LICANTROPÍA

24:::enero:::2014

“Si vas a desnudarte para mí has de saber que puedes morir”.

HombreLobo

Al fin dormida.

Ha derramado el pelo sobre las sábanas, y desuncido sus pechos en el enamorado olvido de toda herida. Obscura, bruja casi, se ha rendido al sueño. Su boca ya desocupada todavía gime y los muslos se abren desatentos.

Su lánguido descuido brinda el asedado sexo.

Sin la fijeza de los ojos de ella los míos aún se recrean desvergonzados.

Siento el pavor de que despierte y descubra en ellos al hombre que no soy…, al trágico lobo que devorará su último aliento.

De nadie habrá de ser mi alma, esta obscura luz, de nadie. Cuanto es destino no se arredra.

Ahora ya es eterna, y eternamente mis ojos la consuman.

Licantropía II.
Desarmado, inmóvil bajo la lluvia.

© Six Roy

14 Responses to “LICANTROPÍA”

  1. Mariel Says:

    Leerte siempre suscita diversas sensaciones (“chassss”: he ahí la magia), pero esta vez ha sido algo más bien físico. He sentido un pinchazo en la nuca, el de los celos. Aunque lo extraño es que no sé muy bien a quien celo, si al captor o a la captura. Del primero creo que envidio su fuerza, su seguridad y el hecho de que sabe quien es. De la segunda sin duda su cualidad de eterna.

    Aunque, por otra parte, se me antoja más presa el lobo, pues está sujeto a oscuros designios que debe ocultar tras unos ojos en los que la muerte clarea, algo de lo que no puede escapar. Me da pena que no pueda ceder su alma y abandonarse como hace la musa de su desvergüenza (por eso su sueño es tan apacible, porque pesa 21 gramos menos). Así que este hecho hace más apetecible la condición de captura, ya que su libertad es mayor, al fin y al cabo es ella quien decide desnudarse a pesar de advertir la posibilidad de morir si lo hace.

    Bendita eutanasia…

    Me gusta

  2. CrisC Says:

    De los dos no sé quién es más trágico.

    Él concita las desmesuradas fuerzas que lo zarandean, unas veces; otras, él mismo es su más conspicuo, voraz e inocente ejecutor.

    Es envidiable porque está vivo, intensamente vivo. Se la juega en las fronteras manglares de la muerte, digo más, de la conciencia; y nada alienta más la Vida.

    Si se sabe mirar a sus ojos, y es mejor no hacerlo, se asoma a ellos su armagedon.

    Ella es envidiable, también, por esa languidez desnuda y entregada. Se ha hecho dueña de su destino entre las flores del amor y la muerte.

    Y sí, es eterna. 21 gramos más ligera.

    Me gusta

  3. Konnichi Wa Says:

    El Hombre y el Monstruo, el Bien y el Mal, ambos sagrados. Sólo eres libre si amas tu propia oscuridad. No imagino mas bella, dulce y canibal manera de morir. Es precioso. Y ahora me voy con mi Arte a otra parte 🙂 .

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Sagrada hibridación que resulta letal y bella, más allá de la violencia, de la dulzura, de lo caníbal, quizás más allá de la muerte misma, tan allá que me siento impotente para comprender las fuerzas que desatan mis propias palabras. A otra parte con arte, vale, pero no lejos de aquí.

    Me gusta

  5. coeliquore Says:

    Preciosidad de texto, tan sensual. Poesía para lo animal y humano, la vida y la muerte, lo salvaje.

    Me gusta

  6. CrisC Says:

    Lo salvaje en la frontera de la naturaleza humana, inquietante y sí, por qué no, bello.

    Me gusta

  7. Atticus Says:

    Si uno espera las cursilerías habituales, mejor que no pinche aquí, que no lea a CrisC. Le dará miedo, igual hasta no entiende nada y le denuncia a la Guardia Civil.

    Pero ella, si abre los ojos, se sabrá eterna, y tal vez un temor fugaz, cuyo estremecimiento es poético y también sagrado, recorra su cuerpo. Un fotograma de lobo llegará a su hipotálamo. Puede que no quiera negarlo.

    Me gusta

  8. clothbbi Says:

    “Al TRÁGICO lobo”, al enigma del devenir.

    Me gusta

  9. CrisC Says:

    Ella abrió los ojos a toda posibilidad, también a la de un estremecimiento postrero fijado a su carne más profunda. Cierto, Atticus, algo inquietante y sagrado se barrunta en todo match amoroso que lo sea realmente.

    ***

    Trágico e inocente, clothbbi, desolado, terrible y vivo.

    Me gusta

  10. Rubén Says:

    Inquietantes Eros y Thánatos en el deseo de ambos.

    Me gusta

  11. Dawn Says:

    Ahora es eterna, pero se fue sin saber el porqué lo será.
    Veo algo humano a ese lobo, ese pavor que siente quizás.
    Hermoso relato, CrisC. Gracias.

    Me gusta

  12. CrisC Says:

    Inquietantes él y ella porque no temen ni a uno ni a otro, Rubén, ¿no?

    ***

    Lo supo, Dawnita, lo supo. Algo humano es, algo bestia rubia, you know. Siente pavor de la fuerza que lo desborda e ilumina. Y no es exactamente un relato, es más (pasapalabra)… Gracias a vos por comentar.

    Me gusta

  13. Josevi Says:

    El “licántropo”, qué maravillosa metáfora del dualismo que se afana dentro del hombre. Ese enredado entre lo humano y lo animal… que cuando uno se manifiesta, el otro se inhibe y viceversa.
    Muy sugestiva la entrada socio, y “en linea”… esa “marejada anímica”. Luego dicen que los sentimientos son inefables 😉 .

    Me gusta

  14. CrisC Says:

    Metáfora y no tanto. Cruzado por uno y otro, acaso lo mismo. Luego dicen, sí, de lo inefable…, pero a veces eclosiona. Y qué poderoso.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s