CULTIVAR LOS AFECTOS

21:::febrero:::2014

imagesVD5RL0AI

I

De madrugada en la Cadena Ser María narra su pesar.

A alguien a quien ama una resonancia le ha mostrado algo muy feo. Quedan otras pruebas pero ella da la impresión de que da por perdida a esa persona.

Y más que llamar para contar su pena parece que nos avisa.

Dice y repite que debemos querer a quienes tenemos a nuestro lado. Insiste una y otra vez en ello…, machaconamente, embebida en gemidos y lágrimas.

Que no pase un día sin demostrar que queremos a quienes decimos querer.

No sé quién es pero sé por qué llama, más, por quiénes. Por nosotros.

María dice que consideramos natural tener dos ojos, dos brazos y dos piernas. Y no lo es. Y que consideramos algo natural tener a nuestro lado a quienes están a nuestro lado. Y no lo es.

II

Y creo que María tiene razón. No es natural.

Nuestra estulticia es, sin embargo, de tal magnitud que lo natural es descuidar y descuidarnos, más aún, hacer daño. Esto no lo dice ella, lo digo yo. Y que no vamos más allá de vacuos decires.

Exudamos indiferencia como prueba de un espíritu asordado. Y desdén con la (in)consciencia y el espanto propios de animales de corral.

Hay que merecer a quienes nos quieren, militar en ello, y también exigir que nos merezcan… No es sin más un quid pro quo sino una Ley de almas nobles.

Todo afecto debe resultar de un cultivo demorado, tangible y constante.

Ya hablé de una “ética de la presencia continua” en Ser como John Rambo… Imposible decirlo de otro modo.

https://criscractal.wordpress.com/2012/11/07/ser-como-john-rambo/

III

De mis quiénes espero lo que hasta ahora. Y de María, su esperanza.

© Six Roy

21 Responses to “CULTIVAR LOS AFECTOS”

  1. Aurora Luna Says:

    Los trenes de alta velocidad… Descubrir a tiempo lo más importante no tiene precio. Gracias por recordarlo, CrisC.

    Me gusta

  2. Clo Says:

    Me gusta cuando dices “Hay que merecer a quienes nos quieren, militar en ello, y también exigir que nos merezcan”, pues queda muy bien representado el hecho de que la amistad o cualquier otro tipo de relación afectiva siempre tiene que ser recíproca (y estar en equilibrio). ¡Solo así lograremos cultivos de primera calidad! Y, bajo mi punto de vista, el ser humano necesita de afectos como un nutriente indispensable en su dieta.

    Me gusta

  3. CrisC Says:

    No tiene precio, cierto, de ahí su valor. Gracias a ti, Aurora (lo de los trenes me tiene intrigado).

    ***

    Reciprocidad y equilibrio: lo subscribo, Clo. ¿Por qué es tan difícil? Cultivar es ejercicio de vida y nutre una de sus dietas básicas.

    Me gusta

  4. Dawn Says:

    “Si siembras una amistad
    Con mimo plántala
    Y abónala con paciencia
    Pódala con la verdad
    Y transplántala con fe…”

    Cultivar, siempre me ha gustado ese verbo, militar me parece igual de acertado. Pero no creo que sea algo común, sí, seguramente deberíamos de/mostrar de forma constante nuestro afecto a quienes apreciamos. Pero no todos somos labradores de afectos, es difícil.

    http://www.youtube.com/watch?v=5k_6GM7NR7Q

    Gracias, CrisC.

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    Desde luego, necesita cuidados y los atributos de sus virtudes.

    También me gusta una de las acepciones más nobles del verbo “militar”. Gracias a ti, Dawn.

    Me gusta

  6. konnichi wa Says:

    Es verdad CCT, no es natural tener a nuestro lado a quienes están a nuestro lado. Es una afortunada, mágica y maravillosa experiencia a la que debemos decir en cada ocasión, Gracias, Te Quiero!

    Me gusta

  7. CrisC Says:

    Venía en el Metro mirando a una madre con su hija veinteañera. Iban calladas. La chica estaba abrazada a su madre y de vez en cuando le daba un beso. Sin hablar. Le estaba diciendo Gracias, te quiero. Maravillosa experiencia, Konni, no hay duda.

    Me gusta

  8. Clo Says:

    Hermosa escena la que describes, CrisC. Posiblemente de ahí el desasosiego que debió sentir María en su llamada, más aún si ya sabía irrecuperable un afecto que, supongo, sería de una profundidad similar (una amiga, un familiar, etc). Abrazos para tod@s l@s criscractaler@s.

    Me gusta

  9. CrisC Says:

    No era un afecto lo que María sentía que iba a perder sino la condición de los afectos y de todo, iba a perder una vida, pero llamó porque fue capaz de transformar su dolor para provocar una reflexión, la que el post intenta ilustrar.

    Me gusta

  10. coeliquore Says:

    Encontrar el equilibrio entre dar y recibir. Agradecer siempre. A menudo comprender y ponernos en el lugar del otro, también.

    Me gusta

  11. Atticus Says:

    Llevo unos días pensando en el tema. Es que escribes unas cosas… Con lo fácil que lo ponen algunos blogs en los que no hay nada que decir ni pensar, hechos a medida del egocentrismo de su autor.

    Vamos a ello. “Natural”, dices, en cursiva meditada. Qué palabra tan confusa. Natural es lo que pertenece a la naturaleza. También es lo común, la costumbre, el llamado sentido común. Natural parece que los seres humanos estemos rodeados unos de otros, siendo como somos seres sociales; y que colaboremos, nos amemos, nos reproduzcamos. Pero ese plus de afecto, que probablemente tiene su base en la biología, pero que no es biología, añade algo que no es natural. Es más, se constituye en algo contra natura, pues brota de la conciencia, de los valores, de las convicciones. Puede ser y también no ser (el la naturaleza todo “es”, no hay alternativa). Una vez discutimos sobre los Derechos Humanos y coincidíamos en que nada hay menos natural que ellos. Afortunadamente.

    A veces escucho esos programas, cada vez menos, pues sólo lo hago por acompañar mi menguante insomnio. Y entre la marejada de palabras despaciosas se mueven verdaderos tipos raros de patologías diversas con otros muy solos, muy necesitados, muy abandonados. Algunos parecen encontrar la claridad mental en la oscuridad. Y las dulcísimas mujeres que lo conducen (Mara Torres, Gemma Nierga…) hacen una simple y eficacísima labor: escuchar, conducir unas palabras que no son suyas.

    Me gusta

  12. EdelWeiss Says:

    CrisC, gracias por provocar en mí de todo menos indiferencia con tus palabras. No me gusta escribir, pero no he tenido alternativa después de leer este post… y otros…
    Recordar aquello que, al fin y al cabo, nos da felicidad… es más que un inestimable consejo.
    Ay… cuánto vales!

    Me gusta

  13. CrisC Says:

    Equilibrio, gratitud, comprensión y empatía. Lo veo como tú, Coéliq.

    ***

    Natural, que diría el estagirita, se dice de muchas maneras.

    En este caso es un uso puramente coloquial, Atticus, sin más honduras. Acuerdo en la innaturalidad de los Human Rigthts.

    Esos radioprogramas de noche muestran algunos tipos humanos, casi arquetipos.

    Y escuchar, sólo eso, qué importante es y qué escasos los escuchadores.

    Por cierto, se me ocurre que una modalidad de escucha es la lectura de nuestros blogs. Y si comentan, uff, eso sí es cultivar los afectos.

    ***

    Qué mala bicha es la indiferencia. De lo peor.

    Y he conseguido con mi post provocar en ti una reacción contraria, qué bien, y qué bien que pese a no gustarte mucho hayas decidido escribir aquí.

    Valer, valer…, poco. Bienvenida a CrisCractal, EdelWeiss.

    Me gusta

  14. Aliénor Says:

    Qué difícil e incómodo resulta a veces decir un te quiero, preguntar un me necesitas, ofrecerse, ir, estar.
    A veces somos unos borregos, más preocupados de soltar paridas grandilocuentes que importan una mierda, y nos olvidamos de los que queremos.

    Un 10, CrisC.

    Ahora mismo voy a hacer una llamada.

    Gracias.

    Me gusta

  15. CrisC Says:

    Querer, ir, estar…, como dices, se hace demasiado dificultoso.

    A menudo me pregunto por qué y creo que tiene etiologías diversas, una de ellas es un espíritu escandalosamente acomodaticio (puro pancismo); otra de ellas, la estupidez.

    Y nos olvidamos de lo importante. Eso, Ali, llama. Gracias a ti.

    Me gusta

  16. Rubén Says:

    Es cierto que los demás nos importan poco, pero lo grave es que muchas veces son las personas que tenemos más cerca y a las que decimos que queremos. María tiene razón.

    Me gusta

  17. CrisC Says:

    Así es, Rubén, ese hiato entre el dicho y el hecho es más doloroso cuando se trata de aquéllos a quienes se dice querer.

    Me gusta

  18. Josevi Says:

    Estamos tan perdidos en nuestros pensamientos, tan preocupados por el futuro, las carencias, lo aparente… que nos perdemos el momento, ese continuo instante que es lo único que existe, y donde ocurre todo lo que vale la pena. Efectivamente, todo lo ‘esencial’ lo damos por supuesto y merecido, y solamente lo echaremos de menos cuando falte. Así de estultos nos comportamos. Quizás algún día se tome conciencia de ello, y ‘otro gallo’ nos cantaría.
    Salut

    Me gusta

  19. CrisC Says:

    Vivir el instante, vivir proyectando el futuro…, ineluctable dialéctica para cuya gestión hace falta fuerza. Ni lo esencial ni casi nada hay que dar por supuesto, ni siquiera que el gallo vaya a cantar.

    Me gusta

  20. Romi Says:

    Puedo reconstruir mi vida reviviendo mis afectos, como si de una banda sonora propia se tratara. Están aquellos de la infancia lejana con olor a hinojo y sal de mar. Los que te llevan a largas noches cuando la vida todavía era infinita. Los afectos que convertidos en desafectos te provocan una punzada en el corazón y obligan a asomar a los ojos alguna lágrima. Aquellos que la muerte convirtió en eternos, con esperanza en el rencuentro.
    Pero me quedo con los afectos de largo recorrido. Los que superaron mudanzas, crianzas, trabajo en demasía, lejanía física y lo más difícil, confesión diaria. Esos, tan pocos pero tan intensos, no hay que dejarlos marchar, son patrimonio de nuestras vidas.

    Me gusta

  21. CrisC Says:

    No es mal criterio, Romi, el de hacer genealogía de la propia vida fijando los momentos del afecto. En cuanto a los desafectos, también están ahí como parte de la Vida.

    Estos últimos habrá que olvidarlos, sin duda; los primeros, y siguiendo el discurso del post, habrá que cultivarlos y hacerles sitio en ese patrimonio vital.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s