CYBORGS

9:::mayo:::2014

“he visto rayos C brillar en la obscuridad, cerca de la Puerta de Tannhäuser”…
Blade Runner

cyborg--644x300

I

Acabaremos siéndolo. Cyborgs.

De momento llevamos empastes, gafas, lentillas intraoculares, sonotones, válvulas cardiacas o liberadoras de analgésicos, piezas metálicas hasta en la chinostra, un todo a cien de copago.

Vamos de a poco, pero firmes y de cabeza (redundo).

La Genética irá, por fortuna, limando a la Naturaleza su reinado sobre esta criatura que somos y que empezamos a dejar de ser cuando abandonamos el Edén de la selva.

El sobrevenido bipedismo liberó nuestras manos…, y construimos herramientas al tiempo que el acceso a ingentes cantidades de proteína desató la potencialidad de nuestro cerebro.

La Naturaleza fue nuestra madre biológica; la Cultura, nuestra nodriza y madrastra.

II

El primer trozo de sílex fue el prototipo de Deep Blue.

A dos días y medio estamos de substituir órganos por ingeniería genética o por bioingeniería de materiales insospechados.

A cuatro de ser prescindibles para dar la vida, sobre todo los varones: ya es posible esa vida exclusivamente con células de mujer. Hasta es posible que no podamos competir con el fondo seminal de un Monsanto futuro.

A día de hoy un servidor tiene factoría propia. De qualité.

No tardará el día en que podamos insertar nuestro cerebro en soportes robóticos… Y no parece imposible que algún día podamos trasladar cuanto atesora nuestro cerebro a un disco duro.

Llegaremos a ser enteramente criaturas biónicas, quizás inmortales.

III

Sólo atisbo una dificultad que no acabo de comprender del todo ni formular adecuadamente, pues todo ello tiene como supuesto el hecho de que nuestra mente reside en nuestro cerebro.

¿Qué pasa con el cuerpo en su totalidad?

Si, como creo tras leer a Damasio, el cerebro no es más que un órgano subsidiario al servicio de la totalidad del cuerpo, quizás no pueda aquél (el cerebro) atesorar cuanto somos.

Y por tanto reclame mucho más de lo que el cerebro a solas pueda trasladar a una suerte de magic hardware.

Si, no obstante, ese disco duro puede acopiar el conjunto de estados psíquicos y somáticos que somos, entonces la suerte está echada.

Si paralelamente la cibernética llega a hacer posible la autoconciencia de algunas máquinas, a las que se incorporararía materia viva, puede que nos demos de bruces con dos clases de criaturas racionales: ellas y nosotros.

Puede que la fusión nos haga una sola Especie.

IV

Alguna tontería habré dicho, bip, bip, ya me flagelo el próximo plenilunio.

© Vil Korea

18 Responses to “CYBORGS”


  1. Ja, ja, ja… ¡No, hombre, no! ¡No te flageles! Qué has dicho varias cuestiones que… Sí, me quedo meditando, especialmente con la parte III… La imagen elegida… Año 1511, La Creación de Adán, Miguel Ángel… Año 2085, La Creación de la Especie, imagen biodigital generada por mi pulso cerebral como PRIS, Primera Reina Imaginativa del Sistema (que no del Salto: http://www.youtube.com/watch?v=e9t5ikxjAQ4), la primera de la Especie, en castellano y no en inglés because I´m from Madrid, jajaja… ¡Abrazos, Vil! A CrisC ya le saludo cuando vuelva en su Time Machine… Sí, aquí es 09/05/2085… ¡y el Atleti no deja de ganar desde 2014! Jajaja 😉

    Me gusta

  2. paraqueloleas Says:

    Leyendo el texto me he acordado de cuando en la empresa de mi padre (en los 70-80) compraron el primer ordenador. Ocupaba una habitación enorme y, lo mejor, le pagaban un plus (¿de peligrosidad?) por usarlo.Él siempre contaba que, al principio, no podía evitar repasar manualmente todas las operaciones porque a veces la máquina parecía trastornarse y necesitar reposo. En poco tiempo todo eso cambió. Ahora parece que nadie pone en duda que lo que dice la máquina es ‘la verdad’ y ¡a ver quien se atreve a llevarle la contraria!. De hacerlo sería al empleado al que mandarían a casa a reposar 😉

    Me gusta

  3. CrisC Says:

    La imagen es feliz y concita cuanto el post pretende. Al volver de mi… Time Machine releeré de nuevo tu comentario, Clothbbi, ahora tengo un nudo en las meninges y parece grave. Que gane ese cyborgatleti futuro.

    ***

    Imagino aquellos armatostes, Páraq, que fueron los precedentes de los PC de ahora. E imagino a tu padre recurriendo a métodos analógicos, a saber, contar con los dedos. El Cyborg andaba al acecho.

    Me gusta

  4. coeliquore Says:

    No creo que hayas dicho tontería alguna, antes al contrario. Pero lo que has dicho me ha puesto los pelos como escarpias: ese futuro cercano me da miedo, aunque tal vez sea un miedo irracional y luego, a la larga, todo sean ventajas… No sé, no sé.

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    Me pregunto qué se le pondría a un cyborg como escarpias…, no sé, el cablerío. A la larga habrá más ventajas, Coéliq, sin duda…, o no, ja, ja, ja…

    Me gusta

  6. Romi Says:

    Me resulta curiosa la manera en la que normalizamos los cambios tecnológicos. Recuerdo una exposición sobre Leonardo Da Vinci en la que se exhibía una especie de avioneta. Pensé que para sus contemporáneos aquello violentaba toda imagen conocida y hacía presagiar un futuro muy extraño. Hoy los aviones forman parte de nuestro paisaje cotidiano, incluso, reconocemos ya varias generaciones de ellos.

    Imagino que lo mismo pasará con los “cybor”. Para cuando quieran ser primos hermanos de los sapiens sapiens, éstos los tendrán tan interiorizados que ya no les llamará la atención, en suma, habrán “normalizado” su presencia; eso sí, seguro que seguirán imaginando un futuro lleno de cosas extrañas.

    O no, quizá para entonces este planeta ya habrá petao’.

    Me gusta

  7. CrisC Says:

    La tecnología no es una extrañeza, sino algo consustancial al sapiens.

    No se añade a éste porque éste es, de suyo, un homo tecnicus (o como quiera que se latine esto).

    La piedra de sílex, Hal 9000 o Deep Blue son cualitatativamente un continuum. En efecto, Romi, normalizamos sus presencias porque son uno de los nuestros.

    En cuanto a los cyborgs, no tardarán.

    Me gusta

  8. konnichi wa Says:

    Me gusta tu post cyborgfilosófico, CCT.
    Yo, desde el niño-robot de la película A.I., me quedé con un mal rollito. Espero no ver nunca un crío de esos, aunque claro, si como me gusta pensar somos eternos y siempre estamos aquí… veremos los críos-robots y cosas peores. Lo bueno es que no tendré recuerdos del pasado, pero puede que en algún momento me ilumine un déjà vu y recuerde tu post, por ejemplo; o puede que yo misma sea uno de ellos, uff qué grima.

    Me gusta

  9. CrisC Says:


    Que somos eternos, uffssshh, te gusta pensar.

    Supongo que eso se come repatriándonos de continuo a la terca Vida y, en ese caso, ni se sabe lo que seríamos o veríamos bajo inimaginables formas. No doy nombres para no asustarte.

    Si tienes un futuro déjà vu, bip, bip, escríbelo y me lo envías acá.

    Me gusta

  10. Atticus Says:

    Lo primero que hago al levantarme es ponerme las gafas, prótesis que a fuerza de común, acaba por no parecerlo. Al cepillarme los dientes paso por las múltiples reconstrucciones, endodoncias y, ¡ay!, el agujero en el que próximamente habrá un implante.

    El futuro no es tal. Ni seremos eternos. Sólo vulgares parches. Eso sí, cada vez mejores.

    Me temo que para robotizarnos no hay que “añadir” nada: basta con los habituales disolventes mentales, con un gregarismo emotivo para dar sentido y con regar con buenos fertilizantes los prejuicios que la cultura no ha borrado.

    Me da más miedo el presente que el futuro.

    Me gusta

  11. Josevi Says:

    Me ha gustado la reflexión socio…, pero podéis estar tranquilos, todo es ficción, proyección del paradigma actual. Se podrá suplir prácticamente cada uno de los soportes ‘materiales del vehículo’, pero no ‘al conductor’ que se manifiesta como conciencia.
    Con respecto a la autoconciencia de la máquina… también está lejos. La máquina sigue un programa paso a paso. Se limita a realizar instrucciones. Puede aprender, aumentando su “base de conocimiento” (base de datos en inteligencia artificial), se puede mejorar su “motor de inferencia” (término del algoritmo de manejo de la base de conocimiento en inteligencia artificial), pero no tendrá ni una sola “creación nueva” que no esté referenciada en la “base de conocimiento”. ‘La creatividad pertenece a la conciencia del conductor’ y a su conexión con ‘algo’ fuera de la base de conocimiento propia…

    Solo sería posible, si posibilitara el acceso a un ‘conductor’.

    Me gusta

  12. CrisC Says:

    De cuanto dices discrepo en una cosa, Atticus, que seamos “vulgares parches”, verbigratia, la Beyoncé en cueros vivos o cualesquiera churris de buen ver insertas en un culotte de colorines, bichejos o dibujicos.

    Y avalo et subscribo lo de regar “con buenos fertilizantes los prejuicios”, verbigratia, albariños, somontanos y otras uvas que caldean a más no power.

    El presente es lo que tiene. Y el futuro.

    ***

    Tranquilo estoy. En el futuro no estaré por mucho tiempo.

    Y no me asusta, es más, me va aquello de fundirme en una red nerviocableada y hasta repostar en una gasolinera más que restaurarme en una posada de ésas con encanto.

    Si hay una diferencia cualitativa o no entre una neurona y un chip, me importa menos que si puedo sentir lo que pasa por las yemas de mis dedos. No desdeño poner mirando a Cuenca a una robota sexy.

    Lo del “motor de inferencia” y el “algoritmo” me ha bloqueado la memoria RAM, joé, socio, cómo te pones.

    Me gusta

  13. Aurora Luna Says:

    Interesante… Un saludo, CrisC 🙂

    Me gusta

  14. Kertész Says:

    No he podido evitar notar al señor Ortega y Gasset en tus palabras. Tal como él pensaba, o daba a entender, nuestra querida madre, la Naturaleza, y nuestra madrastra, o como a mí me gusta llamarla, nuestra amante, la Cultura, siempre otorgándonos tan grandes placeres como tú bien sabrás; el cine, ese séptimo arte, la música, a veces tan necesaria, o la gastronomía. Gran artículo. Un saludo, CrisC.
    PD: No estoy segura de que saques la idea de Ortega, por eso te recomiendo que leas algo suyo, seguro que te gusta.

    Me gusta

  15. CrisC Says:

    Gracias, Luna. Un saludo.

    Me gusta

  16. CrisC Says:

    Ortega no está en el post (ni Gasset), sí en uno de los comentarios.

    Y hay otras fuentes que no identifico. Lo de madre y madrastra, ya sabes, is mine. No se me había ocurrido lo de amante, uff, no soy muy edípico.

    Algo he leído, Kertész, algo leeré. Gracias.

    Me gusta

  17. Rubén Says:

    Visto así el futuro parece apasionante y dan ganas de estar allí.

    Me gusta

  18. CrisC Says:

    Desde luego que sí, Rubén, dan ganas.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s