MASTECTOMÍA (ensayo de una poética).

19:::enero:::2016

CAMPANILLA 1

000000

A la tristeza ni los buenos días.

Si después de Auschwitz la poesía aún fue posible, y lo fue más que nunca, tras una mastectomía la alegría merece una oportunidad y dos, mil, infinitas. ¿No es un manifiesto la sonrisa de Vinnie Myers?

A grandes males…, bellos remedios.

“y soltar los sentimientos hacia arriba mientras abrazamos aire humedecido”
coeliquore

https://youtu.be/GGXfiyh17uY

chinorri

© Six Roy

14 Responses to “MASTECTOMÍA (ensayo de una poética).”

  1. konnichi Wa Says:

    A la tristeza cuando venga la recibimos educadamente, la escuchamos y luego le sacamos el látigo. No vaya a ser que quiera quedarse a cenar.
    La foto entera es un manifiesto. La valentía y la confianza de la mujer, y el dibujante, un hombre maravilloso que dibuja la vida.
    La música es preciosa. Lo vi en directo y me fascinó. Alegría, un modo de estar en el mundo que podemos elegir.

    Me gusta

  2. CrisC Says:

    Acuerdo en cuanto dices, KnW, nada de cena y lo demás. Haya alegría.

    Me gusta

  3. Josevi Says:

    Completamente de acuerdo, socio, despues de cualquier ‘tragedia’ la alegría siempre merece una oportunidad. Como después de la noche, siempre amanece nuevamente.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Que amanezca y amanezcamos. Y con alegría, socio, por supuesto.

    Me gusta

  5. Vicky Says:

    La cita que has puesto me dejó sin palabras. Sí, era su cumpleaños. Sí, es su cumpleaños, por eso celebramos la vida.

    Me gusta

  6. CrisC Says:

    Acuerdo con lo que dices. Celebrémosla, Vicky.

    Me gusta

  7. In progress Says:

    Mi humilde experiencia en estas cosas tan personales e individualizadas es que algunas veces la tristeza no es una decisión.
    Pero en esas ocasiones y en las otras, opino que no es cuestión de tenerla de amiga, pero tampoco de enemiga, pues forma parte de nuestra pluralidad emocional, como lo es y en el mismo grado la felicidad.
    En mi casa se pueden quedar a cenar si quieren, el asunto es que esa cena no sea un monólogo sino un diálogo, que casi siempre hace claudicar a la tristeza.
    Ya lo hacen posible la voluntad y la razón, que siempre se pillan el mejor sitio en la mesa.
    Siento no haber llegado a conocer a la autora de tan bonita cita y gracias por la difusión de su precioso trabajo.

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    La tristeza tiene detonadores propios y, por eso, mejor no facilitarle combustible (ni cena, Ip, que se vaya a por un kebap).

    Me gusta

  9. teresa Says:

    Me han emocionado la foto y el texto. El dibujante y tus palabras. Porque tengo amigas cercanas que están ahí, y es duro.

    Me gusta

  10. CrisC Says:

    Esa foto irradia alegría y es lo que quisieron mis palabras. También me emocionó a mí, Teresa.

    Me gusta

  11. ψάρια Says:

    Hace poco tuve la oportunidad de conocer a Selina Moreno. Ella superó un cáncer de mama con poco más de 30 años y a partir de entonces decidió que podía con todo. Tanto es así que se puso a nadar. Y con nadar me refiero a cruzar el Estrecho de Gibraltar, el Canal de la Mancha o dar la vuelta a Manhattan, pruebas de 30, 40 o hasta 60 kilómetros en mar abierto en las que se pasaba más de 15 horas en el agua, avanzando sin parar.

    Sobra decir cuanta fascinación y respeto me infunde por ello. Mientras la escuchaba contar todo esto recordé a una amiga por la que también siento un profundo respeto, Rosa, que a día de hoy está a punto de vencer al cáncer y pese a los brutales tratamientos que ha de seguir es de lejos la persona más alegre que conozco. Y aunque a ella nunca la conocí, también recordé a Coeliquore, que sin duda, por lo que os leo a vosotros y en su viejo blog, debía de compartir esa gran virtud que es la alegría.

    Y diría que la alegría no tiene nada que ver con la felicidad, que sí que es un mero estar en el mundo. La alegría es una actitud activa con la que afrontar la vida, algo sobre lo que, como dice Konnichi, podemos elegir. Aún más, es algo sobre lo que estamos condenados a elegir, tenemos esa responsabilidad. Brindo por la valiente elección de todas ellas y espero poder vivir a la altura de su ejemplo.

    Un abrazo, CrisC.

    Me gusta

  12. CrisC Says:

    No añadiré mucho más.

    Me sumo a esa fascinación y a una esperanza urdible, abrazo a Selina y a Rosa, traigo a mi corazón a Coeliquore y contigo y KnW opto por la a veces, demasiadas, esquiva alegría.

    Un abrazo, ψάρια.

    Me gusta

  13. In progress Says:

    Os releo (disfruto mucho con ello) y parece que la condición de alegría-tristeza es muy diferente para aquel que la vive.

    Mirad esta versión de “el llevarse con las emociones” de PIXAR en “Inside-out”: https://www.youtube.com/watch?v=_MC3XuMvsDI
    Su lectura parece que sea: “Vive tus emociones (todas), experiméntalas y permite que se vayan, pues así quedarán integradas dentro de la vida”.

    Una frase de Freud: “Los melancólicos saben demasiado”, como si la curiosidad y el aprendizaje se nublaran con la alegría.
    Yo no entiendo la alegría como reducir valencias emocionales a las vivencias, la entiendo como disfrutar de poder experimentarlas.

    Un tal Kabat-Zinn dice:” La felicidad es el estado natural de todo ser vivo, y la tristeza es la manifestación patológica de ella”.
    Yo he visto animalitos sufrir de tristeza cuando sus amos mueren y dudo que para ellos sea una opción.

    Y si bien las condiciones nos ponen ironías y paradojas en nuestro camino (y a veces de manera cruel en las personas a las que queremos), renunciar a la manifestación de alguna de ellas, que no a minorar su duración (ahí cabría el poder de decisión y bajo mi experiencia, no siempre es posible) es como hacer de ella algo no natural y estático, es como querer domesticarlas.
    Domesticar… puaj

    Para mí no hay dogma en el tema emocional, y que esa diversidad en la manera de vivirlo es uno de nuestros rasgos diferenciadores.
    Entre otras cosas, compartimos nuestra existencia a través de las emociones y eso es lo que nos enriquece, el saber que no se palpita de manera única.

    Me gusta

  14. CrisC Says:

    Hay emociones que prefiero y otras no.

    La vida me ha dicho que algunas de ellas te curten, pero a un precio demasiado oneroso. Acuerdo en no reducir nunca las emociones que exaltan la vida.

    Subscribo eso de no dogmatizar las emociones, Ip.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s