TOPLESS

31:::mayo:::2010

“Oh sí, la conozco.
Esta mujer yo la conozco: ha venido en un tren (…)
abriendo con amor el aire, abriéndolo con delicadeza exquisita
como si caminara surcando un trigal en granazón”.

Dámaso Alonso. Del poema “Mujer con alcuza”.

Más de una vez, y de dos, y de tres, y habrá muchas más, he mostrado
en este blog mi devoción, mi deslumbramiento de raíz adolescente, mi vulnerabilidad, ante esa divina geografía de la fémina belleza.

Hay mujeres mastectomizadas.

No sé si puedo decir algo que no raye en la frivolidad o en el mal gusto, y tampoco quiero caer en el sentimentalismo.

Quizás sólo quiera expresar, sólo quiero expresar, mi cariño, mi respeto, mi solidaridad y, desde luego, sin reservas mi deseo.

http://www.youtube.com/watch?v=OLe5qHSAPZU

… dedicado, de nuevo, a todo el personal del I.V.O.
© Six Roy

POÉTICA DEL INSTANTE

24:::mayo:::2010

“Si a un instante le digo alguna vez: ¡Detente, eres tan bello”…
Fausto. Johann Wolfgang Von Goethe.

Hay instantes difíciles de adjetivar. Se resisten al sentido, a la lógica discursiva que los quisiera sujetar a concepto, al Tiempo mismo del que son substancia. Parecen suspender el flujo mismo del Universo, poner a la Vida en un paréntesis contrafáctico o deslumbrar con su fulgor al corazón humano.

El problema del Tiempo llevó a algunos filósofos a decir del instante
que es el Ser. Hoy los físicos tratan de atraparlo en los aceleradores de partículas, o en ecuaciones imposibles. De los vendedores de humo y apocalípticos del Armageddon, nada que decir.

Contaba el actor Fernando Fernán Gómez que antes de entrar en Madrid las tropas franquistas, y cuando ya el gobierno republicano se había marchado, hubo unas horas de absoluto vacío de poder, de una extraña suspensión. Y que paseó por la capital con una sensación de irrealidad. Imagino esos instantes del modo en que me expreso aquí.

El cine nos ha llenado los ojos con ellos. Edward Hopper lo intenta.

A veces, cuando un semáforo rojo detiene el tráfico pero el muñeco de los peatones sigue ahí, rojo también, entonces ese instante parece congelar el Tiempo y, sin embargo, es la inflexión más nítidamente real de cuanto acontece antes y después.

La infancia es el reino del instante mágico. Su paraíso perdido. Los sueños hacen equilibrios en sus nemorosas lindes.

Algo así deben de sentir esos tipos que flotan en el interior de un avión que hasta ese instante había desafiado a la gravedad para de inmediato volver a ser su hijo pródigo.

Algo así sentimos al despertar a la obscuridad de la noche.

La experiencia del orgasmo…, ¿se puede apresar ese instante de Eternidad? Menos mal que siempre hay unos ojos infinitos que nos impiden la tentación de la locura.

“… lo cierto es que de esos objetos absolutos no sabemos nada”.
Fernando Montero Moliner (fue un honor y un privilegio ser su alumno).

http://www.youtube.com/watch?v=YsBjA6CO1jU

… dedicado a Clothbbi, por su dulce alegría y por el año que suma hoy
© Six Roy

LENCERÍA NO, GRACIAS.

15:::mayo:::2010

“Ven (…) pisoteemos seda, desgarremos la gasa/ que nubla las magnolias,/
y la desobediencia sea privilegio nuestro (…) Por entre los calados respaldos/ Louis se acerca a los vientres tersísimos/ de las copas y los hace sonar”

Anna Rosetti. “Indicios vehementes”

… pensaba yo el otro día acerca de las féminas lencerías.

“¡Heyssshh! ¡Alto uztede vuzotro a la Guardia Siví contra las parafilias!” Tranquis, piconengs, que se trata de fobias o parafobias. Más bien.

No me va la cosa lence, incluso me repele. Lo siento.

Los íntimos lienzos féminos no me llaman, muy al contrario, los sujetadores me parecen cinchas de tortura, yugulantes correajes de castigo; los ligueros, o como quiera que se llamen esas hórridas tracerías, me dentean; y de sólo imaginar el aparataje de posibilidades en otras prendas, hasta me duelen los arrabales.

Iconoclasta en tanto, también en esto.

Los velos y veladuras, los chantillís, organdíes y satenes,
los tules, las gasas, las pretendidas sutilezas artificiosas, las texturas insanas, el nylon, la lycra, el rayón y todo eso…, lo siento, no nací para tal fruición ni fricción.

Me rechina la piñata, y en esto soy inflexible: ¡No!

Y es que no me van las odaliscas, no me ponen las maderas de oriente ni las chicas de los music hall con más plumas que crazy horse…, prefiero el arquetipo simple del imaginario masculino urbano: la vecina del quinto, duchadita al punto, vestido liviano de andar por casa y recién traídos el pan, puesto el café al fuego, y los cruasanes… Y pa qué látigos.

No detallaré lo que me gusta, a ver, faltaría más que yo hiciera en este foro…, al fin y al cabo público, elenco y panegírico de mis filias (esos culottes, por dios, que no sé cómo es posible que haya ateos todavía), pero sí diré que en esto, como en tantas otras cosas, tiendo a lo minimalista, a lo simple y sencillo, a lo sutil y a la ingenuidad…

Porque el roperío interno de la fémina debe ser, sobre todo, ingenuo. Casi tanto –pensé- como los hoyitos del sacro…, que más que un valor erótico tienen un no sé qué de tierno, dulce e ingenuo.

El porqué de este contraste entre la lencería hard y el omnipresente factum de ingenuidad en la ropa interior de las mujeres (braguitas con fresas o gatitos, sutis con personajes de dibujos animados, camisetillas o pijamas con ositos …), no es, desde luego, asunto baladí.

Algo de nosotros nos está diciendo, y nos aboca a reflexionar acerca
de la condicion humana misma, no exagero, y sobre el papel de lo erótico en nuestra ingénita configuración, a saber, en nuestra alma (sé que al simple, al perverso o al torturado esto les parecerá mentira. Cuidaos de ellos).

Su elucidación teórica no se halla al alcance de mi magro intelecto.
Lo mío es la nemorosa intuición poética. No más.

(y la degustación…)

http://www.youtube.com/watch?v=A2UI-iA-ZcQ
http://www.youtube.com/watch?v=ICsEPp7FZZI

© PM476

ANATOMÍA DE UN BLOG

8:::mayo:::2010

Hace algún tiempo un amigo suspendió su blog. Por incomparecencias.

Los que escribimos un blog suponemos que interesa a nuestros amigos.
Lo suponemos. Aunque no podemos saber si hacen comentarios, le decía yo, “por amistad o porque les interesa de verdad”.

De los que no comentan o lo hacen de uvas a peras, de los desaparecidos, entiendo algunos casos y los otros son para mí como el trino Verbo, la física cuántica o el correcto cocimiento del pulpo: un misterio.

Cada bloguero ha dado ilusionado su direccción a decenas de personas. A decenas. Pero “son muy pocas las que entran y comentan. ¿Por qué? Difícil saberlo”.

Respecto de criscractal, le decía: “nunca he dejado de sospechar que pudiera ser el vehículo de mi narcisismo (…) Y siempre tengo a tiro esa pulsión que combato con todas mis fuerzas”. Y lo intento.

También es verdad que cuando no soy ferozmente crítico y autopunitivo, pienso: “disfrútalo, melón”. Y, como Nietzsche, me digo, necesito lector@s elevad@s, esto es, sensibles, delicad@s, no más, amables. No más.

En momentos muy dolorosos de mi vida he encontrado que amigos, amiguetes y coleguerío vario, le decía yo, “no han estado a la altura de lo que esperaba (no mucho: una llamada, un email, un café)… Yo estaba roto de dolor y soledad, y ellos a su cosita de pitecantropus”, a su bonita tele y a la infralogística de sus tripas, “¿por qué iban a participar en mi blog, algo insustancial, si ni siquiera se planteaban ayudar a cicatrizar mis costurones de sangre?”.

Que disfruten de su ágrafa felonía.

“… mi visión de la naturaleza humana es sombría”, le decía yo a mi amigo. No me voy a disculpar ahora por eso.

Si alguien te sabía o debía saberte desangrándote de soledad y no era capaz de alzar un teléfono, anotar un email, invitarte a un café…, ¿cómo van a reparar en lo que supone para ti la escritura? No tienen por qué. Y eso hay que respetarlo.

Pero si no entienden que habito en mi escritura, mejor que me olviden.
Y que lo disfruten también. Cada uno de su tabaco y tres por dos calles… Y tan ex-amigos.

Mi amigo, por cierto, dejó su blog.

Ahora se gana honradamente la vida pasando red bull de estraperlo a la salida de los colegios del opus (eva zoraida del señor se llama, la salida).

… dedicado a mis fiel@s comentarist@s
© CrisC

IMÁGENES DEL PARAÍSO

2:::mayo:::2010

Img. 1

Domingo por la mañana. Abro los ojos, estoy abrazado a mi osezno de peluche. A mi lado mi mamá me mima. Tengo hambre. Teta. Y otra vez teta. Chupete. Nana. Arrullo. Me duermo otra vez. Soy inmortal.

Img. 2

Domingo por la mañana. Sol. Estoy en la cama, mi hermano pequeño duerme apaciblemente en la de al lado. Oigo las voces susurrantes de mis padres. Huele a café, y al tabaco de mi padre. Me doy la vuelta…, voy a dormir un poco más.

Img. 3

Domingo por la mañana. Sobre los cristales de la ventana de la alcoba
la lluvia desgrana las notas de su canto. Oigo el susurro de las voces de las niñas. Se asoman. Se acercan sigilosamente… Doy un salto y desventro un rugido, salen despavoridas. Se acercan poco después, abro un ojo, se arrojan sobre mí, peleamos, nos damos almohadazos. Se van. Sueño.

Img. 4

Domingo por la mañana. Afuera la ventisca contuerce su biliosa quejumbre. Conecto la radio, emite una entrevista a una escritora. Preparo mi desayuno. Vuelvo a la cama. Leo. Me voy adormeciendo, me duermo. Y sueño.

Img. 5

Domingo por la mañana. La Primavera inocula mi dormitorio con sus efluvios florales. Apenas puedo moverme, porque despierto junto a cuatro deliciosas huríes que ronronean junto a mí con demandas perentorias e inconfesables y… Y el resto es cosa mía.

Img. 6

“CrisC”… Soy inmortal.

“Puede que el paraíso no sea/ sino una sonrisa/ mucho tiempo esperada/
y una boca/ que susurre nuestro nombre”.

Jaroslav Seifert. Del poema “Tan sólo una vez”…

dedicado a mis hijas, mi real paraíso
© CrisC