LÓGICA DE LA AUTOESTIMA

29:::enero:::2015

autoestima-aletheia

I

Es un vector básico de todo equilibrio emocional (lo sé, es elemental).

Hay una cierta o mucha obligación en lo de quererse a sí mismo. Con mesura.

Por aquello del equilibrio.

Y así es. Sin un quantum mínimo de amor propio mal iríamos.

II

Aquí el mazas va sobrado. Genial.

Con esa espendorosa luz y alegría en su sonrisa, este increíble Hulk con gafillas no ha de necesitar leer a Coelho para saber que todo en el mundo conspira y conspirará en su favor.

Ojalá la Vida provea de un alma fuerte a esta criatura anónima.

III

Por otra parte, eso de estar contento con el cuerpo de uno o una, sentirse maravilloso u osa, gustarse a sí mismo o isma y no importarte o tarta lo que digan los demás, uff, no sé…, eso canta a cirio, neobeatería y ful.

Yo no estoy encantado de haberme conocido, a santo de qué, y ya me cansa ver en el espejo la misma jeró de todas las mañanas… Solicitaré otro perfil de facebook para mi próxima reencarnación.

IV

En la autoestima, sin embargo, veo otro vector de interés.

Quien carece de ella no sólo no se estima a sí mismo cuanto desestima a quienes más lo quieren. A ver, y cuidado, aunque el argumento no sea difícil. Más que argumentación moral es pura lógica.

Quien no se quiere a sí mismo no se concede valor.

Si A no se quiere a sí mismo y B quiere a A, A no valorará a B ya que quiere a quien no tiene valor alguno. Y, por tanto, tampoco sería digno de ser querido.

Quien no se estima no entiende que alguien lo quiera. Es lógica y pavor.

¿A dónde voy a parar? A la obviedad de que la autoestima es menos una obligación con uno mismo que con quienes más lo quieren. El amor de los otros nos obliga al propio.

Lo dicho, lógica. De la alteridad.

http://youtu.be/wOUXEGi7UeI

34412590

© Six Roy

COELIQUORE EN EL CORAZÓN

20:::enero:::2015

ANGELILLO 1“… aquella noche pude al fin llorar
como llora una mujer, que es el modo en que lloramos
los hombres”.

jáqel

I

Hoy hubiera cumplido años. No sé cuántos…, pocos, muy pocos.

Su foto aún sigue en la pantalla de mi ordenador. Ahí ha estado todos y cada uno de los días desde que se fue. Y ahí sigue. Está serena, cobriza y preciosa. Éramos amigos.

Y aquí los procuró con sus palabras.

Inevitablemente la asocio a mi ordenador, por su blog y por el mío. Muchas mañanas fue mi primera comentarista. Y siempre la más fiel.

Algo en criscractal ya no es lo mismo desde que se fue.

A veces me alegra verla en la pantalla…, otras me duele, e impreco entonces contra una vieja conocida: la vida desatenta.

Y reto y amenazo, descabalgado de razón y urgido de un furor tanático.

II

Siempre supe que un día tendría que desleírla en el cristal de mi PC.

Y ha llegado ese día. A quienes queremos hay que saber dejarlos partir, por ellos y por nosotros, y no olvidarlos nunca… Tengo necesidad de despedirme de ella, y de guardarla en mi corazón.

No hay contradicción alguna en lo que escribo.

Si la traigo aquí de nuevo no es por falta de pudor sino por cariño; y porque aquí me confesó hallar belleza. Otras veces nos la hizo sentir con su escritura. Ella sigue viva donde lo estuvo siempre.

III

Se llamó Jacqueline, y escribió cosas muy bonitas en Coeliquore.

http://youtu.be/gVxhyeaG87w

© CrisC

CONFESIONES DE UN EXLECTOR

16:::enero:::2015

“… y del mucho leer se le secó el celebro de manera que vino a perder el juicio”.
El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Miguel de Cervantes.

First451

Ya no siento emoción alguna al entrar en una librería.

Cuando era joven -o muy joven, no sé- buscaba libros especiales con avidez. Buscaba luz y sentido. Caminos.

Los libros no eran para mí la ocasión de un entretenimiento sin más.

Hoy ya me dicen poco, los libros. Quizás porque nunca me dijeron lo que esperaba o me supo a poco. Esto de las expectativas es un mal asunto. Y los libros las alientan.

A mis preguntas hallé más preguntas. Muy filosófico, eso sí.

Puta filosofía verborrágica que agrava el carácter, agudiza la sensibilidad y tensa el juicio… Y total para qué.

Lo que hallé en ellos -poco- ya está amortizado. Y si me quedare algo por hallar -de esencial muy poca cosa-, o no está en los libros o, de hallarlo, para qué a estas alturas del match.

Yo necesitaba significados cuando tenía 20 años, ahora me la pela.

leer_forgesEs sorprendente la quincalla tipográfica que hay en las librerías. Hay tipos que deberían estar sembrando papas en vez de caligrafiar tanto libro.

Y tipos que deberían estar recolectando esas papas en vez de publicárselos.

De sol a sol.

Y cada 24 horas habría que colgar de las gemelas a algún bibliófilo.

O del chicholín a alguna lectora. O dos (lectoras).

Qué grandes benefactores de la Humanidad aquel cura y aquel barbero que dieron al fuego la abominable biblioteca de Don Quijote.

A cascarla los libros en fila de a uno, ¡ar! Hay otros deleites solitarios.

“… fui loco, y ya soy cuerdo“. Miguel de Cervantes.

http://youtu.be/BJSFIIO8y-g

© Hanníbal Léctor

EL RESPLANDOR

9:::enero:::2015

TACÓN DIABÓLICO

1261929801_una_chica_de_blancas_tetas_75837458

Ocurrió de un modo extrañamente lógico.

Me preguntó no sé qué y apenas media hora después estaba frente a mí, abrazada a mí, contra mí, debajo de mí, boca abajo, hambrienta, rebosada de oxígeno roto, fuerza, saliva, aullido, de ansia y velocidad. De mí.

Desabotoné, no obstante, los anzuelos de su liviano vestido muy lentamente. Y de súbito inundó mis ojos una deflagración del color del olvido, un silencio. Dos rosas ángel me robaron la boca.

Y desperté.

Si el sueño fuera (como dicen) una/ Tregua, un puro reposo de la mente,/ ¿Por qué, si te despiertan bruscamente,/ Sientes que te han robado una fortuna?

Jorge Luis Borges. Del poema El sueño, en el libro El otro, el mismo. (1964)

http://youtu.be/A-TO_5EbH1I

© Six Roy

CHINORRI

.CRISC CRAC’S

1:::enero:::2015

La lluvia que en manos del alba sació mi sed, me desvistió
y se transmutó en historia propia, sangre, aliento, huesos, corazón…,
y un número nuevo en el calzado o la camisa (…)

Cien años de soledad. El rey de espadas.
Y trece mentiras en alas del insomnio, la luz, la Belleza, el instante.
Todo vuelve a mí. Como si un tren antiguo pasara silbando.

De mi poema Nueva conspiración de afinidades y babeles (1992).

20150101_011940

Primer día de año, Año Nuevo.

Serenamente me hurté al de 2014, hace algunas horas…, y serenamente me adentro en éste de 2015. Así debe ser, así lo siento y lo he procurado.

A resguardo del hogar y de la benemérita pestañí me jinco, gaznate abajo, el segundo manhattan con el whiskazo de la foto. Aún caerá otro más. Hip.

Crac’s. Muy criscractalino, como es obvio.

Y no con la intención de pegarle fuego a mi garganta, como escribió el viejo Leonard Cohen, sino con la de alegrar la noche, el cuerpo, hip…, y los sueños que vendrán.

Arderán entre mis labios veinte chesterfield. A saco los 20. Por ser hoy.

Brindo por Alonso Quijano, el mejor de los hombres imaginables. El más grande. Brindo por eludir mi sombría desesperanza, hip, y su corolario de tristezas. Y por la alegría de vivir.

¿Quién podría sojuzgar a hombres y mujeres dispuestos a defenderla?

Brindo por todas las justicias por hacer, por la libertad, por todas las revoluciones pendientes, hip, y por una nobleza de corazón que me cuidaré de cultivar. Ojalá pueda hacerme digno de estos propósitos.

Coeliquore en el corazón… Brindo por ella.

Brindo por cuantos acompañáis este periplo escritural y de vida que se derrama día y noche en CrisCractal. Brindo por cuantos me alentáis con vuestros comentarios y lecturas.

Brindo por las esperanzas de todos. Hip. Y por la Vida.

http://youtu.be/YOHCWSadPx0

© CrisC