LEER MATA LEENTAMENTE

23:::abril:::2015

No leas libros, escríbelos; si alguien va a mentir, ¿quién mejor que tú?
Ulises Lupo. De “Cuaderno de los Aforritmos” (Röcken, 1889). Libro II. Af.23.

KAPUT LECTORA

I

Hay quienes defienden apasionadamente la lectura.

Habrá gente pa tó, no digo que no, pero a lo único a lo que yo asiento con pasión es a la inspiración poética, al Atleti y al encontronazo de los cuerpos… En lo demás el apasionamiento me hace sospechar cosas.

Cierto que hay notables autoridades lectorianas y escribientes que dicen mucho y bien de los valores didácticos, lúdicos y vitales de las cosas del leer. Qué puestas y ricas, la intelligentsia es lo que tiene.

No seré yo quien se ponga a refutarlas, válgame, ni se ponga.

El caso es que, mirusté, en esas ansias de tantísimo leer, en esas apologías desmedidas me da por sospechar que hay mucho mingaflöid, mucha pavisusi y milkilocalorías de postureo.

II

¿A quién creen engañar estas criaturas?

Demasiado ful en busca de Dios, de iluminación, de un buen raspao o, como escribió Celaya, de un refugio con aroma a cristiandad. O de lo más necesario para el metabolismo basal: el consuelo de una cosmovisión.

Y no me parece mal si ello acrece la Vida (y no me venden libros).

Y ya, ya lo sé, lo siento, me he venido arriba y acabo de liarla parda otra vez, bueno, va, que sí, venga, vengan a mí los palos, en la cabeza no, favor, que soy estudiante de efepé y repetidor.

III

Mucho leer y perorar pero ni media milk tienen, ay, animalejos sabios.

https://youtu.be/gF0H7SONvLI

CHINORRI

© Hanníbal Léctor

PARMÉNIDES O QUÉ

16:::abril:::2015

Ma il mio mistero è chiuso in me…
Nessun dorma. Turandot. Giacomo Puccini.

MUSIC1

I

De Parménides a Heidegger veintitantos siglos.

Y la peña empeñada en fijar la esencia de lo real en un Ser tan olvidadizo como descontextuado.

Mas nada lo es sin su contexto. Nada.

Todo cuanto existe lo hace en el seno de una inmensa red de flujos que le da su reconocible identidad.

Digo todo esto para dar cuenta de una emoción estética. Sólo eso.

II

Cuando oigo La cabalgata de las valquirias ya no me basta la música de Wagner…, además de ella necesito el ruido sordo, enloquecido, criminal y bárbaro de los helicópteros sobre el trasfondo de la selva.

Es el efecto del contexto asociado a esa música. El film de Coppola.

http://youtu.be/gS9IVPJ8IqI?list=PL8CfrrayStL4hojZgdh9Bc9uzdUVfWyrZ

Algo similar ocurre, me ocurre, cuando los asistentes a un concierto reconocen un tema por sus primeros compases y estallan emocionados. Ese griterío ya forma parte del tema y para siempre lo requiero.

Así en este de Sade Adu: africanísimamente bella, gacela y elegante.

http://youtu.be/yvn1oOs3aOI

O cuando Pavarotti interpreta Nesun dorma y acontecen una música creciente en intensidad, su trina voz y la emotividad descomunal de ese All’alba vinceró

Sus auditorios prorrumpen en emocionados gritos y aplausos antes de que acabe el último estertor vivo de la voz del tenor…, a veces muy poco después. Esa incursión me es tan necesaria como cualquier otro acorde.

http://youtu.be/27pnQNzUlz8

III

Vale para la música y no sólo.

Todo contexto hace algo más que acompañar a un objeto, lo inhiere, lo transforma, le da otra identidad y lo hace discurrir en esa fluida malla que le dará siempre un cambiante ser. Y su Vida.

No sé si hablé de música, metafísica o de qué. Creo que de qué.

POPI 5

© Six Roy

FILOSOFÍA Y TWERKING

10:::abril:::2015

CHICA AZUL

hegel


I

Hace unas semanas intentaba recordar un nombre.

El de uno de mis profesores de la facultad, y no había manera, pero sabía que había hecho una celebrada y controvertida traducción de una obra de Hegel.

La Fenomenología del Espíritu, 1184 páginas en Pre-Textos.

Me fui a Google, que en honduras así es más fiable que la Wikipedia. Y lo encontré. Leí algunas cosas interesantes, la mayoría de ellas encomiásticas sobre mi viejo y no olvidado profesor.

Hasta aquí todo muy filosófico y de presentar.

II

Hubo no obstante algo más que hallo inexplicable.

Se trata de un enlace que había después del comentario de un profesor de secundaria que glosaba y celebraba esa traducción. Supuse que contendría algún otro artículo, reseña o algo sobre Hegel.

Era esto… http://youtu.be/4amtmDyOb_I

Cuanto digo es cierto, está en google, y me tiene en un (filosófico) sinvivir.

De ahí que vuelva una y otra vez a revisar el vídeo, al objeto de hallar en sus interioridades los aspectos filosóficos que parece que no soy capaz de hallar a primera vista. Qué torpe soy.

Acepto sugerencias pero aviso de que si el entusiasmo analítico te lleva a parar el vídeo más de siete veces, se te aparece una troll bajita y en cueros vivos que te hace proposiciones in lingua franca.

Impresionante documento.

CHICA RUBIA

© Vil Meister

ANIMALES

3:::abril:::2015

periquito 3 :::

Una sola vez y poco tiempo hubo un animal en casa.

No me hizo falta más para saber lo que sentiría si los tuviera, hasta de mis peluches me encariño y, en mis momentos de soledad más perra, hasta les he hablado con grave seriedad. En plan colegas.

He visto a gente de una pieza llorar sin pudor por un animal.

He visto a alguien a quien quiero llorar una sola vez en su vida y fue por un pequeño animal al que cariñosamente llamábamos gamberro. Aquel bichejo, yo diría que feliz, era un espectáculo.

Algo deben de tener los animales. Algo dan.

Añadiré que la llamada tauromaquia y afines me parecen una tradición bárbara, repugnante y cobarde en la que se hace fiesta y espectáculo de la tortura a un animal.

No va de toros, pero os ruego que veáis el enlace que anoto al final.

Leí una vez algo que me emocionó, no se cómo decirlo…, digamos que intelectualmente. Se trata de una argumentación simple y poderosa, llena de cariño, sensibilidad e inteligencia.

En 1754 el filósofo Jean Jacques Rousseau escribe lo siguiente:

… “mas como se asimilan en algo a nuestra naturaleza por la sensibilidad de que están dotados, fácil es colegir que deben participar también del derecho natural, y que el hombre está sujeto respecto a ellos a cierta clase de deberes
(…)
y no tanto por su condición de ser racional como por la de ser un ser sensible, cualidad que siendo común al animal y al hombre, debe dar al primero por lo menos el derecho de no ser maltratado por el otro”.

Es del Prefacio a un libro que ha dado forma al imaginario moral de los igualitarismos, se trata del “Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres”. Es un texto bello e imprescindible.

Considero la posibilidad de dejar de comer carne.

https://youtu.be/DplRIxwzY2I

© Six Roy