ANTONIO LÓPEZ. LA MIRADA DEL DIOS.

11:::octubre:::2013

4153665w-640x640x80 :::
“Hombre y mujer” (1968-1994). Madera policromada. Museo Reina Sofía. Madrid.

De existir Dios, así sería su mirada.

Antonio López contempla a sus criaturas como el dios que les ha dado el ser. Lejos de toda solemnidad su arrobo es sencillo.

No hay nada inquisitivo en su mirar por ser innecesario. Él conoce.

Sabe del corazón no menos que de la técnica, hace reposar sus ojos en las formas de ese hombre y de esa mujer.

Los ha demorado en ellos un día tras otro. En el silencio.

Además de la mirada su esquema corporal trasparece calma, ternura, una satisfacción contenida tanto como la pulsión de volver de nuevo sobre la obra. Es el hado fatal y sublime de todo genio.

Se equivoca, es perfecta, pero querría darles el alma viva que no tienen.

Su lánguida mirada es la del padre, su embeleso es amor.

http://www.canalplus.es/play/video.html?id=1066011&media=AF942862&cc=PLTVPR

… dedicado a Antonio López
© Six Roy

17 Responses to “ANTONIO LÓPEZ. LA MIRADA DEL DIOS.”

  1. paraqueloleas Says:

    La mirada de Antonio López es justo eso que dices de satisfacción (o insatisfacción) contenida. Recuerdo la película “El sol del membrillo”, en la que en ningún momento acaba de estar satisfecho con su obra y lo refleja perfectamente con la mirada.

    Me gusta

  2. CrisC Says:

    Es un peliculazo El sol del membrillo, el genio en su ingenuidad en busca de lo absoluto.

    Me gusta

  3. Aurora Luna Says:

    Fantástica esa conexión entre el hiperrealismo de Antonio López y la creatividad del “Todo”.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Alguien dirá que no hay creatividad en el hiperrealismo porque no hay innovación… Diría que Antonio López no sólo crea (Ortega escribía creatura en vez de criatura) sino que recrea. Crea porque su Hombre y Mujer son la criatura humana misma. Ha encarnado en madera a la Especie.

    Bienvenida, Luna, a CrisCractal.

    Me gusta

  5. Aurora Luna Says:

    Estoy de acuerdo, crea una de las más perfectas ilusiones de “realidad” que existen…

    Me gusta

  6. Atticus Says:

    El hiperrealismo recrea… Es mucho más. Voy a menudo a Madrid, tomo la Gran Vía. Cada vez que paso por allí recuerdo el cuadro de Antonio López. También si subo a la terraza del Círculo de Bellas Artes: siento que la realidad es inferior.

    Solemos alimentar el prejuicio de que el hiperrealismo carece de sentido porque tenemos la fotografía, olvidando que la ésta, como la pintura, selecciona, fija la mirada, amplía la visión, detiene la realidad y la transforma.

    Además, me gusta escuchar a este hombre que no es un divo, que parece siempre estar buscando la verdad y la belleza, al que sólo llegan los amortiguados ecos de los que le dicen que es un genio. Va a lo suyo.

    Me gusta

  7. Nahia Says:

    Para mí Antonio López consigue mostrar la esencia de la realidad eternizando el instante preciso en el que se hace poesía.

    Siempre hay una reflexión, una elección que incluye el tiempo representado, la luz elegida, el encuadre, la composición, etc. Hay creatividad, y mucha.

    Me gusta

  8. Atticus Says:

    Estoy escuchando el enlace que has puesto. Muy interesante. Pero ¿es el que querías poner? Lo digo porque hay otro con Antonio López, que es éste:

    http://www.canalplus.es/inaki/videos/programas-completos/?id=1066011&media=AF942862&cc=PLTVPR

    Me gusta

  9. CrisC Says:

    Perfecta ilusión, Luna, realidad perfecta…

    :::

    Hiperrealismo es un nombre, ni siquiera creo que lo acepte el artista.

    Cualquier realidad ya es un problema, un constructo. Lo imagino…, a Antonio López, en el afán de adentrarse en el alma humana, más, en el latido mismo del Universo. Eso es real. Sabemos, Atticus, de esto.

    ¿Quién se atrevería a decir que una fotografía dice más la realidad que, por ejemplo, el Inocencio X de Velázquez?

    Cuanto más genio menos divo, así parece Antonio López.

    (Puse la entrevista a Antonio López, pero el enlace ha modificado el orden.)

    :::

    Por eso no admite etiquetas Antonio López, Nahia, porque, en efecto, busca la esencia de lo absoluto. Al lado de eso cualquier denominación es convencional y palidece. Hay reflexión y corazón en cuanto elige, desecha y anhela. Hay creatividad, claro, casi mística.

    Me gusta

  10. coeliquore Says:

    ¡Cuánta belleza!: sus obras son de una sencillez tan grande que torna en majestuosidad.

    Me gusta

  11. CrisC Says:

    Como en los cuadros de Hopper, en los de Antonio López parece que haya silencio.

    Me gusta

  12. Dawn Says:

    Yo ni siquiera lo conocía,
    pero debo confesar que tanto su escultura como su pintura es impresionante. Gracias.
    Un beso.
    PD: Aunque para mí más bien es un De existir Dios, “debe de estar ciego.”

    Me gusta

  13. Josevi Says:

    Me ha llamado mucho la atención este “post”, creo que has re-creado y descrito impresionantemente en palabras la imagen motivo de la entrada… plas! plas! plas! … (Dios existe, y se manifiesta su mirada a través de Antonio Lopez también, je,je,je)
    😉

    Me gusta

  14. CrisC Says:

    Hay quienes han escrito sobre el silencio de Dios.

    Mira, Dawn…, “el silencio de Dios es como un barco que navega mis ojos dulcemente (…) el silencio de Dios se transforma en niebla y me pesa en los párpados”. Celso Emilio Ferreiro.

    En mi caso es retorica noble lo de “así sería su mirada”. Dios está fiambre.

    Me gusta

  15. CrisC Says:

    Tú, socio, je, je, je…, llevas el agua a tu molino a la menor (se ta notao, prenda).

    😀

    Me gusta

  16. Romi Says:

    En Indonesia se cuenta que los orangutanes -ellos les llaman “hombres de la selva”- en realidad son humanos que decidieron no hablar para evitar se esclavizados. Creo que Antonio López, como prueba de amor, evitó darles la vida.

    Me gusta

  17. CrisC Says:

    Una prueba de amor que subscribirían Teognis de Megara, Sófocles, Calderón, Goethe y Cioran…, supongo que entre otros.

    Todos ellos hablaron del inconveniente de haber nacido. Ninguno se suicidó (creo), así que prefirieron la vida. La suya era un protesta trágica, por ello mismo humana, demasiado humana.

    Pero creo en ese poético amor que le atribuyes a Antonio López.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s