ACTRICES Y ACTORES DE ESTUDIO 1

11:::marzo:::2011

watching-tv

Mi generación accedió a la conciencia en los estertores tanáticos del (post)franquismo, mal momento aunque los hubo peores. Pero también tuvimos fortuna.

Crecimos con una televisión que programaba excelentes espacios dramáticos que fueron la mejor asignatura para nuestra educación sentimental. Los grandes dramaturgos de todos los tiempos fueron representados en espacios como Estudio 1, con la mejor música que recuerdo y un elenco de actores y actrices de los que podría escribir infinitos adjetivos laudatorios que no harían suficiente justicia a su categoría interpretativa.

Ellas y ellos jamás sabrán que forman parte íntima de los nutrientes básicos de mi sensibilidad. Este hecho es para mí tan paradójico y desconcertante (como tantas cosas que me abruman)…, que incidan substancialmente en nuestra vida personas que no nos conocen, a las que no conocemos y que nunca sabrán de su influencia.

Podría citar a tantos que no acabaría, y aun así me dejaría a muchos sin nombrar… Agustín González, José María Prada, Nélida Quiroga, Cándida Losada, José Calvo, Elisa Ramírez, Pedro Osinaga, María José Alfonso, Antonio Ferrandis, las hermanas Gutiérrez Caba, Luis Varela, Nicolás Dueñas, Julián Mateos, Tony Isbert (creo que quería parecerme a estos cuatro últimos), María Fernanda D’Ocón, Luis Morris, Marisa Paredes, José Luis Pellicena, Manuel Tejada, Álvaro de Luna, Manuel Aleixandre, Jesús Puente, Charo López, Rafael Arcos, José Orjas, Tina Sainz, Alfonso del Real, Adolfo Marsillach, José María Rodero, Lola Herrera, Jaime Blanch, Manuel Galiana, Lola Gaos, Lola Cardona, Andrés Mejuto, José Bódalo, Enriqueta Carballeira, José Mª Caffarel, Fernando Delgado o Fiorella Faltoyano, las Goyanes, Silvia Tortosa, Nuria Torray, Enma Cohen, Teresa Rabal, Maribel Martín, Mónica Randall, María Luisa San José…

Me enamoré perdidamente de todas y a ninguna le fui fiel (ni infiel)…

No están todos los que son…, y esto quiere ser una declaración de reconocimiento, de infinita gratitud y de rendido afecto.

http://www.youtube.com/watch?v=px7Z-isNx8c

… dedicado a todos los que están y no
© Six Roy

17 Responses to “ACTRICES Y ACTORES DE ESTUDIO 1”

  1. Ananda Says:

    A mí, con “Historias para no dormir” de Narciso Ibañez Serrador, se me ponían los pelos como escarpias.

    Me gusta

  2. Atticus Says:

    Tengo unos recuerdos parecidos, no tan nítidos. Seguramente era más niño. Sin embargo sí vi algunos de esos programas de Estudio 1. Comprendí poco, debo decirlo, pero la impronta que dejaron en mi cerebro aún permanece. Recuerdo un “Hamlet” interpretado por Enric Majó, mi primer encuentro con Shakespeare. Y un par de obras de Ibsen (la primera vez que sabía algo de arte con mensaje). También muchas comedias (“Eloísa está debajo de un almendro”, “Don Gil de las calzas verdes”…): excelentes. Y, por supuesto, me atrapó para siempre la historia de “Doce hombres sin piedad”. Muchos años después vi la magistral peli de Sidney Lumet, pero la versión de Estudio 1 no es peor, y José María Rodero está a la altura moral del Número 8, Sancho Gracia en estado de ídem, Pedro Osinaga nunca hizo nada mejor…

    Por si alguien no lo sabe, se han editado en DCD todos estos programas dramáticos. Merece la pena verlos, y no por nostalgia, sino porque son excelente teatro.

    Por cierto, el comienzo y el final en Estudio 1 son distintos. Creo que me gusta más el comienzo que adjuntas. La música ¿es “La casa del sol naciente”?

    Me gusta


  3. Aquí no se cumple aquello de … “Nunca olvido una cara, pero con usted voy a hacer una excepción.” (Groucho)

    A todos, has recordado a todos con tanto cariño… Maravilloso post. BÉLLÍSMO, MAGNÍFICO. GRACIAS 🙂

    ¡¡MMMUUUUUAAAAAAA!! :*

    Me gusta

  4. coeliquore Says:

    Recuerdo actores,el blanco y negro, algunas obras, y el momento sagrado justo antes de que empezara, sentada en mi rincón preferido y todos en silencio.
    Creo que fue la iniciación perfecta al teatro,a la literatura y al cine.

    Me gusta

  5. Aliénor Says:

    También los recuerdo, también me gusta el post.

    Me han recordado (los actores y tus palabras, CrisC), a mi padre y cómo me mandaba a dormir cuando aparecían los fatídicos rombos (o una señora en camisón, o un matrimonio mal avenido, o una señorita de moral cuestionable…).

    Sin embargo, me he quedado enganchada en el tercer párrafo.

    Hace unos días alguien me dio una disertación sobre la teoría de las cuerdas, el universo expandiéndose pero a la vez acercando puntos lejanos… No sé si lo comprendí del todo, acto de fe incluido. Tenía el tema aparcado y con tu post lo he retomado.

    El tercer párrafo, “…, que incidan substancialmente en nuestra vida personas que no nos conocen, a las que no conocemos y que nunca sabrán de su influencia”. (Corto y pego porque no sé expresarlo mejor)

    Me gusta

  6. Fer Says:

    Me quiero unir al homenaje que haces en este post a toda aquella generación de actores. Recuerdo un periodo en que fragmentaban novelas en horario de tarde. Me pilló un tiempo enfermo que tuve que permanecer en cama, y disfruté como un enano con “Los tres mosqueteros” (creo que Sancho Gracia como D´Artagnan) o “Enrique de Lagardere” (con Victor Valverde, uno de los galanes de ese grupo),esperando con ansiedad el momento del capítulo diario. Y luego los viernes de Estudio 1. Calígula, Eloísa está debajo de un almendro, Ibsen, Miller, Jardiel Poncela, Shakespeare, Calderón. La frágil Enriqueta Carballeira, Maribel Martin y Silvia Tortosa fueron algunos mis amores platónicos de niño. La vieja escuela, siempre eran los mismos tipos en blanco y negro, pero qué personalidades, qué voces tan características (Osinaga, Prendes, Puente, Rodero, Aleixandre), qué grandeza de interpretaciones. Nada que envidiar, diría yo, a algunos americanos de “método” que más tarde hemos admirado en el cine.

    El mercadeo actual de cadenas privadas ha recuperado a algunos, en actuaciones de supervivencia que no les hacen honor. Aún veo a Galiana o a Varela como los “jóvenes actores” que eran.

    Gran post, CrisC. Quizá, en nuestro modesto paso por la vida, al igual que lo hicieron ellos, influimos también nosotros en la memoria de gente que no conocemos o que hemos olvidado, formamos parte de su sensibilidad o educación sentimental, y somos referentes anónimos. Quién sabe. Haría valer la pena algo de nuestro devenir por estos pagos.

    Me gusta

  7. signos Says:

    Es cierto, CrisCrac, todos esos actores forman parte de nuestra vida. Yo conservo viejas grabaciones de adaptaciones de clásicos españoles en donde salen muchos de ellos. A veces, cuando se las paso a los alumnos, detengo el vídeo y hago algún comentario: “Este es el gran Agustín González, el mejor cura que ha dado la escena española”; o “Este es el joven Varela, que todavía no ha envejecido”. Cuando murió Fernán Gómez, les hice guardar un minuto de silencio.
    Por cierto, CrisCrac, no recuerdo haber visto nunca unos puntos suspensivos tras un paréntesis. Gran hallazgo.

    Me gusta

  8. Jose V. Says:

    Me gustaban aquellos “Estudio 1” y también me han venido a la cabeza otros programas de la época que me gustaban. El que comenta Ananda, “historias para no dormir” (con dos rombos), “cesta y puntos” y “viaje al fondo del mar” a continuación, “rumbo a lo desconocido” (también con dos rombos, ¡vaya! ahora que caigo, mis padres me dejaban verlas y aparentemente no pasó nada traumático). La “peli”, “sesión de tarde” o “sesión de noche”. Simplemente me gustaban, y me introducía dentro de ellas. Las vivía…, en aquella época, no recuerdo un análisis sobre las interpretaciones, para mí, mientras duraba el programa que estaba viendo, eran “realidades” alternativas contempladas por una “ventana”

    Me gusta

  9. CrisC Says:


    :::
    veo en el aluvión de loas de vuestros comentarios que compartís conmigo esa experiencia casi iniciática -éramos niños- y que tanto nos enseñó, quizás menos en lo teórico que en la sensibilidad

    acaso porque entraban en nuestras casas y nos hacían llorar, pensar, reír y nos ilusionaban, acabaron por ser algo íntimo, qué paradoja: ¿dónde se consiguen esos decedés qué dices, atticus?

    este post no es coyuntural, lo escribí en el año de 2008, a finales, no sé por qué lo diferí tanto

    gracias a todos por vuestras palabras

    :::

    Me gusta

  10. Atticus Says:

    Los cedecés, como su propio nombre indica, se consique en la cedeceteca, hombre de Dios, que no estás puestos en las postmodernísimas TICs. Tú, inasequieble al desaliento, te quedaste en las diapos en B/N.

    Me gusta

  11. CrisC Says:

    pero eso de la cedecenosequé es en el corti, lídel o carreful…, tic, tic, tic

    Me gusta

  12. romi Says:

    Bódalo, José Bódalo fue mi primer descubrimiento varonil siendo muy niña. Nada que ver con los “quinceañeros” de series actuales, ni en interpretación ni en los textos representados.

    Palabra que soy normalita, que no me pasa nada raro, aunque cuando comparo aquellos gustos con los que mandan en la actualidad, empiezo a dudar de que fuera un niña normal.

    Sí, Bódalo era el mejor para mis sentidos.

    Besos con olor a pólvora.

    Me gusta

  13. CrisC Says:

    recuerdo al omnipresente y enorme actor josé bódalo, aunque no como tú: a lo mejor no eras normal: besos mascleteros

    Me gusta

  14. Rosama Says:

    Era una niña y sin embargo me encantaba Estudio 1, creo que tendrían que reponerlo y en vez de tanta telenovela y telebasura una tv de calidad y gratis.

    Me gusta

  15. CrisC Says:

    Hoy son malos tiempos para la lírica y para una tv de calidad. Gracias, Rosama, por tu comentario.

    Me gusta

  16. Ana Maria Chambrelan Maridor Says:

    Soy una francesa ya mayor que vino a vivir a España hace mucho, mucho tiempo y que gracias a la primera cadena en blanco y negro descubrió un magnífico panel de actores y actrices que componían el reparto de todas las obras propuestas primero en Estudio 1. Evidentemente José Bódalo destacaba en la mayoría de las obras. Pero recuerdo a Julian Mateos tan, tan…. y desaparecido demasiado pronto y su bella compañera Maribel Martín…. Hay otros cuyos nombres no veo en la larga lista. Bellos hombres y mujeres con un enorme talento que me permitieron conocer de la mejor manera posible a los autores del teatro español y sus obras. Si no guardo nostalgia por la epoca, sí la tengo por esta TV de calidad que me abrió la gran riqueza cultural de este país. Siento mucha nostalgia.

    Me gusta

  17. CrisC Says:

    Celebro que mi post te haya traído a la memoria y al corazón aquel maravilloso Estudio 1. Yo también siento esa nostalgia. Bienvenida a criscractal, Ana María, te invito a volver cuando lo desees.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s