podborka_96-e1287004494412

Me pasó por ir de guay.

Pillé un pack de birras jincando los fingers en el plástico que las agrupaba… Entré al buga y zas…, el pack se rompió y desparramó tres por los asientos.

Arranqué quick mode Speedy González. En siete segundos, cien por hora.

Semáforo. Vieja cruzando al paso el paso de cebra. Dudo un instante si frenar, si volantazo o a tomar for the sack la agüela. Al final, volantazo y hostiaca contra el semáforo. En rojo. Crunch.

El pack y las birras voladoras revientan contra el cristal delantero.

Todo un mar de espumas y alcohol por el habitáculo, la cerveza chorreando por la tapicería y por toda mi ropa. Quedé cuellitorcido y semiinconsciente.

Pestazo etílico. Llega la pestañí y juzga de primeras: otro borracho.

El madero me sacude dos yoyas en el pescuezo para espabilarme, dijo en el informe… Y al hospital. A comisaría. A la audiencia.

El coche, un acordeón. La ropa, al tinte. Mi prestigio, por los suelos… Indemnización a la pureta por daños psicológicos. Todos los puntos del carnet. Y cien horas de trabajo comunitario.

Por tontaco.

http://youtu.be/xipaTH3l_Qw

© VilBill

Que sí, joé, que es ficción y humor, no más, no pretendí tan anfibio verismo. Sorry.
CrisC

El-delantero-del-Atletico-de-M_54396237885_54028874188_960_639
:::

Hace una semana tuvimos una cita con el corazón.

Y lo pusimos a prueba con ese dramatismo nuestro. Más que merecimiento deportivo fue justicia poética. Y ansia de triunfo.

Hoy teníamos una cita con la Historia. Y, pese a todo, la hemos escrito. SubCampeones de la Champions League en esa blanca ciudad que es Lisboa. Estamos entre los mejores.

Alguien ha coreografiado una danza del fuego en los dominios del Lobo, conjeturo sospechosos…, pero esta vez ha preferido conceder su fortuna a los merengues.

Felicidades a los Campeones de la Décima.

A ver, papá, ven y abrázame, cuenta, hablemos de ahora y como entonces… Otra vez será. Fijo.

He llamado a tu hijo y mi hermano, dice que la próxima será india.

He llamado a mi madre y tu mujer, ya la conoces, sufrida merengona. Nobody is perfect…, pero ella, bien lo sabes, sí lo es.

Ella es perfecta. Y celebro su alegría.

© CrisC

ATLETI CAMPEÓN DE LIGA

17:::mayo:::2014

images ::: Indio

Mi corazón es a veces un potro levantisco.

A veces una playa tranquila.

Otras una boca que anhela otra boca. En ocasiones unos ojos inconsolables…, días en que es un lobo hambriento y noches que mercadean con su sangre.

Espero que nunca una piedra helada. Y hay veces, las hay, en que es una herida abierta. O voraz, extremo y turbio.

Hoy es un niño con bufanda rojiblanca que añora a su padre.

¿Que por qué somos del Atleti? Campeones de liga, papá, somos campeones. Ahora como entonces.

Ahora como siempre.

© CrisC

“No te digo hasta siete veces sino hasta setenta veces siete”.
Mateo, 18: 22

orgasmo_mujer_0-660x330

Dicen los estadísticos que lo dicen las estadísticas.

Que los femeniles orgasmos están contados, oh sí, fiscalizados, que hay un número finito de ellos…, de orgasmos, de ellas, la ciencia lo dice, ya te digo.

Que en el Universo Mundo y en el decurso de la Historia hay un número limitado de orgasmos para el número limitado de féminas que pueblan uno y otra. Aritmética erótica elemental.

Lo dicen los estadísticos. Y las estadísticas.

Que dado el hecho cierto de que hay mujeres que en el match cuentan por pares, o impares mayor de uno, sus orgasmos…, se colige de ello que debe de haber otras mujeres que no los cuentan ni con los dedos.

La primera parte del aserto lo dicen…, ejem, mis fuentes privadas.

Me pregunto si esas siesorras de manifiesto estreñimiento jetofacial y subsiguiente rancio discurso…, serán las robadas por aquellas otras cuya alegría en los ojos acaso denote su copiosa alegría multiorgásmica.

Qué falta de fémina intersolidaridad, por Eros, qué pillaje.

En cuanto a los tíos…, la Madre Naturaleza ya se encarga de ponernos en nuestro sitio, las peras a cuarto y de tener que fumarnos, entre contienda y contienda, algunos cigarritos, paquetes o incluso cartones enteros.

Para que luego digan del sexo débil. Ahí lo dejo.

http://youtu.be/vNTRZ31VgiM
http://youtu.be/foHojvCiJeg

CHICA RUBIA

© Vil Bill

CYBORGS

9:::mayo:::2014

“he visto rayos C brillar en la obscuridad, cerca de la Puerta de Tannhäuser”…
Blade Runner

cyborg--644x300

I

Acabaremos siéndolo. Cyborgs.

De momento llevamos empastes, gafas, lentillas intraoculares, sonotones, válvulas cardiacas o liberadoras de analgésicos, piezas metálicas hasta en la chinostra, un todo a cien de copago.

Vamos de a poco, pero firmes y de cabeza (redundo).

La Genética irá, por fortuna, limando a la Naturaleza su reinado sobre esta criatura que somos y que empezamos a dejar de ser cuando abandonamos el Edén de la selva.

El sobrevenido bipedismo liberó nuestras manos…, y construimos herramientas al tiempo que el acceso a ingentes cantidades de proteína desató la potencialidad de nuestro cerebro.

La Naturaleza fue nuestra madre biológica; la Cultura, nuestra nodriza y madrastra.

II

El primer trozo de sílex fue el prototipo de Deep Blue.

A dos días y medio estamos de substituir órganos por ingeniería genética o por bioingeniería de materiales insospechados.

A cuatro de ser prescindibles para dar la vida, sobre todo los varones: ya es posible esa vida exclusivamente con células de mujer. Hasta es posible que no podamos competir con el fondo seminal de un Monsanto futuro.

A día de hoy un servidor tiene factoría propia. De qualité.

No tardará el día en que podamos insertar nuestro cerebro en soportes robóticos… Y no parece imposible que algún día podamos trasladar cuanto atesora nuestro cerebro a un disco duro.

Llegaremos a ser enteramente criaturas biónicas, quizás inmortales.

III

Sólo atisbo una dificultad que no acabo de comprender del todo ni formular adecuadamente, pues todo ello tiene como supuesto el hecho de que nuestra mente reside en nuestro cerebro.

¿Qué pasa con el cuerpo en su totalidad?

Si, como creo tras leer a Damasio, el cerebro no es más que un órgano subsidiario al servicio de la totalidad del cuerpo, quizás no pueda aquél (el cerebro) atesorar cuanto somos.

Y por tanto reclame mucho más de lo que el cerebro a solas pueda trasladar a una suerte de magic hardware.

Si, no obstante, ese disco duro puede acopiar el conjunto de estados psíquicos y somáticos que somos, entonces la suerte está echada.

Si paralelamente la cibernética llega a hacer posible la autoconciencia de algunas máquinas, a las que se incorporararía materia viva, puede que nos demos de bruces con dos clases de criaturas racionales: ellas y nosotros.

Puede que la fusión nos haga una sola Especie.

IV

Alguna tontería habré dicho, bip, bip, ya me flagelo el próximo plenilunio.

© Vil Korea

TE AMO

4:::mayo:::2014

“And I say there is nothing greater than the mother of men”.
Song of Myself. Poema 21. Walt Whitman.

am_36674_3314017_537697

http://youtu.be/7U0Z36XN0jk

© CrisC