TENTACULOTERAPIA

25:::septiembre:::2015

Señora, estos son mis principios; si no le gustan, tengo otros.
Groucho Marx

PULPITO
DIGITOPUNTURA

Me manifiesto en favor de las terapias alternativas.

Aquí públicamente. Oh, sí. Porque soy hombre de mente abierta, corazón dispuesto y amplitud de manos (perdón) miras intelectuales… Y no será por mis estudios o lecturas, qué va, chi no ché de leé…

Éstos son mis dedos, señoras, digo mis principios; y no tengo otros…

https://vimeo.com/139563404
(… manifiesto de nacho vidal)

PATÁN

© Vil Korea

SPORT NOBLESSE

20:::septiembre:::2015


.1692590-35850280-2560-1440

(… escribí hace años este post, no publicado por distintas razones; lo reivindico hoy, y lo reproduzco tal y como lo guardaba).

“Como otros integrantes de mi generación, lo recuerdo bien.

Aquel baloncesto era un deporte de caballeros, y una expresión de nobleza… Y lo ponía de manifiesto, entre otras cosas, aquel gesto del jugador que alzaba su brazo cuando el árbitro le señalaba una falta personal, mostrando a la mesa ser inequívocamente el infractor.

Un gesto así es hoy una rareza.

Recuerdo esa elegancia en algunos jugadores de la NBA y también de la liga española.

Y a un jugador de fútbol del Atleti: Eulogio Gárate.

Hoy ya no es igual.

Ganar es lo que vale. Un espíritu ultracompetitivo y plebeyuno se ha adueñado del deporte.

El virus mercantilista ha impregnado los bajos instintos del pueblo; y el pueblo, motu proprio, ama la víscera. Y ganar a cualquier precio.

Ese mismo espíritu infecta las cátedras universitarias.

Y, sin embargo, Pau Gasol, Calderón o (la bomba) Navarro…, entre otros, siguen teniendo, y siendo, algo de todo aquello y encarnan esa elegancia de aquellos jugadores.

Quiero que ganen, claro, pero hasta emociona verlos perder”.

Y si, además, como hoy, ganan, buff, genial. Genial.

ALEGRÍA 1

© Six Roy

27bis. CUANTO ES DESTINO.

13:::septiembre:::2015

el poeta no sabe medir los tiempos del decoro, vive de hacer sangre
el suyo es un destino monstruoso, urgido de luz

645440__blood-usb_p

A diferencia de los últimos veranos (siete), en éste casi no he escrito.

A finales de Agosto releo a José Hierro, Libro de las alucinaciones. Cátedra. Madrid, 1986, págs. 127/8.

“… dime si merecía
la pena descolgarte, por la noche,
de tu prisión al Tajo, ser herido
por las palabras y las disciplinas,
soportar corazones, bocas, ojos
rigurosos, beber la soledad”…

El poeta habla de Juan de la Cruz y la piedad se asoma a sus versos, como también lo hace su propio dolor: él sabe bien lo que es esa bebediza soledad. Y no menos de las heridas que causa.

“Dime si merecía
la pena, Juan de Yepes, vadear
noches, llagas, olvidos, hielos, hierros,
adentrar en la nada el cuerpo, hacer
que de él nacieran las palabras vivas,
en silencio y tristeza”…

Y el poeta pregunta al poeta si merece la pena.

Es una pregunta retórica, bien sabe que todo poeta habita en su escritura y que ésta, como todo amor cierto, es un destino. A veces callará porque a veces el silencio salva.

A veces callará porque a veces el mejor poema es una eyaculación.

Yo no armé mi blog para sólo excretar fruslerías o entretenimientos, vine a desnudar el corazón y a abrirme las venas para que la sangre diga lo que sólo la sangre puede. Vine a la alegría y al dolor, lo quise todo.

Porque no hay verso cierto que no haga temblar o no tiemble.

El poeta es una desgarradura esencial, un monstruo, resulta de un destino… Y cuanto es destino no negocia.

“… dime si merecía
la pena padecer con fuego y sombra (…)
batir la carne contra el yunque, Juan
de Yepes, para esto (…)

Dime que sí, José Hierro, dime que la merecía.

https://youtu.be/PyxLaHmOaYM

© CrisC

27

1:::septiembre:::2015

27.1

I

Pienso en la desnudez sin atributos de esta cifra.

Y en que de primeras la asocio a la generación poética que también fue llamada Generación de la República. Es una identificación que viene de lejos y arraigada en mí.

En broma he hablado a veces de los 27 poetas.

No fueron 27 ni todos lo fueron, pero los leí a casi todos. Y casi todo de Vicente Aleixandre: su poesía es responsable de una buena parte de mi ADN emocional e intelectual.

Hubo músicos, artistas plásticos, arquitectos quizás y otros muchos.

II

Pero 27 también alude al aciago club de los 27.

Son los músicos y cantantes que murieron a esa edad. Me sé los más conocidos: Janis Joplin, Jimi Hendrix y Jim Morrison. Luego Kurt Cobain y no hace mucho Amy Winehouse.

La cantante española Cecilia también murió a esa edad.

Y en Google he visto a otra mucha gente que no me suena de nada pero que fueron, casi sin excepción, músicos de todo tipo.

El pintor Basquiat no está en la lista pero murió a los 27 años.

III

Es doloroso que alguien muera a esa edad.

Es insoportable que cualquiera muera joven porque pierde cuanto tiene y cuanto podría llegar a ser y tener. Parafraseo a Clint Eastwood en Sin perdón. Es una frase sentenciosa y veraz.

Y no obstante morir es parte de la vida. Eso ya lo sé.

Hoy mueren en Europa, Oriente Medio o en el Mediterráneo hombres, mujeres y niños que no deberían ni antes ni después ni a los 27 años. Y no sé qué hacer, excepto arrancar de mis ojos una y otra vez lágrimas inútiles.

Y maldecir gravemente y maldecirme.

Hay quienes supieron ver esta tragedia esculpida en el destino del alma humana, los trágicos griegos… Y hay quien propuso afrontarla sin excusas, incluso con alegría. Un tal Nietzsche.

Hay quienes arman relatos infantiles para soportarla.

Y hay quienes escriben como Vladimir Holan que hay “momentos de frío en los que estrangulas palomas y te calientas con sus alas”, porque hay “destinos donde lo que carece de temblor no es sólido”.

Y que hay “silencios que debes expresarlos tú, ¡precisamente tú!”.

IV

¿Por qué yo?

http://wp.me/p9gnZ-5r3

© CrisC