HALLOWEEN MADRID ARENA

30:::noviembre:::2012

len1n

Acaba de morir la quinta niña. 20 años.

Ha muerto de estupidez. La de quienes lo hemos permitido. La de quienes somos garantes de un sistema que consagra como ley fundamental la codicia, la inepcia y la estupidez: la codicia de los poderosos, la inepcia de los políticos, la estupidez de todos.

Cabrones sin remedio. Cabrones.

Pienso en los padres de ella, pienso en los padres de todas ellas. En su sufrimiento imposible de adjetivar. Siento su dolor no como si fuera el mío, esto es imposible, lo siento devorándome lo ya tan devorado: el respeto por mi especie. La esperanza.

Cuando aún contaba menos años que ellas leí un poema que ha conformado una buena parte de mi obscura cosmovisión: Defensa de los lobos contra los corderos, del libro “Poesías para los que no leen poesías” (1971). El poema es de 1957. Hans Magnus Enzensberger es el autor.

El poema dicta con dolida ironía que es normal que los lobos actúen como tales. Son lobos. ¿Qué queréis que devoren?, dice el poeta… ¿Qué pretendéis del chacal? ¿Que se despoje de su piel? ¿Y del lobo? ¿Que se arranque sus colmillos?

… “¿qué miráis boquiabiertos/ en la mentirosa pantalla del televisor?”.

¿Quién “le cose al mariscal/ la franja de sangre en los pantalones”? ¿Quién “coge la propina, la moneda de plata,/ el óbolo del silencio”? Y “¿quién los aplaude? ¿quién/ los condecora y distingue? ¿quién está hambriento de mentiras?”.

Y el poeta se desangra al decir “cobardes (que) encomendáis a los lobos la función de pensar”…, porque “un anillo en la nariz es vuestra joya predilecta (…) para vosotros ningún engaño es lo bastante estúpido”.

Que los buitres de las finanzas y de los negocios sean una horda de lobos es normal, está en su ser, pero que quienes no lo somos seamos una recua de obtusos acomodados, regidos para una turba de políticos mendaces, ineptos y trincones, eso ya es más grave. Es estupidez.

Cuánta porquería.

Esta queja es, no obstante, como la de quien se queja de que el agua moje, que el fuego arda o que un tonto -dice el proverbio- se quede mirando la punta del dedo que le señala la luna. Estúpido hijoputa.

Mis hijas están ahora en uno de esos conciertos. Supongo que vivas.

© Six Roy

14 Responses to “HALLOWEEN MADRID ARENA”

  1. Josevi Says:

    Me quedo con eso de “la estupidez de todos”.

    Efectivamente que los “hombres-lobo” actúen como tal es normal. El problema está en los hombres-ovejas (rebaños) que ponen a los hombre-lobo y sus “secuaces” a cuidarlos. ¿Para cuándo Seres humanos? La clave es personal.

    Me gusta

  2. coeliquore Says:

    Cinco muertes que se podían haber evitado, cinco muertes gratuitas, causantes de un dolor irreparable.
    La noticia me llenó de tristeza, miedo y rabia. Pero ayer me di cuenta de que casi la había olvidado ya: una capacidad para asimilar tragedias que está siendo cada vez mayor, preocupante, pelopuntante…
    Todo esto lo veo, en mi caso, tanto una cuestión de estupidez como de exceso de confianza: siempre había pensado que muchos cuidan de que todo vaya bien, que se cumplen las normas, que se les protege… Aunque la realidad demuestre, una vez más, que no es cierto.
    ¿A qué acogernos para no enloquecer? Tal vez a la esperanza.

    Me gusta

  3. CrisC Says:

    Hay una gran estupidez, en efecto, repartida a manos llenas.

    Me duele que los lobos ejemplifiquen al canalla, es mi única objeción al poema. Son animales magníficos.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Muertes evitables si la estupidez no fuera la Carta Magna de la Especie.

    Para no enloquecer, yo, de vez en cuando, me administro momentos homeopáticos de locura. Genero así defensas, esperanza ninguna.

    Me gusta

  5. ClothoBoBardi Says:

    Leo atentamente el post y los comentarios. No podemos acogernos a nada. ¿Cómo hacerlo cuando se supone que hay unas medidas obligatorias para este tipo de eventos que no se cumplen? ¿Cómo hacerlo cuando la reacción frente a lo ocurrido es cancelar todo tipo de eventos similares? ¿Qué mensaje quieren transmitirme? Ellos piensan que seguridad, pero realmente me transmiten ineptitud. Realmente siento que lo que me están diciendo es que los futuros eventos tampoco debían de cumplir de manera oportuna con los requisitos de seguridad mínima establecidos.

    Me duele decirlo, pero creo que estas chicas y sus familias no tendrán justicia. Hace tiempo que he dejado de creer en ella.

    Me gusta

  6. CrisC Says:

    no creo en la Justicia porque no creo en la premisa mayor, en mi Especie

    Me gusta

  7. Atticus Says:

    Se trata de algo más: una letal combinación de estupidez y codicia. Todo ello aderezado con una colosal falta de escrúpulos y una criminal mirada hacia otro lado cuando las cosas “salen mal”. Nadie responde, nadie pide un perdón sincero, personal, hondo.
    Habrá unas sanciones económicas, se hablará de fatal combinación de circunstancias, unos se echarán la culpa a otros, se pertrecharán tras las lagunas oceánicas de las leyes y las estrategias sutilísimas de los leguleyos… Ojalá que no.

    Diez padres no podrán comprender nunca. Para eso no estamos preparados.

    No mezcles a los lobos con esto. Los que no responderán (por eso no pueden ser responsables) pudieron elegir. Deberían asumir las consecuencias de sus actos.

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    Y también la ineptitud y trinconería de los políticos. Impresentables.

    En efecto, todo se diluirá en este ruido urbano. No me importa una vez más tanto lo sociológico cuanto la antropología. Ahí me derrumbo.

    Es Enzensberger -ya dije- el que mezcla a los lobos con la canalla, único fallo del poema.

    Me gusta

  9. Romi Says:

    Comparto la esencia de tu post y las aportaciones de los comentaristas. No puedo añadir nada que no se haya dicho o sentido sobre lo ocurrido en el Arena y su trascendencia. Desolación.

    Reflexiono sobre como hechos de esta naturaleza añaden un grave daño moral a una sociedad perdida entre la indignación y desesperanza. En la escasa historia que conozco, recuerdo dos períodos de rasgos similares en este sentido: la crisis del 98 en España y la posguerra de la Gran Guerra, marcados por un profundo desengaño aunque de naturaleza diversa.

    Sorprende saber que en ambos momentos surgieron importantes movimientos artísticos que legaron una obra trascendente. Extraña paradoja, crear belleza de la perplejidad.

    Me gusta

  10. CrisC Says:

    Lo ocurrido en el Madrid Arena no es una singularidad.

    Ha ocurrido otras veces y de otros modos. Manifiesta un estado de cosas y algunas cosas del Estado. Marx y Engels dijeron que la ideología de una sociedad era la de su clase dominante. En eso no se equivocaron, en su consideración de la naturaleza humana sí.

    En efecto, desolación. En cuanto a la belleza, en todo lugar y tiempo busca su ocasión :::

    Me gusta

  11. Leci Says:

    Muertes en vano.
    Sí, quizá dos o tres meses se cumplirán las normas en un evento de estas características, quizá menos quién sabe. Pero “los buitres de los negocios” más pronto que tarde volverán a las andadas, volverán a doblar e incluso triplicar el aforo en eventos. Volverán a escatimar en seguridad. ¿Qué más dá? Ya nadie se acordará de la fiesta de Halloween de Madrid Arena.
    Triste, muy triste.

    Aprovecho este comentario para saludarte CrisC, un abrazo.

    Me gusta

  12. CrisC Says:

    En vano, sí, porque no servirán de ejemplo.

    Estarán unos y otros un poco atentos, como dices, los próximos meses…, nada más. Y pasarán al olvido, excepto en el corazón de sus familias. Muy triste.

    Es un placer hallarte de vuelta, Leci.

    Me gusta

  13. Daiquiri Says:

    Comparto el dolor. Pero es que nos dan por todas partes y nos desarman. Esta es la peor de las noticias, la que más repugna, sin duda alguna.
    Pero luegpo están “las otras”, que nos andan carcomiendo día tras día, dejándonos indefensos, con las manos vacías, aturdidos. Son tantos golpes que te dejan desvalido, y al final cuando oyes “recortes en I+D” piensas “y a mí que me interesa?” Es toda una estrategia, hay tanto por lo que manifestarte, tanto de qué quejarte, que te abruman y te sientes impotente, y te dan ganas o de matar o de matarte.
    ¿Qué se puede hacer contra los lobos cuando eres una simple oveja? Se me ocurre sólo asociarme con otras ovejas, pero ni siquiera sé el cómo…

    Me gusta

  14. CrisC Says:

    ::: el monstruo de Frankenstein dice ser malo por haber sido desgraciado: definitivamente, estoy con los lobos

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s