CONTRA LOS LIBROS

29:::abril:::2016

“¡Alejaos de mí, Satanases! ¡Sois vosotros la piedra para mi tropiezo! Mt, 16, 23.
Selçuk Demirel .tumblr_mhaprgbVfq1qkaoroo1_500INTELESTUÁCLINT EASTWOODíndice

I

Pavorosos lugares esas morgues rebosadas de tipografías.

II

Don’t go there! ¡No emuléis a la clorosódica esposa de Lot!

Esos inmundos depósitos, siniestros, ahítos de fríos monstruos y de monstruosidades. Monstruos sus autores, monstruosas sus góticas criaturas y mixtificadores decires.

Reino vil, deletéreo y mugre de todas las apariencias.

Róseo fetiche para féminas deslunadas, cancha de juego para varones de insaciado Edipo, caramelo de infantes y señuelo para adolescentes, placebo ruin de todas las esperanzas.

Vade retro! (translation: ¡papa patrás!).

¿Adónde creéis que vais cuando pisáis el fementido firme de una librería? ¿Qué soñáis hallar? ¿Acaso un venéreo súcubo con un libro en la grieta de su espumado sexo? ¿O un íncubo salaz?

Ah, trasleídos despojillos de las últimas galeradas…, ¿qué anheláis?

III

Sea mi escalofriante destino hacéroslo saber… ¡Parousía!

PATÁN

Gato Barbieri. I want you.

© Hanníbal Léctor

BAJO VELO DE FLOR

19:::abril:::2016

Busca vino y amigos ebrios en la estación de las rosas.
Omar Jayyam. Rubaiyyat.

sherrywines-jerez-flor bodega_biologicaficha


O

Redacto este post por tres razones.

I

Porque me van el fino de Jerez y las manzanillas de Sanlúcar.

Me he prometido transfundirme copa a copa una botella cuando haya menester una celebración, unas tetas enamoradas de mi boca cerca y una UVI a lo más a dos manzanas.

Absténganse palomicas y cotufos de entender a un alma virtuosa.

II

Porque bajo velo de flor… Qué locución tan bella.

Y es que el nombre de su método de elaboración está lleno de lirismo, fascinación y sugerencias. Y a saber cuál es la tercera y si es o no una razón, un contra Dios o qué.

A saber quién de veras sabe de sí. Quién. Y para qué.

III

Bajo velo de flor… In Vino Veritas.

No os abrumaré con mis muchos saberes sobre el tema porque no los tengo. Mi bolsillo es de apuro a fin de mes…, pero el hocico me presume maneras de marqués, qué digo (la humildad me puede), de Gran Duque.

No hay para mí cogorza más sofisticada, minimalista y elegante.

IV

Brindan mi corazón y mi copa por cuantos vinisteis aquí para quedaros.

https://youtu.be/NM0jByUkv4g

© CrisC

EICHMANN EN JERUSALÉN

9:::abril:::2016

15666969965319545226E1
Bibliografía: Hannah Arendt. Eichmann en Jerusalén (1963). Debolsillo, 2013, Barcelona.

I

La banalidad del mal.

Sentí que ya era hora de hablar de esta locución con algún conocimiento de causa. Leí que Hannah Arendt la menciona por vez primera (no sé si lo hace en alguna otra obra) en el libro que intitula este post.

Lo leí. Es todo mi caudal bibliográfico.

II

Arendt no la menciona hasta la penúltima línea del último capítulo del libro. Luego viene un epílogo en el que no dice nada; y después un post scríptum en el que hay algo más, pero muy poco.

Y es así aunque su subtítulo sea Un estudio sobre la banalidad del mal.

III

No hablaré del libro en su conjunto, sólo de esa banalidad.

No más unas notas: Arendt es crítica con Eichmann, claro está, pero también con el proceso, el tribunal y el Estado de Israel… Y con los consejos judíos que colaboraron con Eichmann para armar los trenes de la muerte.

Eso no gustó. Al Poder nunca le gusta el bisturí intempestivo.

En Jerusalén “no es un individuo quien se sienta en el banquillo, no es tampoco el régimen nazi, sino el antisemitismo secular” (p.37). Lo cierto es que el Holocausto, a mi juicio, fue posible no sólo por el nazismo sino por ese limo antisemita milenario que lo nutrió.

IV

Adolf Eichmann.

No acabó el bachiller superior. Era algo afásico, e incapaz de ser creativo y personal con el lenguaje: usaba frases hechas. Su incapacidad de hablar “iba estrechamente unida a su incapacidad para pensar” (79).

Probablemente era incapaz de empatía.

No era antisemita, no odiaba a los judíos. Presumió, no obstante, de haber cargado en su conciencia “la muerte de cinco millones de judíos” (75) y de que ello le causaba “una extraordinaria satisfacción” (75).

Arendt insinúa que era más un bocazas que otra cosa.

De hecho sugiere que a pesar “de los esfuerzos del fiscal” (85), resultaba obvio que más que un monstruo era “un payaso” (85). Se trataba de un tipo que quiso pertenecer a algo mayor que él mismo para poder ser alguien.

V

Nunca llegó a ser una figura relevante en el organigrama del Reich.

Cuando en el ánimo de las alimañas nazis la solución final ya estaba pergeñada, él aún pensaba en términos de emigración forzosa y de la creación de un “Estado judío autónomo” (111) y protectorado en Polonia.

Hasta que se dio cuenta de la verdad. Y la administró.

VI

Declara Arendt haber estudiado “la conciencia de Eichmann” (165).

Ese estudio sólo pudo hacerlo desde la descripción de sus actos y de sus argumentos. Y desde ahí dedujo su conciencia. Una conciencia que declara no tanto cumplir las órdenes cuanto la Ley.

Este fiel cumplidor de la Ley sería un cínico de no ser un tarado moral, un estúpido, porque declara con toda seriedad que su trabajo organizativo había “ayudado a sus víctimas, por cuanto les había facilitado ir al encuentro con su destino” (277).

Eichmann fue ahorcado el 31 de Mayo de 1962 hacia la medianoche.

En la penúltima línea del último capítulo del libro, como ya dije antes, Hannah Arendt reseña las últimas, tópicas y desnutridas palabras de Adolf Eichmann. Y dice que resumen “la lección que su larga carrera de maldad nos ha enseñado, la lección de la terrible banalidad del mal, ante la que las palabras y el pensamiento se sienten impotentes” (368).

VII

Mudé el gesto al leer estas palabras de Arendt.

Porque ya empezaba a pensar que la locución se me había trasleído. Y más. Porque la filósofa declaraba sentirse impotente para comprender esa maldad, no tanto por maldad cuanto por su banalidad.

Me enojé más que sentirme decepcionado.

Dice en el epílogo que a los jueces les hubiera resultado muy reconfortante “poder creer que Eichmann era un monstruo” (402). Lo peor de Eichmann es “que hubo muchos hombres como él” (402) y que “no fueron pervertidos ni sádicos (sino) terrible y terroríficamente normales” (402).

VIII

En la lectura del post scríptum volví a enojarme.

Porque Hannah Arendt escribe que su libro no trata del “mayor desastre sufrido por el pueblo judío (como tampoco es) una crónica del totalitarismo (…) ni por último tampoco, ni mucho menos, un tratado sobre la naturaleza del mal” (415).

¿Qué? ¿Entonces de qué trata?

Arendt, no obstante, me pone en mi sitio y sostiene que en el proceso a Eichmann se ha juzgado contumazmente a algo más que un individuo o a un pueblo concretos, ni siquiera al antisemitismo a solas porque “es la humanidad quien se sienta en el banquillo” (416).

Algunos -dice- no descansarán hasta descubrir “un Adolf Eichmann en el interior de cada uno de nosotros” (416). Y también que sigue creyendo que en ese proceso se trataba “de administrar justicia y nada más” (416).

Me cuesta creer en tal positivismo (rigor) jurídico.

IX

Escribe que comprende que “el subtítulo de la presente obra puede dar lugar a una auténtica controversia, ya que cuando hablo de la banalidad del mal (…) me limito a señalar un fenómeno que, en el curso del juicio, resultó evidente” (417).

Y es aquí donde yo la comprendo a ella.

Yo esperaba un análisis brillante de una conciencia tortuosa y banal sin contradicción, esperaba hondura, desvelamiento, despellejamiento de un alma y ver su mecanismo. Arendt no lo ve necesario y, casi con ingenuidad, dice que en el curso del juicio eso resulta evidente.

Creo que en esto tiene razón, Eichmann transparece sin filtro su simpleza.

X

Disiento de Hannah en algo.

Su libro sí trata de la naturaleza del mal aunque no sea un tratado. Yo sí sospecho, además, que un Eichmann acecha, si no en todos, sí en muchos seres humanos. Los veo cada día.

Hannah dice que “Eichmann no era un estúpido” (418).

Sí que lo era, Hannah, sí que lo era, de ahí su maldad y, por estúpido, su banalidad. Y el peligro claro y evidente de que millones de seres humanos estén a dos pasos de ser un nuevo Eichmann.

Es cierto que no cabe “atribuir a Eichmann diabólica profundidad” (418), pero precisamente por eso fue un criminal, no sólo por hijoeputa sino, sobre todo, por gilipollas.

El fundamento del Mal es la estupidez. Y no hay cura.

XI

Atención a la advertencia de Hannah.

“Es propio de la historia de la naturaleza humana que cualquier acto ejecutado una vez (…) siga siendo una posibilidad mucho después de que su actualización haya pasado a formar parte de la historia (…) tan pronto un delito ha hecho su primera aparición en la historia, su repetición se convierte en una posibilidad mucho más probable que su primera aparición” (397/8).

No sé si decir sin comentarios u otra cosa.

Hannah, como he citado, dice que ante la lección maligna de Eichmann el pensamiento se sentía impotente, pero me vienen a la memoria unas palabras de Jean Daniel acerca de que la resistencia se halla en manos de aquellos hombres y mujeres que reinventan día a día el pensamiento.

Y otras de Gilles Deleuze en Nietzsche y la filosofía. Más o menos éstas…

Cuando alguien se atreva preguntar para qué sirve la filosofía, que la respuesta sea agresiva: la filosofía sirve para detestar la estupidez y hacer de ella algo vergonzoso. Y de la bajeza.

Hay que pensar para impedirles que crezcan y se acomoden.

Y es a nosotros a quienes corresponde ir a los lugares más altos, a las horas más extremas…, ir allá donde viven y se alzan las verdades más elevadas, las más profundas. A nosotros, parafrasea Deleuze a Nietzsche.

XII

¿A nosotros? Qué risa. No existe ningún nosotros.

© CrisC