PARMÉNIDES O QUÉ

16:::abril:::2015

Ma il mio mistero è chiuso in me…
Nessun dorma. Turandot. Giacomo Puccini.

MUSIC1

I

De Parménides a Heidegger veintitantos siglos.

Y la peña empeñada en fijar la esencia de lo real en un Ser tan olvidadizo como descontextuado.

Mas nada lo es sin su contexto. Nada.

Todo cuanto existe lo hace en el seno de una inmensa red de flujos que le da su reconocible identidad.

Digo todo esto para dar cuenta de una emoción estética. Sólo eso.

II

Cuando oigo La cabalgata de las valquirias ya no me basta la música de Wagner…, además de ella necesito el ruido sordo, enloquecido, criminal y bárbaro de los helicópteros sobre el trasfondo de la selva.

Es el efecto del contexto asociado a esa música. El film de Coppola.

http://youtu.be/gS9IVPJ8IqI?list=PL8CfrrayStL4hojZgdh9Bc9uzdUVfWyrZ

Algo similar ocurre, me ocurre, cuando los asistentes a un concierto reconocen un tema por sus primeros compases y estallan emocionados. Ese griterío ya forma parte del tema y para siempre lo requiero.

Así en este de Sade Adu: africanísimamente bella, gacela y elegante.

http://youtu.be/yvn1oOs3aOI

O cuando Pavarotti interpreta Nesun dorma y acontecen una música creciente en intensidad, su trina voz y la emotividad descomunal de ese All’alba vinceró

Sus auditorios prorrumpen en emocionados gritos y aplausos antes de que acabe el último estertor vivo de la voz del tenor…, a veces muy poco después. Esa incursión me es tan necesaria como cualquier otro acorde.

http://youtu.be/27pnQNzUlz8

III

Vale para la música y no sólo.

Todo contexto hace algo más que acompañar a un objeto, lo inhiere, lo transforma, le da otra identidad y lo hace discurrir en esa fluida malla que le dará siempre un cambiante ser. Y su Vida.

No sé si hablé de música, metafísica o de qué. Creo que de qué.

POPI 5

© Six Roy

10 Responses to “PARMÉNIDES O QUÉ”

  1. In progress Says:

    Maestro creador de momentos, recibe mi más sincera gratitud por la elección del tema de tu presente post, y por tratarlo con esa manera tan criscractálicamente sensible.
    En mi opinión, la música es la única manifestación en la que el hombre supera a la naturaleza.
    Ha sido aquello que con más magnificencia ha producido en mí sensaciones intensas y elevadas, como ninguna otra, diría que por una disposición genética por mi condición de hija, nieta y bisnieta de músicos, por ser mediterránea o simplemente the answer is blowing in the wind, como el señor Dylan dejó… cantado.

    Me gusta

  2. paraqueloleas Says:

    Lo que dices me resulta muy cotidiano, me pasa constantemente. Debido a mi falta de oído, cuando escucho una música lo primero que me viene a la mente son imágenes, sensaciones, en fín, el contexto. Luego, al cabo de muuuuchos segundos, reconozco la melodía. ¡Alabado sea el Contexto!

    Me gusta

  3. CrisC Says:

    La música es una singularidad emotiva que, desde luego, lleva a esas sensaciones que describes, In Pro.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    La música tiene un enorme poder evocador de emociones y, asociadas a ellas, un gran caudal de imágenes. En fin, Páraq, como dices, el contexto.

    Me gusta

  5. ψάρια Says:

    Hay algunas de esas excrecencias plúmbeas emparentadas con la generación (you know) que resultan exquisitas y recuerdan al fuego inquieto que calienta el hogar, cambiante cada segundo y siempre imperfecto. Con sus más y sus menos, claro.

    Sin embargo ahí sigue esa perseverancia en la pureza, tan fría y esteril, eternamente estática. No imagino música alguna saliendo de sus etéreos dominios. Sólo un silencio atronador.

    Me gusta

  6. CrisC Says:

    Acuerdo, ψάρια, en la exquisitez de algunas de esas excrecencias rebosadas de instinto y, ya ves, contesté una vez a una encuesta sobre preferencias musicales diciendo la música impura.

    Me gusta

  7. clothbbi Says:

    Me gusta el post, me gusta la expresión del niño de auriculares XXL, me gusta cómo lo dices. La imagen que utilizas para abrir este “PARMÉNIDES O QUÉ” es emoción, al igual que las palabras y enlaces, es intensidad, es, como dices al final, para la música y no. Todos tus textos son muy vitales, y vital es la impureza, cada partícula que se incrusta no para deteriorar, o sí, pero en esa erosión que es enriquecimiento constante de lo emotivo, de lo que nos hace latir, sentir la carne, el pulso que da sentido a estos pulmones, a estas arterias, a este saco de órganos que son movimiento en el contraste, en el estímulo, en lo diferente, en un presente que no deja de sorprender y construirnos. Gracias, una vez más, por tu escritura, CrisC.

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    Para la música y no, cierto, celebro que te gusten el post y los enlaces, Clothbbi. La intensidad, lo vital y todo eso, bueno, vino conmigo bajo el brazo y un pan. Gracias a vos.

    Me gusta

  9. Krizs Says:

    Es más que una emoción estética lo que revela tu post, mucho más, CrisC, y acabo de descubrir que me pasa algo parecido. Vale para más que la música, vale para ese “de qué”.

    Me gusta

  10. CrisC Says:

    Celebro esta sincronía, Krizs, y que sea musical.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s