GENEALOGÍA DEL MAL

29:::enero:::2011

“En la casa vive un hombre que juega con las serpientes que escribe”.

Paul Celan. Del poema Fuga de muerte. En el libro Amapola y Memoria.

Hace unas semanas yo tenía dos reuniones de trabajo.

Asistí a la primera. Veinte personas, quizás alguna más. En la segunda se iría una parte y se sumaría otra decena. La mayoría son compañeros desde hace años; la relación es algo distante con muy pocos, normal con los demás y afable en muchos casos.

Durante casi dos horas estornudé bárbaramente como consecuencia de una rinitis y ésta de una ácara alergia. Treinta o cuarenta estornudos, quizás más. Y en tres ocasiones abandoné la reunión para ir al baño. Me miraban. Me oían. Cada vez estaba más congestionado, cada vez peor. Era evidente para todos.

Y no pude quedarme a la segunda reunión. Me fui a casa, y a la cama.

Al día siguiente volví al trabajo. Dos compañeros, quizás fueron tres
pero creo que no, dos, me preguntaron cómo me encontraba. Dos. O tres. De veinte, más los que debieron echarme de menos en la segunda reunión.

No soy un ogro en mi trato cotidiano, puedo asegurarlo, pero reflexionaré al respecto. No soy muy dado a la culpa, pero algo habrá en mí (algo malo) que no me hace acreedor a la delicadeza de trato…, ni siquiera a una mínima cortesía.

Que tengo una sombría concepción (y aquilatada experiencia) de la naturaleza humana es algo que he volcado aquí muchas veces. Os pido disculpas por ello.

Que la cotidiana falta de elegancia no es una cuestión moral sino de pura lucidez es algo que tengo dolorosamente claro.

Que con demasiada frecuencia siento (…) por mis semejantes es uno de los nutridos dramas de mi vida.

Los totalitarismos no hallan su caldo de cultivo en las grandes ideologías, intereses corpoconspirativos o crisis económicas, desde luego, ni siquiera en la perversidad de pocos o muchos.

Los fascismos tumorizan las sociedades porque se extienden a través de
la linfa de su congénita estupidez. Y la democracia ceba, en sus obscuros consejos de administración, bebés totalitarios a la espera de mamársela a la mínima. La Historia ilustra sobre ello. De sobra. Y la psicología de masas.

El Mal empieza en una omisión ineducada, en la bobuna indiferencia
de unos con otros, en los bajíos porcinos de mirada y hocico en un pasillo cualquiera, a cualquier hora, cualquier día.

Auschwitz no empezó en Auschwitz.

“Hay días en los que me invade un sentimiento mucho más sombrío que la más obscura de las melancolías: el desprecio hacia los hombres”.

Friedrich Nietzsche. El Anticristo. Aforismo 38.

© CrisC

24 Responses to “GENEALOGÍA DEL MAL”


  1. Mandíbula desencajada, mirada perdida, gesto inconcluso, “suciedad” expresiva, reacción torpe, “omisión ineducada”, “bobuna indiferencia”, balbuceos…

    “¡Ay! Llega el tiempo en que el hombre no dará ya a luz ninguna estrella. ¡Ay! Llega el tiempo del hombre más despreciable, el incapaz ya de despreciarse a sí mismo. ¡Mirad! Yo os muestro el último hombre.”

    No hay nada malo en ti. Quizá “hayas vivido demasiado tiempo en las montañas, hayas escuchado demasiado a los arroyos y a los árboles”,quizá hayas descubierto “que no eres boca para esos oídos”, quizá comparto tu drama al ver y sentir que “algún día el terreno será pobre y manso, y de él no podrá ya brotar ningún árbol elevado.”

    La lucidez no se hereda, se cultiva. No hay nada malo en ti.

    Un besOOO (GRANDE, GRANDE).

    PD: me llama la atención el uso que haces en el texto de las palabras “malo” y “Mal”, sus vertientes, el uso de la minúscula y la mayúscula, su personificación en el detalle que anuncia. Maravilloso.

    Me gusta

  2. Atticus Says:

    Has escrito uno de los posts más sombríos que recuerdo. No por ello menos verdaderos.

    Hay quien piensa que algo tan elemental como la educación en sus formas más cotidianas (esto es, la urbanidad, los buenos modales, la cortesía) es cosa del pasado o algo relativo y personal. Y no, el relativismo no llega tan lejos.

    No tengo nada que añadir, salvo dos cosas: la primera, que tal vez por azar, o acaso por íntima convicción, hay de los otros; la segunda es una paráfrasis de un tal Nietzsche, que no recomendaba el perdón cuando llegaba la ofensa, sino el olvido, la activísima capacidad de olvido. Por cierto, me aplico a ello, tú ya sabes.

    Me gusta

  3. CrisC Says:

    :::
    de nietzsche se ha dicho que era delicado y sumamente cortés en el trato; su espíritu estaba, pues, muy lejos de su imagen adusta y bigotona (aunque, al parecer, sólo medía un metro sesenta): me pregunto cuánta, cuánta estolidez, soledad y marrullería tuvo que soportar

    sí hay algo malo en mí, clothbbi, pero de mí ya basta con lo dicho en el post: demos la palabra al análisis de la condición humana, o al lamento poético, o a la amabilidad

    pero acepto ese beso grande, grande (envíalo en verdana once y cursiva, me gusta)

    :::

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    :::
    es sombrío porque parte de una situación cotidiana

    porque muestra la hórrida gorgona que se agazapa en el corazón de personas normales…, ésas que auparon el nazismo o descuartizaron a hipatia, ésas que callaban, callan y/o jalean mientras los fascistas abertzales profanan tumbas en una etílica fiesta de viernes noche

    ésas que violaron a miles de mujeres en los balcanes a dos horas de aquí, ésas que devoraban embutidos de puerco en los autos de fe o éstas que vomitan sandeces en los media episcopales y que mañana te desnucarían sin pestañear en una cuneta

    hay de los otros, cierto: “menos mal que existen”, cantaba Viglietti (creo que a mario benedetti); lo del olvido…, uff, ese “telos” (fin) del espíritu habita en las altas cumbres y en los fondos abisales: habrá que ser como la roca y al tiempo grácil como un sauce…, tú sabes, atticus

    o como la espada y la rosa: quizás como la lluvia, que es una y otra

    :::

    Me gusta

  5. Jose V. Says:

    Este es un post sombrío como dice Atticus. Pero así es la naturaleza. Luz y sombras. A través de él, muestras los fundamentos de uno de los aspectos en el que se apoya (lo indispensable), pero negativo cuando engorda en el ser humano: el egocentrismo (el otro aspecto es el miedo) que puede inducir a la pasividad total, o a la actividad más perversa. Esto es así, forma parte del “juego” y debemos aceptarlo, aunque no tenemos porque compartirlo.

    Cuando el nivel de conciencia de un ser humano, le permite darse cuenta de estas cosas que se plantean aquí, solamente tiene en su mano la posibilidad de no hacer suyo ese comportamiento. Aceptar, que todo el mundo no tiene porque estar en el mismo nivel de conciencia, y aun estándolo, no tienen porque pensar igual que nosotros, esto facilita el entender esos comportamientos (por supuesto no compartidos) y también facilita el perdón. Algo necesario para intentar olvidar. Sin perdón sincero no hay olvido (entendiendo el olvido como eliminación de ese daño emocional).

    Socio, hay que aceptar el mundo tal y como es, actuar desde uno mismo (sentimientos y pensamientos), independientemente de los que hagan y piensen el resto, y por supuesto nunca esperar nada a cambio. Es lo único que está en la mano de cada uno de nosotros.

    Y hablando de todo un poco ¿cómo estás de tu rinitis alérgica?

    Me gusta

  6. Coeliquore Says:

    Desgraciadamente, son situaciones cotidianas. Pero no comparto tu concepción tan sombría de la naturaleza humana, aunque la entiendo desde el dolor. Hay de lo otro, también, (Atticus dixit) y mucho.
    Al contrario que Clothbi, pienso que el terreno es cada día más hermoso y lleno de árboles más elevados.
    No obstante, la última frase del post me desgarra, tan certera.

    Me gusta

  7. Teresa Says:

    ¿Olvidar? No. ¿Comprender? Todos tenemos nuestra vida, etc., etc.; no, tampoco. ¿Perdonar? Pues no, ni olvidar ni comprender ni perdonar. Ya está bien.
    Simplemente poner a esas personas en el lugar que les corresponde, fuera de tu corazón, lejos de tu interés. Educación y ya está.
    Y centrarte en las que te han preguntado y en las que no estaban allí, pero te aprecian (-mos). Que seguro que hay bastantes.
    Por otra parte, no comparto tu visión tan negativa: media Humanidad será una mierda, pero la otra mitad vale la pena. Ignora a unos y disfruta de los otros.

    ¿No te vacunas o solo te da la alergia a veces y no vale la pena? ¿O no serían las reuniones las que te daban la alergia?

    Me gusta

  8. Teresa Says:

    Por otra parte, sobre cómo se va gestando el mal. Maravillosas las memorias de Stefan Zweig. Y terrible su suicidio posterior.
    Y el “Mefisto” de Heinrich Mann. Que, por cierto, creo que también se suicidó. ¿En abril?

    Me gusta

  9. signos Says:

    Bueno, lo importante es que ya te haya pasado la rinitis y estés bien. Yo me deprimo mucho cuando me pongo enfermo (tengo bastante tendencia a las rinitis: estornudo, me lloran los ojos, mi nariz es un grifo que suelo taponar con decenas de pañuelos de papel, mi voz es tan nasal como la del Pato Donald…) y, en esas ocasiones, también siento hostilidad hacia el género humano. Estoy de acuerdo con Teresa en que gran parte de las alergias las provocan las reuniones (y algunos de sus integrantes), cuando no el sistema en el que estamos inmersos. En fin, menos mal que estas cosas solo duran una semana o siete días, y luego todo vuelve a su natural indiferencia.

    Me gusta

  10. CrisC Says:

    :::
    así es, socio, forma parte del juego pero no acabaré nunca de asumirlo: lo llaman ingenuidad, y soy ingenuo, pero también es falta de sesera, y estoy falto, ni sé cómo llegué a bachiller

    en cuanto al olvido, pido disculpas por mí (y por atticus: no sé si me lo admitirá, es muy suyo, lector serio y devorador de miel de mil flores), porque hacemos un uso profesional del término que no acaba de coincidir con el coloquial

    muy cierto: saber esperar, como el siddhartha de hesse; pero no a cambio

    (la rinitis: qué casualidad, ahora estornudo como una bestia)

    me alegro de que no compartas mi sombría antropología, coeliq, y es verdad que hay de lo otro (no mucho, no digas), haylo

    no sé lo de los árboles: zaratustra sugería huir a la soledad y ser “igual que el árbol al que amas” porque “silencioso y atento pende sobre el mar”

    pues lo dicho antes de mi disculpa sobre el olvido, terétty

    en cuanto al perdón es difícil abstraerse de la noción cristiana que nos impregna: creo recordar haber escrito algo alguna vez, algo así como que si se asumen las debilidades del ser humano, esto es, si se llega a comprender el porqué de sus actos, el perdón no sería necesario: algo de arrogancia, también, habría en ese perdonar

    ya sé que cuento con aprecios, y me felicito y lo agradezco (espero saber hacerlo), pero no comparto contigo que haya tantos como la mitad, pero no discutamos por cantidades, mejor aprovechamos la próxima y, cuando signos se vaya al baño, hacemos un sinpa

    attchiiiissss…, los ácaros: me cag… en sus muertos pisoteaos

    no se me ha pasado, signos, pero a mí me gusta ponerme enfermo algunas veces; me quedo en la cama, leo, deliro, duermo, sudo, oigo la radio y, qué cosas tiene el cuerpo, cuando me repongo los ácaros me dejan en paz una temporada (la alergóloga me mira como bicho raro cuando le cuento)

    yo, la hostilidad para el género y la génera, la dejo para cuando estoy sano…, y para las reuniones: no digo que de modo universal, que no, pero siempre he pensado que los reunidores leen poco, piensan menos y dicen soplapolleces al euríbor más dos puntos

    lo del sinpa, una broma: se lo haremos a alguna titi (un sinpa)

    :::

    Me gusta

  11. Alcor Says:

    “Auschwitz no empezó en Auschwitz” me ha recordado la película “La cinta blanca”.

    Me gusta

  12. JoseV Says:

    Muy buena esa observación, de que los ácaros te dejan en paz una temporada… a ver si esos ácaros malvados, solamente aprovechan cuando estás en ese estado.. ¿cómo diría yo? ¿Flojito? ¿Bajito? (bueno bajito de ánimo, porque de altura je,je,.. eso no va contigo). “Salut sosiio”.

    Me gusta

  13. Atticus Says:

    Auschwitz. Lo veo cada día.

    En el tipo que deja el coche en medio de la calle para hablar por el móvil. Nada le importa, nada le importuna, salvo que alguien llame su atención: entonces caerá sobre él toda la fuerza vandálica de la raza.

    En el que brama desde las radios y televisiones de intereses bastardos.

    En el que justifica los crímenes cometidos en nombre del pueblo (soviético, vasco, estadounidense, toledano…).

    En el que firma contratos que en papel de váter estarían en su salsa.

    En los arrogantes, soberbios, enfadados con el mundo, en aquellos a los que todo se debe, en los ruidosos de toda hora, en los sabios de la nada, en los poseedores de la piel ajena, en los de cerebro 286 (mejor: spectrum)…

    El mal esta aquí. Menos mal que hay brazos que inventan el calor y que a veces esas palabras, que pueden ser de sílex, son capaces también de construir el Bien y la Belleza.

    Me gusta

  14. Jose V. Says:

    Atticus, como bien dices y como dice Nach en su canción: “Es el diablo ¿no lo ves?, El diablo camuflado en el asfalto ¿no lo ves?”. Si queremos que ESTO cambie, tenemos que empezar cambiando nosotros y no permitir que esas “salidas de tono” que tanto rechazamos, se manifiesten en nosotros mismos. Es lo único que podemos hacer. Salut

    Me gusta

  15. CrisC Says:

    :::
    la he visto, alcor, y parece sustentar esa tesis: aunque a mí me sobrecogió, más que esa posibilidad, la goyesca pintura que hace de la naturaleza humana

    puede que sean oportunistas, socio, y me atraquen no cuando estoy bajo pero sí en horas bojas: son enanos resentidos, y feos del carayu

    concierto contigo, atticus, auschwitz no es una geografía sin más, ni una página de la historia, porque, en efecto, está muy vivo en esas cotidianidades: a esos tipos sólo les falta la ocasión del instinto de crueldad (nietzsche), ¿acaso hacen falta más pruebas?

    lo que me lacera de verdad es que el espectáculo de la estupidez desactivó para siempre mi esperanza pero no el asco y ya sólo confío en mi próxima reencarnación: quiero ser como renault, el de casablanca, un tipo cabrón, simpático, cínico, elegante, absolutamente amoral y rijoso

    como dice nach (¿quién es ese pavo?): el diablo en el asfalto (spielberg se copió en su ópera prima); o como dice el poeta holan: “hay cabellos teñidos por un meteoro/ donde es el diablo el que hace la raya”

    :::

    Me gusta

  16. enrike Says:

    Discrepo, CrisC… Eres sensible y muy entrañable como persona y abierto. Un rey ! un abrazo enorme…

    Me gusta

  17. Romi Says:

    Sabes, CrisC, yo creo que el “error” fue no quedarte en la cama, no un día, sino dos, pero… ¡qué digo!, una semana si es preciso, y cuando les hubiera tocado hacer todo tu trabajo, ya se habrían acordado de ti, seguro, je,je,je

    Besos para tod@s. Me tiene retenida una ola de trabajo y me asomo poco por aquí, pero es un placer encontraros y leeros en esta “casa bloquera”.

    Me gusta

  18. JoseV Says:

    Un punto a tener en cuenta…un capítulo de redes. Sugiero su visionado.

    http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100516/redes-ciencia-compasion/773091.shtml

    Me gusta

  19. CrisC Says:

    :::
    pues encantado de que discrepes, enrike, y me halles así tan regio: un abrazo

    fue un error, cierto, tenía que haber declarado el estado de empiltramiento permanente al son de los acordes de george moustaki; pero qué dices una semana, romi, dos y un día bisiesto mucho mejor



    por cierto, ¿ese “bloquera” es un mix de blog y locos?

    veré ese redes, es uno de mis programas favourites desde hace tres lustros

    :::

    Me gusta

  20. Sobreestructurassintetizantes Says:

    ¿Cómo te encuentras?
    PD: Saluda a dos o tres de mi parte. Un vino por tu salud y la de ellos. Besos para el resto.

    Me gusta


  21. “Por haber dormido tan a menudo con mi soledad se me ha hecho casi una amiga, una dulce costumbre, ella no me deja ni un instante, fiel como una sombra, ella me sigue aquí y allá a las cuatro esquinas del mundo. No, jamás estoy solo con mi soledad. Cuando está en el hueco de mi cama coge todo el sitio y nos pasamos largas noches, los dos, cara a cara. Sinceramente no sé hasta dónde irá esta complicidad. ¿Hará falta que me aficione o que reaccione?
    No, jamás estoy solo con mi soledad. Por ella me enteré de que a pesar de todo he derramado lágrimas. Si a veces la repudio jamás cede y si prefiero el amor de otra cortesana ella será hasta mi último día mi última compañera.”

    … magnífico…

    … Astor Piazzolla… para ti…

    http://www.youtube.com/watch?v=NQsOwS0kZ_U

    ¡¡BESOOOS!!¡¡MMMMMUUUUUAAAAA!!

    Me gusta

  22. Coeliquore Says:

    Manolo García, no recuerdo ahora dónde, si fue en canción o en entrevista, dijo aquello de “soledad, qué superpoblada estás”. Cuánta razón tenía…
    Besos para todos

    Me gusta

  23. Aliénor Says:

    ¡Vaya obús has disparado! La metralla es de catálogo: fascistas, estúpidos, insensibles, maleducados, perversos, indiferentes… y ácaros.

    A pesar de estar ahí, no son tantos. Lo normal es que la gente sea normal. Ya sé que no es mérito alguno, pero a veces es lo mejor que te puede suceder y, por cierto, cuesta mucho trabajo. O eso dicen…

    ¿Estás mejor?

    Me gusta

  24. CrisC Says:

    :::
    Me encuentro, Estruky. Y los ácaros (me cach… en sus decesos pisoteaos) también me encuentran: turbios malajes que son, malandrines y tocanarices. Si ya saludo (pero no sé a quiénes), ya: salud. Gracias.

    Es verdad, Clothbbizzolla, la chula ésa tiene la “dulce costumbre” de pillarse toda la cama e incluso se me echa encima (que la gusto va a ser). Gracias por el tema de don Ástor, besOOOs.

    No recuerdo dónde lo del García; pero sí, Coeliq, la soledad se pone hasta los hoyos del sacro mangoneándonos a placer: she is crowded…, ¿no? Besos y Samba pa ti.

    Los ácaros son feos del carayu (no sé si has visto alguna foto al microscopio, un horror), pero no son lo peorcito del catálogo. No sé si son muchos, pero sí aquello que dicen que dijo don Winston de lo que tantos debían a tan pocos. Estoy mejor tirando a ir tirando… Gracias, Ali.

    :::

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s