DIÓSCORO GALINDO GONZÁLEZ

14:::abril:::2013

Y quizá un niño medio se despierta y entreabre los ojos,
y mira y ve también el alto pupitre desdibujado
y sobre él el bulto grueso, casi de trapo, dormido, caído,
del abolido profesor que allí sueña.

Vicente Aleixandre. Del poema “La clase”, en el libro “Historia del corazón” (1954).


¿Cómo sería un pueblo que venerase a sus maestros de escuela?

Todo totalitarismo dirige sus primeros dardos contra la intelligentsia capaz de pensar y hacer pensar, aquellos hombres y mujeres que -como escribió Jean Daniel- reinventan cada día el pensamiento.

El franquismo asesinó a miles de maestros nacionales, profesores de media y universitarios. A quien no pudo, exilió; y a quien ni una ni otra, depuró como sólo puede hacerlo -según versos de Gil de Biedma- “un intratable pueblo de cabreros”.

Formado en la Institución Libre de Enseñanza, Dióscoro fue un maestro humanista y republicano. Uno más. Participó activamente en las llamadas misiones pedagógicas, destinadas a erradicar el analfabetismo rural.

Organizaba clases nocturnas para los alumnos que no podían ir al colegio porque debían ayudar a sus padres en las faenas agrícolas.

Fue conocido como “el maestro cojo”.

Al bajarse de un tranvía, algo de su ropa se enganchó, cayó y la pierna izquierda quedó atrapada en los raíles: el tranvía pasó por encima. Para evitar la muerte por gangrena, los médicos cortaron la extremidad.

Cuando el Frente Popular ganó las elecciones en las que él lo representó en la mesa electoral, muchos vecinos del pueblo desfilaron frente a su casa al grito: “¡Viva el maestro nacional de Pulianas!”.

Desde los inicios de la sublevación en Granada, Dióscoro era ya un hombre señalado por los falangistas de Pulianas como “el maestro rojo”. Una horda de pistoleros de la Falange lo asaltó en su casa, a las dos de la madrugada del 18 de agosto de 1936.

La aciaga noche del 19 de agosto lo mataron en algún lugar de la carretera de Víznar a Alfacar junto a otros tres hombres. En Pulianas hay una calle con su nombre, también una casa de cultura pero creo que ningún colegio…

Sus restos reposan en un barranco de Víznar junto a Francisco Galadí Melgar y Joaquín Argollas Cabezas, banderilleros; y Federico García Lorca, poeta.

http://www.youtube.com/watch?v=WtzWcafGABY
http://www.youtube.com/watch?v=tfs5JaKw_bY

… dedicado a cuantos fueron (y son) mis maestros
© Six Roy

22 Responses to “DIÓSCORO GALINDO GONZÁLEZ”

  1. coeliquore Says:

    Tanto amor, tanta dedicación, tanto trabajo, tanta vida…: asesinados en una cuneta. Pero nunca olvidados. Gracias por este homenaje, que les devuelve la dignidad y el respeto.

    Hay algo en esta sociedad en la que vivimos y en este país nuestro que me pone los pelos de punta: el desprecio a los enseñantes. ¿Nunca aprenderemos las lecciones de la historia?

    Pd: se me ocurre un pueblo que venera a los maestros: Finlandia.

    Me gusta

  2. Josevi Says:

    Interesante entrada, y necesaria tener en mente.

    Siempre el poder autoritario ha querido cercenar el pensamiento crítico y no afín a él, pretende “formar” no enseñar. Por ello no potencia a los maestros, sobre todo aquellos, que además de dar información, enseñan a pensar por sí mismos a sus alumnos, porque son los que pueden hacer que este mundo cambie y ¿a quiénes no les interesa el cambio?

    Ojalá todo los países fueran como Finlandia, donde parece ser, se ha comprendido la valía de la misión de los maestros.

    Me gusta

  3. CrisC Says:

    Sí parece que Dióscoro andaba sobrado de dignidad.

    El desprecio a los maestros…, bueno, aquello de Machado y el desprecio a cuanto se ignora. El desprecio al empollón es su primer capítulo.

    El pensamiento crítico siempre ha sido subversivo, todo poder lo tiene en el punto de mira. El actual sistema educativo español hiede. Son bochornosas sus estadísticas, pero fue implementado, desarrollado y ejecutado con la aquiescencia de miles de profesores que se dicen de izquierdas. Lerdos.

    En cuanto a Finlandia…, no sé, Jáqel, Josevi…, desde hace algún tiempo me parece que hay mucha leyenda urbana en eso.

    Me gusta

  4. clothbbi Says:

    Un post muy necesario. La pregunta que planteas al inicio se clava y duele… porque aquí todavía no ha llegado ese día. Tal y como apunta Coeliquore, tristemente se sigue valorando poco o nada a los maestros…

    Estuve en un concierto de Barricada en el que tocaron esta canción…

    ¡Un abrazo a todos los profes y profas!

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    “Escribir en Madrid es llorar”, escribe Larra.

    Lo será también fuera del Foro, y lo será también la profesión docente. Mi padre refería la frase “pasa más hambre que un maestro de escuela”…

    Antes se insistía beatamente en que era una vocación para así explotarlos vilmente; hoy los beatos de aquella misma psicoraíz -que se denominan progresistas a sí mismos- llaman compromiso a aquella vocación… Insisto en la probada responsabilidad de los propios profesores.

    Así que un abrazo, sí, y algún hostiazo con puntillas tampoco vendría mal.

    Me gusta

  6. coeliquore Says:

    Claro, en vida, no le faltó. Me refiero a la de su muerte…
    Estuve en Finlandia con un grupo de profesores de toda Europa. Vi escuelas, jardines de infancia, universidad y trabajamos con ellos. Si no han cambiado las cosas, no es leyenda urbana.

    Me gusta

  7. CrisC Says:

    pues voy a hacerme finlandeso, aunque eso de las lenguas ugrofinesas no parece cosa fácil :::

    Me gusta

  8. paraqueloleas Says:

    Mirando el vídeo que enlazas de “gratitud al maestro”, me ha entrado un escalofrío. A esa letra (con esa música) solo le falta decir: “gratitud al maestro que enseña LO QUE YO QUIERO que enseñe”.

    Me gusta

  9. CrisC Says:

    ¿Por qué escalofrío? Che, piba, no digás…

    Pero si es puritica poesía, épica patria, fair play pedagógico y candor infante. Mirá, Paraq, fijá bien en las estrofas y escuchálo de nuevo.

    Ya verás como te sulibeyan sus sublimes versos, contá luego.

    Me gusta

  10. Daiquiri Says:

    Dióscoro podría también haber sido uno de mis bisabuelos, maestro en Ronda. Gracias por tus palabras de recuerdo.

    La canción de gratitud… de verdad habéis podido escucharla más de un minuto? Pero si se oye fatal! (entre otras cosas…)

    Me gusta

  11. paraqueloleas Says:

    Hasta el final… y dos veces. ¡Estoy enganchada!
    CrisC, el psiquiatra lo pagas tú.

    Me gusta

  12. CrisC Says:

    Ronda… No he estado allí.

    Alberti canta que en Granada hay “sangre caída del mejor hermano”, que nunca fue ni vio Granada…, aunque al final del poema dice que entrará en Granada.

    ¿Un minuto? Yo la estoy oyendo de continuo, me la he puesto en el móvil y la canto en el buga mientras voy a trabajar (y la bailo).

    Me gusta

  13. CrisC Says:

    yo lo pago, Paraq, en billetes de 500 € :::

    Me gusta

  14. Daiquiri Says:

    Jajajaj, estáis fatal… 😛

    Me gusta

  15. CrisC Says:

    mu malitos, sí :::

    Me gusta

  16. Atticus Says:

    No conocía la historia. Siempre había leído eso de que García Lorca fue fusilado junto a otras personas, entre las cuales se contaba algún maestro. La sombra del poeta ocultó a los demás. ¿Quiénes eran los ladrones que fueron crucificados con Jesucristo?

    Me gusta

  17. Atticus Says:

    Cuidado con el asunto nórdico. Nada impide a los finlandeses estar a la cabeza del asesinato de mujeres en Europa, junto a sus vecinos. Ni que esos países tengan los índices más altos de alcoholismo y suicidios. Me dan envidia en muchas cosas; no en todas,

    Me gusta

  18. CrisC Says:

    Ya no recuerdo cómo supe quién era Dióscoro…, sí recuerdo la serie de televisión y la cara de buena gente que tenía el actor que lo encarnaba.

    Uno de los crucificados -del otro nada sé- me sonaba como El buen ladrón, San Dimas. Leo ahora en la Wiki que no se lo menciona en los evangelios canónicos (creí que se llamaban también sinópticos, pero ésos sólo son los tres primeros), no lo sabía, pero sí en los apócrifos y en el de Juan como el buen ladrón. Bueno es saberlo.

    En Finlandia que viva el Kaurismäki. Amén.

    Me gusta

  19. Romi Says:

    Un gran esfuerzo hecho por la República fue la reforma educativa que promovió la creación de escuelas públicas, laicas, y gratuitas por todo el territorio español. Se crearon miles de plazas de maestros y centros escolares; se iba a preparar a la primera generación de ciudadanos en democracia. En el centro escolar “Segunda República” de Madrid se conocieron las que luego fueron mis dos abuelas.
    No le gustó nada a la Iglesia, quien tenía prácticamente el monopolio educativo hasta la fecha, ni a la derecha que le preocupaba tener una clase obrera trabajadora formada. Estalló la guerra, vino la evacuación de las colonias escolares hacia el Levante, el regreso al Madrid vencido, y la depuración. Triste destino para miles de maestros y maestras que tuvieron que demostrar su “inocencia”. ¿Tan peligrosos podían ser unos sencillos maestros de escuela? Triste vergüenza para una nación. Así nos va.

    Me gusta

  20. Mariel Says:

    Durante algún tiempo hemos sido programados para un saber ligado a la finalidad, no me atreveré a decir si fue la izquierda izquierda, o la derecha, derecha, (delante, detrás ¡un, dos, tres!), el capitalismo, el materialismo occidental, o simplemente la toma de conciencia de la vida como finita. Atrás quedó la frase “el saber no ocupa lugar”, porque además “el lugar” ahora se ha actualizado de tal manera que te pide nick y contraseña para poder acceder a él.
    En la clase que me acompañó hasta el instituto éramos cerca de treinta personas, de ellas, solo la mitad llegó a él, algo menos de la tercera parte obtuvo el graduado, y tan solo dos llegaron a la universidad. Y se supone que nosotros éramos parte del resultado de toda esa lucha…
    A veces me posee el espíritu de la posguerra y diserto sobre nuestra ingratitud y sobre lo que deseó aprender una persona que nunca tuvo esa opción.Espero que ese pueblo que venera a sus maestros de escuela no esté a muchos kilómetros de aquí, el recuerdo de quien luchó por él lo acerca sin duda.

    Me gusta

  21. CrisC Says:

    En este sucio país -porque caciques, espadones, clerigalla, burdos políticos y pueblo bestia lo han hecho así- una de las escasas páginas limpias la escribieron los maestros de la República.

    También aquellos críos de las Brigadas Internacionales.

    Honor y Gloria a todos ellos y, muy especialmente, a esas dos abuelas, Romi… De Madrid. Ahí es ná.

    Me gusta

  22. CrisC Says:

    Las dos, Mariel, las dos. Y, mira, más la izquierda poco izquierda y la moscovita atrabiliaria que la burda derechona, que sólo tuvo que seguir la senda palpándose el bajío ético de la pura alegría que tienen.

    En el futuro se estudiarán las reformas educativas de los noventa en adelante como algunas de las más bárbaras y zopencas de la historia. No sé otros, pero yo no olvidaré el nick de todos estos gilipollas con pintas.

    En efecto, los datos concretos de tu experiencia cantan.

    No sé si algún pueblo venera a sus maestros, éste en el que tuve la puta desgracia de nacer no. Eso sí, pregúntenle a este pueblo la alineación del Barsa, el Madrí o quiénes se tiran a la piscina en el programa ése para oligofrénicos culturales.

    Menos mal que nos queda la risa.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s