DíAS SIN PC

29:::enero:::2017

“… Y la lluvia, eterna sanadora, le acompañó todo el trayecto”.
Coeliquore

animiertes-computer-bild-0001

I

Mi PC estuvo en la UVI. Grave.

La placa base –me dijeron. Y que tal cosa presagiaba un mes en dique seco. Vaya un regalo envenenado me obsequiaron los Magos de Oriente. Yo hubiera preferido un arma corta (para jugar a la ruleta rusa).

Me invadió la desolación.

Y al día siguiente lo hizo una extrañísima sensación de serenidad que no ha querido abandonarme; y yo, de natural enamoradizo…, me he dejado querer. La viví como llegó. Pase –la dije yo.

De igual modo he vivido la defunción de mi viejo PC. Bye, my friend…

II

De nuevo al teclado, al de uno nuevo. Qué diferente es su textura.

Sin ansiedad alguna he visto deslizarse sobre mi mesa vacía una hora tras otra, uno tras otro día. Y notas acumuladas sin porqué. No hubo mono, ganas de escribir sí. Eso al principio, luego me escribía encima.

Asalté varios cibercafés, amenazando golletes con el filo de un disco duro.

Lo cierto es que no debí dramatizar, al fin y al cabo conté con ayudas: mi móvil, por ejemplo, o escribir de nuevo a mano; y alguna osadía o fortuna al reactivar viejas anotaciones y considerar las nuevas.

Paradójicamente, o no, estos días sin PC me trajeron despertares.

… dedicado a quienes me han echado de menos al menos un poco

En Ecoutant La Pluie. Sylvie Vartan.

© CrisC