LAS TRECE ROSAS

23:::enero:::2013

A las aladas almas de las rosas…
Miguel Hernández.

800px-Las_Trece_Rosas

http://www.youtube.com/watch?v=yQ8I6CQmncc

No fui a su estreno cinematográfico. No pude ir. No quise.

Quien la haya visto no necesitará que le diga mucho. Y poco sabría decirle a quien no lo haya hecho.

Carmen Barrero Aguado tenía 20 años y era modista. Martina Barroso García contaba con 24 años, también modista. Blanca Brisac Vázquez, 29 años, pianista, madre de un hijo. Pilar Bueno Ibáñez tenía 27 años y era modista.

Julia Conesa Conesa sólo tenía 19 años, modista. Adelina García Casillas también tenía 19 años y era activista política. Elena Gil Olaya, 20 años y activista política. Virtudes González García sólo contaba con 18 años, modista. Ana López Gallego, 21 años, modista.

Joaquina López Laffite, 23 años, secretaria. Dionisia Manzanero Salas tenía 20 años y era modista. Victoria Muñoz García, 18 años, activista política. Luisa Rodríguez de la Fuente, de 18 años y sastra.

No sé si parecerá frivolidad o burdo sentimentalismo si digo que las quiero… No a mí. Trece veces lo digo, las quiero.

Dice la ficha técnica que el film recaudó el 70% de lo que costó.

Quien se arranca el corazón del pecho hacia la noche, quiere alcanzar la rosa.
Suya es su hoja y su espina (…)

Quien se arranca el corazón del pecho hacia la noche y lo lanza a lo alto,
ése no yerra el blanco…

Del libro “Amapola y memoria”. Paul Celan.

© CrisC

16 Responses to “LAS TRECE ROSAS”

  1. amparo Says:

    Precioso post, CrisC. Besets.

    Me gusta

  2. clothbbi Says:

    Pétalos rotos, lágrimas de amapola, cuerpos mutilados con balas de semen…

    Vi la película, estuve con mujeres que vivieron todo aquello, ya eran mayores, me recibieron con cariño, yo sentí amor, admiración, respeto, eterna gratitud, y también… ira, y rabia, y dolor por todo lo que se las hizo… pude ser yo… las amo… y con ellas lloré, y con ellas tomé el fusil de la palabra, y con ellas… por ellas sigo clamando una justicia que aún no ha visto la luz…

    Gracias por un post tan bello y necesario, CrisC…

    http://www.youtube.com/watch?v=RDuesBF8-gY

    Me gusta

  3. CrisC Says:

    Gracias por tu comentario, Amparo. Y por volver a CrisCractal.

    Pudimos ser tú, yo y cualesquiera de nosotros. Quizás lo fuimos. Te felicito por los momentos en que las tuviste cerca. Gracias a ti, Clothbbi.

    Me gusta

  4. coeliquore Says:

    Trece rosas arrancadas en la flor de la vida, trece sueños truncados: gracias por este post contra la desmemoria y el olvido.

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    Trece vidas, así es, las que fueron y pudieron llegar a ser. Gracias, Coeliq.

    Me gusta

  6. Daiquiri Says:

    Vaya, Clothbbi, después de tu comentario ¿qué más se puede añadir? Que me han dado ganas de ver la película, es lo único que puedo añadir.
    Y que si no habéis leído aún “La voz dormida” de Dulce Chacón, os la recomiendo.

    Me gusta

  7. Rubén Says:

    La vi en la tele el sábado y creo que hacen falta muchas más como las trece rosas y como “Las trece Rosas”.

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    La voz dormida, anoto.

    Me gusta

  9. CrisC Says:

    Acuerdo en ello, Rubén.

    Me gusta

  10. Atticus Says:

    No pueden compararse. Las películas, claro: las historias son tan parecidas que da miedo pensar, saber, que las historias se repiten casi como si fuera una un calco de la otra. La misma ruindad, la misma despersonalización, la misma obsesión por instalarse en la Verdad y desde allí aniquilar a todo lo demás.

    Pero a mí la película “Las trece rosas” me pareció falta de pulso narrativo, con escaso dramatismo, interpretaciones poco sentidas y algún que otro error en la elección de las actrices. En el extremo opuesto situaría “La voz dormida”, que tiene todo eso que le falta a la otra. La primera me decepcionó; la segunda me pareció excelente.

    Repito que hablamos de películas. Las personas no entienden de interpretaciones ni de guiones.

    Me gusta

  11. CrisC Says:

    No veré La voz dormida, si puedo; pero quizás la vea.

    Vi la película como tal e inevitablemente como algo más, así que no eché de menos cuanto dices le falta a Las trece rosas, probablemente porque manu et militia amori se lo puse yo.

    Qué decir en mi descargo si a los 10’ ya estaba enamorado.

    Me gusta

  12. Daiquiri Says:

    A mí en cambio la película de “La voz dormida” me decepcionó. Quizá porque el libro me fascina tanto que esperaba que la película me fascinara por igual, y ya sabemos lo que suele ocurrir con las adaptaciones de novelas…

    Me gusta

  13. CrisC Says:

    no puedo decir nada del libro…, de la novela tampoco…, de las adaptaciones…, hummm, no mucho :::

    Me gusta

  14. Romi Says:

    Es por la emoción que destacas de la película, por lo que no la he visto ni la veré. Hay temas que ya no pueden aportarme más sensibilidad de la que tengo. Como no los digiero, se convierten en elementos tóxicos para mi hígado: puro sufrimiento.

    Comento esto porque al no verla no sé si dan alguna explicación al apelativo “trece rosas”. Yo las hubiera llamado, “trece amapolas”: por la brevedad de sus vidas, por su falta de espinas. Fueron niñas devoradas por el horror.

    Me gusta

  15. CrisC Says:

    No advertí en el film la justificación del apelativo de “Las trece rosas”, debe de ser muy posterior.

    Hay en la película mucho horror, cómo no, y sin embargo está llena de la alegría de aquellas chicas; sin la cual, por otra parte, no hubieran podido dar tanto de sí mismas.

    Me quedo con sus risas.

    Me gusta

  16. Dawn Says:

    Y de esto hace tan sólo 74 años.
    Yo la película no la he podido ver, porque lo pasé muy mal con la novela, la leí hace tres años, puede que ahora me sea más fácil ver la película, que por lo que se dice es buena, al igual que la novela. Que se sumerge en la realidad de la España de entonces dejando de lado, ideologías, creencias, políticas… Es una novela que no acusa a nadie y acusa a todos a la vez, es difícil comprenderla si empiezas a leer buscando culpables, “yo soy de los buenos, y los otros culpables”. A decir verdad cuando decidí leerla pensé que podría ser una novela como algunas que tratan el mismo tema, o con mucho sentimentalismo o muy subjetivas. Y me soprendió gratamente, al igual que muchas de tus entradas.
    Un saludo.

    PD: La voz dormida también está muy bien.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s