חסידי אומות העולם

12:::febrero:::2012


Kol hamekayem nefesh ahat, keilu mekayem Olam male

I

Hace unos pocos días recibí un email.

Hablaba de IRENA SENDLER, conocida también como el ángel del guetho
de Varsovia
. Fue una enfermera polaca que salvó a unos 2500 niños judíos del horror nazi.

En Octubre de 1943 fue descubierta y la Gestapo la torturó brutalmente. Fue sentenciada a muerte. Mientras esperaba la ejecución, un soldado alemán se la llevó para un interrogatorio adicional. Al salir, le gritó en polaco “¡Corra!”.

En 1965 la organización Yad Vashem de Jerusalem le otorgó el título de Justa entre las Naciones y se la nombró ciudadana honoraria de Israel. En el mes de Noviembre de 2003 se le concedió la más alta distinción civil de Polonia: la Orden del Águila Blanca.

En el año 2007 el gobierno de Polonia, con el apoyo de Israel y también de la Organización de Supervivientes del Holocausto, la presentó como candidata al Nobel de la Paz. Las autoridades de Oświęcim (Auschwitz) apoyaron su candidatura. El galardón fue concedido a Al Gore.

Murió con 98 años de edad en Varsovia el 12 de Mayo de 2008.

II

Quise saber un poco más de ella. Tiré de Google, y hallé otros nombres.

MIGUEL ÁNGEL DE MUGUIRO, diplomático español en Budapest, rescató
un viejo decreto de 1924 en virtud del cual todos aquellos que demostraran su origen sefardita, obtendrían inmediatamente la nacionalidad española.

Ocultó, como otros diplomáticos españoles, que el decreto había expirado
en 1931, pero en Madrid no lo recordaban y los nazis no lo sabían. Muguiro se acogió a este decreto para solicitar a las autoridades húngaras la protección de los sefarditas.

Consiguió visado para todos y los despachó hacia Tánger. Esta acción y otras más le dieron muy mala fama entre húngaros y alemanes, que presentaron una queja a las autoridades españolas. Muguiro fue cesado fulminantemente. Su lugar lo ocupó el secretario de Embajada. Se llamaba Ángel Sanz-Briz.

ÁNGEL SANZ-BRIZ, diplomático español, llamado el Ángel de Budapest (Zaragoza, 1910–Roma, 1980). En 1944, actuando por cuenta propia, oficialmente con independencia del gobierno de Franco (pero sin sufrir tampoco represalia alguna por ello), contribuyó a salvar la vida de unos cinco mil judíos húngaros durante el Holocausto.

Les proporcionó pasaportes españoles. En un principio sólo a judíos de origen sefardí y, posteriormente, a cualquier judío perseguido. Por estos hechos fue reconocido por Israel como Justo entre las Naciones.

JULIO PALENCIA TUBAU fue un diplomático español en la Embajada de Sofía (1940-1943). Denunció la legislación antisemita del gobierno búlgaro, que afectaba a 50.000 judíos, e intercedió ante Bulgaria y Alemania para proteger los derechos y bienes de 150 judíos sefardíes.

Se enfrentó sin éxito a las autoridades nazis para evitar la ejecución de Leon Ariéh, a cuyos hijos adoptó para que pudiesen salir del país y reunirse con su madre. El embajador de Alemania en Sofía, entonces controlada por los nazis y la Gestapo, calificó a Julio Palencia de «fanático antialemán» y «amigo de los judíos».

SEBASTIÁN ROMERO RADIGALES fue un diplomático español que, como cónsul en Atenas (1943-1944), organizó la repatriación por tierra, mar y aire de los judíos de origen sefardita.

Ante las objeciones para su entrada en España, propuso que se llevaran a Marruecos. Entre marzo y junio de 1943, 48.000 judíos de Salónica fueron deportados al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau.

Romero Radigales actuó para intentar liberar a los deportados sefardíes. Ignorando a las autoridades alemanas consiguió trasladar a 150 sefardíes desde Salónica a Atenas.

Ante la falta de respuesta del régimen de Franco sobre la repatriación de los judíos sefardíes, Alemania propuso su internamiento en Bergen-Belsen como solución provisional. Romero se opuso a ello rotundamente, pidiendo el internamiento en territorio griego y la exclusión de niños y ancianos.

EDUARDO PROPPER DE CALLEJÓN (1895-1972), diplomático español destacado en la embajada de París, donde prestó su ayuda para la huida de miles de judíos perseguidos, por lo que fue distinguido como Justo entre las Naciones en 2007.

En julio de 1940, desde el consulado de Burdeos, expidió en colaboración
con el cónsul portugués Aristides de Sousa Mendes, más de 30.000 visados a refugiados judíos para que pudieran atravesar España camino de Portugal.

Los visados se emitieron eludiendo los trámites ordinarios que exigían
las autoridades de Madrid, lo que según su hijo, Felipe Propper de Callejón, motivó que Ramón Serrano Suñer, Ministro de Exteriores franquista, transfiriese inmediatamente a Propper de Callejón a Larache (Marruecos).

Falleció en Londres en 1972. En vida nunca fue reconocido públicamente por su heroísmo. La actriz británica Helena Bonham Carter es su nieta.

JOSÉ DE ROJAS Y MORENO (1893-1973). Fue un diplomático español
que, como Embajador en Bucarest (1941-43), consiguió que se revocasen los decretos de expulsión dictados contra un grupo de judíos sefarditas y la promesa formal de que ninguno de ellos sería expulsado.

Denunció y adoptó una enérgica postura contra esta política de persecución. Fue el responsable de la evacuación a España de 65 judíos sefardíes. Además, dio protección a los bienes y propiedades de otros 200 judíos perseguidos. Animado por el éxito de esta empresa, Rojas intentó una nueva evacuación de otro grupo judío, pero en este caso, le fue imposible cumplir su cometido.

Repartió carteles entre la comunidad sefardí que decían: “Aquí vive un español”. La extravagante iniciativa salvó muchas vidas de judíos sefarditas.

JOSÉ RUIZ SANTAELLA nació en Baena (Córdoba). Como agregado en la embajada de Berlín contribuyó, con la ayuda de su esposa Carmen Schrader, a salvar la vida de Gertrud Neumann, Ruth Arndt y Lina Arndt, perseguidas por su condición de judías por el Tercer Reich.

José Ruiz Santaella y su esposa fueron distinguidos el 13 de octubre de 1988 como Justos entre las Naciones por el Yad Vashem de Israel.

BERNARDO ROLLAND DE MIOTA fue un diplomático español que, como Cónsul General de España en París (1939-1943), evitó la confiscación de los bienes de judíos sefarditas. Intercedió por 14 judíos españoles enviados al campo de Drancy y organizó la repatriación de otros 77, trabajo que terminó Alfonso Fiscowich.

Su actuación en favor de los judíos provocó graves tensiones con las autoridades alemanas de la Francia ocupada y con el entonces Embajador de España, Félix de Lequerica. En septiembre de 1943, el gobierno español, a pesar de las presiones alemanas, empieza a evacuar ciudadanos franceses desde Cádiz, Algeciras y Málaga.

En el año de 2008 algunos de estos diplomáticos fueron propuestos para el título de Justos entre las Naciones (חסידי אומות העולם). Estoy seguro de que hubo más, muchos más.

Al parecer, sus nombres no figuran en los textos escolares españoles.

http://es.wikipedia.org/wiki/Justos_entre_las_Naciones

© CrisC

11 Responses to “חסידי אומות העולם”

  1. Teresa Says:

    Conocía la historia de Sendler y de uno de los diplomáticos; veo que son más, y seguro que muchas más las personas que obraron en conciencia y no según los aires que corrían, lo cual nos honra (a los seres humanos).
    Franco fue ambiguo en muchos aspectos por esas épocas, mira si no la División Azul, que si sí, que si no (lo mismo que con la “neutralidad”), según un reportaje que vi el otro día. Por cierto, comentaban también que los españoles no obedecieron la norma de no-confraternización con las judías. No sé si por no ser antisemitas o por lo de que más tiran …
    Antes no me gustaba la historia; ahora, mucho. Hace un rato se me estaban poniendo los pelos de punta releyendo las causas del ascenso de los totalitarismos. Puritita actualidad.

    Me gusta

  2. clothbbi Says:

    Ella es un ángel en toda regla. Dicen que en la cara llevamos escrito todo. Solo hay que ver su fotografía. Tiene un brillo en los ojos y una sonrisa deliciosos. Es el retrato de un ángel. Dan ganas de abrazarse a ella y no soltarse.

    Conocía también los dos casos que citas después, el de Miguel Ángel de Muguiro y el de Ángel Sanz-Briz, a través de una producción europea que pusieron por la tele no hace mucho. La calidad de la cinta no era para tirar cohetes pero sí me llamó la atención su historia, lo que provocó que me hiciera preguntas y también buscara más documentación.

    En los textos con los que estudié no se les nombraba. Lo mismo me ocurrió en otras materias con otros nombres.

    ¡Un abrazo, CrisC!

    Me gusta

  3. JoseV Says:

    Muy interesante esta parte de la historia, en la que se resalta la talla moral de muchos seres humanos, que como bien indicas al final, y comparto contigo, también estoy seguro de que hay muchos más, que actuaron, actúan y actuarán en función de su conciencia y moral, independientemente “del miedo que se instaure”, de lo que les convenga particularmente a ellos, o que guste o no guste a las mayorías. Ahí reside “la clave” de la libertad en el actuar del SER humano.

    Me gusta

  4. coeliquore Says:

    Sabía del ángel Irena Sendler. Y de algún otro de los que mencionas (Roland de Miotta): por supuesto, no por los libros.
    La historia que hemos estudiado la mayoría no refleja nada de esto. Hay tantos silenciados, tantos. Y si encima son mujeres, aún más.
    Es necesario rescatar toda esta información y darla a conocer.
    Gracias, CrisC

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    Yo no conocía la historia de Irena, y algo había oído de Sanz-Briz…
    No sabía que hubiera otros. Si por mí fuera, Terétty, una de las prioridades de la política exterior sería siempre Sefarad. Siempre.

    Cierto, Clothbbi, esas caritas de Irena joven y anciana son de ángel. “Escucha, Sefarad, los hombres no pueden ser si no son libres”, escribió Salvador Espriu. Shalom (שלום) y otro abrazo.

    Es verdad, Josevi, la estatura moral de algunos hombres (varones o mujeres) es descomunal y conmovedora. Hay muchos, quiero creer que los hay. Dime que sí, brother.

    No percibo una conspiración catedrática para negarnos estos héroes,
    cuyo relato sería más eficaz en una clase de educación ciudadana que los maniqueos soplapollismos que tanto gustan a la simplona izquierda neopuritana y que tanto asustan a la burda derechona.

    Es algo más tonto: quienes deciden lo que la Historia cuenta están, demasiadas veces, en la parra. Cierto, Coeliq, demasiados silencios.

    Me gusta

  6. atticus Says:

    Yo no conocía las historias que cuentas, salvo la del llamado Ángel de Budapest. Y enseguida pensé eso de que lo que no se cuenta no existe. Todos sabemos quién fue Oskar Schinder. Sobre lo demás reposa el silencio.

    Leí que un héroe es el que va más allá de sus deberes (¿Marina, Savater?). Lo fueron las historias que cuentan. Y no estaría mal contarlas en la clase que dices. Aunque seguro que algunos lo llamarían adoctrinamiento ideológico, de modo que añade a Teresa de Calcuta y Vicente Ferrer, que al menos esos son religiosamente afines y tendrán menos argumentos. Me sorprende la convicción generalizada entre los alumnos de que nada tiene remedio, de que todos son iguales (de corrompibles, de amantes del dinero) y de que buscan explicaciones de ese estiulo cuando les cuentas alguna historia como ésta: seguro que se quedan con la pasta, seguro que es por algo. Eso lo piensan chicos de catorce años, se supone que aún no están en el sistema.

    José V. lo ha dicho bien: talla moral. No sé porqué nos suena rancia esa poderosa expresión.

    Me gusta

  7. CrisC Says:

    Es curioso que aprendamos una cierta historia a través del cine norteamericano, que no es precisamente una fuente dorada. No lo critico. Menos es nada.

    Creo que la Historia y la Vida están llenas de héroes. Igual falta una decidida filosofía al respecto.

    Me gusta

  8. Romi Says:

    Poco más que añadir a lo comentado en el post, sus biografías lo dicen todo.

    Sí que me gustaría aportar algo de información sobre el estudio de la historia. En todos los manuales, especialmente los de bachillerato, se dedica un espacio para hablar de la “resistencia” en los países ocupados durante la guerra y de los grupos clandestinos que hicieron frente al fascismo. Depende del profesorado que se profundice en este aspecto, pero sí que suele ocurrir, y además, es un tema que interesa al alumnado.

    Por el contrario, lo que no dicen los libros es que las cunetas de nuestras carreteras siguen ocultando los cadáveres de los represaliados en guerra, y que todavía hay miles de desaparecidos de las purgas franquistas. No dicen que hay familias que nunca pudieron despedir a sus muertos, ni manifestar en público su desgracia. Y esto sí que da vergüenza y miedo.

    Me gusta

  9. CrisC Says:

    Los primeros vehículos que liberaron París llevaban estos nombres: Santander, Brunete, Guadalajara, Teruel o Madrid.

    Al día siguiente, De Gaulle desfila junto con los jefes de la Resistencia por los Campos Elíseos. Tras él, muy cerca, el General Leclerc al mando de la nueve y los blindados que portaban esos nombres y a sus soldados: republicanos españoles.

    Contaba hace muy poco uno de aquellos soldados que la palabra español
    era en aquellos días un hermoso título que los franceses pronunciaban con agradecimiento y admiración.

    Me contó Atticus que en la versión francesa del film de Ridley Scott, Gladiator, el populacho que asiste al circo no celebra a Máximo, como aquí, con el apelativo de ¡Hispano!, sino… ¡Español!

    Hoy, en la Wikipedia, por decir un ejemplo, apenas se cita a esos blindados en la biografía de Leclerc. Tampoco creo que lo hagan los libros franceses de texto; pero espero, como dices, Romi, que sí lo hagan nuestros libros. A ver… El café lo pago yo. El tuyo y el de quien sea menester.

    En cuanto a lo de las cunetas…, éste no es un país de ardillas ni tampoco
    de conejos -eso dicen que significa Iberia-, sino de tocinos… Podría citar ejemplos, todos podríamos, pero no sólo de entonces sino de más atrás, de siempre, de ahora, de hace unos días, de ayer, de esta misma máñana…

    Aprovecho para decir que estoy hasta el qq macucu del flamenco, del toreo
    y de la copla.

    Me gusta

  10. Aliénor Says:

    La nueve. Así se llamaba la división acorazada que entró y liberó París, gritando, según testigos, “SOMOS ROJOS ESPAÑOLES”. Hubo asamblea previa para decidir los nombres de los blindados: Pasionaria, Durruti, POUM…En medio de la gresca, alguien decidió que fueran nombres de batallas de la Guerra de España, y que los rotulara un catalán, antiguo alumno de la ILE. El primer proyectil contra un nido de ametralladoras alemán, salió del “Ebro”. Pocos días depués, los franceses recogían medallas y los españoles chalaneaban con mercancía americana, gasolina, gallinas o soldados alemanes.

    Pocos libros franceses lo cuentan, casi tan pocos como españoles.

    Quizás aquellos heroicos republicanos también fueran buenas personas.

    Conozco a buenas personas. Se mueven en universos más pequeños, más cercanos, casi familiares. Jamás se les propondrá como Justos entre las Naciones. Pero lo son.

    Me gusta

  11. CrisC Says:

    Eran Rojos. Cierto. Lo del debate nominalista no lo sabía.

    El P.O.U.M. Qué cerca de mi corazón aún… Y qué lejos en su tiempo y mi tiempo.

    Justos entre las Naciones… El Baranda the One de los cielos no halló dos
    (o diez, no sé) en toda SodoGomorra… Y zas, les metió yesca megaplutónica to malísima mientras Lot se las corría haciendo leches (sin doble lectura). Y a esa pobre mujer sin nombre que fue su mujer, qué curiosona y resalá, se le quedó la jeró que lo flipas. Pa darla un lametón. O dos.

    Eran buenos, muy buenos en general. Los mejores.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s