CRISCRACTAL DELENDA EST II

25:::febrero:::2015

ak-47

O

Deliberadamente fui difícil en el post anterior, sorry, hágase la luz.

I

Nuestros ancestros, antepasados y padres vivieron otro tiempo. Aquellas durezas de entonces los impelía a buscar en la familia, clan, tribu o vecinos un apoyo. Inadvertidamente generaban un cierto espíritu de comunidad.

Éste y el pasado siglo han traído la comodidad a los hogares -en Occidente- y no salimos de ellos porque en ellos nos acomodamos (léase nos atocinamos si se quiere, léase nos aislamos).

La desaparición infantil de los juegos de calle es sólo una muestra.

Las revoluciones del XIX y XX, las esperanzas que alzaron y traicionaron, tenían como trasfondo el deseo no sólo de Justicia sino de fraternidad entre los seres humanos.

Dimos puerta a religiones que explicaban la vida y a ideologías que no se iban mucho de lo mismo. En su lugar invadimos la geografía mundial los veranos y los más cándidos se hicieron de la new age.

Dios y las Utopías a tomar por el cu… ando salí de Cuba…

Estamos deslumbrados por los bienes de consumo que devoramos en un bazar chino de todo a 100, en una gran superficie o en un exquisito comercio de la milla de oro. Qué más da.

El capitalismo, que resulta de la naturaleza del burrisapiens que somos, nos ha comprado el alma como el diablo a Fausto o como los europeos engañaban a los indios con cuentas de colores.

En el sofá de Ikea purgamos nuestra estupidez frente al plasma.

II

En muchos blogs cursa el anhelo inconsciente de otro tipo de comunidad.

La irrupción del estado del bienestar tuvo como letal efecto secundario la retirada a los cuarteles de reposo hogareño con la consiguiente disolución de aquel espíritu comunitario.

Véase un film, “Mi tío” (1958), de Jacques Tati.

Cuando escribí el post anterior, del que éste es sólo una glosa, quise decir algo así. Los blogs ya han iniciado su cuenta atrás porque esa sociabilidad que he referido ya la ha iniciado también.

Los mercados nos tienen los huevos bien cogidos por la costurilla.

Vívimos tiempos líquidos en los que nadie tiene tiempo para detenerse un tiempo. He cronometrado lo que cuesta leer algunos posts y no llega a los tres minutos, uno o uno y medio la mayoría de los míos.

He querido entender y dar cuenta del porqué los blogs son casi un desierto.

La ausencia de comentarios en los blogs, incluso en los de alguna gente principal, no es una cuestión personal o de individuos sino la manifestación natural de estos tiempos greysombreados.

No tiene sentido hacer algo personal de todo ello porque no lo es.

Procuro que CrisCractal no sea vulgar, y de ahí su afán de luz y noche; procuro que no sea oracular…, y de ahí su presencia en facebook y twitter. Escribiré porque aún siento la necesidad, y aún algo de esperanza.

Y más adelante que le den a CrisCractal y por el bul al Universo Mundo.

Dejaré de escribir y, por tanto, de importunar el sueño de los muertos. Coleccionaré cáscaras de toronja, cultivaré orquídeas, estudiaré solfeo de maracas o atracaré a maestras rojipeliteñidas con suto, ¡uh!, o muete.

Y después me daré por entero a las chonis cultas del lugar. Sin IVA.

http://youtu.be/XkvCS9jXr9E

PATÁN

© CrisC

15 Responses to “CRISCRACTAL DELENDA EST II”

  1. Krizstin Says:

    Creo que entiendo la conexión que planteas entre esa sociabilidad de otro tiempo y ese intento de crear “comunidad” de los blogs, pero discúlpame, ¿no es una ingenuidad por tu parte confiar o haber confiado en eso?

    Me gusta

  2. CrisC Says:

    No te disculpes, Krizs, tienes razón y no sólo en el comentario, cric…

    Me gusta

  3. davsanmi Says:

    Cuando leí el anterior post, la verdad que no entendí o no acudí a lo que ahora reflejas en este último, sino más bien pensé que incluso era una despedida. Me alegra, que aun sin tener que hacerlo, hayas iluminado lo que pretendes de una forma más clara, pues puede que ahora llegue a comprenderlo, aunque supongo un poco sólo.

    Me ha gustado mucho y no sabría decirte muy bien los motivos. Cuando termino de leerlo noto un sabor agridulce en mí. Por una parte siento pena, e incluso impotencia, cuando me paro a evidenciar la comodidad y la puesta en venta de alma que ofrece mi alrededor al mercado; me paro y lo veo en mí misma también. Y no mola. Luego, por otra parte, sonrío porque me gusta que tú, que alguien, piense en estas cosas y mantenga aun algún ápice de esperanza, que ayuda a mantener la mía también.

    Esta actitud, este vivir a prisas, sin ser conscientes de que tenemos poder de elegir como vivir pero que dejamos que decida la sociedad por nosotros, o incluso siendo conscientes, es un tema complicado. Lo veo como un virus que, a través de la cultura, ha llegado a las venas de todo el mundo, y será parte del ADN de los que vengan, casi diría inevitablemente. Está muy arraigado en nuestras vidas.

    Haría falta muchísima gente que pensase como tú. Quizá algún día la haya. Espero.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Lo cierto es que mi post quiere llegar lejos.

    Nietzsche escribe que es a nosotros a quienes corresponde ir a los lugares más altos donde el frío es mucho y a las simas más profundas donde la obscuridad se enseñorea, y añade, precisamente a nosotros.

    No va, o no sólo va, de aspectos personales sino de dinámicas colectivas que tienen siglos y causas bien definidas. Y, como dices, no molan.

    No me repetiré, ahí las he puesto en negro sobre blanco.

    En tu comentario también hay pensamiento, eso sí mola; y diría que afecto, Dav, y eso mola más.

    Le gusta a 1 persona

  5. Mariel Says:

    Estaba inmersa en una tarea sobre gestión de la información en la red, navegando (o más bien ahogándome) en sus profundidades, intentando elaborar argumentos sobre la obsolescencia de los datos digitales en los que ahora mismo se basa nuestra existencia casi de manera necesaria. He leído algo sobre “Internet Archive”, que se encarga de la difícil tarea de preservar historiales y páginas web con el utópico ánimo de que nuestra era deje huella de algún modo, de que no desaparezca. No sé por qué (o sí) me ha dado por escribir “criscractal” en su buscador y me he contagiado de esperanza al comprobar que no soy la única a la que no le gustaría que Carthago fuera destruida: https://web.archive.org/web/*/https://criscractal.wordpress.com

    Lo mío no es la imparcialidad. Muchas veces, a malas horas casi siempre, busco en CrisCractal el consuelo que no hallo en ningún otro lugar. Vuelvo atrás y sonrío. Y hago mal en pensar que estará ahí para siempre. Sobre todo porque ya casi nunca le devuelvo lo mucho que siempre me ha dado.
    Se dice que “el primer requisito de la inmortalidad es la muerte”, pero no deseo la suya al igual que no deseo la de ninguna de las cosas que amo.
    Espero que esa necesidad tuya perdure por mucho tiempo. Y que tengas a bien seguir compartiéndola con el resto de mortales. Y, si falta tiempo, opta mejor por invitar a las chonis a un zumo de toronja tocando las maracas mientras les recitas las clases de orquídeas silvestres.

    Me gusta

  6. CrisC Says:

    Inmersa en inmensa tarea la que dices.

    Creo entender que ese Internet Archive quiere facilitar el trabajo a los ciberarqueólogos futuros y que, de vez en vez, pilla una parte de CrisCractal y lo lanza al porvenir.

    Parece que mi ciberfuturo va a ser mejor que el presente, lo celebro, y quizás más atentos sus desconocidos moradores que quienes ahora me rodean. No sé si alegrarme, Mariel.

    Considero el delenda ése y lo de las chonis.

    Me gusta

  7. signos Says:

    Te escribo al calorcillo del sol de marzo, con un fondo musical de Michael Bublé (tell me quando, quando…) y con un café perfumado de vahos alcohólicos. No está mal esto de escribir: algún pasatiempo hay que tener. Y date, date a las chonis cultas del lugar. Lo mejor.

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    Estos días azules y este sol de marzo… podría haber escrito Machado para lectura de chonis cultas, qué ricas. Lo mejor, Signos.

    Me gusta

  9. Aliénor Says:

    Desertar, aunque te empeñes, nunca.
    Marzo apetece, asoma y provoca, pero abril, ay abril…, huele a vida.
    Espera un poco.

    Me gusta

  10. CrisC Says:

    La dulce tentación de desertar, Ali, excepto de la primavera y de sus alegrías…

    Me gusta

  11. Josevi Says:

    Vaya tela!!! Estoy de acuerdo prácticamente en todo lo que has planteado socio… y, efectivamente, no hay que hacer de ello nada personal. Que lo único fijo sea el cambio.
    … el tiempo fluye de manera vertiginosa… y cada vez caben menos cosas…
    Salut.

    Me gusta

  12. CrisC Says:

    Apareció por fin el socio pródigo…

    Sí, socio, todo fluye y es un lío de mil y pico demonios y otras tantas demonias. Haya eso que dices, salud, y que la haya con generosidad…, pero una manita del azar, o de la necesidad, no me vendría mal.

    Que qué con tu blog, chaval.

    Me gusta

  13. Josevi Says:

    Ahí está viendo pasar el tiempo, como la puerta de Alcalá… 😉

    Me gusta

  14. Vicky Says:

    Son los signos y síntomas del final de una era. Hace unos años Reino Unido destinó un presupuesto considerable para grabar durante muchos años los blogs que tenían; serán un testimonio de cómo vivimos en esta época. Habrá cientos de adolescentes, escritores, relatos breves, diarios personales. Si la radio volvió masivo el discurso, los blogs lo hicieron con el diario personal.

    Me gusta

  15. CrisC Says:

    Los blogs no durarán mucho más, la inmediatez de otras redes y posibilidades de los artilugios pequeños los dejan fuera de juego. Es interesante eso que cuentas del Reino Unido, aquí Mariel ha referido algo así. Resistiremos hasta que esto pete (haga boom, Vicky) o nos apetezca.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s