TOPLESS

31:::mayo:::2010

“Oh sí, la conozco.
Esta mujer yo la conozco: ha venido en un tren (…)
abriendo con amor el aire, abriéndolo con delicadeza exquisita
como si caminara surcando un trigal en granazón”.

Dámaso Alonso. Del poema “Mujer con alcuza”.

Más de una vez, y de dos, y de tres, y habrá muchas más, he mostrado
en este blog mi devoción, mi deslumbramiento de raíz adolescente, mi vulnerabilidad, ante esa divina geografía de la fémina belleza.

Hay mujeres mastectomizadas.

No sé si puedo decir algo que no raye en la frivolidad o en el mal gusto, y tampoco quiero caer en el sentimentalismo.

Quizás sólo quiera expresar, sólo quiero expresar, mi cariño, mi respeto, mi solidaridad y, desde luego, sin reservas mi deseo.

http://www.youtube.com/watch?v=OLe5qHSAPZU

… dedicado, de nuevo, a todo el personal del I.V.O.
© Six Roy

16 Responses to “TOPLESS”

  1. Aliénor Says:

    Este comentario no lo pienso.

    Has hecho un regalo a muchas mujeres y, además, lo has guardado en la carpeta más adecuada, LA FORTUNA DE VIVIR.

    Lo voy a imprimir para que lo lea Ana.

    En su nombre, ¡gracias!

    Me gusta

  2. CrisC Says:

    Si no lo has pensado, será porque lo has sentido. Cuando decidí la carpeta, no tuve dudas; será que lo sentí así.

    Un beso a Ana. Y, por supuesto, de nada.

    Me gusta


  3. Totalmente de acuerdo con Aliénor :-). Gracias, CrisC.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Insisto, de nada. Totalmente.

    Me gusta


  5. Y… Lo vuelvo a leer y me encantan los versos que has seleccionado de Dámaso Alonso… ¡Qué imagen tan bella! “Abriendo con amor el aire”… Me encanta, CrisC,
    me encanta…

    Me gusta

  6. JoseV Says:

    Me ha llamado la atención el tema, ¡qué casualidad! La semana pasada operaron a mi cuñada de lo tipificado como: “carcinoma ductal infiltrante en mama derecha”.

    Esta circunstancia, ha hecho que me haga consciente, que hay muchas mujeres afectadas por este problema. Simplemente, extrapolando la cantidad de mujeres del circulo cercano a mi cuñada, que han manifestado similares diagnósticos. También ha hecho que me ponga a leer en profundidad sobre el tema… lo siento pero lo mío es el análisis.

    Me gusta

  7. Romi Says:

    Escuché en la radio que está aumentando el cáncer de mama entre los hombres: se diagnostica como “cáncer de seno”. Explicaban que los hombres afectados se sienten doblemente estigmatizados, por la enfermedad y por sufrir un mal atribuido solamente a las mujeres.

    Un doble besito para ellos, también.

    Me gusta

  8. Atticus Says:

    No me siento capaz de escribir nada que aporte algo a este post. Es doloroso y bello. Los versos iniciales parecen impedir algo mejor, pero no es así, lo agrandas.

    “Abriendo con amor el aire”, imposible escribir algo mejor, tiene razón Clotho.

    Eres sintético en las palabras. No es preciso más. No puedes decirlo mejor.

    Me gusta

  9. CrisC Says:

    A veces los posts son premeditados y muy elaborados, esta vez no. Salió así. Hace poco vi una mujer atravesar un puente de autopista, inmigrante, con bolsa. Persigo su post.

    Un besito a la cuñada y un abrazo de apretar, socio, de esos que son probadamente terapéuticos.

    Yo también he oído hablar de ese particular cáncer masculino. Los hay de mujer, hombre o incluso animales, pobres míos, que también los padecen. Así que un doble beso para todos.

    Pues sí que has aportado algo al post. Cómo no. Y no es fácil.
    Yo también lo siento como lo dices, es “doloroso y bello”. Atticus…, adónde iríamos tú y yo sin mujer.

    Me gusta

  10. JoseV Says:

    También he leído sobre el cáncer en los animales y de seno masculino. Mucho menos frecuente (de momento). El cáncer, es una “enfermedad” muy especial. Son nuestras propias células que involucionan (por “mutaciones azarosas” dicen) a estados previos a la especialización y con actuación, digamos egoísta (por su alocado crecimiento sin autocontrol, que suelen poner en jaque al organismo completo). Egoísmo. Lo opuesto al amor. Si bella la frase “abriendo con amor el aire”.
    Gracias socio… los abrazos cordiales siempre son terapéuticos.

    Me gusta

  11. CrisC Says:

    Pues eso, abrazos cordiales, ¿pedirán receta?

    Me gusta

  12. Aliénor Says:

    ¡Cómo reconfortan los abrazos de verdad!

    Los que se dan sin miedo y sin distancia porque no preludian, no obligan, no violentan. Los que se reciben de igual manera.

    Los que te hacen sonreír mientras te espachurran. Los que te permiten llorar solitariamente arropada. Los que sirven de refugio. Los de bienvenida, y los de despedida. Los abrazos de los hijos, de los padres, de los amigos.

    Espero que nunca se pida receta por ellos.

    Me gusta

  13. CrisC Says:

    Es cierto, Aliénor, reconfortan. Y cuando los damos, pues igual. Ahora que pienso, que no suelo, prefiero darlos a recibirlos. Una manía de exjudoka será.

    Claro, está ése del que es mejor huir: el del oso.

    Cuando abrazo me gusta meter el hociquete en el cuello, bajo
    la oreja, y aromarme un poco con el unto suave de esa piel, y ahí deslizar un besito, muá, o dos, muá, muá, si se tercia.

    Cuando abrazo a mis niñas, parezco un orangután. Qué besucón.

    Esto último a ti no, Atticus, ni a ti, Signos, JoseV, Henry, Fer, Felipe, Satie…, nosotros a lo nuestro: el abrazo viril, masculino, sin florituras ni tocamientos, cuidao que corra el aire, con fuertes palmadas de derribo en los omoplatos, arroncando la voz, carajo, como toca entre machos de pelo (poquito, poco) en pecho.

    Y sin receta, gratis, porque sí.

    Me gusta

  14. Aliénor Says:

    Alguien me dijo una vez que a esa zona en la que amontonas tus besos se le llama fosa supraclavicular o “fosa del amor”.

    Me gusta

  15. CrisC Says:

    Me encanta la fosa mariana ésa que dices, Aliénor, pero yo me refería al huequecillo de apenas un pulgar que se agazapa tras el pezón de la oreja. Y, además, hay dos (huequecillos).

    Me gusta

  16. Mariel Says:

    La verdad es que no creo que pueda decir nada interesante acerca del post, y no creo que pueda porque soy proclive a pecar precisamente de lo que tú huyes.
    Quizá solo haga falta agradecer tus palabras, por la parte que me toca, o mejor dicho, que me puede tocar. Mis pequeñas gemelas y yo lo hacemos.
    Por suerte o desgracia, no sólo vosotros, sino también el resto, tendríamos poco que hacer con el cromosoma XX extinto. Más que un don, es un círculo vicioso vida/muerte tan extraño como bello que nos viene de serie. Ya lo dijo un grande: “Me duele una mujer en todo el cuerpo”.
    Por cierto, si yo fuera uno de los homínidos a los que te has referido preferiría el primero de los dos abrazos que describes… dónde va a parar…!

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s