MEDITACIÓN DE LA MEZQUINDAD

15:::mayo:::2015

… desde luego no faltará contra nosotros el odio más puro
friedrich nietzsche

mezq1


I

Hay gente mezquina.

II

Al iniciar este post pensaba decir que esa mezquindad es gratuita, que son mezquinos porque sí, sin que ello les proporcione beneficio alguno. Y que lo son casi por inercia, genética o fatalidad.

Pensaba decir que no sabía si miserables o dignos de compasión.

Al pensarlo más detenidamente…, advierto que el mezquino no puede dejar de serlo porque lleva su derrota humana, esa vulgar monstruosidad, cosida a su osamenta. Y la necesita como el tullido a su muleta.

El mezquino expresa la banalidad del Mal.

III

Hay un tipo de mezquino sin fuste ni vigor. El apocado.

Lo suyo es la indiferencia. Jamás reconocerá los méritos de otro, en ningún caso sus logros, nunca sus cualidades. Porque hacerlo le cuestiona en su más íntima insustancialidad.

Su inconsciente lo sabe y lo acalla. Le muerde.

IV

Hay otro tipo de mezquino que milita en ello. El cabrito.

Lo suyo es malmeter. Este tipo está al acecho de una ocasión para poder reivindicarse…, pero lejos de hacerlo superándose a sí mismo, lo procura denigrando a los demás. Es cotilla, torticero y malquistador.

Su piltrafería psicológica no le da para más. Sufre.

V

Hay más pero estos dos son dignos de compasión.

Y lo creo porque no advierten algo tan evidente como -y esto sí- gratuito: el otro siempre les haría crecer. Y ser mejores. Su estupidez o su negra hiel les ciega los ojos del entendimiento.

El otro es siempre la posibilidad de una plenitud compartida.

Dicho lo cual, esta compasión no me quita las ganas -caso del cabrito- de administrarle en toa la papada dos guantazos rebozados en maizena integral. Y en cuanto al primer caso, criaturas, buff…, pa qué.

El otro les hiere sin saberlo casi tanto como ellos a sí mismos.

© CrisC

16 Responses to “MEDITACIÓN DE LA MEZQUINDAD”

  1. In progress Says:

    Camp David.
    1979.
    Si israelitas y palestinos llegaron al armisticio, mezquinos y no mezquinos en villa home también.
    Cuestión de formas.

    Me gusta

  2. CrisC Says:

    Cuestión de formas, In Pro, y formas de la cuestión.

    Me gusta

  3. konnichi Wa Says:

    Hay un cuento precioso de sabiduría oriental.
    Cuenta la historia que un sabio maestro, al que en una ocasión alguien ofreció un cesto lleno de basura podrida pretendiendo ofenderlo, lo vació y se lo devolvió lleno de flores. Cuando le preguntaron porqué daba flores a quien antes le había dado basura, contestó: “Cada uno da lo que lleva en el corazón”.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Me gusta, KonniW, yo también le devolvería flores a cuenta de mi corazón y, a cuenta de mi colmillo, dos sopapos cruzados con reverberación iónica, por su bien no más, no vayas a pensar, you know.

    Me gusta

  5. Krizs Says:

    Lo que me asombra de ambos es la firmeza que ponen en su mezquindad, creo que prefiero ignorarlos a compadecerlos o a entrar en su terreno.

    Me gusta

  6. ψάρια Says:

    Y le viene al cabrito el apocado como anillo al dedo, pues la indeferencia generalizada es su mejor escudera. Una obra cultural tan perfecta como macabra.

    Hay una puerta por la que paso varias veces al día que tiene escrita a lapiz esa cita de Nietzsche. Arriba, en el marco. Con el tiempo y las experiencias empieza a causar una extraña sensación vivir cada día bajo esa sentencia.

    Me gusta

  7. CrisC Says:

    Ignorar a alguien puede tener la fuerza de un buen sopapo, Krizs, qué miedo das.

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    Hay en la cotidianidad mucho de alianza entre apocados y cabritos y nos incumbe afrontar eso con lucidez, coraje y elegancia. Menudo programa.

    Imagino el dintel de esa puerta como una suerte de frontispicio del Oráculo de Delfos, ψάρια, y la extrañeza. Apostaría a que el medium es un fumeta de mucho cuidado.

    Me gusta

  9. viverosge Says:

    Los conozco bien. De hecho fueron amigos míos durante mucho tiempo. También he sido alguno de los dos, en alguna ocasión. Sin embargo, la actitud persistente del mezquino, el artificio de su sonrisa son una cosa que agota. Por eso dije “fueron amigos míos”, ya no.

    Me gusta

  10. clothbbi Says:

    Leo la cita del inicio, la de Friedrich Nietzsche, y en lugar de mirar hacia fuera miro hacia dentro, en la mezquindad con un@ mism@ y… Voilà! Ahí está, en el cierre del post… ¡y en todo él! La RAE recoge un significado para esta palabra, ya en desuso: desdichado, desgraciado, infeliz. Todo el “hacia fuera” parte de “un adentro”… Y creo que este recorrido IN- OUT lo vas narrando con gran maestría. Criscractal, enciclopedia humana. Como siempre, un texto redondo, CrisC! 😉 Gracias.

    Me gusta

  11. Josevi Says:

    la mezquindad forma pare del elenco “(pre-)humano”, y es una opción por la cual muchos se decantan. Un mezquino simplemente denota un nivel de conciencia ínfimo, por lo tanto, simplemente son dignos de lástima

    Me gusta

  12. CrisC Says:

    Diría que no, Viverosge, que no has sido ni uno ni otro.

    Me gusta

  13. CrisC Says:

    La RAE, tan dada a sancionar cualquier barbaridad, debería incluir otra acepción que reflejase la condición dual del mezquino. En fin, Clothbbi…, enciclopédicos ellos. Gracias por los elogios, xagerá.

    Me gusta

  14. CrisC Says:

    Y acreedores de un sopapo, socio, apúntate y les damos.

    Me gusta

  15. Atticus Says:

    No sé si, como da a entender más arriba, hay una especie de mezquindad natural. Creo que no, que se aprende. Y se desarrolla con un buen entrenamiento vital.

    El mezquino, dices, milita en la banalidad del Mal. Creo que aciertas. Al cabrito yo no lo llamaría mezquino, se me ocurren otras palabras. El mezquino del primer tipo abunda más, es resentido pero plano; no por eso hace menos daño.

    Me gusta

  16. CrisC Says:

    Lo cierto es que la mezquindad -parafraseando infielmente a Aristóteles- se dice de muchas maneras y, en efecto, el cabrito también se hace acreedor a muchos nombres.

    Y, cierto también, Atticus, daño hacen todos. Procurémonos un sofisticado radar que los detecte y las zapatillas de Usain Bolt para salir corriendo (sin descartar el sopapo).

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s