LUCES DE NAVIDAD

25:::diciembre:::2012

NAVIDUL 2

Only worth living if somebody is loving you…
“Video Games”. Lana del Rey.

3695539601_5fb11116ac

34412590

Hace unos días sentí una seca dentellada en las tripas.

Algo que la noche anterior pudo ser un sueño o, quizás, uno de esos descensos a los infiernos que acosan la duermevela, se lanzó de nuevo sobre mí.

No pude evitar componer un gesto de dolor, un amargo rictus.

La Vida, pródiga en tantas dulzuras, quiso cebarse con tenebrosa ansia en mi carne. A primera sangre.

“Muerde a ver si te hartas, puta”, le dije.

Salí a comprar tabaco. Encendí un cigarrillo. El frío se afanaba en buscar los lugares descuidados de mi piel: encogí los hombros, pegué los brazos al cuerpo y alcé el cuello de mi americana.

Juzgué que algo iba mal en mi vida.

Di un paseo. Otro. Y de vuelta a casa advertí desde la calle que había dejado encendida alguna luz… Sentí que allí estaba mi refugio. Y que algunas cosas iban bien.

Encendí otro cigarrillo.

Oí voces de niños, canciones, unas risas… Me saludó un paseante, devolví el saludo. Tropecé con algo, miré al suelo, vi los cordones sueltos de mi calzado. Sonreí. Me sentí bien.

Algo parecido a la serenidad, algo así como una apacible alegría.

Miré al cielo. Una estrella brillaba con intensidad, pero no titilaba. Era Venus. Y me dije: “alguien me ama”.

Feliz Navidad.

https://criscractal.wordpress.com/navidad-de-cadiz/

© CrisC

HERMANOS DE LECHE

14:::diciembre:::2012

dando-de-mamar-1

:::

… “mas como se asimilan en algo a nuestra naturaleza por la sensibilidad de que están dotados, fácil es colegir que deben participar también del derecho natural, y que el hombre está sujeto respecto a ellos a cierta clase de deberes

(…) ello no es tanto por su condición de ser racional como por la de ser un ser sensible, cualidad que siendo común al animal y al hombre, debe dar al primero por lo menos el derecho de no ser maltratado por el otro”.

Jean Jacques Rousseau.
Prefacio al “Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres” (1754).

Dicen que somos igualitos. O casi.

Que compartimos un noventaymucho del genoma ése, raro palabro que últimamente parece estar en el mismo filo en que anduvo el bizantino sexo de los ángeles o el alma que sí o no tenían mujeres y, tiempo después, los indios americanos.

La ciencia ficción hace mucho que habla sobre máquinas. Y la cibernética.

Se discute desde hace nada sobre el hecho de que en los primates hay una cierta conciencia de sí y que son, por tanto, sujetos sensibles y de Derecho. Erich Fromm sostuvo -creo- que pulsa el subconsciente humano un cierto sentimiento de culpa por el hiato alzado entre ellos y nosotros.

De esto sé poco, casi nada, pero maldito sea quien maltrata a un animal.

Y tampoco sé si de aquí a unos cientos esto del genoma será otro mind bluff… De momento esta imagen es de las que necesitan poco pie de foto.

Digo que esos mamoncillos son hermanos. Y esa mujer la madre de ambos.

http://youtu.be/MvLrg1SoQEg

© Six Roy

TRATADO DE VIANDANCIA

8:::diciembre:::2012

ANDANTE

segwaytest

“Servidor de ustedes -peroraba un tipo en el Metro– roza los 190 cm.

Y desplaza 90 kilos (sin chanclas). Si la física dice verdad, la velocidad acrece el peso. Así que si ando ligero, en un hipotético choque endiñaría 120 kilos en toa la boca al viandante –dijo.

De natural soy serio, ceñudo y malencarado. Con trapío.

Y como voy al gym, ando brazos en jarra –y tal mostróse. No más que por dármelas de aparentón, chuleras y matachín. La gorra me falta…, y cani de manual, carne para poligonera (eso sí, de primera) –apostilló.

EL PASEANTELejos estoy de pasar por un mala bestia a la vista, pero tampoco parezco una esclava genuflexa del Señor. Y si tal es es así, ¿por qué soy yo -alzaba la voz- el que por la calle tiene que hacer escorzos, fintas, gambeteos, giros y parada biológica ante los viandantes? ¿Ein?

Si me dejase llevar y no mirase -continuaba-, ahora tendrían avería media docena de adolescentas bajitas, tres agüelos del inserso, la ubérrima hija del frutero, dos taxidermistas, una dependienta flux de Zara y algún que otro soplagaitas con pintas.

Algo tengo por verdadero: la gente no va premeditada al choque, no busca la provocación, no gusta de no variar la trayectoria… No, no es eso: ni siquiera te ven -gesticuló. Ni te huelen. Ni te notan. No existes. Ná de ná.

Será que el peste ése de la educación cívica, de unos o de otros, es otra trapacería más de las muchas de estos tiempos.

Eso será -sentenció. Y yo con un juego de cintura que ni Messi”.

© Vil Korea