IRRUPCIÓN DE LAS NIÑAS EN LA ALCOBA

19:::febrero:::2016

haiku84-ftr-thinsheet

Si difiero el juicio
que la diligencia espera no es por temor, temblor
u oficio de tinieblas, no es frivolidad o capricho, sino hartura,
insolente insurrección y juego, pues arden los vocablos, no bastan,
cuando la Belleza exige su cupo de caricias,
pero dormitan si el viento difumina los aromas de la rosa
y sólo un tráiler del perfume parecen entonces los fonemas,

y así, sin otro afán que deslizar mánticas balizas en la noche,
la voz que habito calla, el gesto de la mano no pretende más espejos,
pues en la quietud la sombra quiere dejar de serlo
y ser avaricia de luz, pasión, fuente y fulgor, descaro…,
serlo todo sin resquicios, dicción inapelable, fuerza, triunfo, altura,
ser un genocida, un dios o nada.

Del Tratado de los Pareceres, en Una Lluvia interior (1992)

http://youtu.be/fca2oXLe9g4
https://youtu.be/sRyEcqgRmgk

© Six Roy

15 Responses to “IRRUPCIÓN DE LAS NIÑAS EN LA ALCOBA”

  1. In progress Says:

    Precioso!
    ¿Sabéis qué echo de menos?
    Que estos textos tan bonitos que escribes no estén manuscritos.
    El carácter personal que da el rasgo escrito ayuda a entender de quién procede el pensamiento y cómo las huellas del vivir han determinado su sentir.
    Esa cercanía que evita este medio tan frío y neutro.
    Regálanos algún día un pensamiento escrito “a la antigua”, de la era pre-código binario, para recordarnos que hay una persona tras un post, un email, un sms, un twit…

    Me gusta

  2. CrisC Says:

    El manucristo pasó a mejor vida y, por otra parte, no percibo frialdad en los teclados, Ip, gracias por los elogios.

    Lo cierto es que el poema chilla como el filo de un cristal y es más un juego de eufonías sugerentes que de significados al uso, un divertimento loco y…, bueno, alguna cosa más.

    Me gusta

  3. Vicky Says:

    Umberto Eco, quien decidió abandonarnos, contó entre sus últimos libros con un tratado sobre la belleza. Es hermoso cuando desliga el arte de la belleza con fundamento en el concepto griego y cuando la liga a la integridad de lo supuesto.

    Y tú, como bien lo afirmas, ambicionas la luz, la pasión, fuente y fulgor ¿serán cosas hermosas o acaso obsesiones trascendentes?

    Me gusta

  4. @P Says:

    Leí este poema por primera vez en un concurso convocado por una de tus comentaristas hace ya tiempo y me gustó muchísimo. Lo releo ahora de nuevo y, bajo la imagen de un ventilador de techo convencional, toma nuevas significaciones para mí… Vuelvo a los versos… “Serlo todo”… “Un dios o nada”… INMENSOOO.

    Un fortísimo abrazo, CrisC. Somos muchos quienes quisiéramos leer más poemas tuyos. Serían un gran regalo.

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    Casi no traté al ensayista Eco y poco al narrador, pero sí, sobre todo el arte contemporáneo se desligó de lo bello como imperativo.

    En ése mi poema de otro tiempo es “la sombra (quien) quiere dejar de serlo”, o sí, Vicky, quizás sea yo. Y no sé, como dijo Sabato a propósito de El túnel, las obsesiones metafísicas acaban por encarnarse en pasiones cotidianas, la hermosura quizá.

    ***

    Ya no recordaba lo del poema.

    Hoy ya no escribiría uno, ni medio, pero de hacerlo no le daría la abstracción afilada de éste que tiene algo de cripta, hielo y solipsismo, pero sí la ardiente aceleración que lo lleva, hacia al final, a esa poderosa explosividad.

    No sois muchos, @P, pero gracias por tus elogios.

    Me gusta

  6. konnichi Wa Says:

    Leo tu poema mientras escucho el precioso tema que enlazas y me gusta, me llega. Es de esas cosas bellas que se agradece compartir, CCT.
    Pd: Yo también quiero más poemas 🙂

    Me gusta

  7. Atticus Says:

    He madrugado para decir que a mí sí me gustan, y que por mí puedes poner uno cada mes, y se me adelanta konnichi Wa. Muy bello, no importa si ha reposado en la memoria, en el disco duro o en un cajón. A mí tampoco me importa la letra de imprenta ni el formato digital: no soy un romántico de lo manuscrito.

    Me gusta

  8. In progress Says:

    Me tomo la licencia de intervenir otra vez, disculpad.
    El formato digital tiene su aquel, a mí tampoco me molesta, de hecho ya es algo inmerso en nuestra cotidianidad como pueda ser un lápiz.
    Sólo que el pulso al escribir, la elección del color y el soporte, o mejor aún, la tonalidad de la voz al contar, gritar, susurrar un pensamiento !comunica tanto!
    Es como viajar a un país sabiendo ya de su historia.
    Ese es el matiz que echo de menos en el mundo virtual, el no poder empaparse del autor en su esencia.
    No es romanticismo, es curiosidad.
    Como la que tengo por saber el algoritmo que asigna muñequitos a los comentaristas.
    El de konnichi levita, el de Vicky reclama justicia con el puño alzado y el mío es una monstruíto feíta y gritona.
    @P elije su aspecto y el señor CrisC sale guapo como un sol.
    Se lo cambio al del señor Atticus, que lleva pirris.

    Me gusta

  9. CrisC Says:

    Celebro, KnnW, que te guste y llegue el poema.

    Y también el tema de Philip Glass, al que frecuento con intermitencia desde hace lustros. Y me gusta que te haya parecido bello y quieras más poemas.

    No sé, me quedan tan lejos y extraños… Gracias.

    Me gusta

  10. CrisC Says:

    Qué malo es madrugar, Atticus, no acostumbres.

    Y sobre todo en un mundo en el que habiendo muerto Dios, a ver quién le ayuda a uno si peca y madruga. Levantarse al mediodía, eso sí es un poema. De arte mayor.

    Gracias por tu indulgente juicio estético.

    Me gusta

  11. CrisC Says:

    Mi letra es infernal, Ip, pero a veces me gusta.

    Hubo un tiempo antes de éste y otros tiempos en que empezaba un poema caligrafiándolo. Luego sólo cuando tomaba notas.

    Quizás podría escribir algún post a mano, fotografiarlo y luego alzarlo al blog como imagen. Y a ver qué tal queda.

    El algoritmo ése tiene alma de croupier dipsómano.

    Me gusta

  12. signos Says:

    Es curiosa la sintaxis del poema. Paul Valery decía que la sintaxis era una facultad del alma. Cuando encuentras palabras unidas de este modo, te das cuenta de la extrañeza del lenguaje para crear belleza. Creo que este poema lo consigue, sin saber explicar muy bien por qué.

    Me gusta

  13. CrisC Says:

    Más que otras escrituras la poesía concita singularmente la sintaxis, la eufonía de las palabras y su significado, además de eso indefinible que hace que sea lo que es y conmueva a la razón, al corazón o a ambos.

    La sintaxis de este poema está armada con apresuradísimas comas que casi se comen entre ellas y se alean con una eufonía premeditada que le da al poema velocidad, vértigo e intensidad, tanto que, al final, casi parece uno despeñarse por una pendiente en la que se queda sin aliento. Eso y lo que como poema tiene de inexplicable.

    Gracias por el docto comentario, Signos.

    Me gusta

  14. Josevi Says:

    Uhmmmm no veo ninguna ecuación en el escrito que clarifique el contenido, pero eso sí, eufonía sí que hay 😉

    Me gusta

  15. CrisC Says:

    Ecuaciones y eufonías, socio, qué binomio (este vocablo está en mi memoria ligado indeleblemente a don Herminio, profe de mates).

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s