FORREST GUMP

23:::noviembre:::2011

Es una película que lo tiene todo.

Cada vez que la veo, me abduce hasta el final. Lo he dicho mucho: de mayor quiero ser como Forrest Gump. Habrá quien crea que lo digo de coña. Qué va. Que no. De mayor, Forrest Gump.

Los actores, de cine. La B.S.O. es emotiva, eficaz, plural, deliciosa.

Para hacer valer los ideales de bondad, verdad y belleza Cervantes no tuvo más remedio que ubicarlos en la mente trastocada de un viejo hidalgo. Igual ocurre con Forrest Gump.

Hay una secuencia -desde el minuto 2’03 hasta el final del link- que invariablemente me liquida. Jenny le dice a Forrest que el niño es su hijo.
Y Forrest (descomunal, sublime, soberbio Tom Hanks) se pregunta, angustiado, si el niño “es listo, o es”… Y se señala a sí mismo. ¿Yerro si digo que esa angustia del hombre simple es verdadero amor?

Algo tiene Forrest que yo no y que envidio absolutamente.

http://youtu.be/LmS48GNrLAs

© Six Roy

14 Responses to “FORREST GUMP”


  1. Verdadero amor, sin duda alguna (: Maravillosa ella, la película… Maravilloso él, Forrest… Su banda sonora me encanta y… Ayyy… Jenny… Jenny… Y la caja de bombones… mmmm…

    Besis, CrisC. ¡mUUAC!

    Me gusta

  2. coeliquore Says:

    En un pub que frecuento, bien visible tras la barra, hay una placa con letras grandes que dice aquella frase tan famosa de “run, Forrest, run”. Siempre que la leo me infunde una energía especial. Como él, como la película, como lo que significa, como lo que transmite.

    Me gusta

  3. CrisC Says:

    Cierto, Clothbbi, verdadero y conmovedor. Y la caja de bombones…, recuerdo algunos panegíricos chocolateros que has hecho en estos lugares.

    Run, forrest, run…, no es mal lema para la vida, Coeliq: claro, energético, vitalista.

    Me gusta

  4. Mariel Says:

    Grandiosa, es cierto. Siempre me lleva a reflexionar sobre el significado que se atribuye a las cosas.
    Algo tiene que envidias… Yo envidio muchas de las cosas que tiene. Todo parece tan fácil a sus ojos…
    Es amor, sin errar. Si verdadero o no ya no lo sé porque me temo que aún no he aprendido a distinguirlo.
    Parece que me he perdido muchas y buenas cosas por aquí, tengo lectura atrasada.

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    Es amor, sin duda, y como parece que debe: incondicional. Y sí, quizás te has perdido algunas cosas, lo que no sé es si son buenas, malas o regulinas.

    Me gusta

  6. Atticus Says:

    Debo volverla a ver. Me dejó un sabor agridulce. Pero ahora, revisando el vídeo que propones me parece un canto a la inocencia, al amor puro, a todas esas cosas que pudieran parecer cursis y relamidas. Y no.

    No me gustaba nada Tom Hanks. En esta película me di cuenta de que era un actor y no un imbécil que ponía la cara en películas más imbéciles aún.

    Me gusta

  7. JoseV Says:

    Me impresionó esa película. Esa actitud de Forrest, dice y hace exactamente lo que siente (como un niño) tal y como lo siente, sin necesidad de ocultar nada, y sin dobles intenciones, y además esa voluntad férrea manifiesta en: “run, Forrest, run”, son las cualidades que, como bien dices, nos gustaría tenerlas de mayor. Creo que no yerras diciendo que “el hombre simple” es amor.

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    La interpretación verista y entregada de Tom Hanks soslaya el peligro que sugieres, Atticus, el de lo relamido y cursi: fue también en esta peli, quizás en alguna otra, donde advertí su categoría interpretativa. Es, y si no lo es puede serlo, el Jack Lemmon de hoy.

    Es verdad que tiene mucho de niño en su versión más inocente, sin dobleces, y con una generosidad que desarma y rearma al destrozado teniente Daaaaaan (magnífica interpretación de Gary Sinise): así es, Josevi, de mayores (dentro de mucho) como Forrest.

    Hoy es, por cierto, el día internacional contra la violencia machista. ¿Alguien se imagina a Forrest maltratando a cualquier ser vivo? Como Alonso Quijano, Forrest pone de manifiesto, por contraste, la profunda animalidad, estupidez y cobardía que se agazapan tras el maltratador.

    Me gusta

  9. clothbbi Says:

    AQ… el bueno… “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y GALGO CORREDOR”… Y a él se parecía… “complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro”…”RUN, FORREST, RUN”… que no os alcance nunca el deseo de agazaparse… ¡Corred! ¡Corred hacia delante! Transparentes, lúcidos, con coraje… Corred, VIVID…

    “Conozco un planeta en el que vive un señor muy colorado. Nunca ha olido una flor. Nunca ha contemplado una estrella. Nunca ha amado a nadie. Nunca ha hecho otra cosa que sumas. Se pasa el día diciendo: -¡Soy un hombre serio! ¡Soy un hombre serio!-, lo que le hace hincharse de orgullo. Pero eso no es un hombre, ¡es un hongo!.” (El Principito)

    Movimiento, no movimiento. Creación, repetición.

    Vuelvo a ver el fragmento que propones… “¿es listo o es…?”

    Me gustan aquell@s con el brillo de la niñez en sus ojos… corred, no dejéis de corred… que no os alcancen…

    Me gusta

  10. signos Says:

    No he visto “Forrest Gump”, aunque sí he sufrido algunas de sus bobaliconas imitaciones. Leyendo el post, me ha venido a la cabeza la palabra ‘empatía’, esto es, la capacidad de ponerte, afectivamente, en la situación de otra persona. Hay quien divide el mundo en ricos y pobres, listos y tontos, hombres y mujeres, rojos y fachas… También podíamos dividirlo en personas con empatía y personas sin ella. El autor de este post (al que conozco desde hace tiempo, aunque nunca acabo de conocer) pertenece al primer grupo. Sin duda, el mundo funcionaría mejor si todos decidiéramos ser más “empáticos”.

    Me gusta

  11. CrisC Says:

    “Ser Alonso Quijano y no atreverme a ser don Quijote”

    escribió aquel poeta que dio en querer diluirse en el Universo, en un poco de tierra suiza o en cualquier anaquel perdido de una biblioteca austral, si no es que todo ello, Universo, Tierra y Libro no son Uno y lo mismo.

    “… movimientos…, movimientos en reacción.
    Una gota junto a otra hace oleajes, luego mares…, océanos.
    Nunca una ley fue tan simple y clara: acción, reacción, repercusión.

    Moving, all the people moving, one move for just one dream
    We see moving, all the people moving, one move for just one dream”, canta Macaco.

    Me gusta

  12. CrisC Says:

    Empatía es un gran vocablo, uno de los grandes.

    Y yo, como tantos otros hombres y mujeres que quizás soy, o fui, lo procuro, no sin evidentes límites y traiciones.

    Nunca acabamos de sabernos, pero nos aguarda el infinito.

    Me gusta

  13. Mariel Says:

    Sería más fácil si nos supiéramos del todo. Sería maravilloso que todos fuéramos superdotados en cuanto a inteligencia emocional se refiere, porque todo lo demás (dobles intenciones, juegos de palabras, mensajes implícitos, medio-mentiras y/o medio-verdades…) es agotador y, a mi modo de ver, exceptuando el ámbito de la seducción, que es el único en el que puede tener cabida, innecesario. Y, por si alguien duda de la fiabilidad de mi comentario, diré que tengo algo que lo avala: dos cromosomas X (somos expertas en “todo lo demás”), jaja.

    Me gusta

  14. CrisC Says:

    dices que eso de las tartuferías es “agotador” e “innecesario”, exceptuando el escenario de la seducción

    y también dices saber dello, avalada por la doblez cromosomática

    interesante declaración estratégica, reveladora de que en esa materia las chicas seríais, de suyo, dobleznantas, juguetonas y logomáquicas

    ¿ya has pasado la itv de la escoba, prima? (atticus, dila algo)

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s