ACERCA DE LA SUPERSTICIÓN

29:::octubre:::2016

h_32

I

No soy supersticioso.

Calma. Haya paz. Que mi guardia lectoriana no se altere o tema por mis saludes, no, no voy a espetar el cansino tópico: “no soy supersticioso porque trae mala suerte” (sí, ya sé, se fusila poco: es un escándalo).

Lo cierto es que no es una simpleza ventilable en dos párrafos.

Las ciencias humanas tienen mucho que decir acerca de una cuestión que pone en cuestión a la naturaleza humana misma… El supersticioso necesita automatismos y creencias ante la indeterminación.

Y ello le da un cierto control sobre su mundo. Y un sentido. No es poco.

II

Pero no apetezco honduras, sólo relataré una encantadora anécdota.

Niels Bohr, premio Nobel de Física (1922), nace y muere en Copenhague (1885-1962). Lo entrevistó en su casa un periodista, que vio tras la puerta una herradura colgada.

El plumilla se extraña y le dice pero, señor Bohr, usted no creerá en estas cosas, ¿no? Y el físico que no, yo no creo en estas cosas, pero tengo entendido que a los que no creemos también nos traen suerte.

III

Yo diría que ser supersticioso la trae.

Tocar madera. Manolo Tena.

CAT BLACK 2

© PM476

14 Responses to “ACERCA DE LA SUPERSTICIÓN”

  1. Miguel Says:

    http://www.youtube.com/watch?v=9Xu_GG-rzpw

    Como yo tampoco soy supersticioso, no busco al comienzo de cada día señales que me hagan pensar cómo será el resto del día…

    no me importa que al bajar a la calle, de buena mañana, una agraciada y desconocida moza me sonría, o invente que lo haga;

    no me importa que en la radio no pongan “casualmente” las canciones que me gustan;

    y por supuesto, CrisC, tampoco invento señales en caras de compañeros o amigos que, antes de hablar, me hagan pensar en lo que sucederá después….

    eso sería de locos…

    Me gusta

  2. Atticus Says:

    El 13 me persigue. Para bien. Autorizo a aquellos que no me aprecian (soy tan plebeyo que ni tengo ni merezco enemigos) al vudú con mi figura, a derramar sal y a poner gatos negros en mi camino.

    Luego están esas otras supersticiones de absoluto, menos divertidas, a las que llamamos fundamentalismo. Vade retro!!!

    Me gusta

  3. In Progress Says:

    Si un gato negro se cruza en tu camino… es que va a alguna parte.
    Sin duda, graciosas son las supersticiones.
    Y derramar sal, mientras se rompe un cristal, un martes y 13, pasando por debajo de una escalera… como poco es “inquietante”.
    Crucemos los dedos, chicos y chicas, criscractálicos todos!

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Muchas cosas serían cosas de locos.

    Y está bien eso de no estar al acecho de lo que puedan indicar, o no, las muchas señales que cada día sí nos acechan.

    Bonito tema el del enlace, Miguel, gracias por tu comentario.

    Me gusta

  5. CrisC Says:

    No todos nos aprecian. Normal.

    Pero a veces -a veces- algunos de los que no lo hacen tienen un problema personal… consigo mismos, pobres, dejémoslos en su grata compañía.

    Bien por ese trece, Atticus. Y gracias por tu comentario.

    Me gusta

  6. CrisC Says:

    Son graciosas y lo son también sus genealogías.

    Como también justificadas, por ejemplo, la de no prender por tercera vez con un mismo encendedor o cerilla un cigarro.

    Cruzo los dedos. Gracias por tu comentario, Ip.

    Me gusta

  7. Vicky Says:

    Hay un libro llamado Paranormal Colombia que trata sobre la magia y la sociedad. Son historias que afirman ser reales. Grupos guerrilleros que acuden a brujas, fiscales que investigan guiados por psíquicos, pintores que pronostican el futuro de las personas, políticos subyugados al criterio de los astrólogos y casas en Bogotá con piedras de sacrificio que invocan hechos trágicos.

    Quizás tenga que ver con que somos mestizos o simplemente humanos, y por ello nos fascina el sentimiento de lo misterioso. A lo mejor, la superstición es inevitable porque nos gusta imaginar.

    Nabokov, en sus clases decía algo así como que la literatura no nació cuando un niño llegó llorando a casa porque un lobo lo perseguía. La literatura nació cuando un niño llegó llorando a casa porque un lobo lo perseguía y cuando su madre vio hacia atrás, no había nada.

    Me gusta

  8. konnichi Wa Says:

    Genial sentido del humor tuvo el tal Bohr.
    Mi maestro chino siempre nos decía “Si tú crees, funciona; si no crees, también funciona”.
    Yo tampoco soy supersticiosa, no me lo pide el cuerpo. Y acabo de adoptar un gato negro.
    Bonito post, CCT.

    Me gusta

  9. clothbbi Says:

    He visto el gato negro del final y no he podido evitar ponerme a cantar “mi gato hace uyuyuyuyuhhh…” Y tampoco he podido evitar pensar en todos los gatos negros que tienen mis amigas. He disfrutado mucho con la lectura del post. ¡Gracias por tu escritura! ¡Abrazos criscractálicos a tod@s!

    Me gusta

  10. CrisC Says:

    Siempre echaron mano de ellos.

    Me refiero a los poderosos que, antes como ahora, consultaron videntes y otros expendedores de humo; no sé, algo deben de tener.

    El mestizaje multiplica más que suma, así que todo es posible cuando ocurre. Y pienso en lo mejor que nos da a todos.

    El lobo no lo perseguía, lo protegía. Gracias, Vicky, por tu comentario.

    Me gusta

  11. CrisC Says:

    El humor es un atributo de la inteligencia.

    Bohr, como tu maestro chino, no parecen andar escasos. Celebro que no seas supersticiosa, knW, y que hayas adoptado a ese gato.

    Gracias por tu comentario.

    Me gusta

  12. CrisC Says:

    Gatos negros y amigas. Peligro. Gracias por tu comentario, Clothbbi.

    Me gusta

  13. U-topía Says:

    No soy supersticiosa, soy una descreída. Pero hay supersticiones que son tiernas, algunas de las que comentáis: el gato negro, el 13, el amarillo, esas cosas.

    Ayy, qué comentario más anodino, pero es que no sé qué decir, jajaja.

    Me gusta

  14. CrisC Says:

    Es un fenómeno universal. A los chinos, por ejemplo, no les mola el número cuatro: parece ser que suena parecido a Muerte. Gracias por tu comentario, U-top, no es anodino.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s