ANTROPOLOGÍA CINEMATOGRÁFICA

31:::octubre:::2014

Charles_Chaplin[1]


I

Recuerdo unas finísimas ironías sobre los críticos de cine.

Eran de Fernando Savater. Decía que tenía localizados algunos críticos profesionales para ir a ver exactamente lo que denostaban con dureza y evitar lo que babosamente recomendaban.

Con tal criterio confesaba haber disfrutado de verdaderas joyas como Blade Runner o Los Intocables. Y alguna otra que ya no recuerdo… ¿Quizás lo decía en La infancia recuperada? No, ahora que lo pienso, no: el libro es de 1976.

II

Últimamente veo bastante cine en televisión.

A veces consulto la ficha técnica en algunas web, algunas veces estas páginas incluyen críticas profesionales y comentarios de usuarios diversos.

Me sorprende que las críticas de los profesionales sean por lo general mesuradas y positivas, o muy positivas, mientras que las de los usuarios son toscas o alambicadas pero casi siempre demoledoras.

No me arrodillo ante ningún crítico así sean los hijos putativos de los mismísimos hermanos Lumière, amén, pero me pregunto por qué el personal anónimo es tan despreciativo y faltón.

No son creíbles, algo sé del alma humana.

Ya les tomé la matrícula en éste y otros ámbitos de la cotidianidad. Y al respecto podría expresar una vez más, otra vez, mi sombría concepción de la naturaleza humana, pero hoy no me apetece.

Ese afán de seriedad, hondura y sapiencia que ellos creen tener porque despachan un film con cuatro juicios hueros y altisonantes, no es otra cosa que pura y descarnada necesidad.

Me importa poco, cero, su mayor o menor pobreza intelectual, no su efectismo, porque de donde de verdad proceden sus vanos juicios es de su necesidad de aprecio. Del ajeno y del propio.

III

Pero quién…, ¿quién no necesita arrobas de uno y otro?

http://youtu.be/nWCG5X3zqW0

© Vil Korea

24 Responses to “ANTROPOLOGÍA CINEMATOGRÁFICA”

  1. Aurora Luna Says:

    Un saludo, Crisc. Interesante reflexión 🙂

    Me gusta

  2. davsanmi Says:

    Nunca me había parado a verlo así, es un punto de vista curioso.

    Necesidad de aprecio. Da vértigo observarla nítida, el límite en varias ocasiones está tan cerca…

    Me gusta

  3. Atticus Says:

    Podemos trasladar todo lo que dices al mundoweb, que no es precisamente el mundo de las ideas de Platón, ni los ideales de la razón pura que imaginó Kant. En internet encontramos todo tipo de discursos, es decir, de gente. Los hay que intentan argumentar, explicar, aportar algo con formato verbal; para ellos la red es un prodigio de difusión y expresión. Luego están los otros, que, a falta,de vomitorios próximos, utilizan el anonimato para embestir, escupir y hacer daño. Porque hacen daño, las palabras hacen mucho daño.

    Todos hemos tenido alguien así en nuestro blog. Y si les impedimos publicar lo que escriben (santísima moderación) se enfadan y piden libertad de expresión.

    Que necesiten afecto no es suficiente para justificar sus desmanes. Deben cambiar de estrategia. Si pueden y saben.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Gracias, Luna. Saludos.

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    Da vértigo, Dav, pero explica mucho de cuanto decimos, omitimos o hacemos. En definitiva, de lo que somos. Así lo creo.

    Le gusta a 1 persona

  6. CrisC Says:

    Con excepciones el anonimato nunca presagia nada bueno.

    No es el caso exacto de lo que cito, pues hay quien revela su identidad; en otros casos hay un nick. Sea como fuere, Atticus, qué empeño, el de unos, en arrasar a fuego cuanto pueden, y otros, en potar su negra bilis.

    A los primeros aún les tengo alguna simpatía; a estos segundos, ganas.

    Me gusta

  7. Romi Says:

    Hace años discrepé con parte de mis amistades respecto a una película valorada, de forma casi unánime, como excepcional. Tuve que hacer un gran esfuerzo para mantener mis razones, todo un ejercicio de asertividad. Lo pasé mal.
    Por ello, me cuesta entender a las personas que no procuran caminos para resaltar lo que se puede compartir y mantener con elegancia la diferencia. No sé si es falta de aprecio, pero me parece que tiene mucho que que ver con la sensibilidad con la que se percibe al Otro.
    Me molesta profundamente su vacuidad y prepotencia. 🙂

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    En cosa de sensibilidades es sano discrepar. Y se aprende.

    Lo malo, y yermo, es cuando quienes discrepan no lo hacen por sensibilidad sino por cosmética. Y tras ésta, como he escrito, hay necesidad.

    La diferencia elegante, Romi… Buen programa.

    Me gusta

  9. Quetzal Says:

    Primero de todo, me encanta la foto que has cogido para encabezar el post. Charles Chaplin es sin duda uno de mis actores favoritos, el cual sin decir apenas palabra alguna plasmaba en la gran pantalla todo lo que quería y más.

    Y segundo, tengo que confesar que soy muy cinéfila. Qué le voy a hacer! Me encanta el cine. Aunque debo de reconocer que con un gusto un tanto peculiar. Y sin embargo la gente que critica todo tipo de película me origina curiosidad. No sé si lo harán por aburrimiento, por llamar la atención, por falta de cariño o por lo que sea, pero parece que se entretienen juzgando el trabajo de los demás.

    Yo, en cambio, soy más de comentar las películas con amigos, familiares, pero sobre todo con mi padre.

    Bonito post, CrisC, y recuerdos de dos personitas que te extrañan un poquito.

    Me gusta

  10. CrisC Says:

    No hay problema alguno con la crítica, al contrario.

    El problema es cuando el crítico va de vedette y, aunque hable de cine, en realidad sangra por la herida.

    Besitos, Quetzzi, a las personitas extrañantes.

    Me gusta

  11. konnichi Wa Says:

    Pues eso que dices, CCT, cuestión de necesidad, y yo añadiría amargura. Hay demasiado experto en amargar-se la vida, que además tiene una necesidad imperiosa de que todo el mundo se entere y aprovecha cualquier altavoz. Yo creo que es fácil percibir el tufillo que van soltando allí por donde pasan a potar sus opiniones.
    Bonito tema el que enlazas. Besos, CCT.

    Me gusta

  12. Ψάρια Says:

    A veces pienso que lo que somos reside en la gestión que hacemos de nuestras carencias.

    El problema viene cuando no las puede afrontar su propietario, cuando no quiere, a veces, ni llegarlas a percibir. Porque se deja en manos de un oscuro inconsciente que busca la comodidad del espíritu del modo más fácil e indoloro.

    Creo que en ese punto es donde nacen esos pequeños detalles mezquinos en lo que se gesta el mal del mundo.

    Me gusta

  13. CrisC Says:

    Amargura también, KonniW, acuerdo en ello.

    Y trasladan ese acíbar a su alrededor, sea en críticas desmedidas a un film o, como apuntaba Atticus, de forma anónima en las distintas redes.

    El tema es una preciosidad. Gigante, Ennio Morricone.

    Me gusta

  14. CrisC Says:

    Comentario de largo alcance, Ψάρια.

    La Vida nos da unas cartas y somos el modo en que las jugamos. Y no siempre nos atrevemos a mirarlas de cara, y hacemos trampas o, como dices, buscamos la comodidad indolora.

    Y entonces el Mal traza una muesca en las cachas de su daga.

    Me gusta

  15. L u z Says:

    Me gusta el enlace que colocas al final del post y la fina ironía que mana de él si lo uno a los anónimos que mencionas en la segunda parte: INTOCABLES, así se sienten al no dar su nombre. Creo que esa actitud de destrozar por destrozar ocultos en la sombra es un signo de cobardía así como de inseguridad y miedo a la réplica. Supongo que les supondrá cierta satisfacción en su mundo de “yo soy lo más” en el que nadie puede responderles ni en positivo ni en negativo. Así que, comparto absolutamente lo que dices cuando aludes a su “necesidad de aprecio”.

    Nunca me había parado a pensar de dónde podría venir esa forma de actuar. Gracias por traerlo aquí, CrisC.

    Me gusta

  16. CrisC Says:

    No pensé en la ironía del título sino en la belleza del tema.

    El film es un emotivo canto a la amistad, que debería ser un valor intocable… No obstante, sí, Luz, el anonimato da esa otra intocabilidad que a veces desprecio y otras, como aquí, compadezco.

    Doy voz a todas mis voces.

    Me gusta

  17. Mariel Says:

    Se me antoja que la “visión poeta” te lo hace más complicado de lo que es, aunque creo que no te falta razón en aquello de la necesidad de aprecio.

    De los muchos empleos que ya acumulo uno de ellos es el de taquillera de cine. Cada vez me resulta más difícil trabajar de cara al público (ya dudo de si es misantropía o antropofobia) pero éste me encanta. Las personas no van al cine por obligación, van porque les gusta (al menos la mayoría). Se ha convertido en una actividad (cuasi) únicamente ociosa que, como tal, conlleva unas expectativas. A veces se cumplen, otras no. Unas veces ves caras de satisfacción, otras sabes claramente quién se durmió en el minuto diez, y quién en el cien. Y alguna que otra vez, aunque no tan frecuentemente como debiera, escuchas reflexiones interesantes, más o menos discutibles, provocadas precisamente por lo que acaban de ver. Porque si el film no obtiene respuesta, si no provoca nada, no sirve para nada. Y del abanico de emociones que puede provocar, las negativas forman parte activa. Otra cosa es la falta de educación y el mal gusto de la gente.
    Lo del anonimato en el “Internete” ya es otro cantar más desafinado…

    Me gusta

  18. Vicky Says:

    Borges en alguno de sus libros (¿El Aleph?) equiparaba a los críticos con esas personas que sin ningún metal precioso, ninguna sustancia alquímica, ni técnicas, les señalaban a otros el lugar donde se ocultaba un tesoro.

    Me gusta

  19. CrisC Says:

    Esa visión poeta, por serlo, va a la esencia. O quiere.

    Quienes potan poco más que postureo cuando hablan de una peli, buscan abrazo, como todos, eso sí, no lo hacen muy elegantemente.

    Y, además, pobres, ni son conscientes de ello.

    Pero tu mirada va menos al crítico, profesional o no, que al público. Cinetaquillera, dices, joerrr, eso querrían verlo mis ojos. Qué magnífico laboratorio de psicología urgente, Mari.

    Amígame al face que quiero verte las uñas. Y trafícame.

    Me gusta

  20. CrisC Says:

    Una crítica comme il faut, la de Borges.

    Porque hay que ver a esos críticos que ni filman una peli, ni escriben un poema ni esculpen una piedra pero, en efecto, dicen cómo hay que hacer todo eso.

    No sé si en El Aleph, Vicky, pero eso sí que es un tesoro.

    Me gusta

  21. Krizstin Says:

    Últimamente yo también veo bastante cine en televisión. Lo que dices de los críticos… creo que es generalizable a otros ámbitos. La música del link es bonita de verdad.

    Me gusta

  22. CrisC Says:

    Dos viendo telecine. Lo es, Krizs, generalizable; siempre con reservas. El link, oh sí.

    Me gusta

  23. Dawn Says:

    Cuando pienso en el cine siempre me viene la imagen de Chaplin. Es casi iconografía ya (o al menos para mí). No es un icono que me moleste, fue un grande, tiene films tiernos y también durísimos.

    La crítica hoy en día forma parte del marketing, con leer la critica ya te puedes imaginar quién les paga. Yo conozco de más cerca lo que es la reseña literaria y es penoso. No sé como hemos acabado así, pero si la causa.

    Me gusta

  24. CrisC Says:

    Chaplin es para mí el del discurso de El gran Dictador, el del sentimental vagabundo de Luces de la Ciudad, el que se asoma con Jackie Coogan a una esquina mientras un madero de la época los vigila. Seguro, Dawn, que coincidimos en alguna.

    Y la crítica es las más de las veces prescindible.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s