SOÑÉ…

9:::diciembre:::2016

di1q

I

Soñé ser un hombre que abrazaba a una mujer.

II

La abrazaba desde atrás con el hambre y la agónica avidez de un lobo debelado por la soledad mientras mis manos le buscaban los pechos bajo la blusa, los dedos sus pezones.

Mis labios recorrían su indefendido cuello y su cuidado.

La abrazaba con la inocencia y la delicadeza del deseo, tan lentamente como una apaciguada lluvia se desliza por el cristal de una ventana, sin solicitud, sin arma ni herida de su blanda mano.

Deshojé su sexo, ardorosamente lo avaricié hasta anegar su estancia.

II

Y desperté…

Imprequé contra todo lo que los hombres y yo mismo tenemos por sagrado. Imprequé contra la Vida, más, contra mi vida.

Pedí perdón. Y luego rendí mi garganta al alcohol fiero y a la Muerte.

Michel Camilo & Tomatito. Two Much Love Theme.

© Six Roy

16 Responses to “SOÑÉ…”

  1. Krizs Says:

    Me gusta mucho este post, CrisC, como otros así,
    pero me desconcierta la presencia de pasión y “tristeza” a partes iguales… No acabo de entenderlo o de entenderte.
    El tema musical no lo conocía, me parece sublime.

    Me gusta

  2. CrisC Says:

    Celebro que te guste, Krizs, también a mí.

    Puedo decirlo inmodestamente porque no acabo, como otras veces, de sentirme su autor; aunque esta vez recuerdo haberlo protagonizado.

    Y también el doloroso despertar. Que despierte el leñador cantó Neruda, y tambien lo pregonan los budistas. No sé.

    El tema musical es como dices. Gracias por tu comentario.

    Me gusta

  3. konnichi Wa Says:

    Despertar es doloroso, sí, pero también necesario. Aunque así de bien como lo escribes dan ganas de irse a soñar. O a dormir contigo. Yo qué sé. Y en el mundo, en conclusión, todos sueñan lo que son, aunque ninguno lo entiende, dice Calderón.
    Bonito post, CCT.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    Es inevitable el despertar, pero no ahorra desencanto.

    En cuanto al dormir y soñar, como los malhadados prisioneros de la caverna platónica o el drama calderoniano, dormimos y tal vez soñamos, pero los sueños son algo más que sueños.

    Gracias, KnW, por tu comentario.

    Me gusta

  5. clothbbi Says:

    No hay mayor potencia que el sentir de la carne y tú haces de la palabra un tsunami para la misma. Hay sueños que son tan tangibles que no solo evocan, provocan. ¡Saludos, CrisC!

    Me gusta

  6. Rubén Says:

    Creo que te oí decir, o he visto que has escrito, que los sueños son también una experiencia real. Y despertar también, aunque sea tan doloroso como en este caso. No conocía la película, ni ese tema musical maravilloso.

    Me gusta

  7. CrisC Says:

    Acuerdo en lo que dices del sentir la carne.

    Y mi vanidad se alegra cuando dices que mi palabra es un tsunami. Y con lo de los sueños que provocan también acuerdo.

    Saludos para vos y gracias por tu comentario, Clothbbi.

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    Creo que yo también me lo he oído y leído.

    Así son muchos de mis sueños y doy gracias a la Vida por ello. El dolor va en el pack y procuro no darle proteína para que no se acrezca.

    Gracias por tu comentario, Rubén.

    Me gusta

  9. Miguel Says:

    Parece que los sueños, CrisC, vivan y señalen nuestros anhelos. Más ellos que el raciocinio.

    Aparecen en cualquier momento del día, o de la noche, “como una apaciguada lluvia”, sin aviso, sin permiso, sin molestia; y nos resucitan.

    Mientras, eso que llaman Vida, ahí fuera, no vale un quinto de lo soñado.

    Intento huir de ellos…

    Me gusta

  10. josevi Says:

    El sueño, el hermano pequeño de la muerte, nos sorprende alguna vez con un gozoso deseo disfrazado de realidad, o con una pesadilla de la que queremos despertar. ¿Despertar? ¿Sueño? ¿Realidad?… Ilusión todo. Creación de una mente que fluctúa entre diferentes estados de conciencia virtual.
    Una narración como siempre espectacular, socio.

    Me gusta

  11. CrisC Says:

    Me sorprende el abandono de los sueños por parte de las ciencias humanas.

    Algo querrá decir -me digo. O que se rinden, sin más. Como sin más se vienen a nosotros sin solicitud.

    Escribe Hölderlin que somos dioses cuando soñamos y mendigos cuando pensamos. Puede. Gracias por tu comentario, Miguel.

    Me gusta

  12. CrisC Says:

    Una vez soñé con la Muerte, peleábamos. Vencí.

    Y desde niño he tenido sueños deliciosos. Los preferiría a la vigilia si no fuera porque no tengo control sobre ellos. Y yo soy de controlar, socio, you know.

    Gracias por el espectacular juicio de tu comentario.

    Me gusta

  13. In Progress Says:

    Sueño, luego existo.

    Me gusta

  14. CrisC Says:

    Y sueña que sueñas. Gracias por tu comentario, Ip.

    Me gusta

  15. U-topía Says:

    ¡¡Ostras!! Me has sorprendido (para bien). Y que más da despertar si antes se ha soñado así.

    Me gusta

  16. CrisC Says:

    Sea, pues, para bien.

    Y me ha recordado lo que has escrito a unos soberbios versos de Borges, creo que éstos: “Qué importa el tiempo sucesivo si en él hubo una plenitud, un éxtasis, una tarde”…

    Gracias, U-top, por tu sorprendido comentario.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s