ERNESTO SÁBATO Y EL UNIVERSO

30:::abril:::2011

“… cuando todos los discípulos –con excepción de Juan- habían abandonado a Jesús
por miedo al populacho, cuatro mujeres lo acompañaron hasta el final, entre ellas una prostituta”

Ernesto Sábato. Heterodoxia.

Sábato es uno de mis referentes intelectuales básicos. Y no tengo muchos.

Se lo conoce como novelista, pero mi Sábato es el ensayista. Lo descubrí
en una feria del libro de ocasión…, un libro: “Heterodoxia”. Es una edición argentina de Junio de 1970, en Emecé Editores. El libro tiene historia. Una vez me preguntó por él una prostituta, la única que he conocido en mi vida. Igual la cuento un día. Es muy corta y sin aristas.

Aún tengo ese libro que luego me introdujo a “Uno y el Universo”, “Hombres y engranajes”, “Apologías y rechazos”, “El escritor y sus fantasmas”, “Entre la letra y la sangre” y quizás alguno más. Los he leído más de una vez, y más de dos. Le debo mucho a Sábato de lo que sé y acaso soy.

Sé que cumplía 100 años en este año. Y aunque lo pensé mil veces, no me atreví. Al iconoclasta que soy o creo ser, le imponen sus mitos.

En cuanto tenga horas lo releo de nuevo a Don Ernesto.

© CrisC

8 Responses to “ERNESTO SÁBATO Y EL UNIVERSO”

  1. coeliquore Says:

    Hasta hace poco, he preferido la novela al ensayo. Y si un escritor escribía de los dos, tenía claro lo que iba a elegir. Por eso de Sábato sólo conozco “El túnel” y “Sobre héroes y tumbas”. Ahora que he cambiado ese hábito, o esa manía (más vale tarde que nunca), lo malo es que el tiempo nunca parece suficiente para todo lo que quiero abarcar…
    Sería interesante que contases esa historia que dices, la de la prostituta.
    Lo que nos marca, merece que le hagamos un homenaje. Se lo acabas de hacer a este argentino casi centenario.

    Me gusta

  2. Atticus Says:

    Estaba viendo alguno de los mierdiarios, ésos en los que el acné de Cristiano Ronaldo o la autopromoción ocupan la mitad de su tiempo, cuando dijeron que Ernesto Sabato había muerto. 30 segundos.

    Enseguida pensé que tenía que escribir sobre él. Por la misma razón que CrisC: porque forma parte de mi historia. Sin embargo, yo no conzco todos los ensayos que él cita, aunque sí “Antes del fin”, su libro de memorias, que recomiendo, aunque, como toda su obra es devastadora, honda, lenta, importante.

    Tengo ante mí los cuatro libros que poseo de él: sus tres novelas y “Heterodoxia”. Son ediciones baratas, las hojas se ha desencuadernado, el papel está amarillento. Todos son de comienzos de los 80, época en la que leía todo lo que podia. Gran parte de lo que escribí en esos libros y los subrayados que hacía, me avengüenzan hoy. Pero leo a Sabato y me sigue pareciendo lo mismo que entonces: un hombre íntegro que renunció a vivir en la mentira, un hombre que tenía mucho que decir y un gran respeto por aquellos a los que había que decírselo. Una persona que se atrevió a pensar fuera de los caminos. Esto es, se atrevió a pensar.

    Era físico de formación. Creo que eso es importante: su estilo tiene esa desnudez fascinante con la que la verdad se muestra en su belleza sin ropajes. Renunció a la ciencia, la vida lo trató mal. No confió en su talento como literato.

    Tengo ganas de escribir más sobre él, pero éste no es mi blog, ni esto es un post. Abro “Abaddón el exterminador” y leo: “…entró en su estudio y se hundió en un sillón, mirando la biblioteca. Pensaba la cantidad de libros que ya no volvería nunca más a leer antes de su muerte” (p. 401). Leo esta cita y pienso que escribió poco, que se ha llevado demasiadas palabas a la tumba.

    Tendrán suerte Uno. Y el Universo.

    Me gusta

  3. Aliénor Says:

    Me llenó de dolor el corazón.

    Desde entonces, voy soltando lastre.

    Me gusta

  4. Teresa Says:

    Se me van muriendo todos los novelistas que leí a tragos grandes y pillándome unas borracheras de aúpa cuando jovencita.
    Y no encuentro con qué/quién sustituirlos. ¿Son ellos o soy yo, que ya no he podido volver a leer con ese entusiasmo?
    Recomiéndame alguno de sus ensayos para que lo lea a sorbitos.

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    :::

    supongo que reeditarán ahora a todo sábato: si te apetece leerlo, coeliq, te sugiero el que creo es su primer ensayo, de 1945, “Uno y el Universo”; pero hay una edición en alianza que incluye “hombres y engranajes” y “heterodoxia”: éste vale también, genial

    treinta segundos…, bueno, atticus, no pidas más

    si en un telediario hubiesen dedicado la primera noticia y mucho tiempo a un poeta del pensamiento como sábato, significaría que estabas soñando o muerto; y que tu cuerpo glorioso podría estar siendo pasto de no menos de seis huríes voraces, completamente hipertestosteronizadas en sus ansias de saber, sobar y sentirte: da gracias, honey king, estás vivo e inmaculado

    en “antes del fin” y en “la resistencia” no hay apenas chicha teórica, no aportan nada nuevo: no los recomiendo como inicio en la lectura de sus ensayos aunque sí como término y, como señala atticus, como memorias

    te recuerdo, atticus, encomiando la lectura de abaddon…, yo no
    fui capaz de alzarme a ese tocho; y por “sobre héroes y tumbas” me arrastré penosamente como el penoso lector que soy

    el “informe sobre ciegos” me sobrecogió: el de los desaparecidos imagino que lo hubiera hecho

    lo que dices, ali, me ha recordado una frase que me regaló alguien,
    es de dante (me lo acaba de chivar google): quien sabe de dolor, todo lo sabe

    es una imponente frase: y sí, hay que deslastrarse cuanto más

    esteeee…, ¿borracheras vos?, supongo que de lectura, querrás decir: mirá, terétty, una becqueriana como vos…, no jodás, piba, que me desmontás más mitos: si era de espirituosas, tú chitón

    a sorbitos, por cierto, nunca mejor dicho, terétty, pues la estructura de sus ensayos -muy especialmente los que recomendé más arriba- es como la de un diccionario: son voces sobre las que despliega su pensamiento

    abundan, por cierto, las reflexiones sobre literatura

    :::

    Me gusta

  6. Jose V. Says:

    Un gran pensador, que como muchos otros, deja su fruto a nuesra disposición:”la esencia de sus pensamiento sobre la vida”. El vehículo ya de casi 100 años no importa, como el de todos, es perecedero.

    Me gusta


  7. A mí me lo descubrió una persona que también me enseñó el significado de la palabra vida. Al leer tu post no he podido evitar recordarla (:

    Sábato y el universo… Sábato y la pintura…

    “La pintura fue mi primera pasión, desde la niñez, cuando aún no sabía leer ni escribir. Pero al comenzar el colegio secundario, ya en la adolescencia, empecé a describir, torpemente, pesadillas y alucinaciones que sufrí en aquel período desdichado. Felizmente las destruía cuando tuve más conciencia. Sea como haya sido, en mi contradictoria y tumultuosa existencia, la literatura se fue imponiendo porque mis crisis espirituales, psicológicas y políticas exigían ya palabras e ideas aunque fueran ideas encarnadas en violentas pasiones”.

    ¡¡BesOOOs GRAAANDES, CRISC!!¡¡¡MMMUUUUUAAAAAAA!!!

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    :::
    un pensador lúcido, desencantado y profundo, un creador: sí, casi cien años de no soledad

    sábato y la vida, buen tandem: sabía que por sus problemas de vista se había pasado a la pintura; no sabía o no recordaba, sin embargo, que fuera una pasión tan temprana: besOOOsss de ésOOOsss

    :::

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s