ENVEJECER

12:::noviembre:::2011

“Al igual que todos los jóvenes, me proponía ser un genio, pero afortunadamente intervino la risa”. Lawrence Durrell

envejecer es, supongo, un arte difícil

y si se triunfa en ese trance, supongo de nuevo, debe de ser porque equilibra vectores dispares, o no tanto, como un cierto estoicismo, una suerte de salud mínima y algo, también, de afirmación vital

que la vida iba en serio, escribe Gil de Biedma, es algo que comprendemos tarde, cuando llega el momento en que envejecer y morir son los límites del teatro que es la vida y el argumento único de la obra

yo creo que morir importa menos si a la vida se le han sorbido hasta los últimos grumos de su tuétano, si se ha gozado, luchado, amado y reído: si se le mamaron las chiches hasta que ella dijo basta, vale, para y no…, amor

y ven, gime, besa, mancha, duerme, muere, fin

© Six Roy

20 Responses to “ENVEJECER”

  1. CrisC Says:

    de joven, y antes de castigar la poesía a sus debidos abismos, yo fui
    lector de gil de biedma; siempre me gustó este poema: y siempre lo leí a la luz de estas palabras de durrell, sintiendo que yo nunca sería capaz de la risa, pero sí

    Me gusta

  2. coeliquore Says:

    Llevo mal que me llamen “señora” y no poder comer, beber ni fumar todo lo que quisiera, como hacía antes. Ahora se me notan los excesos si los hago, que casi no…
    Por lo demás, este enero cumpliré 50 (¡aunque no los aparento!!). Y espero celebrar éste y más cumpleaños. Porque ante la disyuntiva, envejecer o morir, me quedo con la primera. Aunque la muerte no me dé miedo, a estas alturas de la película.
    Ah, ¡preciosa foto!!!!!!

    Me gusta

  3. CrisC Says:

    Acuerdo en ello, Coeliq, ante la disyuntiva yo también prefiero la primera, pero parafraseemos la Historia: prefiero morir de risa que vivir sieso. Ya te digo.

    Me gusta

  4. clothbbi Says:

    fin… y el espejo se hizo infinito en aquellos que se atrevieron… el cristal perduró en la carne, surgieron guiños en gestos de otros años… como un aroma evocador para aquellos que compartieron sus heridas, sus placeres, su existencia…

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    veo, clothbbi, que tras el fin atisbas más

    no sólo una posibilidad sino al infinito mismo: todo lo demás son metáforas que se escapan a mis magras luces o a mi pereza exégeta, que es mucha

    espejos, serán espejos…, y no podrás huir, escribí una vez

    Me gusta

  6. paraqueloleas Says:

    Me gusta pensar que nosotros somos el niño y los demás el brazo, porque mientras queden cosas por aprender seguimos creciendo… y los espejos… un grito y se rompen. (filosofía barata, pero funciona)

    Me gusta

  7. CrisC Says:

    somos el niño y el brazo, somos los mundos infinitos del espejo (joeeessshh, paraq, qué grito hipohuracanado)

    Me gusta

  8. Atticus Says:

    Ahora que me acabo de levantar me miro al espejo y veo que mis ojos miopes están cansados, que mi pelo (que conservo con cierta escasez pero orgullosamente oscuro) está desordenado y que la piel de la cara tiene arrugas que no recuerdo hace pocos años. Bien. Me preocupa más que esos signos sean sólo biología. Me preocuparía creer el poema cuyo enlace puse en el primer comentario. Se me ha adelantado CrisC: yo también iba a decir que no quisiera ser ni el niño ni el brazo, sino los dos. Con sabiduría y con ingenuidad.

    Creo que saber envejecer es también saber seguir viviendo, no renunciar, sólo cambiar lo necesario. Es un modo de mantener la dignidad.

    Me gusta

  9. CrisC Says:

    envejecer…, nos queda tanto para eso, así que derrochemos lo que nos sobra: vida

    Me gusta

  10. Teresa Says:

    Ayer se fue; mañana no ha llegado,
    hoy se está yendo sin parar un punto:
    soy un fue, y un será, y un es cansado.
    En el hoy y mañana y ayer, junto
    pañales y mortaja, y he quedado
    presentes sucesiones de difunto.

    La verdad es que con este toque quevediano arruino la “joie de vivre” (o deseo de ella) de tu última intervención. Así que añado el clásico “Vivamos y bebamos, que mañana moriremos”, que pa’ eso es un clásico..

    Me gusta

  11. CrisC Says:

    In vino veritas…, ma non troppo.

    Me gusta

  12. Romi Says:

    No me genera tanto comentario la concepción de la vejez, como la valoración de la vida. Destacas que es importante: ” si a la vida se le han sorbido hasta los últimos grumos de su tuétano, si se ha gozado, luchado, amado y reído”. Comparto plenamente dicha afirmación, pero me pregunto si son valores atemporales y universales o responden a un concepción de la vida acotada por el espacio-tiempo.
    Por ejemplo, ¿esta afirmación tendrá sentido para los ciudadanos de Bhutan, por cierto, el país con el Índice de felicidad más elevado del mundo? ¿O la tuvo para los habitantes del Paleolítico? ¿Qué considerarían ellos una existencia plena?

    También me genera dudas saber si es necesario para la apreciación del gozo, la lucha, el amor y la risa, conocer la desdicha, la rendición, el desamor y el llanto ¿Se puede captar la esencia de estos valores sin conocer sus opuestos? Si es así, ¿en qué proporción? Y si no lo es- si pudiéramos vivir sin los aspectos negativos-,¿sería una vida lo experimentado o sólo una ficción?

    Muy interesante post.

    Me gusta

  13. CrisC Says:

    No hay más valores universales que los convenidos.

    Por ejemplo, los Derechos Humanos. Y su convenida universalidad es, rigurosamente, una contradicción lógica, aunque no lo sea en el plano moral.

    Respecto de la dicha de los felices bhutaníes, lo dudo, entre otras cosas porque no hay criterio universal para decidir algo tan etéreo y poliédrico como la felicidad.

    En cuanto al conocimiento de experiencias negativas para valorar lo bueno de las positivas, pues claro, es como el vuelo de las aves, que no se da en el vacío, o como el simple caminar, imposible sin una superficie que se oponga la marcha.

    Pero cuidado, no creo que haya que coquetear con las hieles del infierno para valorar las mieles del cielo. No somos seres desencarnados como los ángeles berlineses de Wenders, así que en la vida hay placer y dolor expresándose en la fisiología, en la sociedad, en los azares cosmológicos y otras correrías.

    Menos mal que, de vez en vez, el humor salva.

    Me gusta

  14. JoseV Says:

    La vida es una, fluye entre la materia creando formas temporales. Su base es el cambio. Crea en la consciencia del ser humano la ilusión del tiempo y del envejecimiento, porque solamente deja ver facllmente, el movimiento intrínseco a ella. Así que, mientras dura la forma con suficiente solidez, experimentemos disfrutando y sufriendo (mientras nos ate el deseo). Es la forma de aprender y de que crezca la conciencia inmanente al vasto universo. Cuando la solidez de esta pequeña forma se pierda, decidirá, si puede, el balance de su aportación al Todo. Mientras tanto experimentemos mientras dure. O sea, que como dice el viejo dicho popular: “dura, mientras dura, dura”.

    Me gusta

  15. signos Says:

    Llevo mal esto de envejecer y la única filosofía que entiendo es esa que decían los mayores cuando nosotros éramos jóvenes (“Que deprisa pasa el tiempo”, “Cuando seas mayor lo verás de otra manera”, etc.). Mientras llega el momento, me distraigo leyendo novelas policiacas (estoy buscando una de Collin Dexter), escribiendo artículos de sociolingüística y viendo vídeos musicales. Podéis daros una vuelta por los ochenta (cuando de verdad éramos jóvenes y pardillos) si vais a youtube y tecleáis Delafé y las flores azules 1984.

    Me gusta

  16. CrisC Says:

    todo en el tiempo fluye, menos la impertérrita matemática y la fría lógica

    estas dos churris permanecen iguales a sí mismas, ajenas al tiempo, al cambio, mofándose de las conciencias, inenvejecibles como el conejo (con perdón) de duracell (a que nos la lía alguna ejecutiva de las corporaciones, socio)

    cómo que llevas mal eso a cuyas fronteras aún no has llegado, signos, si estás hecho un chaval de pantalón rebajao a las corvas y gayumbos de marca chic en la línea de la regatilla: eso sí, te va a dar un jamacuco como sigas en eso de la sociolinnosequé

    ahí va una de la prehistoria de la movida:

    http://youtu.be/OOlPbNwgjBE

    Me gusta

  17. arena Says:

    Cuando alguien dice que le gustaría volver a nacer sabiendo lo que sabe ahora, me inunda una sensación de agotamiento increíble. ¿Volver a pasar por ejemplo por la adolescencia?
    Uff, que estrés. Cada paso que he dado, cada año que he cumplido ha sido un reto, un aprendizaje, un triunfo al fin y al cabo. No renuncio a ninguno de ellos, y si el precio es tener unas cuantas arrugas, el premio es que te importen un bledo (por fin). Estoy en mi mejor edad, en la que decido por mi misma y con la seguridad que da la experiencia. Y al año que viene aún será mejor. Espero que la vejez me pille de sorpresa mientras vivo intensamente.

    Me gusta

  18. arenaisal Says:

    Una cosa más, si me permites Crisc, me encanta la sonrisa del bebé, no se si será fruto de photoshop pero es increíblemente contagiosa. Enhorabuena, tus fotos siempre están a la altura de tus comentarios.

    Me gusta

  19. CrisC Says:

    hay una larguísima lista de escritores que no sólo no querrían -o eso
    han escrito- volver a nacer sino que lamentan el haber nacido: teognis de megara, sófocles, calderón, omar jayyam (o rumí, no recuerdo), goethe y algún otro más

    no sé si querría volver a nacer, pero si volviese querría ser otro

    gracias por el cumplido de las fotos, aunque son todas (menos un par
    de excepciones) bajadas de la red (yo creo que sí le han metido fotochop al bebito)

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s