ANTIMADRIDISMO

14:::febrero:::2014


I

A mí me gusta el fútbol. Ver fútbol.

Eso y unas birras, el culete de una churri a mano -no más por felicitar los goles, varios- y pa qué más hasta que llegue la Utopía, la Parousía o el equipo femenino bielorrusky de sincronizada decida compartir mi apartamento.

Dicho esto, soy del Atleti. Como mi padre. Lo soy desde niño.

Para quien aún no lo sepa: el antimadridismo consiste en manifestar una oposición desaforada, carta de eruptos o rebuznos a cuanto tenga que ver con el madridismo.

Huelen azufre por doquiera el blanco asome la morreta. Animalicos.

Y luego están esos descorticados a quienes la Historia no absuelve pero atropella: los que aún identifican al Real Madrid y al régimen de Madrid (el que sea, a ellos les da lo mismo de la pura burricie que exudan).

Un jilipollas es un arma de destrucción masiva.

II

Dejo de hablar de fútbol, hablaré de la condición humana. Una vez más.

Porque el antimadridismo no es una actitud deportiva, sino la expresión de algo más profundo y dañino que ha traído y traerá la desgracia a la vida de los seres humanos: el maniqueísmo.

Para ellos el Bien y el Mal son tan nítidos como la matemática.

Con el añadido de que -faltaría moreplús-, el maniqueo se considera a sí mismo entre los buenos. Ellos son malos…, yo no soy como ellos -presiente obscuramente el maniqueo-, ergo yo soy bueno.

¿A qué tanta necesidad de hallarse entre los buenos?

Se trata de una serie de premisas encadenadas que viene a dar, una vez más, en lo que, para entendernos, llamaremos… “instinto de conservación”. Yo soy bueno -presiente el maniqueo-, Dios vela por mí: sobreviviré.

Es una pulsión irracional, intelectualmente abisal, moralmente detestable.

Aunque me porsaquean a tenazón, estos lerdos descerebrados no me preocupan…, de momento, pues siempre hay canallas mesiánicos dispuestos a sobarles las magras y alzar una ideología totalitaria.

Los muy estúpidos irían tras ellos como los patitos de Lorenz.

patitos

http://youtu.be/wKafy_gwfu4

… dedicado a mi mamá y primos, tos merengones de pro: qué ricos
© Vil Korea

15 Responses to “ANTIMADRIDISMO”

  1. davsanmi Says:

    Extremos nunca fueron buenos.

    Me gusta

  2. Clo Says:

    Igual que al principio evoqué a mi abuela, como bien sabéis ya todos, atlética hasta la médula, luego tuve un flash y vino a mí el tema de “En el límite del bien, el límite del mal” de la Frontera: http://www.youtube.com/watch?v=3xdgMtQ7UiM. No sé si viene mucho a cuanto o no pero este post me hizo meditar, una vez más, sobre el concepto de límite y hay una cita de Paul Celan que me gusta en este sentido: “Dale a tu sentencia también sentido: dale sombra”.

    La luz incide sobre los objetos y, generalmente, colorea sin límites definidos. Siempre hay una rugosidad, otro elemento que proyecta sobre la parte de una superficie dejando el resto libre, etc. Tampoco creo en la nitidez entre el bien y el mal. A veces en una línea, resultante del movimiento del punto, se superponen las de varios, generando oscilaciones, preguntas, esa sombra que hace que no tengas líder sino que seas tú mismo el tuyo propio, coherente y sabiendo el motivo que te mueve en un sentido u otro.

    Aplaudo este post, que creo que además es muy actual y no solo por el mecherazo que recibió Cristiano. Brindo por la deportividad y, ya que estamos, porque saquen más deporte femenino en los noticiarios. ¡Qué también hacemos deporte!

    Abrazos, CrisC.

    Me gusta

  3. Atticus Says:

    No es necesario recordar la primera parte de la “Genealogía de la moral” de Nietzsche: quien señala al malvado como referencia necesaria de su acontecer, precisa de alguien a quien odiar; en consecuencia es débil, dependiente, resentido; busca el calor del rebaño, pero sabe que hay otro, más allá, fuerte, valeroso e independiente.

    Una competición no es el trasunto de la guerra, aunque siempre es mejor que te inflen a goles a que te inflen a obuses. La jerga filobélica tampoco ayuda.

    Los merengues, tienes razón, están ricos. Pero mejor fresas con nata encima de un buen colchón. A ser posible con pareja colchonera (por ambas cosas dos).

    Me gusta

  4. coeliquore Says:

    Nunca he entendido ni entenderé a esos que tienen las cosas tan claras y que se posicionan a sí mismos en la zona del Bien y a todos los que no piensan como ellos los colocan en la contraria. No sé, me parecen increíbles semejante certezas.
    El fútbol me gusta poco, aunque lo disfruto viéndolo in situ. Soy del BarÇa y me encanta el dulce merengue y a quien inventó el colchón le pondría un monumento.
    Gracias por el post, CrisC.

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    Extremos duros. Celebro verte de vuelta, Dav.

    ***

    Ampliar los límites más allá de sí mismos, tarea para el Übermensch.

    A Paul Celan, esta vez al menos, me cuesta entenderlo. Quizás reivindica lo oculto como entraña misma de las cosas.

    Hay una nitidez entre el Bien y el Mal sin la que no sería posible, por ejemplo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero es cierto que no siempre hay una línea definida.

    Apúntame, Clo, a ese deporte femenino en los media.

    ***

    Esa mirada de saurópsido caracteriza al animal de rebaño.

    Odiar en un sentido para afirmarse, por reacción, en el otro. Y salvar el culo. Y hablando de culos, los de las bielorruskys sincronizadas son de diez y medio.

    Hazlas el Amor y no la War.

    La nata, mucho mejor. Y las fresas, Atticus, ya te digo. Rojiblanquía noble.

    ***

    Me pasa lo mismo con esas preclaras mentes.

    No es una enfermedad de nuestro tiempo, qué va, es una patología que viene en las costuras de la especie. Recosida con alambre de espino.

    Tanta certeza sin cerveza es rareza. Prosit!

    ¿Que el fútbol te gusta poco? Mira, Cóeliq, ya estás matriculándote en una colonia veraniega de reeducación ideológica. Ya.

    Lo del colchón lo subscribo.

    Me gusta

  6. konnichi wa Says:

    Estoy con Coeliquore y el dulce merengue, pero besos colchoneros, CCT, con nata, sin nata, ¡faltaría más!

    Me gusta

  7. CrisC Says:

    Merengue, besos colchoneros, nata, sin nata… De tó, Konni, como en olla gitana.

    Me gusta

  8. Josevi Says:

    Es lo que hay para una gran mayoría, al tomar ‘partido’ y posicionarse con ‘su equipo’ frente al otro, que su ‘laooo es el güeno’ y el otro el ‘malo de la muerte’, lo cual posibilita dos fenómenos concatenados: por un lado, la ‘diana de odios’ y por el otro el ‘aglutinador de masa’.
    Los merengues (y el Barça), como suelen destacar, son buenos elementos para tal uso (y por supuesto las ‘razones históricas’ lo potencian) 😉 .

    Me gusta

  9. CrisC Says:

    “Es lo que hay”…, socio, cierto. Muy cierto.

    Quizás caiga de nuetro lado, la tarea de inyectar en la cuestión algo de razonabilidad y razonamiento, cordura, serenidad y maneras. Qué difícil.

    El espíritu libre -dice Nietzsche- huye de la competición, al menos de toda competición que no consista en combatir dentro de nuestra propia alma.

    A nosotros -continúa- nos corresponde bajar a los abismos más obscuros, elevarnos a las cimas más altas y frías, allá donde moran las verdades más obscuras y ocultas, las verdades que dan que pensar.

    Pensar, pensar…, qué noble y disolvente ejercicio, con qué luz nos ilumina. Cuánta soledad.

    Dicho esto, ¡aúpa Atleti!

    Me gusta


  10. Existen unas cuantas razones para disfrutar de un espectáculo como el fútbol. Una de ellas es que la tensión acumulada para derrotar al enemigo te hace vibrar y soltar endorfinas que provocan el dulce placer pasajero que vuelve una y otra vez, con y sin churris, como dice CrisC, y con y sin birras, como también dice el atlético. Un merengue como yo tiene la suerte de disfrutar de muchos más títulos que otros, como mis adorados bilbaínos, a los que siempre deseo lo mejor por ser el club más honesto y por tanto con el fútbol más puro y real. Un club para sentirlo con orgullo. Pero nací madridista. Así me siento, en el balompié y en el baloncesto. Ambos deportes los sigo y practico desde los 80. Y se han ganado decenas de títulos. Lo juego, lo vivo y lo veo. Así que con naturalidad defiendo mis colores que son sentimiento, y paso del forofismo que es lo que lleva a escribir gilipolleces (con “g” y no con “j”) sobre una religión inventada en las cloacas de cada club: el anti… lo que sea. HALA MADRID!! y dedíquense a disfrutar con sus equipos en pelotas o vestidos. Y sí, CrisC, el maniqueísmo engorda la presión arterial y provoca la muerte de muchas neuronas.

    Me gusta

  11. CrisC Says:

    Subscribo ese caudal de razones para disfrutar del fútbol.

    Hay jugadas incontestablemente estéticas, pura ingeniería, casi cuánticas.

    Y emociones inocentes que brotan sin premeditación; no hace mucho y con ocasión de un gol del Atleti, ¡up!, me levanté del sofá y con los dos brazos en alto grité: ¡Banzai!

    Y ocasiones que escenifican verdaderos valores humanos.

    Disiento -lo siento- de lo que dices de tus “adorados bilbaínos”…

    El único campo en el que se silba desde hace tiempo a uno de los más conspicuos caballeros del fútbol, Andrés Iniesta, es el suyo; el único campo donde el minuto de silencio por la muerte de Luis Aragonés no fue seguido de un silencio respetuoso fue el suyo.

    Pelillos al Cantábrico.

    En cuanto a la jota de “jilipollas” es una cosa mía… Manías escriturales. Suelo decir que el jilipollas es la categoría premium del gilipollas, vamos…, premio fin de carrera y doctorado cum laude.

    El jili es un arma de destrucción masiva con drones en los ijares.

    Cuánto bueno por aquí, Patrick, celebro tu criscractalizaje. Hacía falta la visión de un tío sano (you know) como tú. Espero que vuelvas.

    Bienvenido a CrisCractal.

    Me gusta

  12. Atticus Says:

    Tengo sentimientos encontrados respecto al Athletic de Bilbao. Lo de la fidelidad a la tierra (jugadores vascos, Lezama…) está bien a primera vista, pero luego vienen los problemas. Porque muchas personas utilizan tales “señas de identidad” como signos identitarios “a la contra”, esto es frente al otro, al enemigo al españolismo, la la “invasión”, y todas las tontunas habituales que se quiera añadir. Son ésos que no sólo no guardaron el minuto de silencio cuando lo de Luis Aragonés, sino que tampoco lo hicieron en otras tantas ocasiones en las que ETA fue sembrando de muertos la historia de España en general y la del País Vasco en particular, bien cerquita del estadio. Algunos dirigentes ni siquiera se atrevieron a pedir ese minuto.

    Otra cosa es el fútbol. Hace casi dos años se enfrentaron los dos equipos rojiblancos en la final de la UEFA y fue magnífico, y el Bilbao demostró que hay veces en las que dos ganadores no es un absurdo, con una trayectoria hasta la final primorosa.

    A Iniesta cualquier amante de la belleza le haría la ola. Los que lo silban no merecen ni una mención. Que sigan existiendo, vale. Y que aprendan algo. Del Calderón salió ovacionado. Un gran futbolista que parece que pide perdón por ser tan extraordinario.

    Me gusta

  13. CrisC Says:

    Los signos identitarios son armas arrojadizas. Sabemos de esto.

    Y sí, Atticus, otra cosa es el fútbol…. Por cierto, hace tiempo que creo que el Atleti ha tocado techo, pero parece que nos hemos vuelto murciélagos como los chés, porque nos hemos colgado de ahí y de momento ahí seguimos.

    A Iniesta habría que hacerle la ola y hasta un tsunami.

    Me gusta

  14. Romi Says:

    Me gusta el post y la calidad de los comentarios, poco interesante puedo añadir.
    Me quedo con: “Pensar, pensar…, qué noble y disolvente ejercicio, con qué luz nos ilumina. Cuánta soledad”.
    Sólo añadiría: meditar, desconectar emociones y mente, serenar el ímpetu. Sin duda, el mejor “deporte” para ello es el yoga. No compites con nadie, ni contigo mismo.

    Me gusta

  15. CrisC Says:

    Claro que puedes añadir, (máster)lisensiada. Cómo no.

    Yoga, que significa unión, bien…, pero si yo desconectase emociones y mente me quedaría en un guiñapo, una piltrafilla, un jirón de ná…

    No competir, I like, pero intempestivo siempre, a veces a mi pesar.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s