dedique uno a la masturbación).
    Me sumo a ver Blade Runner. Me emocionan sus falsos recuerdos. Aunque yo desearía que me desimplantasen los míos.

    Me gusta

  13. Atticus Says:

    Me parece que no me explico bien. No estaba negando la vertiente psicolgista del asunto. Lo que dices es indudable. Yo estaba apostando por la vertiente moral: apostar por el futuro, hacer proyectos. Eso es tan real como el pasado, incluso más real.

    Pero veremos “Blade Runner”. ¿Qué versión? Me gustan todas. Qué película. Me identifico absolutamente con Nexus 6. Eso quería decir yo: el absurdo de la existencia es apostar por una vida incierta cuya duración no conocemos pero cuyo fin sabemos. Y aún así es nuestra vida.

    Tomo el asunto de los implantes como la dramática necesidad de ser humanos “hacia atrás”, de pertenecer, de construir una identidad.

    A mí la frase de Borges tampoco me convence, aunque indudablemente es hermosa. Anoche salí: mucha chica joven, vestiditos, escotazos. Y junto con el otro individuo que conmigo formaba la vieja guardia, empezamos a hablar entre nosotros de cierto hastío ante tanta bobadita de late teenager… A mí me gustan las mujeres; mirarlas, claro, quererlas, como no, pero también escuchar, hablar. En el fondo no quiero acariciar pieles tan jóvenes (CrisC me va a abroncar). Pero es que María Kodama era una pipiola al lado de don Jorge Luis.

    Me gusta

  14. CrisCrac Says:

    Eso de la identidad está muy bien, siempre que no se tome al pie de la letra (todo fluye) y no se lance contra otros.

    A mí la revolución portuguesa me llegó también a posteriori y como un eco en el que había una canción, flores y capitanes intrépidos.

    Ya te envío, Atticus, unos carnetes pa ti y pa el Leguineche.

    Hay que verla, paraq, las veces que haga falta (yo la he visto hace unos días). Son tantas escenas las que recuerdo, pero ésta última vez me volvió a impresionar la muerte de Zhora.

    Stop, stop, stop…

    El viento lo desconoce todo, no sabe que es un anciano a punto de cerrar los ojos y que vive en el silencio, como la quejumbre de las bestias, el alcor que se desploma bajo la lluvia o el fragor de la tormenta, porque sólo el hombre, que sabe callar, habla.

    Stop, stop, stop…

    Acuarela es uno de los más bellos vocablos del español. Un “insaciable deseo de carne, épica, canto y destrucción”… Me suena, Clothbbi.

    Gracias por la belleza que atribuyes a mi canción, Terétty. Llámame CrisC.

    La frase de Leguineche es bellísima, nada más, no pensaba en quiénes ni otras cosas al elegirla. Ahora me doy cuenta de que se presta a la hermenéutica. Pero ya que lo mientas…, eso de la masturbación es una leche.

    He visto la versión del director, Atticus. A mí no me aporta nada, excepto la poética del unicornio, y me resta cosas. Prefiero la del productor. La Vida es nuestra, comámosle los morros. Lo de que te voy a abroncar no lo pillo, no sé que…, más hermenéutica de Leguineche, supongo. No era tan importante. Estoy por quitar la frase.

    A mí también me gustan las mujeres… vuelta y vuelta.

    Me gusta

  15. JoseV Says:

    El pasado y sus recuerdos, son fundamentales como referencia (fundamentalmente para no repetir errores cometidos). Pero pueden convertirse en una trampa, si nos quedamos enredados en ellos (tanto si es como objeto de mortificación, como si se convierten en un anhelo de vuelta atrás). Esto paraliza y consume nuestro bien más preciado. Aparentemente, parece que somos nuestros recuerdos. Pero solamente es eso, una apariencia. Por lo menos esa es mi creencia.

    El presente es lo único que existe y en el que se puede actuar. Por ello, no hay que malgastarlo teniendo la mente en el pasado o en el futuro. No estoy diciendo que no se mire tanto en un sentido como en el otro (pasado y futuro) para tomar referencias.

    El futuro… ese es donde ‘podemos’ poner las “ideas objetivo”. Con la única intención de marcarnos una dirección. Pero inmediatamente debemos de poner nuestra atención en el presente. ¡Es lo único que existe en nuestro universo! Y paradójicamente no tendría sentido sin un pasado y un futuro.

    Me gusta

  16. Henry Says:

    Voy a dejar un link porque a veces la musica expresa mas lo que siento: son amigos de Infancia y son, creo, buenos músicos, hay gente de mi edad… Padre, Madre, una familia dedicada a la música, que son ya 40 años de trabajo y de más cosas… Escribo muy regulín en Castellano, y vistos los buenos bloggueros que hay por aquí, prefiero dejar unas notas de música. un saludo. (la muerte del gallo no me sorprende nada…)

    http://www.youtube.com/watch?v=_QHkBtkFqRY&feature=related

    Me gusta


  17. El viento… Una vez leí…

    “detrás de las formas sin consuelo
    el día se abre como un canto doloroso
    un alarido mágico formulador en el viento”

    Y me dices: “porque solo el hombre que sabe callar, habla”… Y recuerdo otras palabras…

    “Alguna vez sabrás por qué hablas menos de lo que dices. Alguna vez conocerás lo que ya habías dicho dijiste. Sólo tú puedes hablar del hablar porque es tu emblema, tu flagelo.

    Aún ahora, también ahora, sílabas hostiles disuenan en tu cuerpo. Pero tú sabes que un día se libertarán, irrumpirán, y nunca dirás las palabras de todos, aquellas que no aceptan servirte porque a ti no te sirve”.

    Clothbbi

    Me gusta

  18. CrisCrac Says:

    Alguna de aquellas magníficas rubias platino, probablemente Mae West, dijo aquello de que a los hombres les gustaban las mujeres con pasado para hacerse un futuro con ellas…, o algo así.

    El pasado es algo muy firme, tanto que a veces arruina el presente de algunas personas. Conozco casos de gente a quienes el pasado aún les impone un IVA de lujo a su presente e indemnización por despido.

    En cuanto a los recuerdos, hacen posible la continuidad entre quienes fuimos y quienes somos y, quizás, queremos ser. Acuérdate, socio, de aquellas lecturas nuestras, de cuando no levantábamos tres palmos del suelo, sobre las hazañas de Churruca, Gravina y Alcalá Galiano. Qué fervor lector y patriota poníamos.

    No creo que haya que especular mucho al respecto.

    Siempre son bienvenidos tus escarceos con el castellano y tus links, kike.

    Este tema que has agregado tiene resonancias de los setenta y de la experimentación de entonces, sobre todo en los teclados. Qué buen batería, pardiez. Y qué excelente tema.

    En efecto, el gallo se la buscó.

    El viento puede ulular toda una noche, pero es silencio, no introduce una alteración en el continuum natural. El ser humano sí.

    Hablar del hablar…, seguro que Atticus quiere decir algo al respecto. Lo del flagelo es más cosa mía. La palabra es un destino.

    Todo lo que entrecomillas es bastante críptico, Clothbbi, pero no disuena (qué buen verbo, caray).

    Me gusta

  19. Atticus Says:

    Me das mala fama, CrisC: hablar del hablar, o sea, el metahablar, o el metadiscurso… No hay manera, no puedo salir de la espiral que trazaron Saussure y Heidegger. Del primero que hable Signos (que debe estar en un cenobio budista) y del segundo… ¡Nadie, por favor!

    La palabra es un destino. Y, además, roturable.

    Pero si me lo permitís, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, leed el estupendo libro del ahora ministro Ángel Gabilondo “Alguien con quien hablar”.

    Me gusta

  20. CrisCrac Says:

    Signos es más de hablar sobre lo escritural (o de la defensa en zona).

    En cuanto a lo del cenobio, no sé, me da a mí que más bien está en algún lugar del Caribe, en algún fiordo noruego o, tirando por lo alto, en la manga del mar menor.

    Heidegger, el pipisuegra, gabilondo…, vaya mix. ¿El libro ése que dices, Atticus, atenúa el dolor cordial? Es que me duele.

    Me gusta

  21. Atticus Says:

    A ver, por partes. Si puedes,le dices a Signos que te haga hueco en el Caribe. Si está en un fiordo noruego, que hable bien de ti a las noruegas, no es difícil. Y te vas. Lo de la Manga del Mar Menor es un mal menor (chiste fácil, I’m sorry).

    El libro de Gabilondo es sintomático, nunca puede solucionar la vida. Es cosmético y circunstancial. Como todos, con excepción de los de autoayuda, que son simplemente mentirosos y pornográficos (en el peor sentido de la palabra). Es un libro fácil, amable, de la vida corriente. Probablemente atenúa, también estimula. Y consta de artículos breves; recuerdo por ejemplo el que da título al libro y otro que se llama “Una ducha y un café”. Prueba. Es más barato que un chute de cualquier sustancia. O prueba con este otro: “El primer trago de cerveza y otros placeres de la vida”, de Philippe Delerm. De ambos hay edición de bolsillo, por si la paga no ha llegado al banco.

    Me gusta

  22. CrisCrac Says:

    Que está en el Caribe, dice Signos, y que ya no hay sitio.

    Pero que si vamos al mal menor del Mar Menor (muy bueno, ÁttiC), digamos que vamos de su parte (suya). Te sugiero, querido Atticus, que cuando vuelva le hagamos una operación de amígdalas con una cosechadora marca acme.

    Una ducha y un café…, me gusta. Te puedes duchar solo y sólo ducharte, y tomarte un café solo o sólo un café. O una cerveza, que también está bien. Y si te rascas la espalda al ritmo de una bachata, vamos, para dar envidia al entero panteón olímpico.

    Leibniz tenía razón: éste es el mejor de los mundos posibles.

    Me gusta


  23. Leo a Miguel Hernández… Entro en tu blog… El dolor cordial… Y vuelvo a repetirme… ¿El dolor cordial?… (Suspiro)… (Vuelvo a suspirar)… Pienso… Y vuelvo a pensar… Y… (Suspiro)… El mar es imprevisible, te abraza, te envuelve… Puede darte la gloria o arrebatarte la vida… No soy mar… Infinito, intenso… Soy solo agua… Impredecible al derramarse… ¿Gravedad?… Una ola… Una ola se lleva parte de un sueño, me arrebata las huellas de una playa… No, no las alejes… Quiero deshacerlas con las manos, sentir su volumen entre mis dedos… Escuché la voz de la razón… ¿Dolor cordial?… Las pasiones me han mandado el rugido de una ola… Ladra, muerde… Infinito, intenso… El mar y la luna, el mar y la luna… La luna late y el mar la busca… El mar y la luna, el mar y la luna… Universo…

    Me gusta


  24. Y el mar late en sus mareas… Y la luna le toca en su reflejo… Y quiere bañarlo en su luz clara… Sal dolorosa… Sal amarga… Por la distancia, por lo imposible… El mar es salado, el mar es agua con luz de luna… El mar late y la luna… Sal dolorosa… Sal amarga…

    El horizonte es el encuentro… El horizonte es una línea… Una línea es la unión entre dos cuerpos…

    Buenas noches CrisC… Seguiré escribiendo en mi libreta…

    Me gusta

  25. CrisCrac Says:

    Estás últimamente muy críptica y lírica a un tiempo, Clothbbi.

    Me gusta. No diré que no. Pero advierto como una cierta tristeza: ¡alto ahí! Va a ser que te prometimos, Atticus y yo, unos cromos de bambi y un frigopié a cambio de una carita fea y, claro, no sabes.

    Don’t worry, criatura, que te los regalamos igual y además añadimos una Samsonite Travel Luggage con ruedas de silicona ramona llenita de gominolas de pepsicola y chuches de frutas. ¿Hace, Clothbbinaria (géminis)?

    Cordial. (Del lat. cor, cordis: corazón, esfuerzo, ánimo). Dolor. (Del lat. dolor, doloris: ay, ay, ay, huy, huy…, jaté, oyes). Ya pasó.

    Dulces sueños (Atticus, dile algo a la chiquilla, que la veo un tantico flux).

    Me gusta


  26. :-)Lo vuelvo a leer…
    Es que está hasta el cazador… 😉 Gracias CrisC, ¡¡GRACIAS!!

    Me gusta

  27. CrisCrac Says:

    Lo vuelves a leer… ¿el qué? ¿Hasta el cazador? ¿Y gracias?…

    Es igual, no me lo expliques, pero deja de tomarte ese colacao caducado, de inhalar red bull a razón de dos cada seis horas o de snifar alubias del barco y vuelve a la cosa verde, ya sabes, los germinados, la alfalfa, las levaduras de cerveza y todas esas pócimas naturales.

    Vuelve en ti, criatura. Hosannah…

    Me gusta

  28. JoseV Says:

    ¿Qué está pasando en el ciberespacio, socio…? Cada vez estoy mas confuso.

    Me gusta


  29. Ya he vuelto 🙂 en mí… Jajajja… Me estoy acordando de Santa Teresa!!! Jaja…
    Nada, que se me va la cabeza a ratos… Deben ser las alubias del barco… Jajajaja… No me hagáis caso… Creo que llevo dos días delirando por la fiebre… La gripe de primavera, que es muy mala.

    Un abrazo!!!

    Me gusta

  30. Romi Says:

    Como el futuro se acorta a la par que se alargan los recuerdos, éstos se convierten en presente cuando ya no queda mucho que Vivir. Tenemos la obligación de construir unos maravillosos recuerdos que alegren nuestra ancianidad.
    ¿Te apuntas?

    Me gusta

  31. CrisCrac Says:

    No sé…, ¿qué pasa en el ciberespacio, socio? Va a ser que la noche te confunde. Y es que tanto trasnochar, tanta copa, tanto castigar el cuerpo (el sutil, el espectral y hasta el patafísico). Los chakras van a ser (mayormente).

    Deben de ser las alubias, Clothbbi, porque ahora mismo no pillo qué tiene que ver en todo esto la santa. O la fiebre. O la gripe. O que no te has tomado la pastilla. Háztelo mirar, no vaya a ser que te pongas a conducir en contradirección, te vuelvas, plop, una mujer seria con terno de armani o te vayas a cantar las mañanitas a la sede de Génova. Muaquis.

    Me gusta tu comentario, Romi. Hace tiempo pensé que debía vivir la Vida de tal modo que, al llegar a la ancianidad, pudiese mirar atrás y confesar que había vivido. Así que sí, me apunto. Ya me pasas formularios, página web de enganche y lo que se te deba.

    Y que digo yo, porretas del swing & danzing, que si alguien se quiere descolgar por aquí con un chamullar laudatorio sobre la gesta de los indios atléticos ante los reds, pues…, que puede hacerlo, ea, que no se os van a caer los anillos ni venir abajo los alares de las rebajas de zara, panda de socas, que no estáis al queo de lo que es verdaderamente importante: Aúpa, Aleti.

    You’ll never walk alone…

    Me gusta

  32. Atticus Says:

    Lo siento, CrisC, yo ayer animaba a los verdes… Tú sabes de qué hablo.

    No obstante, esta mañana, he explicado a mis jóvenes alumnos qué era eso de un equipo del pathos, qué era una gesta, y qué un ridículo. A la salida, una compi ha propuesto declarar a Forlán patrimonio de la humanidad. Y no precisamente por sus goles… Atlético que es él.

    Me gusta

  33. CrisCrac Says:

    Ahora no caigo, en eso de los verdes, quizás… Ya me cuentas.

    “Equipo del pathos” a tus tiernos discípulos…, ya veo, si luego los administradores de la impostura y de la estupidez te acusan de “asebeia” (impiedad) y corruptor de la juventud, no te quejes. Hasta les hablarás de la alegría de vivir sin culpa.

    Es lo que tiene: ser poeta, libertario y disoluto. No son posibles la lucidez, el coraje y la elegancia sin que la obscena vulgata te haga pagar el peaje de la tribu.

    Diego Forlán es un gran tipo (atlético). Nos plagia.

    Me gusta

  34. Henry Says:

    para volver a citar un Frances Marcel Pagnol: la gloria de mi Madre y El honor de mi padre no se si estaran traducidos… si alguien lo sabe lo digo para no perder el hilo… de los recuerdos. Se adaptaron pelis muy buenas de la vida de Pagnol.
    Un saludo.
    ah!!! lo siento vamos hacer doblete este año… ya que el atleti y la crisis se salen este año.
    un beso a todos y todas o lo contrario… mejor. salut.
    aqui va un poco mas de musica del 2005 hecha por gente del 70… que disfruten.

    http://www.youtube.com/watch?v=yL7f6Tof41I

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s