NAVIDAD DE 1914

25:::diciembre:::2010

“Feliz Navidad” (2005) es un film de Christian Carion. Imprescindible.

Excelentes actores, buena música, estupenda puesta en escena. Es un
film bélico. Alguna vez leí que las mejores películas de guerra son siempre antibelicistas. Absolutamente acuerdo con ello.

La historia del film tiene como referente un hecho difuso pero real: la confraternización en la Navidad de 1914 entre distintos ejércitos cuyas trincheras estaban frente a frente. En todas las guerras ha ocurrido.

Es netamente cine europeo. Se nota. Es una producción francesa, belga, alemana, británica y rumana. En alguna trinchera de Europa se enfrentan los alemanes, de un lado, y escoceses y franceses de otro. Las tres tropas están al mando de tenientes. Lo que significa es esto: pocos soldados, desasistidos
del mando y pringaos.

Por un azar, comienzan a confraternizar. Juegan al fútbol. Beben. Cantan.
Se celebra una misa, el sacerdote la oficia en latín.

Fútbol, misa y latín no son datos irrelevantes.

Enterados de esa hermandad, los mandos superiores de los tres ejércitos, además de un repulsivo obispazo, castigan esa osadía de los hombres, a veces con terribles destinos. Supongo que en la guerra real fue parecido.

La guerra prueba la estupidez humana y es una feliz ocasión para los canallas. Y, paradójicamente, también para alguna de las mayores alturas a que puede alzarse la condición humana.

Paul McCartney editó en los ochenta una bonita canción y un delicioso videoclip que relata exactamente la misma historia. Los soldados de ambos bandos juegan al fútbol, beben e intercambian fotografías… Está en este primer link. Vedlo. Preciosa canción, emotiva historia; demoledor, hermoso
y poético final.

http://youtu.be/J7ErrZ-ipoE
http://www.youtube.com/watch?v=G9xqYmKH2i4

He dicho que esta película es de imprescindible visión, y no suelo, pero lo repetiré: es de imprescindible visión.

Feliz Navidad.

https://criscractal.wordpress.com/2009/12/25/navidad-en-yeniceburcek/

© CrisC

andaba yo el otro día cocinando y, en ese entreacto, picoteaba

y rendía homenaje a mi gaznate, como suelo en menesteres de este jaez, con una bebida de tiento cálido, natural acariciante y solera; en este caso, un vino blanco

“qué rico está”, penséme mientras emitía juramento en bajo hebreo…, “y cómo me transporta a los aromas del verano”…, efluvios éstos que son los del vino blanco, la yerbabuena, el limón, la colonia álvarez gómez, la playa y los de esos días de sol que lo abrasan todo y, tras las persianas, uno asiente a los requiebros de la penumbra, gatamente se aquieta y sestea: dolce far niente, eso es la dignidad de la vida y no el taylorist hard working

esto fue por la mañana y, por la noche, en ansias de jambre inflamado repito las maneras del mediodía: zas, lingotazo va y viene al blanquito mientras proceso al fuego viandas de variado porte, textura y lo que viene siendo la coló

y me digo “qué rico este vinillo”; y emito juicio: “parece un albariño”

suelo tomar vinos de unos pocos euros y, de vez en cuando, de unos pocos más, esto quiere decir que mi cultura enológica es limitadísima y mi capacidad de discriminar sabores, uva, terruño o denominación está entre el cero kelvin y el patatero

pero acerté: era un albariño, y no lo había advertido al abrirlo

esto querrá decir que mi bolsillo y otras circunstancias de mi vida serán de clase media urbana, liberal y tal y tal que si pascual o como se quiera eufemistizar aquí el condumio conceptual…, pero cuidadín que el hocico alarico lo tengo, a lo que se ve, aristocrático & up blue blood y preparado para la cata de nobles caldos

vamos…, que el sumiller del bulli ya puede ir looking for curro to palm beach pollensa, ya te digo, y ya que digo, digo yo que por este marketing por la patilla, alguna bodega ya podría

© VilBill

MAIA MORGENSTERN

8:::diciembre:::2010

absolutamente me fascina, esta mujer

la he visto en el film de angelopoulos la mirada de ulises, junto a uno de mis actores fetiche, harvey keitel, pero a ella no la recuerdo, sólo la sé del film de mel gibson la pasión de cristo

no he visto de esta película más que secuencias sueltas cogidas al vuelo
en televisión; no me gusta, entre otras cosas por su tosco antisemitismo, por su complacencia tortuosa en la violencia

pero siempre que ocurre voy en busca de ella, de maría, y me quedo embobado mirando su rostro, su sufrimiento, su clamoroso silencio, su amor sin posible adjetivación

compone un arquetipo a la altura de la tragedia clásica

ni siquiera me atrevo a llamarla actriz, me sabe a poco, o a tanto…,
¿pero por qué no es maia morgenstern la actriz más famosa, reconocida y celebrada en el orbe de la cinematografía actual?, ¿quién es esta mujer?

cada vez que aparece en el film, ella se apodera de mí

http://www.youtube.com/watch?v=MGMwhft0yfo

…dedicado a mi madre
© Six Roy

CINEMA PARADISO

1:::diciembre:::2010

“Cinema Paradiso” es un film italiano de 1988, dirigido por Giuseppe Tornatore. La música es un encanto. Consulto la ficha ténica y, cómo no, la firma Ennio Morricone. Escribí no hace mucho que lo que hizo sonoro al Cine fue la música, no los diálogos.

He vuelto a verla. La recordaba emotiva, pero no lacrímogena. Así que me dispuse a verla con la firme convicción de que no me iba a afectar el lacrimal. Pero una coalición entre el Four Roses, la Sole y la genética lo ha impedido eficazmente.

Es, en parte, un pastelazo. Que un film lo sea, no es necesariamente un argumento en contra. Una película pastel es aquélla que usa tópicos y apela a una sentimentalidad fácil, pero me pregunto si es posible orillar el sentimentalismo cuando se trata de pulsiones elementales que, por serlo, están ancladas en la memoria, en el corazón y que tantas veces los discursos han tratado.

Por otra parte, hay más en el film, mucho más, incluso una parte obscura: que el Cine no es la Vida, que la nostalgia puede ser algo malo y que sobrevivir, a veces, exige un cierto egoísmo.

El eje de la película es la relación entre el viejo Alfredo y Totó. Una verdadera dulzura. La banda sonora protagoniza el film junto al niño y al actorazo que es Philippe Noiret. Alguien dirá que es un discurso metacinematográfico. No lo creo en este caso. Que hable de Cine no significa que lo sea. Acuerdo con algo que acabo de leer: es una declaración de amor al Cine.

La versión comercial ha restado treinta minutos de la cinta original.
Hay un fotograma en el link de abajo que hace deducir que Salvatore se encuentra con Elena, su amor de juventud.

Pese a lo que Alfredo le dice a Totó, yo creo que el Cine sí es Vida, que la nostalgia es un camino de vuelta a los sentimientos que nos conforman y que el egoísmo…, uff, haría falta otro post, una tesis doctoral, un sistema filosófico.

Los muchos besos de la cinta que revisa Salvatore (Totó) al final de la película son un manifiesto por la Vida.

http://www.youtube.com/watch?v=qMgTCtSxOHE

…dedicado a mi amigo JM Tomás, que fue proyeccionista de Cine
© Six Roy