EL POST-GOL DE BALOTELLI

29:::junio:::2012


Mario Balotelli (Palermo, 1990) celebra el gol con Silvia, su madre adoptiva.

Dicen los que saben que el primero y quinto son los trascendentes.

Y que son ésos a los que deben acudir los grandes lanzadores de penaltis. No estoy de acuerdo en lo del quinto, el miércoles fue una prueba.

No sé si Cristiano aprenderá esta lección. Si lo hace –y también, si no- quizás la Vida lo invista con algunos de los atributos del héroe trágico, casi siempre perdedor y por eso epítome de la condición humana.

El personaje de Messi –no la persona, ni el jugador- no tiene ningún interés para mí. Demasiado buen jugador, demasiado buen chico, demasiado simple, desvaído y romo, pero da el contrapunto a un Cristiano arrogante, bocazas, chulesco y… trágico.

Balotelli es otra cosa. Es como Cristiano, pero a lo bestia.

Hay que ver, y disfrutar, su celebración del segundo gol frente a Alemania.
No puede ser un héroe trágico porque las convenciones se le dan una higa, y porque su tosquedad tiene algo de inocencia. A su lado, la tocada de huevos de Coentrão es una grosería inestética y plebeyuna.

Balotelli se mofó de los dioses olímpicos, se reivindicó como titán.

© Six Roy

http://rutube.ru/video/31f6984004482979ef294b16ce5a5614/

EL PENALTY DE RAMOS

28:::junio:::2012

“El espíritu libre huye de la competición”, escribe Nietzsche.

Yo acuerdo en ello, y asumo las carencias de mi espíritu. Tiendo a evitar casi todo tipo de confrontación, pero no siempre. Qué diablos…, uno es del Atleti.

El fútbol es una épica inocente. Lo he dicho mucho, soy un poco cansino
en esto… Concita muchos de sus elementos y afortunadamente excluye el principal: la Muerte. Sólo está presente en la cancha como metáfora.

Antonín Panenka (Praga, 1948) fue un futbolista checo que dio la victoria
a la selección de Checoslovaquia en la final de la Eurocopa de Fútbol de 1976 contra la selección de Alemania Federal. Lanzó un penalti tan singular que, desde entonces, a ese estilo se le llama penalti a lo panenka.

Es de una incontestable estética y eficacia.

Es un lanzamiento suave al centro de la portería que traza una lánguida parábola, tanto que si el portero se queda quieto sólo tiene que atrapar el balón tan fácilmente como se abraza a un bebé. Algunos lo hacen.

Ayer Ramos lo tiró así. Tuvo esa estética y esa eficacia. La épica fue otra cosa.

Había fallado unas semanas antes un penalti en un partido muy importante, casi de manera ridícula. Se le criticó mucho, y hubo cachondeo en las redes sociales. Le tuvo que doler. Podía no haberse propuesto para lanzar uno de los penaltis.

Nadie lo hubiera criticado, e incluso se hubiera considerado que era lo prudente. No hay otro instante más comprometido que ése para un futbolista, porque se da por sentado que un penalti no lo para un portero sino que lo falla el lanzador.

Pero Ramos pidió tirar el penalti. Ese coraje es heroico en un sentido deportivo pero también humano. Y le sumó a la belleza la determinación, la conciencia de que en sus botas estaban prendidas las ilusiones de cientos de miles de personas. No es algo con lo que se deba frivolizar.

Tiró el penalti, pasó a la Historia.

© Six Roy

http://youtu.be/gOtiIHIMei0

SUDDENLY L’ÉTÉ I.

21:::junio:::2012

“A pesar de todo, el verano llega (…)
Pero sólo para quienes saben tener paciencia (…)
como si ante ellos se extendiera la eternidad”.

Rainer María Rilke. Cartas a un joven poeta.

LA GUERRA DEL FÚTBOL

16:::junio:::2012

I love my country-by herrings I do!
James Joyce.

Venga un postesito de fútbol (de naaaaá…, caprichosonas).

Quienes desconocen su mística quizás piensen que los enfrentamientos
de las selecciones, con sus himnos y banderas, con sus pinturas de guerra o sus lenguajes, indician una peligrosa tribalidad.

Se equivocan, al menos en este momento histórico.

En estos encuentros las aficiones se cruzan por la calle y se saludan alegremente en lenguas que les son a unos y otros incomprensibles, se fotografían juntos, vacían las existencias de cerveza y practican alguna camaradería que convoca a todos a la fiesta.

Rara vez hay violencia en todo ello. Hay excepciones.

Suele estar del lado de países en los que hay ominosas desigualdades estamentales o de clase; o son, históricamente, rígidos e inicuos en sus modos sociales e ínfulas.

Y también suele estar del lado de países que reivindican, con razón o sin ella, su existencia nacional o que por razones históricas han estado, y aún lo están, desestructurados.

He visto a hinchas rusos dar coces a los polacos. Yo simpatizo con Polonia y abomino del sufrimiento a que la han sometido secularmente algunos de sus vecinos. No sólo el ghetto de Varsovia, Katyn clama al cielo.

Pero si la violencia es una excepción entre selecciones, no lo es tanto entre equipos de ligas nacionales o entre equipos de la misma liga. Prende entonces con relativa facilidad el choque burro. Odiamos al pueblo de al lado, pero no al país.

No haré antropología al respecto, bastarían unos apuntes de primatología.

Los aficionados irlandeses… En pie, brindo por ellos. Han sido la imagen noble y debida en esta competición.

Si no gana España, ojalá gane Portugal. O Polonia. O los griegos.

http://youtu.be/jSO2O9UyPmg
http://www.youtube.com/watch?v=Ep8TeLO4NRI

© VilBill

DE VITA BEATA

10:::junio:::2012

“Quiero creer que nuestro mal gobierno
es un vulgar negocio de los hombres
y no una metafísica, que España
debe y puede salir de la pobreza,
que es tiempo aún para cambiar su historia
antes que se la lleven los demonios.

Porque quiero creer que no hay demonios.
Son hombres los que pagan al gobierno,
los empresarios de la falsa historia,
son hombres quienes han vendido al hombre,
los que le han convertido a la pobreza
y secuestrado la salud de España.”

Jaime Gil de Biedma. Del poema Apología y petición, en el libro “Moralidades”.

La crisis vomita por las cloacas datos espeluznantes. Y espantan.

Las corporaciones doblan el espinazo de los gobiernos, cuando no son éstos los que inclinan gustosamente la cerviz y aventan sus nalgas al mejor postor.

El sistema capitalista tiene profundos anclajes en la naturaleza humana, es una excreción del ancestral homínido que nunca alcanzará las cimas del superhombre que deseaba aquel pobre loco turinés, Nietzsche, tan vehemente en sus escritos como ingenuo en sus esperanzas.

Importan los fines, cierto, Maquiavelo gana.

Las izquierdas decimonónicas&post lo intentaron desde una voluntariosa antropología buenista…, neofranciscana casi. Las derechas gestionaban la antropofagia. En efecto, las primeras son la manifestación más florida del angelismo cristiano con su doble y peligroso filo; las derechas su peor faz, su manifestación cínica llena de hipocresía y brutalidad.

En ‘Pasión de la Tierra’, Vicente Aleixandre escribe esta demolición lírica:
“la gran serpiente larga que se asoma por el ojo divino y encuentra que el mundo está bien hecho”
.

Jamás se ha descrito con tal desolación el triunfo del Mal.

“En un viejo país ineficiente,
algo así como España entre dos guerras/ civiles, en un pueblo junto al mar,/
poseer una casa y poca hacienda/ y memoria ninguna. No leer,/ no sufrir, no escribir, no pagar cuentas,/ y vivir como un noble arruinado/ entre las ruinas de mi inteligencia.”

Jaime Gil de Biedma. Del poema De vita beata, en el libro “Poemas póstumos”.

© Vil Korea

EL NIÑO QUE GRITÓ PUTA

3:::junio:::2012

Lars von Trier firmó un
gran film: “Rompiendo las olas” (1996).

Y un soberbio ejercicio de estilo, con una preciosísima Nicole Kidman, en el film “Dogville” (2003).

Su sombría (y ajustada) concepción de la naturaleza humana me recuerda otros
dos films: “Furia” (1936) y “La jauría humana” (1966).

Esta dura tríada retrata muy bien la ingénita estulticia y consecuente brutalidad del alma humana.

Lo siento, me la pela la puta especie (huuyyyssss lo que he dichoooo) a la que pertenezco. Y por mí como si se nos lleva por delante una roca to petá con más mala leche que el cholo Simeone entrando a un merengón en el área chica. Para los que no sepan de esto…, algo muy malito.

Vi “Melancholia” (2011). Del Von éste.

Efectista, esteticista, atormentada, tueste, churra, sosipava, gilimorfa, destartalada…, un fraude.

Sí, ya sé, he perpetrado un puta.
Pues otro más: puta. Y otro: puta. Que sí, que ya voy, que ya me lavo la boca.
Que ya (puta, puta, puta y cacaculopedopís)…

http://youtu.be/H8RhHRzNI0Y

© Vil Korea