CRISCRACTAL DELENDA EST II

25:::febrero:::2015

ak-47

O

Deliberadamente fui difícil en el post anterior, sorry, hágase la luz.

I

Nuestros ancestros, antepasados y padres vivieron otro tiempo. Aquellas durezas de entonces los impelía a buscar en la familia, clan, tribu o vecinos un apoyo. Inadvertidamente generaban un cierto espíritu de comunidad.

Éste y el pasado siglo han traído la comodidad a los hogares -en Occidente- y no salimos de ellos porque en ellos nos acomodamos (léase nos atocinamos si se quiere, léase nos aislamos).

La desaparición infantil de los juegos de calle es sólo una muestra.

Las revoluciones del XIX y XX, las esperanzas que alzaron y traicionaron, tenían como trasfondo el deseo no sólo de Justicia sino de fraternidad entre los seres humanos.

Dimos puerta a religiones que explicaban la vida y a ideologías que no se iban mucho de lo mismo. En su lugar invadimos la geografía mundial los veranos y los más cándidos se hicieron de la new age.

Dios y las Utopías a tomar por el cu… ando salí de Cuba…

Estamos deslumbrados por los bienes de consumo que devoramos en un bazar chino de todo a 100, en una gran superficie o en un exquisito comercio de la milla de oro. Qué más da.

El capitalismo, que resulta de la naturaleza del burrisapiens que somos, nos ha comprado el alma como el diablo a Fausto o como los europeos engañaban a los indios con cuentas de colores.

En el sofá de Ikea purgamos nuestra estupidez frente al plasma.

II

En muchos blogs cursa el anhelo inconsciente de otro tipo de comunidad.

La irrupción del estado del bienestar tuvo como letal efecto secundario la retirada a los cuarteles de reposo hogareño con la consiguiente disolución de aquel espíritu comunitario.

Véase un film, “Mi tío” (1958), de Jacques Tati.

Cuando escribí el post anterior, del que éste es sólo una glosa, quise decir algo así. Los blogs ya han iniciado su cuenta atrás porque esa sociabilidad que he referido ya la ha iniciado también.

Los mercados nos tienen los huevos bien cogidos por la costurilla.

Vívimos tiempos líquidos en los que nadie tiene tiempo para detenerse un tiempo. He cronometrado lo que cuesta leer algunos posts y no llega a los tres minutos, uno o uno y medio la mayoría de los míos.

He querido entender y dar cuenta del porqué los blogs son casi un desierto.

La ausencia de comentarios en los blogs, incluso en los de alguna gente principal, no es una cuestión personal o de individuos sino la manifestación natural de estos tiempos greysombreados.

No tiene sentido hacer algo personal de todo ello porque no lo es.

Procuro que CrisCractal no sea vulgar, y de ahí su afán de luz y noche; procuro que no sea oracular…, y de ahí su presencia en facebook y twitter. Escribiré porque aún siento la necesidad, y aún algo de esperanza.

Y más adelante que le den a CrisCractal y por el bul al Universo Mundo.

Dejaré de escribir y, por tanto, de importunar el sueño de los muertos. Coleccionaré cáscaras de toronja, cultivaré orquídeas, estudiaré solfeo de maracas o atracaré a maestras rojipeliteñidas con suto, ¡uh!, o muete.

Y después me daré por entero a las chonis cultas del lugar. Sin IVA.

http://youtu.be/XkvCS9jXr9E

PATÁN

© CrisC

CRISCRACTAL DELENDA EST

18:::febrero:::2015

* Carthago delenda est. Catón.

Corazon_Tapa_M2_web

I

Asistí a una tertulia sobre Lo público, lo privado y lo íntimo.

Los hiatos entre estas tres esferas son recientes. No los había en la horda paleolítica, tampoco en las aldeas del Neolítico. Y no demasiado antes de la Modernidad.

La ciudad manifiesta esta ruptura y las moles urbanas son su territorio predilecto. Y ocasión de psicoterapeutas, sectas y mangantes de todos los palos, ideas y dioses.

Han sido la producción de bienes de consumo, el confort que procuran los hogares y la caída del Muro…, los definitivos liquidadores de la sociabilidad tribal ancestral.

La fraternidad soñada por la Revolución Francesa no es sino un trasunto moderno de la pérdida edípica del padre y de aquellos territorios líticos.

Les dimos mulé al Padre y a Dios, zas, de una tacada. Y pa qué.

Como Esaú a Jacob su magro plato de lentejas…, le hemos comprado al capitalismo su becerro de oro y lo hemos ornado con el regüeldo propio del burripitecus que somos.

El protagonismo de la juventud a partir de los 60 (por citar sólo un caso particularmente engañoso), no es un logro moral sino un mercado de nuevos y más lerdos consumidores.

Otro triunfo del becerro de Wall Street. Otro exudado del primate.

II

No me interesan las categorías de lo público o lo privado.

Que lo íntimo puede ser público lo prueban la historia de la literatura, del arte y, particularmente, de la poesía. O este blog. Es intimista. Es el blog de un delator de sí.

Como cualquier otro blog, CrisCractal tiene los días contados.

Creo que sus lenguajes, su imagen y su topografía en las redes ya están superados. Son demasiado estáticos, cerrados, autocomplacientes y solicitan que se acuda a ellos como si de oráculos se tratase.

Aún tendrán algún recorrido ligados a redes como facebook o twitter.

Expresan a quienes los escriben y también a sus sensibles lectores, más, expresan una profunda necesidad de nuestra Especie hoy: la de solidificar relaciones humanas en tiempos líquidos.

Blogs los hay a miles y demasiados miles de cosas los hay a miles.

Perecerán pronto, como Dios, y serán uno de los últimos intentos por construir dinámicas de retribalización sana. Este tiempo ya no deja tempo (kairós) para tanto.

Y cuando me torne ágrafo y más vil, sicario del silencio y por una vez normal…, si indagan, si acaso, tomen una copa en mi memoria y, por favor, ese venidero día no den razón de mí a los zombies del lugar. A nadie.

* Carthago debe ser destruida.

http://wp.me/p9gnZ-5es

© CrisC

EL ESCOTE DEL MIEDO

13:::febrero:::2015

KRAMER II

… aún más dulce que los senos della
es de su angelicado rostro la alegría bella

Garzilaso de la Pega. “Coplas del canalillo”.

95519AC40

PATÁN http://youtu.be/Ap09IeXNFbk
© Vil Bill

DÍAS DE RADIO

6:::febrero:::2015

Imagen-animada-Radio-19

orson-welles-radio-panic

:::

Las canciones que oía mi padre son mi primera radio.

Y aquellas tardes en que un sol pálido y machadiano se derramaba en la ventana mientras mi madre cosía o planchaba y yo hacía los deberes de clase. Mi hermano dormitaba en su moisés.

Luego fue un verano en Madrid y algo así como Los 40 principales.

Hubo un largo desencuentro, un ocupado y leve olvido, hasta que llegó Diálogos 3, con Ramón Trecet. Y ese inolvidable La Barraca con Manolo Ferreras y después Gloria Berrocal.

Y Tiempos Modernos, al cabo de la calle y la Movida.

Y antes de aquello la tarde y larga noche del 23 F, mientras preparaba un examen de Estética con una horrísona música militar que, inexplicablemente, asustó a malos analistas de la política y de la Historia.

Y el día que Francino lloró en directo y yo con él y muchos.

Y en estos últimos meses esos locos noctívagos y faltones de La Parroquia, arrancándote una carcajada a las tres de la madrugada o, giro copernicano, hablando de cine y música con brillante soltura.

Por supuesto recuerdo a cuantos profesionales habitan ya el último dial.

Y desde siempre alguna radio en la cocina, otra en el baño y una más en la mesita de noche. Cientos y cientos de horas disolviendo la fría soledad con el ebrio licor de una voz humana.

Mi gratitud es infinita.

http://youtu.be/pZeH-KmQQH8

© Six Roy