EL LLANTO Y LA LLUVIA IV.

3:::noviembre:::2013

http://wp.me/p9gnZ-38N

IV/IV

El padre O’ Malley ve llegar hacia su mano una mano blanca que sostiene una ficha amarillenta: El enigma del Tiempo.

Ve llegar un manuscrito y un dedo que le señala delicadamente unas letras: son las que su memoria guarda y quizás aguarda. Ve llegar un pequeño libro: El enigma del Tiempo, 1958, Limerick Printers.

Al padre Patrick O’ Malley se le humedecen los ojos cuando lee el nombre del autor, Sean O’ Malley, y reconoce a su padre en la vieja fotografía de la contraportada. Aquel frío verano de 1958 fue duro para el duro Capitán Sean O’ Malley: publicó el libro, nació su único hijo y también moriría su mujer, madre del pequeño Patrick, nueve días después del parto.

Lo que sí sabe el padre O’ Malley es que su padre no se perdonó haber estado ausente cuando murió su esposa; tampoco perdonó a su familia no haberle avisado a tiempo esa tarde en que la señora O’ Malley se sintió morir; y sabe bien, lo sabe, que su padre jamás se absolvió a sí mismo por haber fiado en frívolas supersticiones sobre jóvenes banshees que anunciaban la muerte con su gaélico llanto.

Y lo que por encima de todo nunca se perdonó Sean O’ Malley fue haber estado embebido en El enigma del Tiempo mientras su mujer agonizaba en una tarde de lluvia.

A medida que leía y ya secaba sus lágrimas, el padre O’ Malley creyó oír un gemido entrecortado y triste. Atardecía. Buscó en el bolsillo sus gafas graduadas y sólo entonces reparó en que no vestía, como de costumbre, su traje de clérigo, sino… ropa de mar.

Sintió un escalofrío. Quizás la tensión y el cansancio distorsionaban su percepción. Quiso alzar la vista, pero al cerrar el libro sintió un espasmo en el brazo y no pudo evitar rasgar una de las hojas. Lamentó que su agotamiento hubiera causado aquel estrago.

Cuando leyó el contenido de una de sus páginas…, se levantó de un salto, temblando, helado… El pasaje que era legible hablaba del Tiempo…, y observó en la parte inferior unas muy singulares y ya conocidas letras borrosas: Limerick Printers.

Quiso mirar a la bibliotecaria buscando sentido, pero sus ojos se cruzaron con unos ojos rojos de llanto sobre el fondo de una jovencísima belleza pálida.

– ¿Por qué lloras así?
– Este verano es tan frío…, y tan triste, ¿no cree?
– ¿Quién eres?
– Empieza a llover -dijo la banshee. Vuelva a casa…, Capitán O’ Malley.

…dedicado a mi padre, in memoriam

© CrisC

14 Responses to “EL LLANTO Y LA LLUVIA IV.”

  1. LuzCb Says:

    Me ha parecido un texto mágico a la vez que muy bien trabajado en todos sus detalles. Recojo esta cita del supuesto inicio “Cayó en su regazo una hoja rota de lo que parecía ser un libro”, y esta otra del supuesto final “sintió un espasmo en el brazo y no pudo evitar rasgar una de las hojas”: el infinito tránsito de la circunferencia o, quizás, el movimiento de un punto de la generatriz de la circunferencia al rodar sobre una recta directriz, un cicloide dibujado por “El enigma del tiempo”, sin querer, las olas que pudieron mecer el barco de O´Malley.

    La Banshee, la lluvia, la configuración del apellido, todo, absolutamente todo elegido con un extremo cuidado, como si se tratara de un trabajo de cirugía de alta precisión.

    La misma hoja, el mismo anuncio en dos días de lluvia devastadora… Padre, Capitán… No he podido dejar de leerlo una y otra vez por todas las significaciones que encierra.

    Me gusta

  2. Josevi Says:

    Este relato me ha traído a la memoria otro que escribiste, y que también me llamó mucho la atención… también sobre un libro, sobre el tiempo y sus “vericuetos”, pero si mal no recuerdo, ambientado en un tren… realmente sabes como trabajar los ambientes para captar la atención.

    Me gusta

  3. coeliquore Says:

    Precioso relato: me quito el sombrero. Tiene intriga, está magníficamente ambientado, lleno de bellas descripciones, un perfecto uso del tiempo, fragmentado de tal manera que el lector queda atrapado en cada parte y no puede dejar de leer y con un final lleno de magnetismo. ¡Felicitaciones!!!
    Un bonito homenaje a tu padre, también.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Hay magias en esa hoja rota que es alfa y omega en el círculo del Tiempo y en los escenarios de la vida humana, esas lluvias, lugares, la banshee, esos agujeros del instante en los que la paradoja juega para, al final, hacer posible la humana compañía de alguien que agoniza. Gracias, LuzCb.

    Así es, socio. Lo que te trae la memoria es un intento de alargar, más bien envolver en otra historia, este mismo relato. Éste es el núcleo y el original. En efecto, allí había un tren y un argumento superpuesto que no creo retome de nuevo. Gracias, Josevi.

    Es una intriga que juega con el Tiempo y sus paradojas en medio de una cotidianidad sencilla que queda trascendida por ese juego, pero que quiere estar al servicio de sentimientos tan elementales como eternos. Gracias, Coéliq.

    Me gusta

  5. Mariel Says:

    Te me escapas al entendimiento como arena entre las manos, por mucho que quiero cerrar el puño no puedo abarcar más que lo mínimo, lo evidente. Hay fragmentos de tu relato que apenas alcanzo a ver, por mucho que me ponga de puntillas. No obstante, por una vez la ignorancia no me provoca malos sentimientos, es más, me hace feliz mi condición de iletrada, porque sé que aquí me lo puedo permitir, ante tu pluma, lo soy, y feliz. Así que no hace falta que me quite el sombrero, se estaba cayendo solo…

    Me gusta

  6. CrisC Says:

    Seguro que no me desareno tanto como dices.

    Lee despacico y las paradojas del relato se irán disolviendo. O eso creo, porque si no es así lo habré hecho mal. Es sólo una fantasía en la que un hombre recibe una segunda oportunidad.

    Y no presumas de iletrada, que ya va siendo hora de que abras, escribas y compartas un blog.

    Diría que te ha gustado, Mariel; por lo del sombrero, digo. Gracias.

    Me gusta

  7. Dawn Says:

    No sé lo que te habrá costado escribirlo, pero yo llevo varios días intentado deshacer el acertijo, digo comprender el relato. ¡Y YA LO TENGO! Aun así me ha gustado, así que te felicito. Es precioso. Tienes una forma de escribir muy singular, es tremendo cómo condensas tantas cosas en un mismo texto. Aunque es una pena que por mi dificultad haya perdido emoción la lectura.

    Me gusta

  8. Romi Says:

    Acuerdo con los otros comentarios el detalle, la magia, la intriga y la atmósfera que creas en el relato. Me sabe a poco, porque se dice mucho, y encuentro argumentos y vericuetos para una mayor extensión. Yo también me quito el sombrero que no tengo.

    ¿Se pueden producir las segundas oportunidades? ¿Llegó a tiempo esta vez? ¿Cómo salir entonces del bucle de la vida vivida?

    Creo que el capitán O’ Malley sabrá aprovecharla. Larga vida.

    Me gusta

  9. CrisC Says:

    Lo he trabajado mucho, Dawn, cierto. Uff…

    Celebro que lo hayas pillado y que aun así te haya gustado. Gracias por tus amables palabras. No siempre condenso tanto (ya te cuento por qué lo hice), pero sí, está to repretao y aun podría tirarse de alguna que otra madeja. No has perdido emoción alguna.

    Enigma e Imagen son anagramas respectivos.

    Me gusta

  10. CrisC Says:

    Como en algún otro caso, me siento coautor de El llanto y la Lluvia.

    Casi es un microrrelato y por tanto deja apuntadas muchas cosas, exigiendo que el lector complete otras. Espero no haberos complicado la lectura demasiado. Gracias, Romi.

    Aunque lo vertebre una especie de juego con el Tiempo, lo que lo hace para mí enormemente emotivo es que O’ Malley sí llega a tiempo de acompañar la agonía de su esposa.

    Es la vida la que a través de una banshee le da esa oportunidad.

    Me gusta

  11. Tina Says:

    Fantástico relato, poderosamente enigmático. Quedé atrapada en su atmósfera en mi primera lectura pero necesité una segunda y entonces sí: un montón de piezas se encajan. Lo disfrutaré una tercera, seguro. Enhorabuena, CrisC.

    Me gusta

  12. CrisC Says:

    Celebro tus lecturas y el encaje final de las piezas. Gracias, Tina.

    Me gusta

  13. Atticus Says:

    Conocí una primera versión, más compleja, hace unos años. Y me gusta más ésta; no necesita más en su compleja sencillez.

    ¿Cómo me incorporo ahora a la vida corriente? Agradezco este regalo dominical; he preferido leerlo completo un día de calma. Se prometían lluvias donde vivo y las esperaba para leerlo; como no ha sido así, su lectura ha resultado brumosa y luminosa a un tiempo.

    Coe, tienes que retomar tu concurso literario y abrirlo a los “mediometrajes”.

    Me gusta

  14. CrisC Says:

    Esa versión larga no era la original. Ésta sí.

    Yo también hubiera preferido lluvias que acompañaran vuestras lecturas y mis últimas galeradas, pero el clima ha preferido otras y variadas cosas.

    Celebro tu lectura, Atticus, gracias.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s