27

1:::septiembre:::2015

27.1

I

Pienso en la desnudez sin atributos de esta cifra.

Y en que de primeras la asocio a la generación poética que también fue llamada Generación de la República. Es una identificación que viene de lejos y arraigada en mí.

En broma he hablado a veces de los 27 poetas.

No fueron 27 ni todos lo fueron, pero los leí a casi todos. Y casi todo de Vicente Aleixandre: su poesía es responsable de una buena parte de mi ADN emocional e intelectual.

Hubo músicos, artistas plásticos, arquitectos quizás y otros muchos.

II

Pero 27 también alude al aciago club de los 27.

Son los músicos y cantantes que murieron a esa edad. Me sé los más conocidos: Janis Joplin, Jimi Hendrix y Jim Morrison. Luego Kurt Cobain y no hace mucho Amy Winehouse.

La cantante española Cecilia también murió a esa edad.

Y en Google he visto a otra mucha gente que no me suena de nada pero que fueron, casi sin excepción, músicos de todo tipo.

El pintor Basquiat no está en la lista pero murió a los 27 años.

III

Es doloroso que alguien muera a esa edad.

Es insoportable que cualquiera muera joven porque pierde cuanto tiene y cuanto podría llegar a ser y tener. Parafraseo a Clint Eastwood en Sin perdón. Es una frase sentenciosa y veraz.

Y no obstante morir es parte de la vida. Eso ya lo sé.

Hoy mueren en Europa, Oriente Medio o en el Mediterráneo hombres, mujeres y niños que no deberían ni antes ni después ni a los 27 años. Y no sé qué hacer, excepto arrancar de mis ojos una y otra vez lágrimas inútiles.

Y maldecir gravemente y maldecirme.

Hay quienes supieron ver esta tragedia esculpida en el destino del alma humana, los trágicos griegos… Y hay quien propuso afrontarla sin excusas, incluso con alegría. Un tal Nietzsche.

Hay quienes arman relatos infantiles para soportarla.

Y hay quienes escriben como Vladimir Holan que hay “momentos de frío en los que estrangulas palomas y te calientas con sus alas”, porque hay “destinos donde lo que carece de temblor no es sólido”.

Y que hay “silencios que debes expresarlos tú, ¡precisamente tú!”.

IV

¿Por qué yo?

http://wp.me/p9gnZ-5r3

© CrisC

10 Responses to “27”

  1. In progress Says:

    ¿Quién será ese valiente que descubra el sentido a la muerte?
    Si Hamlet no se equivocaba y realmente morir es dormir, cada noche dejamos de existir para resurgir al día siguiente
    como alguien nuevo, sin pasado, sin ficha de identidad y con 86.400 segundos de bemoles, corcheas sostenidas, claves de sol y algún silencio que otro que colocar en un pentagrama en blanco.
    Siempre he pensado que la música es la única expresión humana que supera a la naturaleza, y… cómo no, a su manifestación más injusta: la muerte.
    No sabemos la longitud del pentagrama, si es de 27 páginas o de 127.
    Ni falta que hace.
    A componer pues…

    Me gusta

  2. CrisC Says:

    Ni la muerte ni la vida tienen sentido, son hechos; lo que tiene sentido es cómo afrontamos una y otra… Así que dada esa incierta longitud musical, bailemos. Bienvenida de nuevo, Ip.

    Me gusta

  3. @mSIRP Says:

    Me gusta mucho la selección del diseño de la imagen que has escogido para acompañar el texto. ¡Configura el dibujo musical del silencio además del número 27! Me encanta 😉 Gracias por volver. En relación a las palabras… Y que hay “silencios que debes expresarlos tú, ¡precisamente tú!”… ¡Maravilloso! Expresar el silencio… Me vienen a la cabeza tantísimas creaciones artísticas… Como las tuyas. Te echamos de menos durante el verano… ¡Aunque aproveché para releer posts antiguos! De verdad, gracias por volver en este mes de septiembre. Un abrazo, CrisC.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Un austero 27 me pareció lo justo. A veces es el silencio quien toma la palabra, otras veces la palabra debe darle forma. Celebro que me hayas releído. Gracias. Bienvenida de nuevo al blog. Un abrazo, @P.

    Me gusta

  5. Krizs Says:

    Porque hay “destinos donde lo que carece de temblor no es sólido”.

    Me gusta

  6. CrisC Says:

    Será eso, Krizs, buena lectura. Bienvenida a CrisCractal otra vez.

    Me gusta

  7. konnichi Wa Says:

    Cuando leí la pregunta con la que acabas este bonito post, ¿por qué yo?, lo primero que pensé fue: ¡quién si no!
    Porque tú eres lo que es el profundo deseo que te impulsa.
    Me gusta que hayas vuelto. Me gusta leerte.

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    Quién si no… Ahí hay destino.

    Me gusta esa identificación que haces entre el deseo impulsor y la propia identidad. Y que me leas.

    Bienvenida a CrisCractal una vez más.

    Me gusta

  9. teresa Says:

    Malos tiempos para la lírica estos que corren. Cómo expresar lo que vemos a diario en las noticias, lo que sentimos ante ello. Hablamos de lo incomprensible, de lo inaceptable de la muerte, de ciertas muertes, pero ¿y lo incomprensible y lo inaceptable de estas vidas de personas que solo buscan sobrevivir?
    Pese a todo, nos queda la palabra. Gusto en leerte.

    Me gusta

  10. CrisC Says:

    A veces la muerte es un alivio, pero nunca lo es cuando adelanta en la cola. Y a veces, lejos de ser lenitiva, la palabra daña. Bienvenida a CrisCractal de nuevo.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s